Noticia de Interés

 

La revista católica francesa Familia Cristiana publico el 23 de mayo una entrevista al cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, donde abogó por poner a Dios de nuevo en el centro de la liturgia refiriéndose a mirar ‘ad orientem’, o sea hacie Él, en la misa.

cardenal Robert Sarah

El cardenal Sarah dijo que la liturgia es acerca de Dios. La Constitución del Vaticano II sobre la sagrada liturgia, a la que el cardenal hace referencia en la entrevista, la llama “un ejercicio de la función sacerdotal de Jesucristo” (n.7). “El primer ministro” Jesús es el actor principal, litúrgicamente hablando.

Él trabajo realizado en cualquier celebración litúrgica es el suyo.

En la entrevista, el cardenal Sarah expresa la preocupación de que el elemento humano de la liturgia pueda eclipsar la dimensión divina.

La comprensión desequilibrio entre la divinidad y la humanidad de Cristo no es algo nuevo. Los nestorianos del siglo V hicieron hincapié en la humanidad de Jesús, en detrimento de su divinidad. Y el espíritu de Nestorio y de los monofisitas aún vive en la actualidad.

El cardenal Sarah ve la liturgia de hoy como particularmente susceptible a la influencia nestoriana de lo mundano, lo que hace que las celebraciones sean demasiado humanas:

“La liturgia es la puerta de nuestra unión con Dios. Si las celebraciones eucarísticas se transforman en auto-celebraciones humanas, el peligro es inmenso, porque Dios desaparece. Si el hombre está en el centro, la Iglesia se convierte en una sociedad puramente humana, un simple ONG sin fines de lucro, al igual que Francisco ha dicho. Si, por el contrario Dios está en el corazón de la liturgia, la Iglesia recupera su vigor y la savia“.

Del mismo modo critica en la entrevista a las liturgias como entretenimiento, comida amistosa, o momentos fraternos.

La liturgia es la gran principio reordenador del cosmos, de la historia, y de nosotros. Su contenido es la obra sacrificial de Cristo Sacerdote que en la práctica vuelve todas las cosas al Padre. Este segundo Adán no hace Su voluntad sino la del Padre.

misa que mira ad orientem

Él es el pontifex maximus que reduce la brecha entre el cielo y la tierra. No entender este hecho es perder el corazón de la liturgia.

El segundo punto principal de la entrevista del cardenal Sarah es que este gran acto de inflexión divina y humana, de la metanoia, de conversión, es muy importante, ya que los fieles están llamados a participar en ella.

“La orientación del conjunto hacia el Señor”, dice el cardenal Sarah, “es un medio simple y concreto para fomentar una verdadera participación de todos en la liturgia… Es permitir que Cristo nos lleve y nos asocie a su sacrificio… La Eucaristía nos hace entrar en la oración de Jesús y en su sacrificio, porque sólo él sabe cómo adorar en espíritu y en verdad“.

La acción es pasar del egocentrismo a Dios-centrismo. Las personas en los bancos se dan a sí mismos, unidos a Cristo que es la Cabeza, como ofrendas al Padre, precisamente para que ellos también puedan experimentar el fruto de la auto-ofrenda de Cristo: la resurrección y glorificación.

Si la sustancia real de la liturgia es el retorno definitivo de Jesús al Padre, y si los bautizados están llamados a unirse a esta obra de salvación, entonces ¿cómo podría esta realidad interna e invisible expresarse y promoverse en el exterior? “Volverse”, dice el cardenal Sarah “hacia Dios”, tanto espiritual como físicamente.

Sarah invoca el “principio sacramental” como un principio muy humano. El alma y cuerpo de hombres y mujeres expresan y se encuentran con realidades internas a través de los signos externos y corporales. La felicidad está representada por una sonrisa; la paz simbolizada por un apretón de manos; el amor simbolizado por las rosas; el perdón expresado por las palabras “lo siento”.

Si carecen de signos externos, las realidades invisibles son casi irreales: la expresión sensible manifiesta las cosas insensibles.

George Clausen la misa mayor en un pueblo en la Zuiderzee

Los sacramentos son un tipo de “signo eficaz” y, como signos, expresan verdades invisibles. ¿Cómo, por ejemplo, hacer las realidades invisibles del sacramento del bautismo, el renacimiento a una nueva vida, y la limpieza de la impureza del pecado sean reales? A través de los signos externos del agua que se vierte y cuando se invoca a la Trinidad.

Cuando este principio se aplica entendemos que nuestra conversión interna es, en parte, efectuada por nuestra conversión corporal:

“Estoy profundamente convencido de que nuestros cuerpos deben participar en esta conversión. La mejor manera es, sin duda celebrar – sacerdotes y fieles – volviéndose juntos a la misma dirección: hacia el Señor que viene…. Es a su vez mirar juntos hacia el ábside, que simboliza el Este, donde la Cruz del Señor resucitado está entronizada. Por este modo de celebrar, experimentamos, incluso en nuestros cuerpos, la primacía de Dios y su adoración. Entendemos que la liturgia es ante todo nuestra participación en el perfecto sacrificio de la Cruz”.

En concreto,

“yo he propuesto que los sacerdotes y los fieles se dirijan hacia el Este, al menos, durante el acto penitencial, durante el canto del Gloria, y durante la oración eucarística”.

Para muchos, el anuncio ad orientem señala un retorno a los días anteriores al Vaticano II.

¿Puede el anuncio postura ad orientem facilitar nuestra conversión y poner a Dios en el centro de nuestras vidas? El Cardenal Sarah piensa que sí.

Leer más aquí: