Hombres y mujeres tienen biologías diferentes.

Las más obvia es que las mujeres pueden quedar embarazadas y desarrollar un bebé.

Y luego amamantarlo naturalmente con su leche materna.

Sin embargo hay una revolución sexual en marcha que trata de ocultar la diferencia de los sexos de la vista pública.

Y por eso de niegan a tildar como naturales las diferencias con las que nacemos.

El objetivo es imponer la idea que uno puede ser del sexo que quiera.
.
Sin embargo hay un impresionante cuerpo de investigaciones que demuestran que el sexo con el nacen hombres y mujeres los hace diferentes en muchos más aspectos.

Hoy en muchos países occidentales se exige que las escuelas enseñen la teoría de género a los niños.

Y el personal especializado que lo hace no es ni siquiera neutral.

De modo que le inculcan a los niños que esa es la única verdad posible sobre el sexo.

Esto es una aberración, porque la ciencia no convalida sus premisas, y por el contrario las considera falsas.

¿Cómo es entonces que los padres aceptan este adoctrinamiento?

Lo aceptan porque tiene el peso de los medios de comunicación y del establishment político.

Y un sistema de terror para evitar las disidencias.

Que reprime a los disidentes, escrachándolos públicamente, presionándolos laboralmente y hasta legalmente.

Y además muchos de los padres no tienen conciencia del daño que puede provocar en los niños la siembra de la confusión sobre su sexo.

¿Hasta cuándo los padres van a aceptar el adoctrinamiento de la ideología de género en las escuelas?

Hasta que venzan la apatía y el temor.

 

LA PROHIBICIÓN DEL SENTIDO COMÚN

La ideología de género ha llegado a un nivel en que desafía y prohíbe el sentido común.

En las escuelas se afirma con total desparpajo a los niños, que las mujeres pueden tener pene y los hombres pueden amamantar y quedar embarazados.

Pero lo peor del caso es que esto se enseña nuestros niños en los colegios, incluso a edades tan tempranas como 5 o 6 años.

Les enseñan qué las mujeres pueden tener pene o vagina y que los hombres también.

Esto echa al cesto de la basura todo el conocimiento científico.

Y por otro lado crea confusión en los niños pequeños, y es inevitable que alguno de ellos salga lastimado de esta locura.

Hoy nuestros niños el objetivo del movimiento de la ideología de género y su punta de lanza, la transexualidad.

Nuestros niños son sus víctimas.

Esta ideología de género se está implementando en base al terror y a la represión.

Porque aquellos que sostienen que los hombres no pueden tener vagina y las mujeres no pueden tener pene son denunciados como “transfobos” a través de los medios de comunicación que ellos dominan.

Y lamentablemente la mayoría de la población tiene miedo de sus represalias, por lo tanto se mantiene callada.

Muchos ni siquiera atinan a repetir lo que sabe la biología básica, que los cromosomas humanos son binarios XX o XY.

Que la persona nace hombre o mujer biológicamente y no hay ninguna evidencia científica de que no sea así.

Y que lo que pasa después cuándo una persona disiente del sexo con el que nació es consecuencia de fenómenos sociales, culturales y psicológicos, pero no biológicos.

 

CASOS ABSURDOS

Hoy Parece que la civilización humana está perdiendo sus referencias racionales.

Hay mucha gente por ahí que cree firmemente que son los dragones.

Hay un hombre de 50 años de edad que se identifica como una niña de 6 años de edad.

El Daily Mail señaló el caso de un hombre que estaba preso y que manifestaba ser mujer, y que por lo tanto fue trasladado a la cárcel de mujeres.

No bien entró, empezó a acosar y a violar a las mujeres presas.

Esto mismo se ha denunciado una y otra vez en los baños de mujeres, donde es permitido que entren hombres que se dicen mujeres.

La prensa también ha informado de un hombre que comenzó a definirse como mujer para obtener un mejor precio en el seguro de su auto.

Y esto es válido legalmente, porque la sociedad ha implementado leyes por las las cuales la única prueba de transexualidad es la manifestación verbal de la propia persona.

También está el caso de otro hombre qué comenzó a decir que era una mujer y había nacido en el cuerpo equivocado, para jubilarse 5 años antes.

Pero cuando le reprocharon que anduviera con mujeres, él dijo que era lesbiana.

 

PSICÓLOGOS RESPONSABLES PONEN LAS COSAS EN SU LUGAR

Muchos psicólogos han sucumbido a la presión del lobby de la ideología de género, modificando su evaluación técnica por razones políticas y de presión.

Pero muchos otros se han mantenido firmes a su profesión.

El psicólogo William Kilpatrick, afirma que

“El pensamiento delirante se ha convertido en una característica principal de la mente moderna”

Y que los profesionales que deberían saber mejor que cualquier otro lo trágico que es que los jóvenes se enreden en este pensamiento.

Y ha acotado,

“De repente, un porcentaje significativo de nuestras élites sociales e intelectuales han sucumbido a la ilusión de que una niña puede ser un niño, y un niño puede ser una niña, o lo que sea que desee ser.

Esto no es meramente una rebelión contra las convenciones sociales, es una rebelión contra la realidad”.

Sostiene que hay evidencia de un totalitarismo progresivo que está atrapando a las instituciones occidentales.

Y que el castigo a quiénes no respeten el engaño es la denuncia pública, la expulsión de su profesión y sanciones jurídicas en algunos casos.

Está en marcha una estrategia similar a la aplicada en la Unión Soviética, en que la psiquiatría y la psicología debían aceptar el orden político impuesto y ayudar a socavar la resistencia.

Por su parte la Dra. Michelle Cretella, presidente del American College of Pediatricians, ha dicho que una de las funciones del cerebro es percibir correctamente la realidad, incluido la naturaleza del cuerpo.

Y que los pensamientos que coinciden con las realidades físicas son normales y los que no coinciden son anormales.

También el ex jefe de psiquiatría en el Hospital Johns Hopkins, Dr. Paul McHugh, pionero en las operaciones de cambio de sexo en la década de 1960, debió admitir que estaba equivocado y cerró esta práctica en el Johns Hopkins en 1979.

Porque advirtió que en las operaciones de cambio de sexo:

“Su mortalidad por suicidio [de los transexuales] se elevó casi 20 veces por encima de la población no transgénero comparable”.

Advirtió además los hombres transexuales se habían convertido en una caricatura de mujeres, porque la cirugía no logra cambiar muchos de los rasgos masculinos.

Y que luego de la cirugía,

“Tenían casi los mismos problemas con las relaciones, el trabajo y las emociones que antes”.

Concluyó que quienes se dejan arrastrar por la agenda transgénero sufren consecuencias nefastas, de un enfoque que él define como un culto.

También el Dr. Richard Fitzgibbons llegó a las mismas conclusiones luego de hacer un estudio de más de 300 personas, que se habían sometido a cambio de sexo por cirugía en Suecia, en los últimos 30 años.

Este estudio de 2011 demostró que las personas después de la reasignación sexual tienen riesgos considerablemente más altos de mortalidad, comportamiento suicida y morbilidad psiquiátrica que la población general”.

Hay un enorme cuerpo de investigaciones científicas que señala que hay diferencias objetivas reales y naturales entre un hombre y una mujer.

Que no se trata sólo de diferencias de educación de la sociedad patriarcal, como dicen los teóricos de la ideología de género.

cerebro de hombre y mujer

 

IMPRESIONANTE CUERPO DE INVESTIGACIONES MUESTRA QUE LA DIFERENCIA ENTRE HOMBRES Y MUJERES ES OBJETIVA

Incluso el espectador más distante de la cultura actual no puede desconocer que la naturaleza de la diferencia entre el género y el sexo [ver aquí] es un tema candente en la actualidad.

A medida que la revolución en contra de la aceptación de una naturaleza femenina y una masculina humana inherente e intrínseca se divulga, irónicamente lo hace contra la corriente.
.
No sólo de la experiencia humana básica, sino de un cuerpo impresionante y creciente de hallazgos científicos.
.
Estos hechos revelan que la teoría predominante la construcción cultural es pura ideología.

Leer esto también Mira Por Qué la Ideología de Género es Absurda Científicamente y Sólo Política

Hablemos de la Neurobiología.

Dos de los primeros expertos que escriben sobre esta cuestión fueron el equipo británico de la genetista Anne Moir y el periodista científico David Jessel, en su libro pionero El sexo del Cerebro.

Basado en su propio trabajo y el de otros, Moir y Jessel explican:

“La verdad es que prácticamente todos los científicos profesionales e investigadores del tema han llegado a la conclusión de que los cerebros de hombres y mujeres son diferentes.

La naturaleza y la causa de las diferencias cerebrales ahora se conocen más allá de la especulación, más allá de los prejuicios, y más allá de toda duda razonable”. [ver aquí]

La neuropsiquiatra Louanne Brizendine, que trabaja en la Universidad de California en San Francisco, explica que mientras que el varón y hembra, como seres humanos, son sin duda similares, compartimos una humanidad común e igual, nuestras aparentemente pequeñas diferencias neurológicas y genéticas crean diferencias sustanciales y significativas en los dos sexos:

“Más del 99 por ciento de la codificación genética macho y hembra es exactamente la misma.

De los treinta mil genes en el genoma humano, la variación de menos de uno por ciento entre los sexos es pequeña.

Pero esa diferencia porcentual influye en todas las células de nuestro cuerpo – desde los nervios que registran el placer y el dolor, a las neuronas que transmiten la percepción, pensamientos, sentimientos y emociones. [ver aquí]

No sólo es la fisiológica neurobiológica que demuestra diferencias claras e indiscutibles de género sino también la antropología

En primer lugar, los científicos encuentran que las tareas y actividades realizadas indistintamente por hombres y mujeres en todas las culturas humanas oscilan generalmente de 0 a 35 por ciento de la actividad humana en general. [ver aquí]

El resto de las tareas diarias generales en la familia y en la comunidad o pueblo son de género distinto.

Aunque parte de esta división del trabajo es de hecho diferente de una cultura a otra, también hay similitudes universales significativas y consistentes.

Dos destacados académicos sobre este tema explican:

“La literatura intercultural proporciona una fuerte evidencia de la universalidad de la división sexual del trabajo.

Algunas actividades [tales como trampas, la caza, metal, piedra y madera de trabajo, la caza de aves, cuidado del exterior de la casa, etc., y de cuidado de niños primario, la atención a la parte interior de la casa, la recolección de alimentos vegetales, producción de leche, el hilado y el cuidado de la ropa, cocinar y abastecimiento de agua, etc.] están asignados exclusivamente a un sexo.

Cuando se considera en todas las culturas, la división del trabajo es evidente, la mayoría de las actividades se llevan a cabo principalmente por uno de los sexos [o el otro]”. [ver aquí]

En sólo uno por ciento de las sociedades las tareas de recolección de los recursos necesarios para la subsistencia son realizadas más por la mujer que el hombre. [ver aquí]

FEMINISMO

Coherentes con los estereotipos de género, y replicable en todas las culturas [ver aquí] presentamos algunos ejemplos:

Las mujeres son más propensas a mostrar las emociones de miedo y ansia compartida, así como los deseos de mejorar las situaciones y condiciones familiares.

Los hombres son generalmente más aventureros, excitados, y dispuestos a tomar riesgos y avanzar hacia nuevas áreas. También son más abiertamente influyentes en términos de liderazgo.

Las mujeres son consistentemente más cariñosas y sentimentales.

Las mujeres están más interesadas y preocupadas por los acontecimientos de vida y situaciones de mayor proximidad a ellas.

Los hombres son más propensos a estar interesados y preocupados por los acontecimientos y situaciones fuera de la localidad.

Cuando las mujeres ven peligro y preocupación, los hombres ven retos.

Además, los inventarios de personalidad revelaron que los hombres trabajan más en el ámbito mental de las ideas y las mujeres más en el ámbito emocional de los sentimientos y la intuición. Ambos son esenciales.

Estas son diferencias femeninas – masculinas menos conocidas pero documentados en todas las culturas en esta literatura de investigación: [ver aquí]

Las mujeres tienden a sonreír más a menudo que los hombres.

Las mujeres tienden a ser más positivas en sus evaluaciones de otras personas que los hombres.

Las mujeres representan más del 90 por ciento de todos los enfermos de anorexia y bulimia.

Los hombres tienen mayor confianza en sí mismos por su apariencia, independientemente de lo que piensen los demás.

Las mujeres intentan suicidarse con más frecuencia que los hombres.

Los hombres tienen éxito en el suicidio con mucha más frecuencia que las mujeres, y sus suicidios son más violentos.

Los niños tienden a tener una mayor confianza en el atletismo y la autoestima que las niñas.

En general, las niñas tienden a obtener mejores resultados académicos y recibir mejores calificaciones que los varones, pero su autoestima académica es similar.

Los hombres son generalmente más firmes, más inclinados a correr riesgos, y más abierto a las ideas.

Las mujeres son espíritus más delicados, agradables, cálidos y abiertos a los sentimientos.

Las mujeres tienden a mostrar mayores niveles de satisfacción con la vida en comparación con los hombres.

Algunas de estas medidas fueron el doble para un sexo que para el otro. [ver aquí]

Lee el artículo original que tiene mucha información más.

 

LA OPRESIÓN DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

A pesar de todo este cuerpo de investigación y de la demostración de irracionalidad de este culto al género fluido, la teoría del género sigue creciendo por el silencio de los padres.

La ideología de género es irracional, porque hace un culto de las emociones y los deseos, y descarta el pensamiento racional y científico.

Y no es saludable para quien la práctica, porque los indicadores estadísticos objetivos muestran que las personas que cambian de sexo tienen mucho peores estándares de vida psicológica, física y emocional.

Por ello, unos cuantos que cambiaron de sexo vuelven a pedir que se les reasigne el sexo con el que nacieron, pero muchas veces el establecimiento médico y político les pone trabas.

Pero lo peor de la ideología de género es su direccionamiento hacia los niños pequeños.

Porque su objetivo es adoctrinarlos para que dejen de ver diferencias naturales entre niñas y niños.

Esto está trayendo y traerá cada vez más problemas de adaptación psicológica y social de los niños cuando crecen.

Y sus respectivas consecuencias en el bienestar con que vivirán el resto de su vida.

Estamos en el momento en que los padres deberían alzar su voz para frenar el nocivo adoctrinamiento que están teniendo sus hijos en las escuelas en este momento.

El tiempo dirá si la desinformación, la apatía y el miedo son más poderosos que la racionalidad y el bienestar de los niños.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: