En Agosto de 1931, Jesús aparece a la hermana Lucía para volver a pedir la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María como había pedido su madre en las apariciones de Fátima.

aparicion-de-cristo

Esta partes del secreto de Fátima es la más controvertida en la actualidad, porque hay una corriente, la de los fatimistas, que dicen que no se realizó la consagración de Rusia, mientras que en el Vaticano dice que la Consagración realizada por Juan Pablo II tuvo ese efecto y el Cielo la aceptó.

 

TODO SOBRE FÁTIMA

tabernaculo-de-cristo-en-rianjo

 

LOS SUCESOS DE RIANJO

En agosto de 1931, debido a una enfermedad, la Hermana Lucía estaba pasando una temporada en una casa amiga en Rianjo, España, una pequeña ciudad marítima cercana a Pontevedra, para descansar y recobrarse. Fue en la capilla de allí que la Mensajera de Fátima iba a recibir una vez más una comunicación del Cielo.

Nuestro Señor se quejó a la Hermana Lucía por la tardanza de Sus ministros, quienes demoraban la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María, como había pedido Nuestra Señora de Fátima el 13 de junio de 1929, dos años y dos meses antes.

El 13 de junio de 1929 María de aparece a Sor Lucía en Tuy, España y le dice lo que Lucía anotó por escrito de las palabras utilizadas por Nuestra Señora para pedir la Consagración de Rusia:

“Ha llegado el momento en que Dios pide que el Santo Padre, en unión con todos los obispos del mundo, realice la consagración de Rusia a Mi Corazón Inmaculado, prometiendo la salvación por este medio”.

La Hermana Lucía informó a su Obispo la importante revelación: 29 de agosto de 1931.

Señor Obispo: mi confesor me manda que participe a V. Ex.cia lo que hace poco ocurrió entre mí y Nuestro Buen Dios: pidiendo a Dios la conversión de Rusia, de España y Portugal, me pareció que su Divina Majestad me dijo:

‘Me consuelas mucho pidiéndome la conversión de esas pobres naciones. Pídelo también a mi Madre, diciendo muchas veces: Dulce Corazón de María, sed la salvación de Rusia, de España y de Portugal, de Europa y del mundo entero.

‘Y otras veces: por vuestra pura e Inmaculada Concepción, oh María, alcanzadme la conversión de Rusia, de España, de Portugal, de Europa y del mundo entero.

‘Participa a Mis ministros que, en vista de que siguen el ejemplo del Rey de Francia, en la dilación de la ejecución de mi petición, también lo han de seguir en la aflicción. Nunca será tarde para recurrir a Jesús y a María.

En otro texto ella escribió, Mas tarde, por medio de una comunicación íntima, Nuestro Señor me dijo, quejándose:

-No han querido atender Mi petición… Al igual que el Rey de Francia se arrepentirán, y la harán, pero ya será tarde. Rusia habrá ya esparcido sus errores por el mundo, provocando guerras y persecuciones a la Iglesia. ¡El Santo Padre tendrá que sufrir mucho!.

Nuestro Señor estaba haciendo aquí una referencia explícita a los pedidos del Sagrado Corazón hechos el 17 de junio de 1689 al Rey de Francia, por intermedio de Santa Margarita María de Alacoque.

Como resultado del rechazo del Rey Luis XIV -al igual que del rechazo tanto de su hijo como de su nieto, los reyes Luis XV y Luis XVI- a consagrar públicamente Francia al Sagrado Corazón de Jesús, como fue pedido por el Cielo por intermedio de un reconocido santo francés de aquel tiempo, la Contra-Iglesia, protestante y masónica, llevó a cabo el gran alzamiento de la Revolución Francesa.

El 17 de junio de 1789, (Fiesta del Sagrado Corazón) exactamente a cien años del día en que Santa Margarita María había escrito el gran designio del Cielo para el Rey, se alzó el Tercer Estado y se proclamó una Asamblea Nacional, despojando al Rey Luis XVI de su poder legislativo.

El 21 de enero de 1793, Francia, ingrata y rebelde contra su Dios, se atrevió a decapitar a su Rey cristiano como si fuera un criminal.

En Rianjo, Jesús nos advierte que ese oscuro capítulo de la historia se repetirá, y esta vez los ministros de Su Iglesia -los Obispos, y tal vez incluso el Papa mismo-, estarán entre sus desventuradas víctimas.

Pareciera que esa ejecución del Papa, “el Obispo vestido de blanco”, junto con otros obispos, sacerdotes, religiosos y laicos – como si fueran criminales – es lo que está previsto en la visión de Fátima revelada el 26 de junio de 2000.

 







LA REVELACIÓN Y PEDIDOS QUE SE CIERRAN EN RIANJO

Las dos visiones de Jacinta sobre el Santo Padre, tal como las transmite Lucía al comienzo de sus Terceras Memorias, están en relación estrecha con el secreto del 13 de julio de 1917 como lo muestran claramente las preguntas que hace Jacinta a su prima, después de habérselas anunciado: he aquí las visiones tal como Sor Lucía nos las relata al principio de sus Terceras Memorias (op. cit. p. 113-114).

irma_lucia_Coracao_Imaculado_de_Maria

 

Primera visión:

“… Jacinta me llamó”. (la de la derecha en la foto)

–¿Tu no has visto al Santo Padre?

– “No” – “Yo no sé cómo sucedió, he visto al Santo Padre en una casa muy grande, arrodillado ante una mesa, con las manos en la cara y llorando.

En el exterior de la casa había mucha gente y algunos le arrojaban piedras, otros lo maldecían y le decían muchas palabras feas. ¡Pobrecito el Santo Padre!

¡Tenemos que rezar mucho por él! Ya he dicho cómo un día dos sacerdotes nos pidieron que rezáramos por el Santo Padre y nos explicaron quién era el Papa.”

“Jacinta me preguntó enseguida:”

“¿Es el mismo que vi llorar y del cual esta Señora nos habló en el secreto?”

“Es el mismo“, respondí”.

Esta visión hace pensar en una rebelión proveniente del interior de la Iglesia, por parte del rebaño, movido por orgullo y odio, en violenta ruptura hacia la autoridad suprema de la Iglesia: lo que hace pensar inmediatamente en el progresismo y el modernismo.

videntes de fatima

 

Segunda visión:

En otra ocasión, íbamos a Lapa do Cabeço. Al llegar, nos arrodillamos para rezar las oraciones del Ángel, pasado un cierto tiempo, Jacinta se puso de pié, y me llamó:

– “¿No ves todas esas rutas, todos esos caminos y campos llenos de gente que llora de hambre y no tiene nada que comer? ¿Y al Santo Padre, en la Iglesia, rezando ante el Corazón Inmaculado de María? ¿Y toda esa gente que reza con él?

– Varios días más tarde, me preguntó:

“¿Puedo decir que he visto al Santo Padre y a toda esa gente?”







“¡No! ¿no ves que eso forma parte del secreto y que así pronto se descubriría todo?”

– “Está bien, no diré nada”.

Parece necesario, para comprender la doble significación de esta visión, releer algunos extractos de una carta de Sor Lucía del 12 de abril de 1970, a su amiga María Tersa da Cunha.

Allí escribe:

Nuestra Señora pidió y exigió que recemos el Rosario todos los días, repitiendo lo mismo en todas sus apariciones, como para prevenirnos a fin de que, en estos tiempos de desorientación diabólica, no nos dejemos engañar por falsas doctrinas, que disminuyen la elevación del alma a Dios, por la oración… “ (¡el texto publicado está cortado en este lugar!).

“El Rosario es, para la mayor parte de las almas que viven en el mundo, como el pan espiritual el pan espiritual de cada día, y quitarles esta oración o apartarlas de ella, es decir, disminuir en los espíritus la estima y buena fe con que lo rezan, es, en el campo espiritual, lo mismo o peor aún, ya que la parte espiritual es superior a la material; yo diría que sí en el campo material se privara del alimento necesario para la vida física”

(Padre Antonio María Martins, S.J.: “Documentos de Fátima.”, Porto, 1976, p. 453, traducción personal según el original portugués).

Según esta carta de Lucía (cuya publicación en el documento del Cardenal Ratzinger que ha sido severamente censurada: ¡está cortada en tres lugares!), parece que la terrible hambruna descrita en la visión de Jacinta, puede tomarse no solamente en sentido físico, sino también en sentido espiritual: debido a la desorientación diabólica, el rebaño se encuentra abandonado por sus pastores legítimos, infieles a su vocación, y ya no es alimentado espiritualmente.

Los niños pidieron pan, y no había nadie para partírselo” (Tren. IV, 4).

El castigo de esta infidelidad es una gran hambruna física, sin duda en el cuadro de una gran guerra todavía por venir, dirigida ante todo contra la Iglesia y las almas consagradas; por otra parte es cierto que Lucia, en una copia del texto de esta visión destinada a uno de sus directores espirituales, el padre Gonçalves, ofrece una variante al hablar de

“…todas esas rutas, todos esos caminos y campos llenos de gente muerta, perdiendo sangre”.

Comparemos esto con la visión divulgada el 26 de junio: todas las almas consagradas son asesinadas por un grupo de soldados al pie de la gran cruz de troncos rústicos.

La situación será entonces tan terrible que el Papa se someterá finalmente al pedido de Nuestra Señora de Fátima consagrando Rusia al Corazón Inmaculado.

capilla-de-las-apariciones-de-fatima-fondo

Capilla de la Aparición de Fátima

Llegamos así a la revelación de Rianjo de agosto de 1931, que Lucía relató a su obispo por carta el 29 de agosto de 1931:

“( …) Como pedía a Dios la conversión de Rusia, de España y de Portugal, me ha parecido que su Divina Majestad me decía: (…) . Haz saber a mis ministros que están siguiendo el ejemplo del rey de Francia retrasando la ejecución de mi pedido y que lo seguirán también en la desgracia. . Pero jamás será demasiado tarde para recurrir a Jesús y a María”.

En 1936, cuando Lucía redactó, para el padre Gonçalves, el relato detallado de la aparición de Tuy que tuvo lugar el 13 de junio de 1929, durante la cual Nuestra Señora había pedido formalmente la consagración de Rusia a su Corazón Inmaculado, ella recuerda la revelación capital de Rianjo en términos diferentes:

“Más tarde, por medio de una comunicación íntima, Nuestro Señor me dijo, lamentándose:

¡No han querido escuchar mi pedido!… Como el rey de Francia, se arrepentirán, y lo harán, aunque será tarde. Rusia habrá ya propagado sus errores al mundo, provocando guerras y persecuciones contra la Iglesia. El Santo Padre tendrá mucho que sufrir”.

Es gracias a la revelación de Rianjo que se comprenden las dos visiones de Jacinta:

El Cielo, previendo que los pedidos de Nuestra Señora no serían escuchados, ha querido ciertamente mostrar a Jacinta en qué situación extremadamente trágica sería finalmente realizada la consagración de Rusia, por un Papa completamente solo y abandonado por todos, asediado en su palacio, y en medio de una guerra terrible, flagelo de la cólera de Dios para castigar la infidelidad de los hombres y ante todo de sus ministros sagrados: así Jacinta vio un Papa al borde de la —desgracia—, resolviendo muy tarde, pero no demasiado tarde, realizar la consagración de Rusia.

Siendo la beata Jacinta, la que hizo más sacrificios por el Santo Padre de los tres pastorcitos, el Cielo, recompensándola con estas visiones, quiso sin ninguna duda, hacer que redoblase su generosidad en sus oraciones y sacrificios por Él.

fatima y rusia

 

UNA PROFECÍA SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE LA CONSAGRACIÓN DE RUSIA

Varios han sido los papas que han intentado la consagración tal como la pidió exactamente la Virgen según Lucía. Pero nadie la ha hecho estrictamente de esa forma.

Hay una profecía según relata el Padre salesiasno Giuseppe Tomaselli, quien a principios de 1990, le preguntó al estigmatizado italiano Antonio Ruffini, (1907-1999), muy venerado y bendecidos por Pío XII y Paulo VI, si sería Juan Pablo II el Papa que consagraría Rusia al Corazón Inmaculado de María, a lo que respondió que

“No, no es Juan Pablo II. No será su sucesor inmediato tampoco, sino el siguiente. Él es quién consagrará finalmente a Rusia.” -Interview P. Kramer Crusader # 82-.

Es decir, será el sucesor de Benedicto XVI, el papa Francisco, durante un tiempo de guerra mundial y persecución a la iglesia, que finalmente se convertirán en las señales para hacer la consagración, quien procederá a hacerla y comenzará entonces la restauración y el triunfo del Corazón Inmaculado.

Posteriormente, al final de su vida, aparentemente Sor Lucía habría manifestado que “el Cielo” aceptó la consagración realizada en 1984 por Juan Pablo II (que consagró el Mundo al Inmaculado Corazón de María). Y una prueba de ello, según los partidarios de que hubo tal consagración correcta, es que en 1989 cayó el muro de Berlín.

Pero la polémica al respecto aún sigue.

Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra , es un servicio gratis:
  • Angeles

    La Sma. Virgen se apareció en Fátima el 13 de mayo de 1917, cinco meses antes de la revolución bolchevique. En rigor, sólo había cinco meses para realizar la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María. Después, era impensable, debido a las connotaciones políticas, porque las autoridades rusas hubieran incrementado su violencia contra católicos y templos al enterarse de un propósito así por parte del Papa. Juan Pablo II lo hizo bien, al consagrar el mundo al Inmaculado Corazón de María, , pero no lo hizo conjuntamente con todos los obispos al mismo tiempo, así que no debe haber sido tomado como válida esa consagración, en lo que a Rusia se refiere. Espero que sí haya funcionado en lo que tiene que ver con el resto del mundo. Bendiciones.

  • LALA

    El panorama de los proximos tiempos es oscuro, ante la maldad
    circundante y todas las desgracias que amenanzan con ocurrir no se
    olviden de Consagrar al Sagrado Corazón de Jesús: sus hogares, sus
    familias, en especial a los hijos y niños que estan en peligro de toda
    clase de males que proporciona una sociedad disoluta así como males
    espirituales (cosas que no podemos ver pero que existen), acuerdense de
    su propia ciudad en este acto de consagración, de su estado o provincia y
    sobre todo de su país, incluyan a los animales y plantas ya que son
    parte de la creación de Dios, ellos necesitan de nuestras atenciones
    porque somos responsables por ellos ante Dios y por supuesto incluyanse
    dentro de esta consagración. Es sumamente importante consagrar donde uno
    vive. Y recuerden que si alguno tiene miedo por una tormenta sea de la
    naturaleza que fuese, recurra al Santo Rosario y no se preocupe.