Es cierto, el cristianismo está desflecándose en el mundo occidental (y cristiano).

Y en occidente su rival contrapuesto es el ateísmo.

Una creencia que implica más allá de cualquier prueba, que todo – el universo, la vida – nació de la nada, espontáneamente.

ateos

Esto tiene “patas cortas”, más allá que hoy se lo pueda disfrazar de racionalidad e imponer por la fuerza en los círculos académicos y políticos.
.
Llegará el momento en que dentro de sus propias filas surgirá la pregunta ¿es razonable lo que creemos?

Hoy mismo, investigaciones muestran que los científicos no pueden quitarse de encima pensamientos que atribuyen un fin a la naturaleza y una moralidad.
.
E incluso otras investigaciones sugieren que los niños ya nacen con un sentido de la inmortalidad.

 

LO MILAGROSO ES LO QUE CREEN LOS ATEOS, NO LOS CRISTIANOS

Durante dos milenios, el nacimiento de Cristo ha sido considerado como el evento más grande en la historia del mundo.

En el momento en que Jesús nació en un establo en Belén, Dios se hizo hombre, y la salvación eterna se ha hecho posible.

Esta fecha ha sido el punto de separación del tiempo de la humanidad en la tierra, con la designación de la época antes de Cristo aC, y dC a los años posteriores.

ateos que hablan de dios

Mientras es innegable que el cristianismo implica una creencia en lo sobrenatural – Dios se ha hecho hombre aquella primera Navidad, y resucitó en el primer domingo de Pascua -, lo milagroso es lo que los ateos creen.

Ellos creen que algo salió de la nada.

La razón vino de la irracionalidad, que un universo complejo y el orden natural salieron de la aleatoriedad y el caos.

Que la conciencia proviene de la no-conciencia y que la vida surgió de la no vida.

Los ateos creen, escribe Seddon, que

“un multiverso (para el que no existe evidencia experimental o de observación) que contiene un número inconcebiblemente grande de universos se creó espontáneamente a sí mismo”.

Sin embargo, Hitchens insiste,

“nuestra creencia no es una creencia”.

Tonterías. El ateísmo requiere creer en lo increíble.

Los cristianos creen que Cristo podría levantar a los muertos, porque él es Dios.
.
Esa es la fe.
.
Los ateos creen que la vida salió de la no-vida.
.
Eso, también es fe.
.
Ellos creen en lo que su dios, la ciencia, no puede demostrar, reproducir o probar.
.
Ellos creen en los milagros, pero no pueden identificar, producir o describir al hacedor de milagros.

 

PERO, ¿ES QUE EXISTEN EN REALIDAD LOS ATEOS?

La tendencia a atribuir una mayor significación a la información que apoya nuestras teorías preexistentes y menor importancia a la información que contradice esas teorías confirma el sesgo.

En The Atlantic, Matthew Hutson escribió un artículo fascinante titulado: “La ciencia de la superstición: Nadie es inmune al pensamiento mágico.”

El artículo ilustra que las contorsiones mentales que hay que hacer para defender el ateísmo, son olímpicas.

Hutson citó una serie de estudios que demostraron que

“… incluso físicos, químicos y geólogos del MIT y otras escuelas de élite están instintivamente inclinados a unir un objetivo a eventos naturales”.

Hutson ilustra investigaciones donde se les preguntó si aprobaban declaraciones como: “Los árboles producen oxígeno para que los animales puedan respirar”.

dios vs diablo ateos comic

Cuando se le preguntó bajo presión de tiempo, los científicos tenían el doble de probabilidades de aprobar dichas declaraciones.

Por supuesto las teorías modernas sobre la evolución de las plantas y los animales postulan que la capacidad de las plantas para producir oxígeno no es más que un accidente y que es una casualidad que faciliten la respiración de los animales.

Decir que las plantas producen oxígeno para el propósito de suministrárselo a los animales implicaría un diseño, y por lo tanto a Dios.

Físicos, químicos y geólogos están muy familiarizados con este razonamiento, y sin embargo, con una alta frecuencia, ellos asintieron a las declaraciones que pusieron las cosas en un marco ordenado e implícitamente teleológico.

Para Hutson esto demuestra la persistencia del “pensamiento mágico”. Eran científicos, la mayoría de los cuales decididamente no-religiosos, asintiendo a las declaraciones que implicaban un marco arquitectónico y, por lo tanto religioso.

Los escépticos lo llaman patronicidad, o patrón proyectando donde no la hay.

Pero para los pensadores religiosos, la persistencia de este tipo de pensamiento en los científicos no religiosos evidencia no un problema lógico, sino más bien de la fe natural, irrefrenable.

CS Lewis dijo la famosa frase que cuando él era ateo no creía en Dios, y estaba enojado con Dios por no existir.

A su manera inimitable irónica, Lewis señaló el hecho de que realmente no hay tales cosas como ateos.

El Padre Robert Barron aborda los conceptos erróneos comunes acerca de la naturaleza de Dios que llevan a tantos que adoran en el altar de la ciencia la negación de la existencia de Dios.

Según el P. Barron, la crítica atea depende de su comprensión equivocada de Dios como “la instancia suprema de la categoría del ser”.

Citando a Santo Tomás de Aquino, Barron argumenta que esto es exactamente lo que Dios no es.

Más bien Dios es subsitens ipsum esse , es decir, el acto subsistente del ser mismo.

“La ciencia al principio no puede eliminar a Dios, porque Dios no es un fenómeno en el mundo”.

Los científicos y los que se consideran ateos se limitan a la esfera material que es medible y verificable y están orgullosos de todo lo que se ha logrado en este reino.

Pero incluso el más obstinado materialista no puede dejar de oír los ecos de las verdades más allá de lo particular y contingente.

Como el Padre Barron dice:

“Estamos constantemente golpeados por la contingencia de las cosas (que entran en el ser y pasan), pero también tenemos un profundo sentido de su arraigo en el SER.

Ese es Dios. La base no contingente del ser“.

Pero para Hutson y otros que están perplejos por la persistencia tenaz de “pensamiento mágico” se pone peor.

Hutson cita estudios que muestran la persistente creencia en Dios no está sólo a nivel de alguna distante Primera Causa deísta, sino más bien, en un Dios que cuida, un Dios que es juez y un Dios que puede castigar.
.
En lo profundo de nuestros huesos somos intrínsecamente teísta.

“Incluso los ateos parecen temer un poder superior.

Un estudio publicado el año pasado encontró que los no creyentes auto identificados empezaron a sudar cuando se leyeron en voz alta oraciones pidiendo a Dios que haga cosas terribles (‘Pido a Dios que mis padres se ahogen’).

No sólo eso, se estresaron tanto como lo hicieron los creyentes”.

Nuestra repulsa por el mal que aquejaría a nuestros padres no es simplemente porque son nuestros, es decir, porque sería desagradable para nosotros hacerles pasar la experiencia del mal.

Más bien, estamos ofendidos por el mal aquejaría a inocentes porque tenemos un sentido innato de la ley natural, de lo bueno y malo, lo correcto y lo incorrecto, lo que se hace eco a través de todo lo que es.

Somos muy conscientes de la armonía o discordia con las verdades que van más allá de la construcción humana o patronicidad.

Y la ubicuidad y persistencia inmutable de estas verdades es por qué los ateos deben ser tan irritables y agresivos.

Friedrich Nietzsche criticó a la interconexión permanente entre la ley natural y la creencia en Dios y pidió una transvaloración de los valores.
.
Dijo que, fundamentalmente, la única manera que uno podría estar libre de la creencia en Dios era identificando toda la ética que se deriva de la Cristiandad y convertirla al revés, haciendo lo contrario.

Pero el mundo está siempre hecho a nuevo por Cristo, por lo que incluso el científico que cierra sus oídos espirituales y cierra los ojos espirituales de la levadura de la ley natural no puede evitar el calor y la luz del sol.

Cuando CS Lewis finalmente hizo el asentimiento de la fe él escribió que él era quizás el converso más miserable en toda Inglaterra.

El resultado fue una vida de sesgo confirmado tirado en el desguace.

Él simplemente no pudo resistir el amor de Dios.

Lewis, por supuesto, era un catedrático de Oxford, un intelectual no muy diferente de los científicos de Hutson del MIT y otras partes, y al igual que ellos, él estaba perdido en sus construcciones intelectuales unidimensionales.

Pero estos científicos del MIT, como Lewis, se encuentran en todo momento con la verdad serena de la existencia de Dios.

En los rumores más profundos de sus propias personas, donde la naturaleza habla a través del instinto y Dios habla a través de la conciencia, hay verdades eternas que se pueden evitar por un tiempo, pero no negar en última instancia.

La verdad es que no hay tales cosas como ateos.

inmortalidad del alma

 

INVESTIGACIÓN CONCLUYE QUE LOS HUMANOS NACEMOS CON LA IDEA DE LA INMORTALIDAD

Una prueba de lo dicho anteriormente es que la gente, independientemente de su religión o cultura, nace con la creencia de que los seres humanos son inmortales, según una investigación entre niños de diferentes culturas.
.
Los científicos piensan que la creencia de que una parte de nosotros es eterna emerge temprano en la vida y es parte de nuestra naturaleza humana.
.
En lugar de algo que se impone a una persona por una cultura o religión.

De acuerdo con un estudio publicado por la Dra. Natalie Emmons, del equipo de la Universidad de Boston, la tendencia de la mente humana para concebir la vida eterna es sin distinción de raza, religión o cultura.

Este “patrón cognitivo universal” se puede detectar desde la infancia, aunque en ocasiones puede cambiar después con la edad adulta.

Emmons, examinó la formación del raciocinio de los niños en diferentes etapas de desarrollo.

“Sé que la mente es un producto de mi cerebro, pero queríamos ver esto como algo independiente del cuerpo físico, explica la investigadora.

Tendemos a creer en algún tipo de existencia antes de la encarnación material que emerge naturalmente temprano en el inicio de la vida”, reitera.

Aunque con mayor frecuencia estos sentimientos se atribuyen a las enseñanzas de las creencias religiosas, ya sea bajo el nombre de “alma” u otros conceptos similares, la comprensión de lo que constituye una vida antes del nacimiento físico y después de la muerte no es un fenómeno meramente cultural, dice el estudio.

En total, 283 niños fueron entrevistados en dos culturas distintas. Separados en cuatro grupos secuenciales de edad (niños de 5 a 6 años, de 7 a 8, 9 a 10 y de 11 a 12), en quienes se examinaron los cambios en el desarrollo de su raciocinio.

Se entrevistó a los niños de una aldea indígena Shuar en la cuenca amazónica del Ecuador, que se eligió porque no tienen creencias pre-vida culturales y sospechaban que los niños que tienen una exposición regular al nacimiento y a la muerte a través de la caza y la agricultura, tendrían una vista del origen biológico más racional.

Para la comparación, también se entrevistó a niños católicos de una zona urbana cerca de Quito, Ecuador, a quienes se les ha enseñado que la vida sólo comienza en la concepción.

La Profesora Emmons mostró dibujos infantiles de un bebé, una mujer joven, y la misma mujer durante el embarazo, y luego hizo una serie de preguntas sobre las capacidades, los pensamientos y las emociones del niño durante cada periodo.

El equipo de Emmons, registró cómo los niños reflejaban como la vida había comenzado y la separación entre la existencia y un cuerpo biológico visible.

Si las influencias culturales son fundamentales para la creencia en la inmortalidad, tanto niños urbanos e indígenas rechazarían la idea de la vida antes del nacimiento, razonó.

Los resultados fueron sorprendentes ya que ambos grupos dieron respuestas notablemente similares.

Los niños pensaron que sus cuerpos no existían antes del nacimiento y que no tenían la capacidad de pensar o recordar.

Sin embargo, ambos grupos también dijeron que sus emociones y deseos existían antes de que nacieran.

“Incluso los niños que no tenían conocimiento biológico de la reproducción aún parecían estar pensando que habían existido en algún tipo de forma eterna y que la forma realmente parecía ser acerca de las emociones y deseos”, dijo el profesor Emmons.

El estudio fue publicado en la revista Child Development y encaja en un creciente grupo de trabajo que examina las raíces cognitivas de la religión.

“Este trabajo muestra que es posible para la ciencia estudiar las creencias religiosas”, dice la investigadora Deborah Kelemen, quien también fue parte de la investigación.

A pesar de la gran diferencia entre los grupos, los investigadores encontraron que ambos dieron respuestas similares.

Los niños parecían tener conceptos innatos de lo que llamamos “alma” y su eternidad.

Los resultados presentados en el estudio fueron:

* La creencia de que el alma (o esencia) es eterna surge en la infancia.

* Los seres humanos a menudo piensan que una parte de nosotros es inmortal y no es nuestra capacidad de razonar, sino nuestros deseos y emociones nos dicen lo que somos y sentimos.

* En el estudio, las influencias culturales no tuvieron influencia clara sobre las creencias de los niños acerca de la inmortalidad.

* Los niños que participaron en el estudio consideraron que no existían sus cuerpos antes del nacimiento y, por tanto, no podían pensar o recordar.
.
Al mismo tiempo, dijeron que sus emociones y deseos existían antes de salir del vientre materno.

* La capacidad humana para creer en la inmortalidad es un producto de nuestro raciocinio social, pero se percibió la existencia como suma de los estados mentales (deseos y emociones), no sólo cuando estamos en un cuerpo.

* La idea del alma de que pude sobrevivir fuera del cuerpo es natural y está profundamente arraigado en nosotros desde la infancia.

escaneo-del-cerebro

 

OTRA INVESTIGACIÓN DEVASTADORA PARA LOS ATEOS

Una fascinante investigación de National Geographic dice que el cerebro reconoce a Dios; incluso si nunca se le enseñó la persona a creer en Dios; que el cerebro puede reconocer su existencia.
.
Esta es una premisa que se maneja también en la Biblia en Romanos 1.

La idea que emerge, de acuerdo a National Geographic es que Dios puede estar en el cableado del cerebro humano.

Los psicólogos y antropólogos consideran que los niños abandonados a su propia suerte tendrían cierta concepción de Dios.

Algunos atribuyen esto a nuestro sentido innato de la detección de patrones en el mundo (como para discernir los depredadores o presas en la naturaleza).

Mientras que otros propagan la noción de un ‘supersentido’ cognitiva o una tendencia para inferir las fuerzas ocultas en el mundo que trabajan para bien o para mal”, según Shaheen Lakhan, que tiene varios doctorados, incluyendo uno en Medicina.

Es también lo que dice Andrew Newberg que Investiga sobre neuroteologia. El investigó qué sucede cuando una persona ora o medita

Luego de 8 semanas de oración de 12 minutos al día, las personas tuvieron una mejoría de 10 a 15%, así que podemos imaginar lo que sucede cuando la persona es profundamente religiosa y espiritual y hace oración varias horas al día y acumulado durante años.

El concepto es que Dios cambia el cerebro cuando creemos, siendo una manera de mantenerse en calma pero también la meditación y la oración ayudan a reducir la depresión, la ansiedad y la tensión arterial.

Y curiosamente también es refrendado por la atea Elizabeth King en un artículo en el Washington Post, qué dice que no puede desprenderse de la idea de la existencia de Dios.

“Y que es confuso y frustrante sentir la presencia de algo en que no se cree y esto se ve agravado por el hecho de que la figura de Dios se me muestra más a menudo cuando estoy frustrada

Como dicen los abogados, a confesión de parte, relevo de pruebas.

alexander

 

PERO LOS ATEOS TIENEN EXPERIENCIAS SOBRENATURALES QUE A ALGUNOS LES LLEVAN A CAMBIAR

En algunos casos los ateos se enfrentan a hechos tan fuertes que hasta derriban sus preconceptos ideológicos.

Un libro de hace un par de años de un neurocirujano de Harvard cuenta que estuvo en coma durante siete días (por meningitis bacteriana) durante los cuales la parte del cerebro – la corteza cerebral, lo que nos hace “humano” – estuvo totalmente cerrada.

Ver Un neurocirujano escéptico describe su experiencia cercana a la muerte y dice que “el cielo es real”

Como un neurocirujano (y no creyente), fue más tarde capaz de revisar todos los registros y documentos del hecho, que él no podría haber tenido ningún algún proceso de pensamiento o conciencia.

Sin embargo, él tuvo la experiencia de otro reino, de que su conciencia, no sólo permanece intacta, sino más aguda que nunca.

Como neurocirujano, era íntimamente consciente – revisando su historial médico después – de lo que exactamente ocurrió y dice que no hay manera de que pudiera haber experimentado lo que pasó.

En un momento, él dice que le dijeron cómo era amado por Dios y que “no hay nada por lo que puedas hacer el mal”.

Esta declaración, comprensiblemente, ha causado consternación.

¿No podía hacer nada mal? Sabemos, por supuesto, que se puede.

Por eso, sin embargo, ¿su significado fue que no podía hacer nada malo una vez que estaba en el Cielo (que es donde él dice que le dijeron esto)?

Antes de que estuviera en el cielo, antes de levantarse, el neurocirujano, Eben Alexander, dice que fue a lo bajo, el lugar primordial, subterráneo, donde escuchó una “profunda palpitación rítmica, distante pero fuerte… mecánica… como el sonido de metal contra metal”.

Al igual que los sonidos misteriosos que muchos han reportado en América del Norte y otras zonas del planeta durante el último año.

Su caso fue portada de la revista Newsweek.

conversando sentados en sillas

 

EL CRISTIANISMO Y UNA PROMESA QUE NO SE CUMPLE EN LA SOCIEDAD

¿Pero entonces por qué crecen los ateos en occidente y disminuyen los cristianos?

Un estudio llevado a cabo por un ministerio cristiano en EE.UU. halló que el crecimiento del ateísmo entre los jóvenes universitarios se ha producido no porque “compran” el argumento racionalista ateo.
.
Sino porque primero hicieron su experiencia con el cristianismo y la promesa cristiana no funcionó; y recién luego aceptan el racionalismo ateo.

Reconocen que hay una promesa fuerte en el mensaje de Jesús, pero que luego, a nivel de la realidad, vieron poca coherencia entre la biblia, el mensaje de Jesús y la acción de la iglesia.
.
Lo que de alguna forma implica que sintieron que el cristianismo hacía una sobre promesa que no se cumple en la vida diaria de las comunidades y la institución.

Y es más, el quiebre que produjo el cambio, fue de carácter emocional y no un argumento racional.

Algo pasó ante sus ojos, que contradijo la promesa cristiana, y que les hizo descreer, y fue recién entonces cuando comenzaron a “prender” los argumentos racionales del ateísmo.

En los jóvenes estudiados, el hecho paracería haberse fraguado entre los 14 a 17 años y el vehículo mas comunes parece haber sido lo que vieron en internet (en videos y foros).

 

RELACIÓN ENTRE JESUCRISTO, EL MENSAJE Y LA ACCIÓN

Cuando un ministerio apologético cristiano preguntó a ateos universitarios a nivel nacional por qué habían abandonado la religión, quedó “sorprendido” por las respuestas.

La mayoría no habían elegido su visión del mundo desde posiciones ideológicamente neutrales en absoluto, sino como reacción al cristianismo.

No es el Islam. No budismo. Es el Cristianismo”, escribió Alex Larry Taunton, fundador y director ejecutivo de la Fundación Punto fijo, en un artículo que apareció en The Atlantic.

Los ateos revelaron que, si bien muchos de ellos se criaron asistiendo a la iglesia donde,

escucharon “un montón de mensajes de aliento de la ‘justicia social’, la participación comunitaria, y ‘ser bueno’… pero que rara vez vieron la relación entre ese mensaje, Jesucristo y la Biblia”.

La conexión entre Jesús y la vida de una persona no está clara, dijo una atea llamada Stephanie.

“Esta es una crítica incisiva”, dijo Taunton.

Stephanie, “parece haber comprendido intuitivamente que la iglesia no existe simplemente para hacer frente a los problemas sociales, sino para proclamar las enseñanzas de su fundador, Jesucristo, y su relevancia para el mundo.

Desde que Stephanie no vio esta conexión, vio pocos incentivos para quedarse”.

ciencia_y_religion1

 

GRANDES PROBLEMAS DE LA EXISTENCIA QUE DICEN QUE SE CONTESTAN, AL FINAL NO SE CONTESTAN

Muchos ateos también revelaron que habían asistido a la iglesia con la esperanza de haber arrojado luz sobre las grandes preguntas de la vida, sólo para encontrar respuestas que eran,

“en gran parte poco profundos, inocentes, y en última instancia irrelevantes.”

“El cristianismo es algo que si de verdad Ud. lo creía, iba a cambiar su vida y podría cambiar [la vida] a los demás.

No he visto mucho de eso”, dijo otro ateo llamado Michael, estudiante de ciencias políticas en Dartmouth.

 

UNA REACCIÓN EMOCIONAL EN LA JUVENTUD TEMPRANA

El estudio encontró que las edades entre 14 a 17 fueron los años decisivos para los que “abrazan la incredulidad.”
.
Mientras que muchos ateos fueron capaces de defender su posición con lo que ellos consideran “razones exclusivamente racionales”, al mismo tiempo, la decisión de abandonar la creencia para muchos surgió de una experiencia “muy emotiva”, tales como el abuso infantil.

Por último, los ateos jóvenes dijeron que internet fue un factor en gran medida para su abandono de la fe, mencionando videos que habían visto en YouTube o en foros web que habían visitado.

 

LA DISTANCIA ENTRE LA PROMESA Y LO QUE SE HACE

Taunton, dijo que el estudio dejó una “impresión duradera” en su ministerio.

“Estos estudiantes son, por encima de todo, idealistas que anhelaban la autenticidad, al no haberla encontrado en sus iglesias, se establecieron en la no-creencia, porque sus promesas menos grandes, se sentían más reales y alcanzables”

El filósofo católico y profesor de Boston College, Peter Kreeft, dijo recientemente que la fe cristiana está desapareciendo del mundo occidental, porque los cristianos han perdido el foco en Cristo y abandonado la lucha.

“Los cristianos se supone que deben luchar también sobre la idea de la guerra espiritual, el verdadero significado de la jihad como una guerra contra el pecado.

Esto es fundamental para el cristianismo y lo hemos perdido, y por lo tanto las fuerzas opuestas están ocupando ese vacío”.

Kreeft dice que si el cristianismo quiere experimentar una renovación en Occidente, debe “recobrar su esencia, su identidad. Debe volver a Jesús.”

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: