Una vez que occidente logró legalizar el aborto ahora está presionando para legalizar la eutanasia.

El argumento que se emplea públicamente es altruista: dar la posibilidad a los sufrientes de una “muerte digna”.

Pero por debajo el verdadero motor que hace marchar esto es el económico y el hedonista de los familiares de los que van a morir.

Mientras eso sucede todos ven que donde el suicidio asistido y/o la eutanasia están permitidos, se aflojan los controles y requerimientos, y los sacrificados aumentan.

Sin embargo esto es negado sistemáticamente cuando se discute el inicio de la aplicación, pero después se admite cuando es demasiado tarde para dar marcha atrás.

 

COMENZAMOS MATANDO A NUESTROS NIÑOS POR NACER Y AHORA MATAMOS A NUESTROS PADRES

En una cultura que eleva el placer transitorio como un “valor” no debería sorprender que el valor de los seres humanos esté ahora constantemente en cuestión.

Una vez vivimos en una cultura que redactó leyes para proteger a los “dependientes”: los muy jóvenes, los muy viejos y los discapacitados.

Esto se hizo en reconocimiento del hecho de que el aumento de la vulnerabilidad de un ser humano aumenta nuestra responsabilidad moral sobre ese ser humano.

Ahora, sin embargo, los estrategas de la “revolución anti cristiana” están quemando la vela por ambos extremos.

El aborto para los niños en el vientre materno, y la eutanasia y el “suicidio asistido” para los viejos.

Tanto los niños enfermos o con discapacidades, como los padres de edad avanzada pueden ser costosos y requerir mucho tiempo.

No matamos a los problemas ya. Nosotros matamos a la gente, y pretendemos que es la misma cosa.

El concepto de “muerte digna” se está convirtiendo en “matar con impunidad”.

Y nuestra cultura encuentra todo tipo de excusas para ayudar a las personas “incómodas” para que dejen el Planeta Tierra.

Hay una similitud con el aborto, aquí también nuestra cultura tecnológicamente avanzada ya no busca soluciones compasivas y éticas a las complejas circunstancias, trágicas, y, a menudo desgarradoras.

En su lugar, ofrece la solución que la oscuridad tiene siempre: la muerte.

Discapacidad, dependencia, circunstancias de vida difíciles: un aspirador de succión, una inyección letal, y el “problema”, por así decirlo, está resuelto.

Hay algo escalofriante sobre la intimidad de estos asesinatos.

La nuestra es la primera generación que, habiendo exigido el derecho de matar a sus hijos a través de aborto electivo, está ahora exigiendo el derecho de matar a sus padres a través del suicidio asistido por un médico.

Considera esta historia en The Daily Mail de hace unos años:

Una pareja de ancianos ha anunciado sus planes de ser la primer pareja en morir por eutanasia en el mundo, a pesar de que ninguno de ellos es un enfermo terminal.

Ellos temen la soledad si el otro muere primero por causas naturales.

Identificado sólo por su nombre de pila, Francisco, 89, y Ana, 86, tienen el apoyo de sus tres hijos adultos que dicen que no estarían en condiciones de cuidar de cualquiera de los padres si ellos quedaran viudos.

Los hijos han ido tan lejos como para encontrar un médico dispuesto a llevar a cabo las dobles matanzas con el argumento de que la angustia mental de la pareja constituye un sufrimiento insoportable, necesario para justificar legalmente la eutanasia.

La hija de la pareja ha comentado que sus padres hablan de sus muertes como impaciencia, como si estuvieran planeando unas vacaciones.

Juan Pablo [su hijo] dijo que la doble eutanasia de sus padres era la “mejor solución”.

“Si uno de ellos debe morir, el que quedara estaría muy triste y totalmente dependiente de nosotros.

Y sería imposible para nosotros venir aquí todos los días, y encargarnos de nuestro padre o nuestra madre”.

A esta altura uno se pregunta por qué nadie considera el hecho real.

De que la razón por la que algunos padres de edad avanzada pueden experimentar “angustia mental” es que han llegado a la conclusión repugnante de que sus hijos adultos prefieren encontrar un verdugo para despacharlos, antes que asumir la responsabilidad de cuidar de su padres.

Imagina los pensamientos de una madre al darse cuenta de que el niño que ella  alimentó y mecía para dormir, jugaba con él y le cantaba, ahora prefiere matarla antes que atenderla.

En un documental de HBO sobre la eutanasia Cómo morir en Oregon hay escenas escalofriantes.

Por ejemplo un anciano padre le explica al entrevistador por qué ha adquirido medicamentos de muerte que planea tomar en caso de problemas graves de salud.

“No quiero ser una carga”, explica mientras su hija adulta asiente con la cabeza,

“Es una cosa decente para hacer. Por una vez en mi vida voy a hacer algo decente, mientras la hija se mantiene callada.

Tenemos que empezar a preguntarnos si realmente si queremos permitir que nuestra comunidad médica mate en lugar de curar. 

Tenemos que preguntarnos si la opción fácil de despachar gente no tendrá impacto en nuestra propia vida, aumentando la violencia social

Tenemos que empezar a preguntarnos si no estamos frente a hijos codiciosos que tratan de tomar “su” herencia eliminando legalmente a sus padres.

O que no están dispuestos a asistir a sus padres en los últimos años de vida porque quieren vivir solo en su hedonismo.

Y tenemos que preguntarnos si no estamos transitando una modalidad de hacer viable la economía de los países a través de la baja de costos de salud.

Philip Nitschke

Philip Nitschke

 

EL VALOR ECONÓMICO DE LA EUTANASIA

La eutanasia es una medida económica, y no sólo una práctica para poner fin al sufrimiento de un individuo.

Lo afirma Philip Nitschke, el médico australiano, fundador de Exit International, una organización sin fines de lucro que promueve desde el ’97 la eutanasia y el suicidio asistido en el mundo.

Un estado recibiría beneficios económicos significativos con la introducción de medidas para la eutanasia.

“Durante el tiempo que la comunidad ha discutido nuestro derecho a morir, hay otro argumento paralelo del debate que merece ser fuertemente considerado.
.
Es un tema tan polémico que nunca se atrevió a llamarlo por su nombre.
.
Este argumento es el gran (y creciente) costo económico de mantener viva contra su voluntad a los ancianos y enfermos graves
.” 

En Canadá se estima que el 21,3 por ciento del presupuesto de salud es succionado por el 1,1 por ciento de la población.
.
Entre los gastos, de las personas de “más de 85 años, el 48 por ciento termina en la asistencia hospitalaria.

“El alto costo de la muerte” – dice Nitschke – “es derivado de personas frágiles con necesidades graves y durante un período prolongado. Gente como mi madre, atrapada en un asilo de ancianos”. 

¡Vaya hijo! ¿No?

El proyecto de Nitschke, por su bondad, no quiere forzar a los enfermos a morir contra su voluntad, sino simplemente considerar la cuestión en estos términos,

“Especialmente si cientos de miles, sino millones de dólares en el presupuesto de salud se pueden guardar o redirigir: ¿Cuántas enfermerías en comunidades aborígenes rurales se pueden crear con estos ahorros?”.

Veamos cuales son las 20 razones por las que la eutanasia es una mala práctica humana y para la civilización.

eutanasia si o no

 

LAS 20 RAZONES POR LAS QUE LA EUTANASIA ES UN ERROR

El suicidio asistido sugiere que para que la gente “muera con dignidad”, debe morir más rápido.

La insinuación subyacente del movimiento de “muerte digna” es que aquellos que no optan por una salida acelerada no están muriendo con dignidad.

 

El suicidio asistido y la eutanasia devalúa la vida humana.

Ocupando a nuestro sistema médico a los seres humanos la muerte cuando llega el envejecimiento, como a los animales domésticos.

 

El suicidio asistido reduce a los que califican para este “servicio” a la condición de ciudadanos de segunda clase.

El estado juzga la vida de la persona con la depresión como menos valiosa por eso justifica su eutanasia.

 

El suicidio asistido socava el supuesto propósito de la clase médica: curar a los pacientes, salvar vidas y reducir el dolor.

Asesinar pacientes como un “servicio médico” es un asalto a la medicina.

 

El suicidio asistido redefine el término “medicina”.

Para incluir venenos letales administrados con la intención específica de matar.

 

El suicidio asistido tiene un principio subyacente secular: que no hay nada después de la muerte, y que el último acto del suicidio es por lo tanto insignificante.

Esta es una gran suposición.

Si hay algo más allá de la muerte como los cristianos creen, y prácticamente la totalidad de la civilización occidental hasta hace muy poco creía, el suicidio asistido es entonces una acción con enormes implicaciones morales.

Eso debería al menos desalentar al estado y al establishment médico de incurrir en esta práctica, por algo que se ha puesto de moda hoy y borrado miles de años de creencias contrarias.

 

Los que buscan la legalización del suicidio asistido, al parecer, simplemente dan por sentado la idea de que el suicidio asistido es un derecho.

Y no hacen ningún intento de articular una filosofía coherente para ilustrar por qué esto es así.

¿Cómo el suicidio asistido puede no ser considerado como una cuestión y discutirse extensamente?

eutanasia mujer con hombre en camilla

El suicidio asistido crea un nuevo derecho “derecho a morir” ficticio.

Éste socava fundamentalmente el derecho a la vida, que no puede ser entregada, incluso voluntariamente.

El “derecho a morir” es un absurdo jurídico.

 

Dar a los tribunales el derecho de legislar para matar es un paso extraordinariamente peligroso con consecuencias de largo alcance.

En Holanda, muchas personas se están convirtiendo en víctimas de la “eutanasia involuntaria”, o sea la eutanasia sin el consentimiento expreso del paciente.

 

Dar a los profesionales médicos un derecho protegido legalmente para matar, incluso en circunstancias inicialmente restringidas, es muy peligroso.

El potencial de este derecho puede ser mal utilizado para cubrir, por ejemplo, negligencia o tratamiento fallido, lo que ya está empezando a manifestarse en los países europeos donde la eutanasia es legal.

 

El suicidio asistido requiere que el estado y el establishment médico juzguen lo que constituye un “vale la pena vivir la vida”.

Como resultado, las personas con discapacidad se vuelven menos valoradas en la medida que sus vidas son juzgadas como menos valiosas que los que no tienen discapacidad.

Así como aborto se utiliza para matar a los niños no nacidos con síndrome de Down y otras condiciones, la eutanasia ya está siendo utilizada para matar nacido a personas consideradas menos que perfectas.

 

El suicidio asistido pone a aquellos vulnerables al suicidio aún más en riesgo, ya que el gobierno ha confirmado su falta de valor al legislar que se puede utilizar para matarse a sí mismos.

El impacto de este mensaje no puede ser subestimado.

 

Los que desean la legalización del suicidio asistido pasan por alto el hecho de que las personas pueden ser presionadas para utilizar este servicio, por diversas razones.

Por ejemplo, la legalización de la eutanasia de niños en Bélgica pasa por alto el hecho de que los niños pueden ser persuadidos de cosas que están en oposición fundamental para sus intereses.

 

El suicidio asistido podría ser utilizado por los hijos para presionar a los padres para que acepten este “servicio”.

Casos de hijos alentando a sus padres para tomar esta ruta ya han surgido en los Estados Unidos y Europa.

A medida que las personas viven más tiempo y usan gran parte de sus ahorros en su propio cuidado, la reacción de la prole egoísta ve que “su” se contrae. Debe tenerse en cuenta.

EUGENESIA-Y-EUTANASIA

 

El suicidio asistido difumina lo que antes eran líneas claras.

Si alguien que sufre de una condición psiquiátrica lo califica para la muerte financiada por el gobierno

¿No se trata de un suicidio? ¿No está el gobierno promoviendo el suicidio?

 

Hay muy poca discusión en torno a lo que significa realmente el suicidio asistido.

Las denominadas “salvaguardas” han demostrado ser ineficaces o ilusorias en cada jurisdicción que ha legalizado la eutanasia, y una vez terminado el procedimiento, un ser humano está muerto.

Sabemos que un enorme número de personas sienten un gran alivio cuando fallan en un intento de suicidio, pero es imposible para nosotros pedir que las víctimas de los regímenes de eutanasia puedan arrepentirse de su decisión.

 

El abuso de la eutanasia se ha producido en cada jurisdicción donde el suicidio asistido se ha convertido en legal.

Por ejemplo jueces sorprendentemente en Holanda que conceden a las familias el derecho a la eutanasia a los padres de edad avanzada que sufren de demencia, independientemente del hecho de que la eutanasia nunca había sido solicitada por el padre y que no haya ninguna prueba tangible de que el padre quería morir.

 

En todas las jurisdicciones donde el suicidio asistido se ha convertido en legal, las tasas de eutanasia se han disparado.

En Bélgica y Holanda, un gran número, y cada vez mayor, de personas mueren por eutanasia cada año.

 

Los expertos en ética están presionando para que “la eutanasia involuntaria” – léase “asesinato” – para los bebés se haga legal en todos los ámbitos.

En Holanda esto ya ha sido permitido por el Protocolo de Groningen desde 2004.

En cada instancia donde el suicidio asistido es legal, activistas de la eutanasia empuje para el “servicio” esté disponible en más circunstancias.

Sus argumentos públicos acerca de “garantías” y “circunstancias limitadas” son engaños absolutos.

El objetivo final de estos activistas es que el suicidio asistido sea legal en la demanda y sin disculpas.

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter , es un servicio gratis: