Hemos perdido la noción que buena parte de lo que nos sucede proviene del mundo sobrenatural

Porque no lo vemos.

Pero está ahí enviándonos mociones positivas y negativas.

Esto nos dificulta comprender cuando estamos bajo ataque espiritual.

Mientras los ataques espirituales se están volviendo tan frecuentes para la gente de fe en estos tiempos, que resultan casi en un estado permanente.

ataque-espiritual

Más de la mitad de la batalla se gana con la identificación de que algo que nos pasa es consecuencia de un ataque del maligno.

Somos más propensos a sentir los efectos negativos y destructores de los ataques cuando bajamos la guardia.

En cambio logramos sentir nuestra fortaleza cuando caemos en la cuenta que algo que nos pasa es fruto de un ataque espiritual.

Recomendamos también leer 10 Estrategias para Superar las Tentaciones.

 

TODOS ESTAMOS BAJOS ATAQUE ESPIRITUAL

Todas las personas enfrentan luchas espirituales en su intento de avanzar en las cosas de Dios. 

Uno de los trucos principales del enemigo es conseguir que la persona engañada no se dé cuenta de la profundidad de lo que está sucediendo en su vida. 

A menudo la gente asume que la lucha que se enfrentan es sólo una batalla física, que hay un problema personal con su vida, pero bajo la superficie hay algo mucho más complejo que está teniendo lugar.

Las personas están bajo un ataque espiritual.

¿Qué es un ataque espiritual?
.
Un ataque espiritual es una serie de eventos coordinados por el mundo demoníaco.
.
Con el fin de hacer abortar las promesas, de hacer naufragar la fe, de oprimir a un creyente y sacarle fuera del trayecto y que no llegue a destino.

San Pablo nos recuerda: “que satanás no saque ventaja de nosotros, ya que conocemos bien sus intenciones” (2 Corintios 2:11).

La Biblia nos dice que el diablo tiene varias estratagemas que utiliza contra los seres humanos.

Muchas personas asumen erróneamente que satanás es estúpido, pero él ha estado estudiando los pensamientos, las acciones y el comportamiento de la humanidad desde el principio de los tiempos.

Él sabe cómo tentar a la gente. 

Sus secuaces son maestros en apretar los botones adecuados en el momento adecuado. No debemos ignorar las estrategias del enemigo.

No podemos vivir nuestras vidas con nuestros ojos espirituales cerrados.

Debemos andar en el Espíritu y ser conscientes de lo que está sucediendo a nuestro alrededor.

ataque del demonio fondo

 

PRERREQUISITOS BÁSICOS

Antes de mencionar los síntomas del ataque espiritual, debemos considerar algunos requisitos que están a la base de cualquier acción de escaneo, prevención e inteligencia.

El primer requisito es dar con el énfasis justo, ni caer en el sobre-énfasis ni en el infra-énfasis. 

Algunos culpan cada pecado, cada conflicto, y cada problema a los demonios que necesitan ser echado fuera.

Otros ignoran completamente el reino espiritual y el hecho de que la Biblia nos dice que nuestra lucha es contra poderes espirituales.

La clave para el éxito de la guerra espiritual es encontrar el equilibrio bíblico. A veces Jesús echó demonios de la gente, otras veces sanó a la gente sin hacerlo.

El otro punto trascendente es ponerse la armadura de Dios en forma permanente.

No tenerla como un accesorio que te la puedes sacar y poner, sino tenerla incorporada en toda tu vida y a cada momento, para estar firme contra las asechanzas del diablo.

¿Y en que consiste esta armadura?
.
En términos abstractos en el cinturón de la verdad, la coraza de justicia, el evangelio de la paz, el escudo de la fe, el yelmo de la salvación, la espada del Espíritu.

Y en términos devocionales: orar al Espíritu Santo y a la Santísima Virgen María, acceder a la eucaristía, a la adoración al santísimo sacramento, el ayuno, la limosna, y las obras de misericordia.

hombre orando

 

10 SÍNTOMAS DE QUE ESTÁS BAJO ATAQUE ESPIRITUAL

¿Cómo se puede identificar un ataque espiritual? Aquí hay diez síntomas de un ataque:

 

1 – Falta de pasión espiritual 

El enemigo trata de robar tu tenacidad para las cosas de Dios.

De repente, tu vida de oración parece estancada.

Tu compromiso puesto a prueba y parece que no puedes ir para delante y ni tan siquiera mantener lo que has conseguido.

Te sientes como si sólo estuvieras haciendo movimientos mecánicos.

 

2 – Frustración extrema

Durante un ataque espiritual el enemigo usa una variedad de circunstancias para oprimir a la mente y traer una gran frustración.

Una persona que está en estado de sitio se percibe a sí mismos en el borde del precipicio y ansioso.

Insatisfecho con lo que tiene aunque haya logra las metas que se ha propuesto, y con el rumbo que está recorriendo.

Tiene más que ver con la sensación que con una realidad objetiva frustrante en tu vida.

 

3 – La confusión acerca de tu propósito

Durante un ataque espiritual a menudo hay una gran confusión acerca de la dirección espiritual.

Este es uno de los principales objetivos de un ataque, conseguir que un creyente de se aparte de destino.

Las malas mociones comienzan trayendo confusión.

 

4 – Falta de paz

El enemigo te bombardea la mente con pensamientos dispersivos y tentaciones permanentes con el fin de robarte la paz.

La mente se irrita y te sientes agotado.

El enemigo hace todo lo que puede para llevarte a la fatiga mental.

dibujo de exorcismo arboles

 

5 – Te sientes inusualmente débil y cansado

La falta de energía y vitalidad son a menudo el resultado de un ataque prolongado.

Ciertamente, estos problemas pueden ocurrir por vivir de otra forma los problemas naturales, falta de sueño, batallas sobre tu salud.

En este caso, sin embargo, la causa raíz es el efecto de las batallas espirituales prolongadas.

 

6 – Percibes una falta de ataques

Otra señal de que estás bajo ataque es que se trata de un ataque tan masivo que pareciera que no hay ningún ataque sino que sencillamente tú has cambiado.

Hay momentos en que parece que todos los recursos se secan al mismo tiempo.

Los ataques del enemigo son para que pongas tus ojos fuera de Dios y los pongas en el dinero y otros placeres.

Si él puede conseguir que te preocupes en lugar de que le adores, comenzarás a tomar decisiones basadas en la oportunidad en lugar de la unción.

Recuerda siempre que hay dos veces en tu vida cuando eres especialmente vulnerable a la tentación: cuando no tienes nada, y cuando tienes todo.

Mantente cerca de Dios, tanto en los tiempos buenos como en los malos momentos.

 

7 – Fuerte impulso para salir de tu propósito 

Cada creyente nace con un propósito único.

Y así como Dios creó con un propósito a cada creyente, Él también le dio regalos y gracias únicos, para cumplir con ese plan.

Cuando una persona está viviendo en forma fuerte el llamado, va a prosperar en diversas áreas: recibirá la bendición de recursos en el área en que Dios lo ha llamado.

Él se sentirá la mayor cantidad de tiempo satisfecho y realizado de vivir su destino.

Pero el enemigo también tiene un plan para cada persona y odia cuando un creyente audazmente saliendo de su propósito y plan.

Él hace todo lo que podamos para que el cristiano se aleje de su destino.

Durante un ataque te abrumará con pensamientos y deseos de renunciar y abandonar su puesto.

Este es uno de los mayores propósitos detrás de los ataques espirituales.

 

8 – Te retrotraes a viejas ataduras  

En una larga batalla espiritual, como son casi todas, la persona es empujada a menudo hacia ciclos negativos de los que ya se liberó.

El enemigo quiere esclavizarte una vez más en las mismas ataduras viejas.

Él puede desanimarte en tus esfuerzos convenciéndote que tus pecados no son suficientemente malos, para liberarte de pensar que cometes pecados.

Y así puedes perder la noción de lo malo y lo bueno, lo que agrada a Dios o no, y sobre la condenación, lo que te lleva de nuevo en un espiral hacia una derrota más profunda.

 

9 – Te apartas de las relaciones sanas 

Cuando las iniquidades antiguas comienzan tentándote, el siguiente signo del ataque espiritual seguramente será alejarte de las relaciones santas.

Mira a tu alrededor.

¿Has salido de tener relaciones con la gente que te provee de mociones sanas y santas?

¿Tus amigos de ahora se ocupan más de la carne que del Espíritu?

Si es así, estás tropezando en el campo de batalla y el enemigo te tiene a merced.

 

10 – Cuestionas la dirección y el llamado que has sentido claramente

A medida que el enemigo ataca la vida de un creyente, comienza a darle razones para renunciar a la misma cosa que Dios le llama.

Esta es una de sus herramientas principales.

Él desata la confusión, la vergüenza, la intimidación y una variedad de esquemas viles para crear una nube de incertidumbre.

Una vez más, su objetivo final es conseguir que un creyente salga fuera del sendero de su destino; de modo que una persona que está bajo ataque puede encontrarse profundamente cuestionando el camino por el que está viajando.

Por lo general, comienza a reexaminar las decisiones que antes eran muy claras.

Muchas veces una persona en medio de un ataque cuestionará palabras proféticas, avances espirituales y experiencias significativas que tuvo.

Este es un paso que te mueve hacia atrás en el Espíritu.

Algunas veces los ataques son consecuencia directa de maldiciones o brujerías que nos han hecho.

 

4 SÍNTOMAS DE QUE ESTAS BAJO ATAQUE DE BRUJERÍA O MALDICIONES

No siempre cuando una persona está bajo ataque espiritual y tiene estos síntomas, es porque le han hecho alguna brujería.

Pero si los tiene, es momento de que indague si realmente le han hecho alguna brujería o no.

 

1 – Desorientación, confusión

Cuando un cristiano está bajo un asalto de brujería y maldiciones, se vuelve cada vez más desorientado o confundido.

Incluso puede llegar a ser torpe.

Satanás quiere nublar tu visión, deteniéndote para que no llegues a tu destino en Dios.

Por lo tanto, la persona atacada no se puede conectar con su visión espiritual; su motivación se ha ido o no existe.

 

2 – Debilitamiento emocional

Cuando uno es blanco de maldiciones, se siente agotado o debilitado emocionalmente.

Los que han sido objeto de maldiciones espirituales mencionan que les invade una oscuridad, una nube, que tapa su rostro.

Una banda de opresión está alrededor de su cabeza y a veces se manifiesta como un dolor de cabeza.

La persona puede asumir que está enferma, pero no es gripe. Es brujería.

 

3 – Aumento de los miedos

A menudo, las maldiciones que produce la brujería despertarán una serie de temores excesivos que plagan la mente.

En el teatro de la imaginación de la personase ubican en el centro del escenario imágenes grotescas que parpadean.

Y el individuo es drenado aún más por la falta de sueño profundo o reparador.

 

4 – Distracción del foco central

Cuando maldiciones están dirigidas a una congregación o a una parroquia, se experimentarán problemas constantes, distrayendo al cuerpo de Cristo de su foco primario y su llamado.

Los niveles de irritación serán altos y la paciencia será baja.

La gente probablemente que se quejará unos de los otros.

El chisme y la murmuración aumentarán proporcionalmente.

La rebelión contra los referentes se parecerá justificada y aumenta la tentación de retirarse.

hombre como titere

 

7 CLAVES PARA LA LIBERARTE

La primera cosa es tomar conciencia de que estas bajo ataque.

Una vez que reconoces el ataque comenzarás a levantarte en la fe y la autoridad que Jesús te ha dado.
.
Reprende al atacante aunque no lo veas, pero está ahí, y rompe su poder sobre tu vida.

Recuerda que Jesús nos dio poder y autoridad para expulsar a los demonios y para sanar enfermedades (Lucas 9: 1).

Aquí hay siete claves para tu liberación:

 

A – Rompe este proceso con tu fe

“Sin la fe es imposible agradar a Dios, porque aquel que se acerca a Dios debe creer que él existe y es el justo remunerador de los que lo buscan” (Hebreos 11: 6).

 

B – Rómpelo con la oración, el ayuno y los sacramentos

Eleven constantemente toda clase de oraciones y súplicas, animados por el Espíritu.

Dedíquense con perseverancia incansable a interceder por todos los hermanos, y también por mí, a fin de que encuentre palabras adecuadas para anunciar resueltamente el misterio del Evangelio” (Efesios 6: 18-19).

“Esta clase de demonios sólo se puede expulsar con la oración y el ayuno (Mateo 17:21)

Rómpelo con la ayuda de los instrumentos de la Iglesia: los sacramentos de la confesión, la eucaristía.

Concurre más frecuentemente a la santa misa y póstrate ante el santísimo sacramento.

Pide el auxilio de la Santísima Virgen, San José y otros santos de tu devoción.

Recurre a San Miguel Arcángel y sus huestes.

 

C – Rómpelo con tu resistencia

“Sométanse a Dios; resistan al demonio, y él se alejará de ustedes” (Santiago 4: 7).

Resiste “al mundo”: niégate a ti mismo, haz obras de caridad, practica el silencio.    

 

D – Rompe el ataque con los 5 “no hagas”

Una vez que hayas tomado una posición contra el ataque del enemigo, aquí están cinco cosas que NO debes hacer y que debe recordar.

-No olvides quien lo hizo. Dios te creó con tormentas en la mente. Él te ha equipado y podrás vencer a través de Él.

-No abandones la hora y el lugar de la oración. Hay dos cosas que son vitales para una vida de oración exitosa: un tiempo de oración y un lugar de oración.

-No abandones los lugares de poder. Tu iglesia, tu familia y tus obras son lugares de poder.

-No abandones el poder de la asociación. Es bueno estar cerca de personas que han vivido más tiempo, que han hecho más y pueden darte un consejo sabio, y de los amigos fieles y sencillos.

-No te desconectes de la protección pastoral. Muchas veces hay gente bajo ataque que se niegan a ser ayudados; la confesión, la dirección espiritual y el frecuentar amigos de fe son el antídoto. Y también lo es la eucaristía y los demás sacramentos.

 

E – Rompe el efecto de la maldición y la confusión bendiciendo a los que te maldicen

Incluso si no sabemos específicamente quién está dirigiendo una maldición para nosotros, oraremos una bendición oraremos ellos.

En otras palabras, le pedimos a Dios que los bendiga con la misma bendición que hemos experimentado nosotros con nuestro arrepentimiento y conversión a Cristo.

Bendecimos y no maldecimos.

Esto es vital, porque muchos cristianos se llenan de amargura y enojo por el conflicto.

Si descendemos al odio, ya hemos perdido la batalla contra la brujería.

Debemos cooperar con Dios para la transformación del mal en un bien mayor dentro de nosotros.

No sólo por ellos, sino para preservar nuestra propia alma de su respuesta natural hacia el odio.

Un ejemplo típico de una oración contra la brujería y maldiciones sería la siguiente:

“Padre Celestial, Tú sabes la batalla que viene contra mí / nosotros. Te pido que perdones a los que están sirviendo al diablo.

Por lo tanto, te pido que le derrames Tus bendiciones que rompen la oscuridad con la luz, que vence el mal con el bien, que traen esperanza a los desesperados y vida a los muertos.

En el nombre de Nuestro Señor Jesucristo y con la intercesión de Nuestra Madre del Cielo. Amén.”

F – Rompe el debilitamiento y la opresión alabando a Dios

Nos ponemos un manto de alegría en lugar de un espíritu angustiado.

Si tienes un asalto de la brujería, empieza a escuchar música de alabanza.

Canta junto con esas canciones, dejando que tu corazón llegue al Señor.

Construye un tapón de alegría alrededor de tu alma agradeciendo por todo lo que Dios te ha dado.

La Escritura dice que “¡Entren por sus puertas dando gracias, en sus atrios canten su alabanza. Denle gracias y bendigan su nombre!” (Salmo 100: 4.).

 

G – Rompe el círculo vicioso del miedo, con amor

La Escritura nos dice que el amor perfecto echa fuera el temor (1 Juan 4:18).

Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino de poder, amor y una mente disciplinada (2 Tim. 1: 7).

No importa lo que satanás te diga, no es la verdad sino una perversión de la verdad.

Jesús también dijo que satanás es un mentiroso y un asesino.

Siempre creemos en la fuerza del diablo en lugar de Dios, la calidad de nuestra vida se reduce proporcionalmente; algo en nosotros muere debido a que creemos una mentira.

Por lo tanto, debemos dejar de escuchar a satanás y simplemente hacer lo que el Señor nos dice que hagamos.

Los miedos que nos acechan son a menudo el resultado de la oscilación, algo sin resolver en nuestra voluntad.

Una vez que decidimos seguir verdaderamente a Cristo, la esclavitud del miedo puede ser superada.

También ora por otros en el cuerpo de Cristo, que pueden estar luchando contra temores excesivos e imaginación aterradoras.

“En el nombre de Jesús, ato el espíritu de temor y rezo para que, de acuerdo con tu promesa, has de librar a tu pueblo de todos sus miedos. En el nombre de Jesús. Amén.”

 

SIEMPRE ALERTA

Al enemigo le gusta permanecer oculto.
.
Él engaña y trata de volar bajo el radar, pero el Señor está brillando con Su potente luz sobre los ataques.

Sobre cada cosa que te suceda que cuestione tu camino adquiere al acto de reflejo de preguntarte si no será una moción del enemigo y un ataque espiritual.

No esperes hasta que el enemigo te esté rompiendo en pedazos para buscar la ayuda de aquellos que tienen un papel sano y pastoral en tu vida, y a los sacramentos.

Siempre los ojos espirituales se pueden abrir y la libertad surgir.
.
Ejercita tu autoridad y quiebra el ataque hoy.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: