Este de un poderoso testimonio de un hombre que se hizo un cambio de sexo.

Y que luego de los horrores que vivió, volvió a ser hombre. 

walt-heyer

Señala 3 temas dramáticos:
.
a) Muestra cómo se procesa en un niño la duda sobre su identidad sexual.
.
b) cómo esas dudas les generan un trauma severo.
Que si cae en manos de psiquiatra militante del cambio de sexo puede llevarle a tomar una decisión irreversible que le producirá más problemas en lugar de solucionárselos.
.
c) E indica que se puede volver de esa fantasía, porque como dice Walter Heyer:
“el respiro proporcionado por la cirugía y la vida como mujer fue sólo temporal. Las ropas femeninas y el maquillaje ocultaban al niño herido por el trauma infantil”.

Sin embargo, cuando se da el paso hacia la cirugía para amputar algunos órganos, ya no hay vuelta atrás.

No se pueden recuperar, y esto es una carga para el resto de la vida.

 

UNA ESCENA CLAVE

Una vez Walter Heyer vio un documental en que una madre estaba cepillando el pelo largo de un muchacho.

El muchacho volvió lentamente la cabeza para mirarla, y con voz vacilante, le preguntó: “¿Me amaría si yo fuera un chico?”

La mamá estaba criando a su hijo para convertirse en un niña transexual.

Esa fracción de segundo, le llevó a su infancia.

Se acordó de su abuela de pie junto a él, guiándole para vestirse con un vestido de gasa color púrpura.

El muchacho en ese brillante documental sobre padres que crían niños transgénero se atrevió a expresar una pregunta que siempre el quiso preguntar.

¿Por qué a ella no le gustaba la forma en que él era?

walt heyer de niño

Y está obsesionado por ese chico y se pregunta. ¿Cómo serán los niños trans de ahora en sesenta años?

Los documentales y los reportajes sólo nos dan una instantánea en el tiempo.
.
Son romantizados y normalizados a la noción de cambio de géneros.
.
Para convencernos de que los padres iluminados deben ayudar a sus hijos a realizar sus sueños de ser del sexo opuesto.

Y es por eso que Walter Heyer quiere contar su historia.

Para que la gente tenga la oportunidad de ver la vida de un niño trans.

No en un especial de televisión editado a las presiones culturales del momento, sino a través de más de siete décadas de vida, con toda su confusión, dolor y redención.

 

EL NIÑO TRANS DE MI ABUELA

Y esta es la historia de Walter Heyer.

No era mi madre, sino mi abuela que me vestía con un vestido de gasa color púrpura que hizo para mí.

Ese vestido puso en marcha en mí una vida llena de disforia de género, abuso sexual, abuso de alcohol y drogas, y finalmente, una cirugía de reasignación de sexo innecesaria.
.
Mi vida fue destrozada por un adulto de mi confianza que gozaba en vestirme como una chica.

Mi mamá y mi papá no tenían ninguna idea de que cuando dejaban a su hijo ir un fin de semana a la casa de la abuela, ella estaba vistiendo a su muchacho con ropa de niña.

La abuela me dijo que era nuestro pequeño secreto.

walt heyer cuando niño

Mi abuela era parca en hablar de mí cuando parecía un niño, pero ella me prodigaba elogios cuando yo estaba vestido como una niña.

Sentimientos de euforia se apoderaban de mí con su alabanza, seguidos más tarde por la depresión y la inseguridad acerca de ser un niño.

Sus acciones sembraron la idea en mí de que yo nací en el cuerpo equivocado.

Ella nutrió y alentó esa idea, y con el tiempo adquirió una vida propia.

Estaba tan acostumbrado a usar el vestido púrpura en la casa de la abuela que, sin decirle a ella, me lo llevé a casa para que pudiera secretamente ponérmelo allí también.

Lo escondí en el fondo de un cajón de mis cosas.

Cuando mi mamá lo encontró, una explosión de gritos y chillidos estalló entre mi mamá y papá.

Mi padre tenía terror que su hijo no se estuviera desarrollando como hombre, por lo que intensificó su disciplina.

Me sentí discriminado porque, en mi opinión, mi hermano mayor no recibió el mismo castigo de mano dura que yo.

La injusticia duele más que cualquier otra cosa.

Gracias a Dios, mis padres decidieron que nunca se me permitiría ir a la casa de la abuela de nuevo sin ellos.

No podían saber que yo estaba asustado de ver a la abuela porque había expuesto su secreto.

 

LA INFLUENCIA DEL TÍO FRED

Mi peor pesadilla se hizo realidad cuando el hermano adoptado de mi padre, mucho más joven, el tío Fred, descubrió el secreto del vestido y comenzó a hacerme bromas.

Me bajaba los pantalones, burlándose y riéndose de mí.

Con sólo nueve años de edad, no podía defenderme, así que me volví a la comida como una manera de hacer frente a la ansiedad.

Bromas de Fred me llevaron a comer seis sándwiches de atún y un litro de leche para mitigar a mi manera, el dolor.

Un día el tío Fred me llevó en su coche a un camino de tierra en la colina de mi casa y trató de quitarme toda la ropa.

Aterrorizado de lo que podría pasar, me escapé, corrí a casa y le dije a mi mamá.

Ella me miró acusadoramente y dijo: “Eres un mentiroso. Fred nunca haría eso”.

Cuando mi padre llegó a casa, se lo dije y él fue a hablar con Fred. Pero Fred se encogió de hombros, y mi papá le creyó a él.

Pude ver que de nada servía decirle a la gente acerca lo que estaba haciendo Fred, así que guardé silencio desde ese momento sobre su abuso continuado.

Fui a la escuela vestido como un niño, pero en mi cabeza ese vestido púrpura vivía en mí.

Me veía en él, de pie delante del espejo en la casa de mi abuela.

Yo era pequeño, pero participé y sobresalí en el fútbol, atletismo y otros deportes.

Mi manera de lidiar con mi confusión de género fue trabajar duro en todo lo que hice.

Yo cortaba el césped, entregaba periódicos, y bombeaba gasolina.

walt heyer en 1962 cuando se casó

Después de graduarme de la secundaria, trabajé en una tienda de automóviles, y luego tomé clases para calificar para un trabajo en la industria aeroespacial.

Después de un corto tiempo, gané un lugar en el proyecto de la misión espacial Apolo como ingeniero asociado de diseño.

Siempre ansioso por el siguiente desafío, me cambié a una posición en la industria del automóvil.

Y rápidamente subí en la escalera corporativa de una importante empresa de automóviles de América.

Incluso me casé.

Lo tenía todo: una carrera prometedora con un potencial ilimitado y una gran familia.

Pero también tenía un secreto.
.
Después de treinta seis años, yo todavía era incapaz de superar el sentimiento persistente de que yo era realmente una mujer.
.
Las semillas sembradas por la abuela desarrollan raíces profundas.

Sin el conocimiento de mi esposa, comencé a actuar mi deseo de ser una mujer.

Yo hacía travestismo en público y disfrutaba de ello.

Incluso empecé a tomar hormonas femeninas para feminizar mi apariencia.

¿Quién podría suponer que el deseo de la abuela a mediados de la década de 1940 por una nieta me llevaría a esto?

La adición de alcohol era como poner gasolina al fuego; beber intensificaba el deseo.

Mi mujer, sintiéndose traicionada por los secretos que había estado guardándole y harta de mis borracheras fuera de control, solicitó el divorcio.

 

MI VIDA COMO MUJER

Busqué a un psicólogo prominente de género para mi evaluación, y rápidamente me aseguró que, obviamente, yo sufría de disforia de género.

Un cambio de género, me dijo, era el cura.

Sintiendo que no tenía nada que perder y muy emocionado de que finalmente podría alcanzar mi sueño de toda la vida, me sometí a un cambio quirúrgico a la edad de cuarenta y dos años.

Mi nueva identidad como la mujer Laura Jensen fue confirmada legalmente en mi acta de nacimiento, la tarjeta de Seguro Social, y la licencia de conducir.

Ahora yo era una mujer a los ojos de todos.

El conflicto de género parecía desvanecerse, y yo fui feliz por un rato.

Es difícil para mí describir lo que sucedió después.
.
El respiro proporcionado por la cirugía y la vida como mujer fue sólo temporal.
.
Escondido en la profundidad debajo del maquillaje y la ropa femenina era el niño pequeño que llevaba las heridas de los acontecimientos traumáticos
de la infancia, y que los estaba conociendo.
.
Ser una mujer resultó ser sólo un encubrimiento, no una curación.

Yo sabía que no era una mujer de verdad, no importa lo que mis documentos de identificación dijeran.

Yo había tomado medidas extremas para resolver mi conflicto de género, pero cambiar el género no había funcionado.

Obviamente, fue una mascarada.

walt heyer mujer

Sentí que me habían mentido.

¿Cómo había llegado a este punto? ¿Cómo me convertí en una mujer falsa?

Fui a otra psicóloga de género, y ella me aseguró que iba a estar bien; sólo tenía que darle a mi nueva identidad como Laura más tiempo.

Yo tenía un pasado, una vida maltratada, que vivir como Laura no hizo nada para resolver.

Sintiéndome perdido y deprimido, bebí mucho y pensé en el suicidio.

Luego de tres años de vivir cómo Laura, mi consumo excesivo de alcohol me llevó a un nuevo bajón.

En mi punto más bajo, en lugar de suicidarse busqué ayuda en una reunión de la recuperación del alcohol.

Mi padrino, un salvavidas de apoyo y responsable, fue mi mentor en la manera de vivir la vida libre de alcohol.

La sobriedad fue el primero de varios puntos de inflexión en mi vida transgénero.

Como Laura, entré en un programa universitario de dos años para estudiar psicología del consumo de drogas y alcohol.

Logré grados más altos que mis compañeros de clase, muchos de los cuales tenían doctorados.

Aun así, tuve problemas con mi identidad de género.

Todo era tan desconcertante. ¿Cuál había sido la razón del cambio de género si no podía resolver el conflicto?

Después de ocho años de vivir como una mujer, no tenía una paz duradera.
.
Mi confusión de género sólo parecía empeorar.

Durante una pasantía en un hospital psiquiátrico, trabajé junto a un médico en una unidad de bloqueo.

Después de un poco de observación, me llevó aparte y me dijo que yo mostraba signos de tener un trastorno disociativo.

¿Era cierto? ¿Había encontrado la llave que abriría una infancia perdida?

En vez de ir a psicólogos activistas del cambio de género que me habían conducido a la cirugía, busqué las opiniones de varios psicólogos “regulares” y psiquiatras que no vieron todos los trastornos de género como transgénero.

Elos estaban de acuerdo sobre el criterio de trastorno disociativo.

Fue enloquecedor.

Ahora era evidente que había desarrollado un trastorno disociativo en la infancia para escapar del trauma del travestismo repetido de mi abuela y el abuso sexual por parte de mi tío.

Eso debería haber sido diagnosticado y tratado con psicoterapia.

En cambio, el especialista en género nunca consideró mi infancia difícil o incluso mi alcoholismo y sólo vio mi identidad transgénero.

Fue un salto rápido a prescribir hormonas y cirugía irreversible.

Años más tarde, cuando me enfrenté a ese psicólogo, él admitió que no debería haberme aprobado para la cirugía.

 

MIS CONVERSIÓN EN UNA PERSONA COMPLETA

Volver como hombre después de someterme a una cirugía innecesaria de género y de vivir la vida legal y socialmente como mujer durante años no iba a ser fácil.

Tuve que admitirme a mí mismo que ir a un especialista en género cuando tuve problemas por primera vez había sido un gran error.

Tuve que vivir con la realidad de que las partes de mi cuerpo se habían ido.

Mi genitales completos no podrían ser restaurados, un triste consecuencia de la utilización de la cirugía para tratar la enfermedad psicológica.

Sería necesaria psicoterapia intensiva para resolver el trastorno disociativo que comenzó cuando niño.

walt heyer y su esposa

Pero yo tenía una base firme sobre la cual comenzar mi viaje a la restauración.

Yo estaba viviendo una vida libre de drogas y alcohol, y estaba listo para convertirse en el hombre que estaba destinado a ser.

A los cincuenta y seis años, experimenté algo más allá de mis sueños más salvajes.
.
Me enamoré, me casé, y empecé a volver a experimentar plenamente la vida como hombre.

.
Me tomó más de cincuenta años, pero finalmente fui capaz de descansar de todo el daño que el vestido de gasa color púrpura me había hecho.

.
Hoy en día, tengo 66 años de edad y estoy casado con mi mujer por 20 años.
.
Con 31 años de vida sobria.

El cambio de género es una ganancia a corto plazo con dolor a largo plazo.
.
Sus consecuencias incluyen la mortalidad temprana, el arrepentimiento, la enfermedad mental y el suicidio.
.
En lugar de alentar a someterse a una cirugía innecesaria y destructiva, debemos afirmar y amar a nuestros jóvenes de la manera que son.

Walter Heyer se convirtió en un autor y orador público con pasión para ayudar a otras personas que se arrepintieron del cambio de género.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:
  • Angeles

    Difícil encontrar qué decir. El demonio ha trastornado tanto la mente de los hombres que la humanidad parece un barco que perdió la brújula en un mar agitado. De pronto pensamos ¿y yo qué puedo hacer? Porque que una persona heterosexual diga lo que este pobre señor dice en sus oratorias, sería furiosamente tratado como homofobia y rechazado de plano.. Son precisamente los que han pasado por estas experiencias traumáticas los que parecen ser los únicos autorizados para poder decir todo lo que nosotros no podemos decir, no porque no nos animemos, sino porque no nos escucharían. Pero podemos rezar. Hagámoslo con fuerza y perseverancia. Por nosotros y por ellos. Bendiciones.

  • Consuelo

    Cierto Angeles, yo conocí un peluquero que pasó por lo que este señor nos cuenta, pero él tuvo un final muy trágico y llevó una vida con muchos conflictos emocionales, drogas, prostitución.