El Padre Pío fue uno de los santos más grandes de la mitad del siglo XX.

Hay relatos de que él podría “leer las almas”.

Saber los pecados de los que se acercaban a él.

Bilocalizarse y realizar otros milagros, como por ejemplo de curación.

padre pio y angeles

Las personas cercanas a él dicen que él tenía con regularidad combate espiritual muy directo con las fuerzas demoníacas.

Pero lo que lo hizo más famoso, es haber tenido el don de los estigmas durante los últimos 50 años de su vida.

Sin embargo, el aspecto más definitorio de su vida santa, la parte que lo convirtió en un santo, fue su gran amor por Jesús y sus incansables esfuerzos para llevar a otros más cerca de Él.

Lee también otras cosas que publicamos sobre el Padre Pío:

 

SU NIÑEZ

El Padre Pío (Francesco Forgione) nació de Giuseppa y Grazio Forgione, en la pequeña ciudad agrícola de Pietrelcina, Italia el 25 de mayo de 1887.

A pesar de que los Forgione eran pobres en bienes materiales, eran sin duda ricos en su vida de fe y en el amor de Dios.

Incluso cuando era un niño, Francesco ya había dado muestras de extraordinarios dones de la gracia.
.
A la edad de cinco años, dedicó su vida a Dios. Desde su más tierna infancia, mostró una notable recogimiento de espíritu y amor por la vida religiosa.

Su madre lo describió como un niño tranquilo que, desde sus primeros años, le encantaba ir a la iglesia y rezar.

Cuando era niño, él fue capaz de ver y comunicarse con, no sólo con su ángel de la guarda, sino también con Jesús y la Virgen María.

En su simplicidad, Francesco asumía que todos tenían las mismas experiencias.

Una vez que una mujer que se dio cuenta de su actitud espiritual le preguntó: “¿Cuándo vas consagrar tu vida a Dios? ¿En tu primera comunión? “, Y él respondió: “Siempre, hija, siempre”.

 

NOVICIADO Y ORDENACIÓN

Cuando Francesco tenía quince años de edad, fue admitido en el noviciado de la Orden de los Capuchinos en Morcone, Italia.

Fue admirado por sus compañeros de estudios, así como por sus superiores por su comportamiento ejemplar y su profunda piedad.

Uno de los novicios declaró:

“Había algo que lo distinguía de los otros estudiantes.
.
Cada vez que lo veía, él siempre era humilde, recordó, y estaba en silencio.
.
Lo que me impresionó más sobre Fray Pío era su amor a la oración”.

El 10 de agosto de 1910, a la edad de veintitrés años, el Padre Pío fue ordenado sacerdote.

padre pio en misa

 

LA MISA DEL PADRE PÍO

La celebración de la Santa Misa fue para el Padre Pío, el centro de su espiritualidad.

Debido a las largas pausas de silencio contemplativo en el cual entraba en varias partes del Santo Sacrificio, su Misa a veces podía durar varias horas.

Todo en él hablaba de la intensidad con que vivía la Pasión de Cristo.

El párroco de Pietrelcina llamaba a la Misa del Padre Pío, “un misterio incomprensible.”

Cuando se le pidió para acortar su Misa, el Padre Pío contestó:

“Dios sabe que quiero decir misa al igual que cualquier otro sacerdote, pero no puedo hacerlo.”

 

SU GUÍA ESPIRITUAL

Sus feligreses estaban profundamente impresionados por su piedad y uno por uno comenzaron a venir a él, buscando su consejo.

Para muchos, incluso algunos momentos en su presencia, han demostrado ser una experiencia que cambiaba la vida.

Al pasar los años, los peregrinos comenzaron a llegar a él por las miles, de todos los rincones del mundo, atraídos por las riquezas espirituales que fluían libremente de su ministerio extraordinario.

A sus hijos espirituales decía:

“A mí me parece como si Jesús no tiene otra preocupación que la santificación de tu alma.”

 

LA ORACIÓN Y EL ROSARIO

El Padre Pío se entiende por encima de todo como un hombre de oración.

Antes de cumplir los treinta años de edad ya había llegado a la cumbre de la vida espiritual conocido como la “vía unitiva” de transformarse en unión con Dios.

Oraba casi continuamente. Sus oraciones eran por lo general muy simples. Amaba a rezar el rosario y lo recomendaba a otros.

Alguien que le preguntó qué legado deseaba dejar a sus hijos espirituales, su breve respuesta fue: “Mi hijo, el Rosario.”

padre pio escribiendo

 

LAS ALMAS DEL PURGATORIO

Él tenía una misión especial con las almas del Purgatorio, y animaba a todos a orar por ellas. Él solía decir:

“Hay que vaciar el Purgatorio con nuestras oraciones.”

El Padre Agostino Daniele, su confesor, director y amigo querido, dijo,

Uno admira en el Padre Pio su unión habitual con Dios.

Cuando se le habla, somos conscientes de que su corazón y la mente están distraídos por el pensamiento y el sentimiento de Dios”.

 

SU SALUD

Padre Pío sufrió de mala salud durante toda su vida, una vez dijo que su salud había estado empeorando desde que tenía nueve años.

Después de su ordenación sacerdotal, permaneció en su ciudad natal de Pietrelcina y fue separado de su comunidad religiosa durante más de cinco años, debido a su precaria salud.

Aunque la causa de sus enfermedades prolongadas y debilitantes seguían siendo un misterio para los médicos, el Padre Pío no se desanimaaba.

Ofrecía todos sus sufrimientos corporales a Dios como un sacrificio, para la conversión de las almas.

Él experimentó muchos sufrimientos espirituales.

“Estoy plenamente convencido de que mi enfermedad se debe a un permiso especial de Dios”, dijo.

Poco después de su ordenación, escribió una carta a su director espiritual, el padre Benedetto Nardella, en la que pedía permiso para ofrecer su vida como víctima por los pecadores.







Él escribió:

Durante mucho tiempo he sentido en mí la necesidad de ofrecerme al Señor como víctima por los pobres pecadores y por las almas del Purgatorio.

Este deseo ha ido creciendo continuamente en mi corazón por lo que ahora se ha convertido en lo que yo llamaría una fuerte pasión… Me parece que Jesús quiere esto“.

 

LOS ESTIGMAS Y OTROS DONES

Las marcas de los estigmas, las heridas de Cristo, aparecieron en el cuerpo del Padre Pío el viernes 20 de septiembre de 1918, mientras él estaba orando ante un crucifijo y haciendo su acción de gracias después de la Misa.

Tenía treinta y un años de edad y se convirtió en el primer sacerdote estigmatizado comprobado en la historia de la Iglesia.

Con resignación y serenidad, soportó las heridas dolorosas en sus manos, pies y costado durante cincuenta años.

Además, Dios dotó Padre Pío con muchos dones espirituales extraordinarios y carismas.
.
Incluyendo el don de sanidad, bilocación, profecía, milagros, discernimiento de espíritus.
.
La capacidad de abstenerse mas allá de las necesidades naturales del hombre como el sueño y la alimentación, la capacidad de leer los corazones.
.
El don de lenguas (la capacidad de hablar y comprender los idiomas que nunca había estudiado), el don de la conversión.
.
La gracia de ver seres angelicales, y la fragancia que emanaba de sus heridas y que con frecuencia anunciaba su presencia invisible.

Cuando un amigo una vez le preguntó acerca de estos carismas, dijo el Padre Pío:

“Usted sabe, son un misterio para mí, también.”

A pesar de que recibió más de su parte de los dones espirituales, nunca los buscó, nunca se sintió digno de ellos.

Él nunca puso los regalos antes de que al Dador. Siempre se mantuvo humilde, constantemente a la disposición de Dios Todopoderoso.

padre pio con crucifijo

 

SU ESTILO DE VIDA

Su día comenzaba a las 2:30 am cuando se levantaba para comenzar sus oraciones y hacer su preparación para la Misa.

Él era capaz de llevar a cabo un apostolado con sólo unas pocas horas de sueño cada noche y una cantidad de comida que era muy pequeña (300-400 calorías al día).

Sus compañeros sacerdotes declaraban que no comía suficiente comida, incluso para mantener con vida a un niño pequeño.

Entre misa y confesiones, su jornada de trabajo duraba 19 horas. Él rara vez dejó el monasterio y nunca tuvo siquiera un día de vacaciones de su agotador programa en 51 años.

Nunca leía un periódico o escuchaba la radio. Advertía a sus hijos espirituales en contra de ver la televisión.

En su monasterio en San Giovanni Rotondo, vivió el espíritu franciscano de la pobreza con el desapego de sí mismo, de las posesiones, y de comodidades.

Siempre tuvo un gran amor por la virtud de la castidad, y su comportamiento fue modesto en todas las situaciones y con todas las personas.

En su vida, el Padre Pío reconcilia a miles de hombres y mujeres de nuevo con su fe.

 

PERSECUCIONES

El Padre Pío fue objeto de numerosas investigaciones.

En el período comprendido entre 1924 a 1931, la Santa Sede hizo varias declaraciones negando que los acontecimientos en la vida del padre Pío se debieran a alguna causa divina.

En un momento se le impidió públicamente el desempeño de sus deberes sacerdotales, como el confesar y dar misa.

Hubo una segunda persecución entre 1960 y 1961 donde incluso se le llegó a poner micrófonos para grabar las confesiones y se le prohibió decir la misa en público, publicar, recibir visitas, y hablar con mujeres en privado.

Luego el Papa Juan XXIII fue comprendiendo que las acusaciones eran arbitrarias y artificiales. Pero Pablo VI fue quien rechazó de plano todas las acusaciones y condenas.

 

SU LEGADO

Los grupos de oración que el Padre Pío estableció ahora se han extendido por todo el mundo.

Dio un nuevo espíritu a los hospitales por uno que llamó la fundación “Casa de Alivio del Sufrimiento.”

Él veía la imagen de Cristo en los pobres, los que sufren y los enfermos y se entregó todo a ellos.

Una vez dijo:

“Trae a Dios a todos los que están enfermos. Esto les ayudará más que cualquier otro remedio”.

Sereno y bien preparado, se entregó a la hermana muerte el 23 de septiembre de 1968 a la edad de ochenta y uno.

Murió como había vivido, con su rosario en sus manos.

Sus últimas palabras fueron Jesús, María que repetía una y otra vez hasta que expiró.

A menudo había declarado:

“Después de mi muerte voy a hacer más. Mi verdadera misión comenzará después de mi muerte”.

En 1971, el Papa Pablo VI, en declaraciones a los superiores de la orden de los Capuchinos, dijo del Padre Pío:

“¿Qué fama que tenía?. ¿Cuántos seguidores en todo el mundo?. ¿Por qué? ¿Fue porque era un filósofo, un erudito, o porque tenía medios a su disposición?

No, fue porque dijo Misa con humildad, confesaba desde la mañana hasta la noche y fue un representante de los estigmas de Nuestro Señor. Era verdaderamente un hombre de oración y de sufrimiento“.

En una de las liturgias más grandes en la historia del Vaticano, el Papa Juan Pablo II canonizó al Padre Pío el 16 de junio de 2002.

Durante su homilía, el Papa Juan Pablo recordó que, en 1947, cuando era un joven sacerdote viajaba desde Polonia a hacer su confesión al Padre Pío.

La oración y la caridad, es la síntesis más concreta de la enseñanza del Padre Pío”.

Aproximadamente ocho millones de peregrinos cada año van a San Giovanni Rotondo, donde San Pío vivió y ahora está enterrado

Sólo es superado por el santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en México, en su número de visitantes anuales.

San Pío de Pietrelcina, ruega por nosotros.

 

TRES VIDEOS FASCINANTES Y RAROS DEL PADRE PIO

A continuación presentamos tres videos fascinantes que dan una rara visión de la vida de este seguidor particularmente devoto de Cristo:







 

1) En su monasterio

Este primer video fue filmado en Nuestra Señora de Gracia del Convento de Capuchinos, situado en San Giovanni Rotondo, donde San Padre Pío vivió desde 1916 hasta su muerte en 1968, el vídeo vale la pena verlo, pero aquí hay algunos momentos particularmente significativos:

– Del minuto 0:55 al 1:43 se puede ver a los monjes que se ocupan de la enorme cantidad de correo para San Padre Pio.

– En el minuto 4:23, se puede ver a San Padre Pío celebrando la antigua misa.

– En el 8:01 , él golpea juguetonamente al camarógrafo con su cinturón cuando él estaba caminando.

 

2) La última misa que celebró

Este segundo video es cuando celebra su última misa el 22 de septiembre 1968 – el día antes de su muerte. Te darás cuenta que él camina solo con ayuda, y que celebra la mayor parte de la misa sentado.

Lo más interesante, sin embargo, es que a partir del minuto 03:22 , con el zoom de la cámara sobre él para las oraciones eucarísticas, se puede ver que él está usando guantes sin dedos.

 

3) Su misa de réquiem

Finalmente, este tercer video es de su funeral, al que asistieron más de 100.000 personas.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: