La Biblia avisa que la guerra contra el maligno se iba a profundizar grandemente en los tiempos finales.

Y quizás muchos esperaban que se produjeran grandes cataclismos sobre la tierra.

Pero sin embargo lo más nocivo que se ha presentado ante nosotros es la guerra cultural y espiritual por los valores.

Que son dos caras de la misma moneda: una externa y otra al interior a los individuos.

batalla de lepanto

Sólo nos podemos dar cuenta de su magnitud y velocidad del fenómeno si lanzamos una mirada a las 4 o 5 décadas anteriores.
.
Veremos cuanto ha cambiado la moral, con qué rapidez y con qué coordinación.
.
Evidenciando que se trata de algo orquestado.
.
A lo cual no hemos podido enfrentar eficazmente, principalmente porque no lo hemos advertido.

Muchos católicos están pensando también que las acciones destructivas del demonio llevarán un cartel de neón que diga “esto es obra mía” y con la firma de satán al lado.

Y no se dan cuenta que el demonio es el padre de la mentira y del engaño.

Por lo tanto sus acciones van a camuflarse como acciones devotas, por el bien de los demás en la tierra, que parezca que vienen de Dios.

Pero cuando se analizan fríamente se verán que propone cosas que van contra las leyes divinas y los mandamientos.

Y pensadas solamente para nuestra vida en la tierra y no pensando en la vida eterna en el Cielo, que es la aspiración de Dios para todos nosotros.

El “buenismo” es una actitud que ha sembrado el demonio entre los católicos para borrar los vestigios de la verdadera devoción cristiana.

Leer también:

Rendijas por las que Entró el “Humo de Satanás” en la Iglesia, según Pablo VI?

La Masonería Eclesiástica: Propósitos y Acción Dentro de la Iglesia

La Infiltración del ‘Enemigo’ en los Tiempos Finales

Profecías de san Josemaría Escrivá de las apostasías en la Iglesia

 

LA GUERRA ESPIRITUAL DE CADA DÍA

Al igual que en las dos guerras mundiales del siglo XX, la guerra de la cultura actual se libra en varios frentes.

La “guerra cultural” puede ser definida de varias maneras dependiendo en parte de la perspectiva y las prioridades.

Para los progresistas, no es una guerra, sino simplemente un proceso evolutivo inevitable que se encuentra con la oposición de las paranoides fuerzas de la reacción.
.
Para los tradicionalistas, sin embargo, se trata de un asalto múltiple sobre los cimientos mismos de la sociedad.

San Juan Pablo II no utilizó la expresión, pero él definió las acciones en la guerra cultural con su precisión habitual en su libro de 1994 Cruzando el Umbral de la Esperanza.

“Contra el espíritu del mundo, la Iglesia retoma de nuevo cada día una lucha que no es otra que la lucha por el alma del mundo”.

herejias

 

LA IGLESIA ES EL CAMPO DE BATALLA DE ESTA GUERRA

Ross Douthat ha escrito en su libro “Bad Religion: How We Became a Nation of Heretics”, una tesis interesante refiriéndose a la evolución del cristianismo en occidente.

Él sostiene que el cristianismo no se está extinguiendo, sino que occidente se está transformando en una zona de herejes.
.
La mayoría de los cristianos optaron por redefinir la doctrina cristiana a su manera.
.
Apartándose de la ortodoxia tanto católica como protestante, aunque continuaron llamándose cristianos.

Él escribe, que

Hemos estado viviendo “el colapso en cámara lenta del cristianismo tradicional y el surgimiento de una serie de destructivos pseudo-cristianismos en su lugar.”

Douthat llama a estos pseudo-cristianismos “herejías”.

Y hablando de su nación de origen, acuña la frase “nación de herejes” para EE.UU.

Con lo que quiere decir que a pesar que la mayoría de los estadounidenses todavía se identifican a sí mismos como religiosos o cristianos,

“un número creciente está inventando sus propias versiones del cristianismo, abandonando los matices de la teología tradicional en favor de… distorsiones del cristianismo tradicional”.

Los acontecimientos que conducen a la disminución de la ortodoxia cristiana surgieron en la década de 1960.

Pero tienen sus raíces en los años 1800, con la herejía del modernismo, que Douthat describe como

una teología que hizo a las aspiraciones humanas la medida de todas las cosas, más bien que al Dios bíblico”.

Douthat explica que la decadencia fue influenciada por la revolución sexual, la globalización (lo que quiere decir la exposición a las religiones no cristianas), y la guerra de Vietnam en el caso de EE.UU., donde se bifurca el cristianismo estadounidense.

Las inscripciones a los seminarios disminuyen, las denominaciones enfrentan rigores presupuestarios y las elites

“entienden que la única razón para quitar atención a la cristiandad tradicional era someterla a una crítica mordaz”.

A esto se añade la presión para la ordenación de mujeres y eliminación del celibato, la creciente aceptación del divorcio y la desestigmatización de la homosexualidad.

herejias

 

CINCO PSEUDO CRISTIANISMOS

El cristianismo ortodoxo ha dejado de influir en la cultura general de forma significativa.

En su lugar, hay cinco grandes líneas “pseudo-cristianas”, que evidentemente son dictadas por el maligno.

 

La primera herejía es la fascinación con los “evangelios alternativos” y la búsqueda del “Jesús real”

 

La segunda es “la salud y la riqueza” el evangelio de la prosperidad.

 

La tercera herejía el “Dios de adentro”, que nos habla en nuestro interior.
.

Que no es otra cosa que su propio ego, que nos permite sentirnos bien con cualquier opción que podamos elegir para conseguir la felicidad.

 

La cuarta herejía es el mesianismo y la fatalidad apocalíptica, que tienen en común omitir los datos de la realidad como insumo para discernir.

 

Y la quinta es el “buenismo”, considerar que lo que viene de Dios es básicamente todo aquello para mejorar nuestra vida en la tierra, para ayudar a los pobres, para mejorar este mundo. 

tunel de la apostasia

 

7 PASOS QUE HAN LLEVADO A PERDER LA GUERRA CULTURAL

Esas cinco herejías de las están presentes en 7 enfoques que son los directamente visibles y actúan como el ‘caballo de Troya’ dentro del cristianismo.

 

1 – POLITIZACIÓN 

Esto significa persuadir a la gente para tratar la religión como política y la política como la religión.

Se hace de la política una forma de idolatría, y la religión se convierte en un simple medio para un fin, como una justificación para la acción política.

Se sucumbe al analizar los fenómenos espirituales y religiosos, y las situaciones dentro de la Iglesia, con categorías políticas de análisis, olvidando lo sobrenatural.

Y por otro lado, decisiones políticas adquieren el carácter de dogma de fe.

Como por ejemplo el discurso políticamente correcto, poner a todas las religiones en plano de igualdad en cuanto a sus méritos espirituales, o estigmatizar las críticas a entre distintos grupos culturales, etc.

Una de las cosas mas destructivas que estan sucediendo en este momento es considerar que quienes quieren cambiar las doctrinas que nos dejó Cristo son los liberales y los que las quieren mantener son los conservadores.

Y por lo tanto ven una lucha entre liberales y conservadores en vez de ver una lucha entre herejes y no herejes, dentro de la Iglesia.

Porque si lo que nos dejó Cristo como mandamientos es modificable, entonces no hay verdades eternas.

Y como consecuencia tampoco hay un Dios omnisciente.

 

2 – ‘NO ME QUITEN LA PAZ’

Básicamente, la “charla feliz” mantiene las cosas muy bien, pero no es real.

Esto sucede cuando las personas no quieren oír cosas negativas y dolorosas, como por ejemplo oír del infierno, del maligno, de que sus familiares muertos tal vez no hayan ido directamente al cielo sino al purgatorio, entre otras.

La gente se concentra en lo que otros deben hacer en lugar de exigir su propia santidad.

Se obsesionan con el éxito de la Iglesia, pero sólo en términos de sus propias contribuciones.

Simplemente mantienen sonrisas suaves en su cara pero no van más allá.

Las personas también son ignorantes de la Biblia, especialmente en términos de la guerra espiritual.

apostasia vaticano ii

 

3 – ORGANIZACIONALISMO

Esto hace de la Iglesia una organización, una empresa del mundo, en lugar de un misterio espiritual. 

La esencia de la caridad se convierte en la “esclavitud del activismo constante”.

La gente se vuelve Martas, no Marías (las hermanas de Lázaro en la Biblia), y temen el fracaso, no el pecado.

No hay tiempo para sentarse y escuchar, y es muy difícil encontrar silencio y mucho menos la adoración eucarística.

 

4 – CULTO A LO QUE ESTÁ DE MODA

Esto ocurre cuando la gente adora lo nuevo y de moda en lugar de la verdad.

El esfuerzo está dado por hacer congeniar los valores del mundo actual con el cristianismo.

Respuestas sobre lo nuevo son fáciles de encontrar en los periódicos y en línea, mientras que la verdad se mantiene en el “espacio escéptico”.

Si, por casualidad, alguno se da cuenta de que hay una guerra cultural, hacen caso omiso de las armas más poderosas con el “mote de pre-Vaticano II”.  

Esto incluye la Misa, la Eucaristía, la adoración, la confesión, María, el pecado, el arrepentimiento, el sacrificio, el ayuno, la infalibilidad, los dogmas, los santos, el Credo, etc.

La gente lee libros de los herejes sobre el Concilio Vaticano II en lugar de los propios documentos del Concilio Vaticano II.

Entonces, como sucede ahora dentro de la Iglesia, los pecados ya no son contra la vida (aborto, eutanasia), contra la castidad (homosexualidad, pornografía), sino temas sociales como el cambio climático y la facilitación de la migración de musulmanes a Europa.   

 

5 – IGUALITARISMO 

La igualdad se convierte en la más alta sabiduría en todas partes.

La creencia de que Dios hizo a los hombres y mujeres superiores el uno al otro en su propia sexualidad se etiqueta como sexismo.

Se borran las diferencias sexuales, y la moral se afloja.

La justicia se reduce a la igualdad. Nadie se da cuenta de que es “tan injusto tratar a los desiguales por igual, que tratar igual a desiguales”

La gente se siente avergonzada de ser diferente, quieren ser iguales, no superiores

lobo con piel de cordero

 

6 – YUPPISMO: BÚSQUEDA DEL PLACER

La gente se vuelve absorta en el hedonismo y la búsqueda de placer. 

Se convierten en los compradores en lugar de santos.

Se convierten en adictos a las comodidades del mundo y no están dispuestos a sacrificar o sufrir.

El coraje es obsoleto: queremos a Cristo sin la cruz.

La gente se adora a sí misma y a su propia comodidad.

 

7 – ESPIRITUALISMO

Este es el típico fenómeno “yo soy espiritual pero no religioso”.

Todo se espiritualiza y psicologiza. 

Es el camino al gnosticismo: el culto de la espiritualidad en lugar de Dios.

La espiritualidad sustituye a la santidad, el yo creo se convierte en yo siento.

El mundo abraza a un “Dios sin derramamiento de sangre que salva a un hombre sin pecado de maldad y lo lleva a la bondad”.

No hay absolutos morales, de hecho, se considera que lo peor no es el pecado y la condenación, sino el fanatismo, o sea tener principios claros y defenderlos.

Los santos son alborotadores y siempre contraculturales.

El único pecado es que alguien se moleste. El temor a Dios es reemplazado por el temor al hombre.

pintura de guerra fondo

 

EL GRAN ENGAÑO

Estas son los caminos de autodestrucción que abrazó con facilidad la cultura ingeniosamente diseñados por el “padre de la mentira”. 

La persuasión inconsciente hace que lo malo parezca aceptable y lo que era bueno se desprecie.

Nada más acertado hoy que el refrán: “cuanto más grande sea la mentira, más los tontos.” 

Debemos comprender que estamos en una guerra cultural en que la perspectiva diabólica tiene una estrategia simple:
.
Sacar a la gente de lo real y verdadero, y llevarla hacia lo falso.

Nuestra cultura occidental ha ido por un camino que parece sorprendente a los verdaderos cristianos.

Pero más sorprendente aún es cómo personas que tienen alguna capacidad de crítica, aceptan a pie juntillas y sin discernir, una serie de mecanismos de reacción absurdos, y en última instancia, mentirosos y diabólicos.

Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: