Las urbes se están transformando en organismos que expulsan a las familias y a los niños.
El demógrafo economista Sanjeev Sanyal del Deustche Bank, ha acuñado la frase de que la urbanización, es “el anticonceptivo más fuerte conocido por el hombre”, aludiendo a la correlación de que los que viven en ciudades tienen menos hijos que los que no viven en ellas, ver aquí. Mientras que dos urbanistas norteamericanos dicen que las ciudades se están despoblando de niños y de familias. La imagen que preside este post es de la ciudad de Detroit, quizás el supremo ejemplo de decadencia en EE.UU.

 

DETROIT - NOVEMBER 19: The remains of the Packard Motor Car Company which ceased production in the late 1950`s. The Big Three U.S. automakers, General Motors, Ford and Chrysler, are appearing this week in Washington to ask for federal funds to curb to decline of the American auto industry. Detroit, home to the big three, would be hardest hit if the government lets the auto makers fall into bankruptcy.  (Photo by Spencer Platt/Getty Images)

 

El City Journal (una revista trimestral de asuntos urbanos, publicada por el Instituto Manhattan) tiene un fascinante artículo sobre la decadencia de la familia y la vida familiar en las ciudades estadounidenses (en comparación con los suburbios). Probablemente sus observaciones se pueden aplicar a muchas ciudades de todo el mundo, particularmente en Occidente.

LAS FAMILIAS HUYEN DE LAS CIUDADES

Según los autores, Joel Kotkin y Ali Modarres, las ciudades estadounidenses se han desarrollado en el último medio siglo de lugares que tradicionalmente apoyaban y nutrían la familia a lugares donde sólo los sin hijos y los desesperanzados habitan, mientras las familias huyen.

Desde que las ciudades surgieron por primera vez hace miles de años, han sido lugares donde las familias podían congregarse y florecer. El hogar de la familia formó el núcleo de la antigua ciudad griega y romana… En la ciudad de Estados Unidos hasta la década de 1950, el urbanista Sam Bass Warner observa, que la “medida básica” era el “compromiso a la familia”.

Esta larga historia de las familias que viven en las ciudades, en las últimas décadas, ha cambiado en los EE.UU.

Pero más recientemente, nos hemos embarcado en un experimento para librar nuestras ciudades de niños. En la década de 1960, el sociólogo Herbert Gans identificó un abismo cada vez mayor entre los habitantes de los suburbios orientados a la familia y las personas que estaban a favor la vida en la ciudad – los ricos, los pobres, los no blancos, así como la clase media, casados y sin hijos.

Las familias abandonaron las ciudades por los suburbios, expulsados ??por las políticas que no lograron mantener las calles seguras, permitieron que las escuelas decentes disminuyeran, e hicieron que la gente viviera en espacios inaccesibles.

Cada vez más, las grandes ciudades de América, desde Nueva York a Chicago, a Los Ángeles y Seattle, están evolucionando en patios de recreo para los ricos, trampas para los pobres, y estaciones para los jovenes ambiciosos en el camino, finalmente, a lugares menos congestionados. La familia de clase media ha sido empujada a los márgenes, rompiendo radicalmente con la historia urbana.

¿QUIÉNES QUEDAN?

Si las familias se han retirado de las ciudades a los suburbios, ¿que y quien queda en el centro de las ciudades? Es en muchos aspectos, para jóvenes y sin hijos que buscan recreación y diversión de su entorno urbano.

Los sociólogos Richard Lloyd y Clark Terry Nichols, ven a la ciudad, y en particular el núcleo urbano, como una “máquina de entretenimiento.” En su opinión, los residentes de la ciudad pueden experimentar su propia ubicación urbana como turistas, haciendo hincapié en las preocupaciones estéticas. Las escuelas, las iglesias y las asociaciones de vecinos ya no forman la fundación de la ciudad. En cambio, la ciudad gira en torno a la recreación, el arte, la cultura y los restaurantes de un sistema construido para la persona recién liberada.

En cuanto a las cifras demográficas, el vuelo a los suburbios es claro en los EE.UU.:

En las últimas dos décadas, el porcentaje de familias que tienen niños ha disminuido en la mayor parte del país, pero en ninguna parte más dramáticamente que en nuestras áreas urbanas más grandes, más densas. En las ciudades con una población superior a 500.000 habitantes, la población de niños de 14 años o menos disminuyó entre 2000 y 2010, según los datos del Censo de Estados Unidos, con Nueva York, Chicago, Los Angeles y Detroit experimentando el mayor descenso numérico.

Muchos distritos escolares urbanos, tales como Chicago, tienen menos de 145.000 niños en edad escolar de los que tenían hace una década, y han visto que la matrícula se desploma y están muy ocupados cerrando escuelas.

¿QUÉ ES LO QUE LAS FAMILIAS QUIEREN QUE LAS CIUDADES NO ESTÁN PROPORCIONANDO?

Viviendas más asequibles, escuelas decentes, seguridad en las calles y parques adecuados. Mientras que las familias buscan ésto, se extienden a las ciudades periféricas y las ciudades se hacen menos densas como resultado.

Lo que es interesante es que en muchos lugares aquellos que están en el poder están tratando de empujar a la gente hacia una mayor densidad (tratando de proporcionar vivienda y servicios más barato):

La solución no es hacer la guerra a los suburbios, como los urbanistas han estado haciendo durante años. Siguiendo las ideas que Jane Jacobs lanzó hace medio siglo, los urbanistas contemporáneos sostienen que la alta densidad crea un sentido de comunidad.

Sin embargo, esta afirmación no es evidente por sí misma. Jan Brueckner y Ann Largey de la Universidad California realizaron 15.000 entrevistas en todo el país y encontraron que por cada reducción de 10 por ciento en la densidad de población, la probabilidad de que alguien está hablando con su vecino una vez a la semana subía 10 por ciento, sin importar la raza, el ingreso, la educación, el estado civil o edad.

Pero al tratar de meter a la gente en el espacio de mayor densidad, los planificadores inadvertidamente ayudan a empujar al alza los precios de las viviendas para la familia. Estas políticas se han practicado desde hace décadas en el Reino Unido, por lo que incluso las ciudades de provincia son cada vez más inalcanzables, como el comentarista británico James Heartfield señala. Londres en sí mismo es una de las ciudades menos asequibles en el mundo.

El declive de las familias en las ciudades de los EE.UU. debe ser una preocupación para los planificadores de la ciudad argumentan Kotkin y Mondarres.

Y concluyen:

En última instancia, todo se reduce a qué fin una ciudad debe servir. La historia ha demostrado que la rápida disminución de la maternidad, ya sea en la antigua Roma, Venecia del siglo XVII, o la moderna Tokio, se correlaciona con una erosión de la vitalidad cultural y económica.

Las ciudades post familia apelan sólo a un cierto segmento de la población, que, a pesar de los ricos, no puede garantizar un futuro próspero por su cuenta. Si las ciudades quieren cultivar la próxima generación de habitantes de las ciudades y mantener más de sus adultos más jóvenes, van a tener que encontrar una manera de dar la bienvenida a las familias que han sostenido las ciudades durante milenios, y dado a la experiencia urbana de gran parte de su humanidad.

Fuentes: City Journal, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: