Una regresión al primitivismo.

 

El feminismo, la ideología de género y el estado protector han cambiado el rol del hombre y erosionado la familia tradicional y en occidente podemos ver una tendencia hacia el matriarcado – con fuerte protección estatal -, y hacia la poligamia, que vendrá luego que el matrimonio del mismo sexo cambió la definición del matrimonio.  

 

poligamia

 

Ambos sistemas familiares son regresiones a estados primitivos de la civilización, degradan a los integrantes, quitan potencial a la familia como base del progreso de sus miembros y afecta a los niños.

EL CAMBIO DEL ROL DE LOS HOMBRES

¿Por qué los hombres modernos son flojos, holgazanes? Es muy sencillo. Cuando la familia declina, los hombres declinan.  Rod Dreher escribe sobre ello aquí. Citando varios artículos, concluye que los hombres que están disociados de la vida familiar pronto se convierten en desmotivados, holgazanes y con baja necesidad de logro.

Hay hombres con problemas de autoestima graves. Ellos están atrapados y no pueden alcanzar su potencial. Invariablemente sus padres les dijeron que eran incapaces, o que eran estúpidos o no eran buenos. Lo que el padre dice sobre el niño, sobre todo al hijo, sigue siendo una fuerza poderosa en la vida del niño. Si el padre no es bueno es malo, pero si no hay un padre o él está totalmente desenganchado del niño, está sin raíces y a la deriva. Él o ella no tienen las herramientas en su caja de herramientas para saber cómo tratar con el mundo. Hay piezas que faltan.

Por supuesto que hay figuras paternas que puedan ayudar a llenar los espacios en blanco, pero la decadencia de la familia y, especialmente, la crisis de la masculinidad y la paternidad son lagunas en nuestra infraestructura social y familiar occidental.

En la medida que se desintegra la familia tradicional lo que estamos viendo es el desarrollo de supuestamente nuevas formas de vida familiar. Estas nuevas formas de familia se supone que son de igual valor o incluso mejor que la familia tradicional, pero no debemos ser engañados. Las formas de reciente desarrollo de la vida familiar en nuestra sociedad no son moralmente neutrales, ni son una progresión hacia algo mejor y más sofisticado. Se trata de una regresión a una forma más primitiva y bárbara de la estructura familiar.

Hay dos tendencias que no son un buen augurio para el futuro: matriarcado y la poligamia.

EL MATRIARCADO

Con el surgimiento de la familia madre soltera, estamos viendo una forma de desarrollar el matriarcado. Las mujeres controlan la riqueza, cuidan de la casa, crían a los hijos y mantienen a la familia. A medida que las nuevas generaciones de madres solteras tienen hijos, la estructura matriarcal se extiende a la abuela y bisabuela.

En Inglaterra el Estado (por dar todo a las madres adolescentes solteras) creó el nuevo matriarcado. A una chica que se quedó embarazada a los quince años se le dio un apartamento y todo lo necesario para el niño. Si se casaba ella perdía muchos de los beneficios, así que era una ventaja seguir siendo madre soltera. Cuando ella tuvo treinta años y era abuela, sus hijas habían seguido el patrón. A los  cuarenta y cinco ella era una bisabuela, con las tres generaciones viviendo en la clase baja en el Reino Unido como una tribu matriarcal moderna.

Los hombres vagaban alrededor como cazador recolectores, viviendo de los cheques de desempleo o de trabajo eventual, gastando su tiempo en el deporte y en el pasado, mientras que las mujeres (protegidas por el estado) controlaban el hogar. Los hombres tampoco vivían con sus madres o sus amigas permanentemente. No tenían motivos para casarse, no había razón para conseguir un trabajo permanente, no hay razón para “salir adelante”.

Si bien esto era característico de la clase baja sería un error limitarlo sólo a la clase baja. A través del divorcio fácil sin culpa, la cohabitación, y el declive del matrimonio, el nuevo matriarcado también comenzó a existir dentro de la clase media y alta. Allí también, los hombres fueron expulsados ??a través del divorcio. Las mujeres afirmaron la riqueza, controlaron la familia y los hombres fueron relegados a la itinerancia de vivir solos o vivir con una serie de novias o esposas nuevas. Familias con hijastros y niños de padres distintos abundaban, casi siempre con las mujeres a cargo.

Esta especie de matriarcado no es un avance. No conduce a la prosperidad humana, la realización humana o cualquier sentido de autoestima humana. Los hombres se resienten de ser excluidos por las mujeres, las mujeres finalmente se resienten de tener que hacerlo todo. Los niños tienen que valerse por sí mismos.

LA POLIGAMIA

La otra alternativa que veremos desarrollar en poco tiempo es la poligamia. Habrá un montón de argumentos utilitaristas para la poligamia y la ley (una vez que se han aprobado los matrimonios del mismo sexo) no será capaz de contener los llamados “avances” que ofrece la poligamia. Muchas mujeres que se aparten del matrimonio aceptan su opuesto: la poligamia. En lugar de hacer todo, se unirán a un harén de mujeres que dependen de un hombre que hace y decide todo.

Una vez más, no debemos dejarnos engañar. La poligamia no es un avance. Esto no es progreso, sino retroceso. La poligamia retrasó los derechos de la mujer y la autoestima, encerrándolas en una relación con un hombre que es abusiva, cuando se enfrentan a una tribu de mujeres embarazadas que no pueden mantenerse a sí mismas. La mujer se convertirá en un ciudadano de segunda clase, valorado sólo por su capacidad de procrear.

LAS VENTAJAS DE LA MONOGAMIA

Toda sociedad que ha avanzado históricamente se ha movido más allá del matriarcado y la poligamia. Esto debe ser así porque el matriarcado degrada a los hombres y la poligamia degrada a las mujeres. Sólo en la monogamia es ideal porque el hombre y la mujer son tratados como iguales.

El verdadero avance para la humanidad fue el predominio gradual no sólo de la monogamia, sino del ideal cristiano de la monogamia. Fue sólo el cristianismo el que exaltó la unión del hombre y la mujer a un estado tan alto. Los romanos estaban horrorizados que los esposos y las esposas cristianas realmente se amaran. Que una mujer fuera tratada con respeto y honor dentro del matrimonio era revolucionario. Que el matrimonio debe ser para toda la vida (lo que ofrece seguridad y protección a la mujer) era revolucionario.

Los cristianos cargaron al matrimonio con significado teológico por lo que es un sacramento y el crisol por el que se forjó la salvación del alma, y era un avance radical y una innovación.

Que el matrimonio significaba la unión entre Dios y la humanidad fue un avance increíble en la comprensión social y del ser humano.

Volver al matriarcado y la poligamia es una regresión similar a una sociedad en la deriva de la segregación racial y la esclavitud.

Una sociedad como la nuestra, que ha hecho grandes progresos en el ámbito de la integración racial y la igualdad puede muy bien volver a caer en la segregación e incluso una especie de esclavitud de facto.

Cómo podría suceder eso es cosa de otra especulación, pero mientras tanto, hay que darse cuenta que la regresión del matrimonio en el matriarcado y la poligamia no es algo impuesto desde arriba, sino que evolucionó desde abajo.

Hemos elegido esta regresión a una forma más primitiva y no iluminada de la vida familiar. El fruto será una sociedad que se desplaza corporativamente en la misma actitud del macho dentro de matriarcado y la hembra dentro de la poligamia: una sociedad con baja autoestima, con falta de aspiración y baja realización. Será una sociedad crónicamente dependiente, y cuando hay una población que está crónicamente dependiente debe haber siempre un tirano de quien ellos están felices de tenerlo.

Fuentes: Fr. Dwight Longenecker, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: