Primero fueron las feministas de la India y ahora se suman las de Suecia.
La “maternidad subrogada”,  o vientres de alquiler, ha sido una reivindicación defendida por las feministas, pero si se mira bien, está legitimando una de las mayores explotaciones de las mujeres, sus cuerpos. Por eso, las feministas más lúcidas están reaccionando ante este postulado, donde mujeres pobres alquilan sus vientres, en régimen de casi esclavitud, para parejas ricas, y donde parejas de homosexuales masculinos constituyen un fuerte cliente del sistema.

 

vientres de alquiler

 

Primero fueron las feministas de la India – un gran productor de vientres de alquiler – quienes levantaron la voz viendo lo que sucedía con sus mujeres pobres, y ahora son las feministas de Suecia las que se pliegan, lo que no es poca cosa por tratarse de un país siempre a la vanguardia de la reingeniería social y familiar.

Esto tiene como consecuencia secundaria, que rompe la exitosa alianza de los homosexuales con las feministas, porque empiezan a tener intereses contrapuestos.

UN TEMA DELICADO PARA LA ALIANZA DE FEMINISTAS Y HOMOSEXUALES

Desde el punto de vista de los grupos organizados de hombres gay, el tema de la maternidad de alquiler es particularmente crítico: por un lado, representa el punto de inflexión en el que se le da a los homosexuales la posibilidad de reproducir genéticamente; por el otro, la situación cada vez más innegable de la explotación de las mujeres puede llevar a un divorcio de los gay con sus aliados de las últimas décadas, las agresivas feministas. Un fondo de un inmenso poder político podría dilapidarse en algún momento.

Grupos organizados de gay tocan con la mano la oportunidad de conseguir por fin la última fase de la que han sido relegados por la naturaleza, o sea la infertilidad.

La perspectiva de la familia gay enciende la esperanza de llegar a una total equiparación de la homosexualidad con la heterosexualidad. Este es un punto de inflexión para el movimiento gay entero.

La maternidad subrogada es un horizonte final del homosexualismo, y lo es desde un punto de vista biológico, moral, social y estratégico.

Sin embargo, la subrogación es probable que sea un riesgo mortal para los gay, un boomerang que puede llegar a destruir primero los pactos, y luego las victorias obtenidas.

Las feministas, defensa última siempre autoproclamada de las mujeres, no pueden por mucho tiempo más permanecer insensibles al caso macroscópico de la subrogación, de hecho, la forma de prostitución y explotación de las mujeres más sucia jamás inventada en el occidente capitalista.

LAS FEMINISTAS DE LA INDIA COMENZARON A POSICIONARSE EN CONTRA LA SUBROGACIÓN

En la India, donde los efectos del fenómeno de la subrogación son evidentes y devastadores, las feministas comenzaron a hacer oír su voz hace un par de años. Grupos de mujeres en la India piden abiertamente la prohibición de subrogación: la industria del alquiler de útero, argumentan, es perjudicial para la salud de las mujeres (ya no es de su propio cuerpo como axioma feminista) y las expone a los delitos cometidos por los hombres, como los médicos que no pagan la cantidad acordada o maridos borrachos.

El tamaño de la explotación no pudo evitar levantar las antenas de los partidos comunistas, que también prosperaron en distintas partes del subcontinente (estados de Kerala y Bengala a la cabeza). Mientras que Brinda Karat, parlamentario indio Comunista, usa abiertamente la palabra “explotación” para describir la relación entre los ricos extranjeros y las pobres madres sustitutas en la India:

“La situación económica de la India no es igual a la de extranjeros ricos, y la mujer india no está haciendo una elección libre. Si las parejas extranjeras creen en la subrogación comercial, ¿por qué no convencer a sus gobiernos para que cambien las leyes, en lugar de venir aquí y tomar ventaja de las mujeres pobres?”.

Por lo tanto, se puede llegar a crear una división en el frente único formado en las últimas décadas por los gay, feministas y la izquierda, compañeros de causas homosexuales en las trincheras de la corrección política.

Y AHORA SUCEDE EN OCCIDENTE, EN SUECIA

Las feministas suecas han emitido un documento de política que condena la subrogación comercial e instando a su gobierno a prohibir la práctica. El Lobby de Mujeres de Suecia (Sveriges Kvinnolobby) argumenta que la subrogación es un riesgo para la salud y viola los derechos humanos de las mujeres pobres.

“Permitir que la subrogación haga uso de los cuerpos de las mujeres y los órganos reproductivos para el disfrute de alguien más, va en detrimento de la propia mujer. Nosotros defendemos el derecho a la integridad física y los derechos humanos fundamentales sobre el derecho de los niños, que es en realidad no es un derecho humano, pero ha sido tratado como tal en el discurso sobre la maternidad subrogada. Renunciamos a la visión de un enfoque de mercadeo liberal de la maternidad subrogada y el derecho de los compradores que pagan que son privilegiados mientras los derechos de las mujeres son negociados”.

Estamos viendo una tendencia hacia un desmantelamiento de esos derechos fundamentales a favor de la voluntad de las personas a convertirse en padres en el nombre de su realización individual. El tema de la subrogación se ha tratado en el discurso de los derechos reproductivos y lo que significa a los padres sin hijos tener un bebé, cuando la perspectiva de los derechos humanos es la única creíble para hacer frente a este problema…  Por consiguiente, instamos al gobierno sueco a prohibir la maternidad subrogada”.

“¡Un fin debe ser puesto a la industria de alquiler de vientres que reduce el cuerpo femenino a un contenedor! Tener un enfoque feminista de la subrogación significa rechazar la idea de que las mujeres pueden ser utilizadas como contenedores y sus capacidades reproductivas se pueden comprar. El derecho a la integridad corporal es un derecho que no debe ser capaz de ser negociado por cualquier forma de contrato. No importa la regulación o la naturaleza del contrato, todavía sigue siendo un intercambio con los cuerpos de las mujeres y con los niños. Los derechos de las mujeres y los niños, no el interés del comprador, deben ser el foco del debate en torno a la maternidad subrogada“.

Fuentes: Bioedge, La Nuova Bussola Quotidiana, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: