Hay una nueva tendencia, modificar nuestros cuerpos.

Como la mayoría no cree en Dios, no puede creer que su cuerpo no es de ellos sino de Él.

Algunos modifican sus cuerpos como una reflexionada estrategia transhumanista de otorgarle supuestamente más cualidades.

Otros lo hacen para satisfacer sus fantasías.

Otros lo modifican a través de los tatuajes porque está de moda y no pueden hacer otra cosa que seguir la moda.
.
Y aún otros lo hacen para demostrar que son partes de un grupo y dar mensajes.

Veamos todo este enjambre de motivaciones que no es más que cambiar la naturaleza del cuerpo sin considerar las consecuencias de futuro.

Pero lo más significativo es que en este post, a través de varios ejemplos veremos que los tatuajes y el bodyhacking son signos de desesperación.

Un daño irreversible en la última defensa que tiene el cuerpo humano contra el ambiente, la piel, en pos de una ilusión de diferenciarse, pero que termina siendo como una pompa de jabón. 

   

¿QUE PIENSA LA IGLESIA CATÓLICA SOBRE LOS TATUAJES?

La Iglesia Católica no tiene una posición clara sobre los tatuajes, pero parecen haberse vuelto más respetables por la simple comparación etnográfica.

Quiérase o no esta moda de automutilación extendida en todo el mundo tiene el problema práctico, de que no se pueden corregir en los años maduros porque eliminar los tatuajes es un proceso largo y doloroso.

Y además que el proceso de tatuaje puede producir infecciones a través de las agujas, por ejemplo hepatitis.

Pero la cuestión moral más importante a considerar es si el tatuaje significa una despreocupación a la dignidad de la persona humana.

¿Es digno o es indigno convertir el cuerpo humano en un cartel humano?

Porque recordemos que el cuerpo es un Templo del Espíritu Santo. Y esas decoraciones pueden desfigurar ese templo.

Ha habido en la historia del cristianismo grandes reservas sobre los tatuajes, pero también guiños favorables.

En el Levítico 19:28 se consideraba al tatuaje como una práctica pagana.

Y el emperador Constantino abolió la práctica de tatuar la cara de los criminales por considerarlo no cristiano.

San Basilio el grande en el siglo IV diría,

Ningún hombre dejará crecer su cabello ni se tatuará a sí mismo como lo hacen los paganos, aquellos apóstoles de satanás que se hacen despreciables al permitirse el pensamiento obsceno y lascivo.

No te asocies con aquellos que se marcan con espinas y agujas para que su sangre fluya a la tierra”.

Pero el Concilio de Whitby en Inglaterra, entre monjes ingleses, irlandeses y romanos en el siglo VII estableció un guiño a los tatuajes, abriendo la puerta si el tatuaje es para Dios,

Cuando un individuo se somete a la prueba del tatuaje por el bien de Dios, es muy alabado.

Pero quien se somete a tatuarse por razones supersticiosas a la manera de los paganos no obtendrá ningún beneficio de eso”.

Sin embargo el Papa Adrián I decretó su prohibición en el siglo VIII.

Aunque sus motivos parecen haber sido que los lombardos, que atacaban los territorios papales, utilizaban la práctica del tatuaje.

Más allá de estas declaraciones, hay evidencias que los cristianos se tatuaban signos cristianos en el cuerpo para demostrar su pertenencia, aún antes del Edicto de Milán.

Lo que siguió en los siglos posteriores.

En esos tiempos algunos se tatuaban cruces y las heridas de Cristo en el cuerpo.

Y los cruzados solían tatuar sus cuerpos con símbolos cristianos para que fueran identificados en su entierro.

De la misma manera que los cristianos croatas usaban tatuajes para evitar las conversiones al Islam cuando estaban bajo el dominio otomano en Bosnia.

Y hoy sigue siendo común entre los coptos tatuarse una imagen de la cruz en la muñeca derecha.

En mayo del 2018 un seminarista de Ucrania le pidió al Papa Francisco su opinión sobre el tatuaje.

Y el Papa Francisco le dijo que no temiera los tatuajes, citando el ejemplo de los cristianos eritreos que se tatúan con cruces.

Añadió que puede haber exageraciones pero interpretó que un tatuaje es un signo de pertenencia.

Más allá del tatuaje, los cristianos deben recordar que hay una marca indeleble en cada uno, que es la del bautismo, más indeleble que cualquier automutilación.

Y que trae gracias reales y no relacionadas con bailar al ritmo de la moda o compensar problemas de estima personales.

Porque algunos psiquiatras piensan, que el uso de tatuaje por parte de personas normales es una forma pasiva-agresiva de compensar la baja autoestima, especialmente entre los jóvenes.

En resumen, la posición actual de la Iglesia parece considerar que hay tatuajes buenos y malos; los buenos serían tatuajes discretos de signos cristianos.

Y lo que se llama “bodyhacking” sería una tatuaje malo.

neil harbisson

   

EL BODYHACKING: PARTE DEL TRANSHUMANISMO

El Bodyhacking es una tendencia ideológica / religiosa, parte del movimiento transhumanista.

Los bodyhackers son personas que empujan los límites de la tecnología implantable para mejorar el cuerpo humano y son el brazo rebelde del movimiento transhumanista.

Algunos dicen que su escalón más elemental está representado por quienes se hacen tatuajes y se ponen piercings.

Están poco interesados en las discusiones acerca de la singularidad.

O sea en la posibilidad de subir su cerebro a un computador, la construcción de nanobots y todas las simbiosis de máquina y humano planteadas para el futuro.

Piensan que el bodyhacking no debe limitarse a un laboratorio en el que científicos experimentan con la integración tecnológica del cuerpo con las máquinas,

Sino que se puede hacer por ellos mismos con auto cirugía improvisada, y así han generado varios videos instructivos de cómo hacerse la propia cirugía.

El bodyhacking tiene una parte aprobada por la sociedad global como por ejemplo la implantación de marcapasos.

Un notorio bodyhacker como Neil Harbisson, tiene una cámara en la cabeza para escuchar el color, porque él es daltónico.

Hay otro que se implantó auriculares para ver si podía usar la acústica como forma de ver porque era ciego de un ojo.

Y también está  la experimentación en pacientes con enfermedad de parkinson con electrodos en su cerebro para evitar temblores debilitantes.

Estos son usos terapéuticos del bodyhacking que se están utilizando en la medicina habitualmente.

Pero hay otros que están interesados en el bodyhacking como forma de obtener percepciones sensoriales adicionales.

Por ejemplo Lepht Anónimo tiene videos instructivos para insertarse imanes de neodimio bajo sus dedos para permitir la sensación de cuando está cerca de campos electromagnéticos.

Otro se insertó un dispositivo en el brazo que controla su temperatura y su presión arterial como simple información.

implante de una oreja en el brazo

En una entrevista un famoso bodyhacker expresó que el bodyhacking le llena un vacío existencial.

Cuando se definió ateo fue porque él estaba acostumbrado a participar de un culto apocalíptico donde decían que el rapto era inminente, pero se dio cuenta que durante muchos siglos los cristianos habían pensado eso.

la religión entonces no le estaba dando lo que había prometido, lo mismo que la tecnología y la ciencia se han equivocado mucho.

En esa crisis de fe en las promesas a largo plazo él quería algo práctico en el aquí y en él ahora por eso se convirtió en un bodyhacker.

Todos ellos están tratando de mejorarse a sí mismos trabajando activamente en lo que creen que es su propio ideal personal.

Pero más allá del esfuerzo metafísico de algunos, otros están simplemente interesados en la novedad.

Por ejemplo la modificación corporal con tatuajes y piercings o insertarse bajo la piel leds que la iluminan de un misterioso color rojo, qué es la novedad por la novedad.

También hay casos más extremos de transformarse el cuerpo por una mera fantasía.

Diablo Delenfer

   

HA GASTADO MILLONES DE DOLARES PARA CAMBIAR SU CUERPO EN UN DIABLO

Dice que no es satánico. Diablo Delenfer tiene tatuajes en el globo ocular, dientes con colmillos, un conjunto de implantes de cuernos y tatuajes en todo el cuerpo, para parecerse al diablo.

Dice que ese es su viaje por la vida, pero admite que esta transformación de su cuerpo le ha traído problemas de relacionamiento con los demás.

Gastó miles de dólares para conseguir su lengua bifurcada, sus dientes convertidos en colmillos afilados y cuernos que asoman de la frente.

Y ahora quiere una verdadera cola orgánica y no simplemente un implante.

Diablo Delenfer de Kent, de 43 años ha gastado miles de dólares, para transformarse en un esbirro del infierno.

En todas las épocas seguramente hubo personas confundidas, pero en la situación de hoy, que una persona intente consagrar su cuerpo físico al diablo es siniestro.

Delenfer, un ex guardia de seguridad y autodescrito como “artista de la modificación del cuerpo”, tiene ahora la intención de implantarse tornillos en el cráneo, en un intento de crear una apariencia diabólica Mohawk.

Delenfer sufre por su arte, ya que no tiene licencia para “la modificación del cuerpo” y no está regulado en el Reino Unido.

Toda la operación se lleva a cabo sin anestesia.

“Todo lo que he hecho, lo he hecho plenamente consciente, completamente despierto”, explica.

“Usted ve la aguja que viene hacia usted y eso es muy estresante. No se puede tener miedo del dolor si usted es hombre del diablo.” 

Anteriormente conocido como Gavin Paslow, Delenfer tiene la lengua cortada en dos como una víbora, junto con implantes subdérmicos para crear un conjunto de cuernos.

Y un tatuaje de globo ocular que ha convertido a la parte blanca de los ojos en una zona brillante de color rojo.

No tiene planes de detenerse.

Me describo como un artista de la modificación del cuerpo, explica.

“Soy una curiosidad humana, donde la modificación del cuerpo es el viaje de mi vida. Es un poco raro, un poco excéntrico, pero eso es lo que soy.” 

Elegí a convertirse en el hombre del diablo porque todo lo demás ha sido hecho, ya sea aquí o en Estados Unidos. Yo no soy satánico en absoluto, es sólo un pedazo de diversión”.

Delenfer admite que su hobby es caro.

“Con los años, probablemente me costó £ 10,000 para parecerme a esto”, explica.

“Ser un hombre diablo no es barato”

Hay un lado oscuro admitido en la diversión y los juegos de Delenfer.

En 2009, Delenfer fue capturado por estafar £ 3552 al hacer una serie de reclamos de beneficios fraudulentos y fue sentenciado a 200 horas de servicio comunitario.

El divorciado, padre de dos niños, dijo después de su juicio que

Yo estaba realmente obligado por el dinero y sólo quería tener estas modificaciones así que usé mi dinero en beneficio de pagar por algunos de ellas.

Fue un error estúpido y lo siento mucho. Estoy pagando todo de vuelta. Realmente me arrepiento” 

 Es una adicción como la de los drogadictos que no pueden frenarse.

¿Hay un lado positivo a su búsqueda de la oscuridad?

“Estoy contento con mi look hasta ahora, pero lo que realmente quiero es una cola y no sólo una sintética. Una cola orgánica adecuada”.

Delenfer ultimamente se ha hecho sus orejas puntiagudas y soportó una serie de tatuajes dolorosos que ahora cubren el rostro y los brazos.

Luciendo como Lucifer ha hecho su búsqueda para encontrar a una novia pero ha tenido dificultades.

“Las relaciones es un tema poco difícil para ser honesto”, confiesa.

“Estoy buscando a alguien que pueda ver más allá de la máscara”. 

Esto ha cambiado la forma en que la gente me mira, me acepta y me trata. Ha hecho difíciles ciertos aspectos como las relaciones, pero es mi viaje de la vida y yo no voy a detenerme”. 

Algo aparentemente más benigno son los tatuajes, aunque hay de todo tipo y hay casos en que se tatúan todo el cuerpo.

   

LA MODA DE LOS TATUAJES

No hace falta decir que los tatuajes se han trasladado fuera de los buques de la Armada y fuera de las bandas de motociclistas para incluirse en los cuerpos de una gran minoría de 20 y tantos años.

Modelos, deportistas, actores, cuyos cuerpos son realmente sus templos, los han alterado para siempre inyectándoles tinta.

Los tatuajes pueden ser el símbolo más visible y visceral de una cultura de cambio, una generación de hombres y mujeres deseosa de hacer que sus padres parezcan conformistas y obedientes en comparación. 

No tener un tatuaje, por más pequeño que sea, ahora puede considerarse como extraño en una tierra donde todo el mundo siente la necesidad de marcar sus cuerpos.

No tener uno también puede convertirse en una especie de línea divisoria en un nivel más profundo. 

Se puede argüir que si uno se tatúa o no depende de lo valiente que sea para cambiar de forma permanente el cuerpo se nos ha dado.

Esto ahora representa – entre muchos, pero no para todos – una visión del mundo más fundamental que expone la forma en que sentimos acerca de nuestro lugar único en el mundo.

   

DIVERSOS TIPOS DE TATUAJES

Criticar los tatuajes se ha convertido en el verdadero tabú.

Los tatuajes, porque son permanentes y tienen la intención de decir algo único, algo a lo que nos comprometemos con nuestros propios cuerpos, son profundamente personales.

Solían ser un signo de rebelión, por lo que considerar a la persona que recibe el tatuaje como un rebelde fue fácil.

Ahora, algunos cristianos se hacen tatuajes de versículos bíblicos, los afligidos se hacen tatuajes para recordar a los muertos, y aquellos matrimonios comprometidos se hacen tatuajes para contar al mundo su compromiso. 

Y luego están los tatuajes que representan la expresión de un grupo de hermanos, o con igual significado de la unión intenso se lo hace un escuadrón de las fuerzas armadas.

No todos los tatuajes son creados iguales pero conmemorar la vida de un ser querido o una hermandad sagrada o un evento es tan buena justificación como la que uno pueda tener.

Si siente muy profundamente acerca de algo, escribir una entrada de blog no le hace justicia. Usted quiere que el mundo sepa lo grave que es, lo mucho que siente acerca de esa cosa.

Y los tatuajes son quizás la forma más extrema de compromiso. Y en este sentido se entiende y se puede respetar.

Pero no todos los tatuajes son así. Hay tatuajes relativamente sin sentido que no se forjan en una prueba de fuego  o en profunda angustia, en los que el tatuaje es en realidad una parte del proceso de duelo (por ejemplo la muerte de un cónyuge o hijo).

Hay tatuajes de diseño que son el resultado de un deseo de ser únicos, o para celebrar algo que crees que es importante ahora, pero puede no ser así siempre. ¿Podrían ser tantos como el 70% de ellos, 80%, 90%?

Por supuesto, se entiende que en una sociedad libre cualquiera puede hacer lo que quiera con su cuerpo y que la resistencia ofende la sensibilidad de la mitad de una generación, incluso muchos de los que no están entintados.

   

UN TEMA INFLAMABLE

Basta recordar la Levítica prohibición de los tatuajes y esto sigue en pie, per se. Levítico 19:28 dice

“No se hagan cortes en su cuerpo por los muertos; no lleven inscripciones o tatuajes en su cuerpo: ¡yo soy Yavé!”.

Muchos prestan atención a esa prohibición, pero muchos teólogos no están de acuerdo en eso.

Y la pregunta es si la Iglesia debería comenzar a cuestionar la cultura de los tatuajes, la cultura de la singularidad, la cultura de ser “único en su especie”.

Si de alguna manera, la Iglesia debe hablar a si sobre hacerse tatuajes.

Puede que no sea posible porque el tema es muy inflamable. Tal vez sólo tenemos que dejar que pase la moda, lo que podría tomar un tiempo.

Tal vez lo mejor que podemos esperar es proporcionar un buen cuidado pastoral cuando algunos de aquellos que se tatuaron tienen remordimientos.

   

TATUAJE E IGNORANCIA DE LA RELIGIÓN

Pero casi no se puede dejar de ver un corolario entre una generación que se está entintado como nunca antes y una generación que ha abandonado la Iglesia, o sea una expresión tradicional o histórica de la Iglesia.

¿No es de extrañar que las personas valoran mucho la imagen de marca única y permanente de un tatuaje personalizado pueden no querer sentarse bajo la autoridad de cualquier persona en la Iglesia?

¿No es de extrañar que aquellos que quieren que el mundo sepa que tienen el coraje de tatuarse son en sí tan independientes que desearían evitar liturgias y memorización de himnos de siglos de antigüedad?

Ahora, algunas congregaciones protestantes han utilizado el “espíritu” de los tatuajes como un tema para proyectos y sermones.

Una congregación contaba con más de 70 miembros tatuados durante la semana de Pascua para conmemorar la marca de una vida cruciforme.

Pero esto no es posible que dure para siempre.

En algún momento, todos los que quieren un tatuaje pueden conseguir uno, y quizás usted quiera estar en la última tendencia.

Pero uno se acuerda de la enseñanza de Pablo de que la circuncisión – en sí mismo un cambio en el cuerpo que no se olvida – no debe ser buscada.
.
En cambio, Dios requiere ahora una circuncisión del corazón.

   

SÍMBOLO DE LA CULTURA EGOCÉNTRICA

Y aquí empieza a llegar el meollo de la cuestión.

En lugar de tener un debate acerca de los tatuajes en sí mismos, debemos verlos como el símbolo más visible y visceral de una cultura centrada en el yo. 

No se pueden evitar los tatuajes que ya se han escrito en la piel, y avergonzar a las personas que los tienen no ayudará a nadie.

Pero la Iglesia debe, en algún momento, empezar a hablar de ellos, porque no hacerlo sería negligente.

Permitir que esta cultura siga revolcándose en su malestar narcisista no es justo para ellos.

Y quizás hablando del espíritu de la época de tatuajes puede concitar su atención.

Entonces, ¿qué podemos decir de esta cultura?

Obviamente, la cultura ha cambiado – y está cambiando – rápido.

Sólo recordar la lista de siempre: la satisfacción inmediata, déficit de atención, comprensión relativista de la verdad, espiritualidad pero no religiosa, extrema independencia, víctimas de un malentendido de autoestima.

Mientras que establecer una edad de oro, que nunca fue, sería intelectualmente deshonesto, ¿es esta generación lo mejor que podemos ofrecer?

¿Algún libro de historia recordará esta época como viviendo una de las virtudes eternas o como un momento superficial e inmediato de distracción consumiendo nuestro día a día?

   

PECES GRANDES EN ESTANQUES PEQUEÑOS

Ya no estamos contentos de vivir una vida sencilla de servicio.

Ya no vamos a ceder autoridad a Dios; y casi no concedemos autoridad a nuestros padres o jefes.

Ya no nos vemos a nosotros mismos como cumpliendo un papel importante, pero relativamente anónimo y oscuro en el mundo. 

No, queremos ser importantes, queremos llamar la atención, queremos ser grandes peces en pequeños estanques.

Y debido a que la mayoría de nosotros no puede o no quiere alcanzar notoriedad a través de nuestra brillantez, nuestro rendimiento en el trabajo, o nuestro impacto en el arte, pasamos a otras formas de diferenciarnos. 

Nos resulta difícil aceptar que simplemente vamos a ser abejas obreras anónimas y relativamente oscuras en un mundo que es difícil de comprender.

Es entonces cuando los tatuajes son útiles. Ellos hacen por nosotros lo que pocos de nosotros podemos lograr a través del puro talento o esfuerzo: nos distinguen.

Ellos nos hacen únicos. 

Ellos celebran el hecho de que no hay nadie exactamente como nosotros. Se alimentan nuestro deseo de ser diferentes y significativos.

   

QUE DECIR A QUIENES TIENEN NECESIDAD DE DISTINGUIRSE

Pero son una solución rápida para el problema equivocado.

Aquí es donde la Iglesia tiene algo importante que decir a los que sienten la necesidad de distinguirse.

Dios ya ha hecho a todas las personas únicas y diferentes.

Todo el mundo está dotado de dones que sólo ellos tienen, regalos que el mundo necesita.

Y todo el mundo ya se ve diferente. No necesitamos salir a nuestra manera de ser diferentes. Ya lo somos.

Sólo tenemos que aprovechar los dones que no han sido dados.

Sólo tenemos que estar dispuestos a explorar la forma en que fuimos hechos totalmente únicos y a demanda.

Cuando nos rebelamos contra la autoridad de Dios, poniéndonos tatuajes, no hay razón para esperar que nuestra singularidad natural sacie nuestra sed de notoriedad.

Una vez más, sin avergonzar a los que tienen tatuajes, en algún momento la iglesia puede y debe hablar del fenómeno del tatuaje.

No va a ser popular entre nuestra generación, pero la siguiente generación que aún no se ha entintado puede apreciar que alguien hable contra ellos antes de que la presión llegue a ellos.

Pero por otro lado, los tatuajes tienen un significado de grupo y no sólo personal y distintivo.

tatuajes maras

   

LOS TATUAJES TIENEN SIGNIFICADOS EN EL MUNDO DEL HAMPA

Tatuajes de oración, de Jesucristo y la Virgen de Guadalupe.

Desde su formación, las pandillas como la Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18 han utilizado los tatuajes como una forma de construir su identidad social, mostrar lealtad y enviar mensajes.

Los tatuajes son parte de un lenguaje más complejo, más definitivo que el propio tatuaje.

Porque no se puede eliminar y se llevará toda su vida.

Sin embargo la exhibición prominente de tales tatuajes ya no es una práctica común, y los pandilleros ahora se están tatuando partes del cuerpo que pueden ocultarse bajo la ropa por razones de seguridad.

En Honduras, este es el resultado de una Ley Antimaras de línea dura de 2005 que criminalizó el hecho de ser un miembro de una pandilla.

Lo que llevó a los líderes de las pandillas a ordenar el fin del alguna vez obligatorio tatuaje y a advertir a los miembros evitar manifestaciones externas de afiliación, como los tatuajes y la ropa asociada con las pandillas.

LAS MARAS Y LOS TATUAJES EN TODO EL CUERPO

Las maras de  Honduras son las más violentas de América Central, y para los miembros de las dos bandas dominantes, la Salvatrucha y Barrio 18, los tatuajes eran el símbolo de su pertenencia; una simbología hasta ahora secreta.

Pero ahora la policía de Honduras dice haber descifrado el significado simbólico de los tatuajes utilizados por las pandillas callejeras “maras”.

El periódico hondureño El Heraldo consultó a un experto sobre las maras para obtener un desglose de los significados de los tatuajes más comunes, que según los informes la policía ha descifrado como resultado de las investigaciones.

   

Las plegarias

El tatuaje de las manos juntas en oración se usa para expresar la frase “perdona madre mía por mi vida loca”, según el experto consultado por El Heraldo.

Esto implica reflexión y arrepentimiento por las cosas que han hecho.

Pero también el reconocimiento de que no pueden dejar atrás la vida pandilleril o sus madres pueden ser asesinadas en represalia.

Esta frase significa que hay momentos normales en la vida del marero o pandillero que le permiten reflexionar correctamente en torno a las acciones que ha realizado en el transcurso de su propia vida.

Como resultado surge el cargo de conciencia porque se da cuenta que está haciendo algo incorrecto que va contra la moralidad y las buenas costumbres, incluso, hasta quitar la vida de una o varias personas.

Reconoce el daño que hace a la sociedad y es en ese momento que desea salirse de la agrupación ilícita.

Pero no puede hacerlo porque si renuncia y se aleja de la mara o pandilla tomarían como represalia quitarle la vida a la madre de él, que es su ser más preciado,

“Para conservarle la vida a la madre, decide continuar en la agrupación ilícita, de la cual solo le queda expresar esta frase, ‘perdona madre mía por mi vida loca’”, expresó el experto en investigación.

En el mundo de las maras ese es un mensaje subliminal.

Ellos lo hacen para simular o hacer creer a los demás que son religiosos, pero no es así.

   

Yin Yang

Según El Heraldo, el símbolo tradicional chino para el equilibrio complementario de fuerzas opuestas o contrarias ha sido cooptado por las pandillas.

Que lo utilizan como una expresión de la forma como han ido más allá del equilibrio que existe entre el bien y el mal a través de la violencia y muerte.

   

La telaraña

Los tatuajes de telarañas se encuentran comúnmente en los hombros, las rodillas y las partes visibles del cuerpo, y representan poder y expansión.

   

Alambre de púas

Los tatuajes de alambre de púas a menudo se hacen en las partes curvas del cuerpo.

Y representan el sometimiento y la esclavitud a la vida pandilleril y el conocimiento de la forma en que son adoctrinados en los valores de las pandillas.

   

Los tres puntos

Tres puntos situados en un triángulo significan “mi vida loca”. 

una frase usada por los miembros de las pandillas para describir la vida pandilleril fuera de la ley.

   

Virgen de Guadalupe

Son especialmente populares entre los pandilleros de Barrio 18 – cuyos fundadores son de origen mexicano – los tatuajes de la Virgen de Guadalupe.

Que son una apelación a un poder supremo para recibir protección.

   

Jesucristo

Los tatuajes de Cristo son especialmente populares entre los miembros de la MS-13, quienes juegan con  las letras M y S en la imagen.

El 90 por ciento de los salvatruchas usan ese tipo de tatuajes que es exclusivos de ellos.


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: