Las técnicas de meditación oriental son una moda creciente para relajarse, aliviar el estrés y la ansiedad.

Incluso se han deslizado en rincones de la Iglesia, presentados como algo que puede coexistir con la espiritualidad católica.

Si viniera de Dios reforzaría la relación con Él y no con nuestro Ego.

figuras orando

Se han introducido nuevas formas de orar y meditar que han estado haciendo metástasis en las parroquias.
.
Algunas de las cuales ofrecen por ejemplo sesiones de yoga, e incluso han aparecido algunas técnicas de meditación y contemplación mas o menos cristianas.
.
Que aunque se digan cristianas, usan en última instancia formatos orientales y de la Nueva Era

En este artículo nos centraremos en las diferencias entre la meditación y contemplación verdaderamente cristiana y las otras.

Recomendamos leer también Las Diferencias INSALVABLES entre el Budismo y el Cristianismo.

hombre al atardecer orando en una cruz

  

LA MEDITACIÓN CRISTIANA U ORACIÓN CONTEMPLATIVA

Toda oración que merece tal nombre debe ser hacia adentro en última instancia, afectarnos interiormente.

Cuando se practica la oración contemplativa tarde o temprano tienden a ser muy simple.

Paso a paso el tema de la contemplación será más simple y más convincente.

Nuestros pensamientos van a disminuir en número pero ganar en profundidad y concentración.

Las palabras e ideas vendrán con más moderación, y en última instancia la oración hacia el interior se resuelve en silencio o incluso en algo que va más allá de la dualidad de la palabra y el silencio.

La contemplación debe ser un encuentro vivo entre el hombre y Dios.
.
En el que el hombre se esfuerza por acercarse a Dios y al hacerlo llegar a ser más puro, más simple y más sustancial.

La contemplación cristiana no debe inducir un estado de ensoñación e irrealidad.

Por el contrario, debemos permanecer alertas en todo, conscientes de la relación con Dios, que estamos tratando de establecer.

Aunque la oración contemplativa también puede ocuparse de cuestiones y problemas de la vida ordinaria y morales, esto no es su dominio propio.

Lo que estamos tratando de aprehender en la contemplación no son las verdades del mundo empírico y de la experiencia existencial, sino las verdades de la revelación divina que nos han llegado en la palabra de Dios y la vida de Cristo.

Pero eso no implica evadir la realidad. La contemplación debe afectar la vida misma.

No debemos pasar por alto nuestros propios problemas personales e inmediatos.

Hay que hacer una ruta en nuestra vida con cada palabra del Señor. En su luz vemos cómo están las cosas con nosotros.
.
Así aparece un sentido de orientación y se hace claro para nosotros lo que debemos hacer y lo que debemos evitar o superar.

Esto conduce – o debería conducir – a aspectos del manejo de nuestra vida y nuestros deberes para con Dios y el hombre.

Estas resoluciones se deben hacer ante Dios y deben convertirse en parte de nuestra vida.

De tal auto-examen repetido emerge lentamente una mejor comprensión de la propia naturaleza, de las faltas de uno y de los buenas y malas potencialidades.

Una mejor comprensión de la vida y también de tus tareas; también una mejor comprensión de las personas con las que nos ponemos en contacto a diario.

De esta manera estamos siendo instruidos desde dentro y adquiriendo una nueva seguridad que no podríamos obtener de ninguna otra manera.

El primer y más importante paso para la meditación y contemplación es la preparación.

Hay que seleccionar y preparar el tema de la contemplación.

Esto no se puede hacer de una manera casual.

Hay que saber por dónde empezar y hay que saber qué tipo de temas contemplar.

Podría ser algún artículo de fe o algún pensamiento de una persona iluminada.

El tema más apropiado, sin embargo, siempre será la Escritura y, sobre todo, la persona y la vida de Jesucristo.

Sus palabras “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” expresan de la manera más clara posible lo que está involucrado en la contemplación.

El camino del Padre hacia nosotros y de nosotros al Padre, la santa verdad que se revela a lo largo de este camino, y la vida que participamos en Cristo.

Si tenemos suficiente poder de la imaginación visual, debemos tratar de conversar con Cristo, como si estuviera realmente presente.

Si no somos capaces de hacer esto, debemos recordar que nuestro Señor, en cuya vida estamos meditando, está presente con nosotros en todo momento, no sólo vaga y remotamente, sino aquí y ahora.

El adorador debe llegar al Dios vivo, deben ser consciente de su santa presencia, debe buscar a su santo rostro y entrar en su corazón.

La contemplación se convierte así en un verdadero diálogo en el que el hombre que se enfrenta a su verdadero tú, que es Dios.

yoga

  

LAS DIFERENCIAS CON LAS MEDITACIONES ORIENTALES Y DE LA NUEVA ERA

Pero la meditación y contemplación cristiana difiere mucho de la meditación oriental.

De hecho, hay quienes van tan lejos como para decir que la participación en cualquier forma de meditación no cristiana está abriendo la puerta de par al enemigo.

Estamos hablando de la meditación Zen, la meditación trascendental, el yoga, la meditación china o hindú, la meditación guiada, etc.
.
Todas los cuales tienen su origen en las religiones orientales y en la Nueva Era.

¿Cómo difiere la meditación oriental de la meditación cristiana?

  

1 – La meditación oriental Vacía la Mente

La meditación cristiana llena la mente y el espíritu con la Palabra de Dios.

El vaciado de nuestra mente es en realidad una cosa muy peligrosa, ya que da a la habitación mental la posibilidad de que el enemigo la llene con su engaño.

La palabra hebrea para meditación en realidad significa hablar o murmurar, una práctica que en realidad hace lo contrario de la meditación oriental, llena nuestra mente con la Palabra de Dios y construye nuestro espíritu.

  

2 – La meditación oriental se Centra en Uno Mismo

Es un centrado en uno mismo, en tu ser interior, en la auto-realización, en tu la respiración, en tus sensaciones físicas y emociones.

Hay que recordar que el último engaño del maligno es el orgullo o la elevación de uno mismo.

La meditación cristiana quita nuestra atención de nosotros y coloca a nuestro enfoque en Jesucristo, nos hace humildes y dependientes de Él.

  

3 – La meditación oriental busca Aliviar el Estrés

El problema con nuestra cultura no es el estrés.

El estrés es sólo un síntoma de un problema más profundo: el orgullo y la soberbia.

La preocupación, el miedo, el perfeccionismo, etc., todos tienen su raíz en el orgullo y el resultado es el estrés.

Dios quiere que caminemos diariamente en la fe y nos trae la paz, no importa nuestra circunstancia.

Por eso los cristianos no deben recurrir a otro que a Jesucristo para la paz que le ayude a aliviar lo que sea que haya traído estrés en sus vidas.

caras de jesus y buda

  

4 – La meditación oriental se centra en que el Hombre Está en Control

Las prácticas de meditación orientales dependen de uno mismo como agente para llevar la paz, la tranquilidad trabajando sobre el punto “Puedes ser como Dios”.

Pero la meditación cristiana nos recuerda que Dios es todopoderoso y cuando Él está en control puedes estar en paz completa sabiendo que sus propósitos prevalecerán.

En cambio la meditación oriental destrona a Dios y pone al hombre en su lugar.

  

5 – La meditación oriental es sólo Escapismo

Mediante la búsqueda de mayores niveles de conciencia o estados alterados de conciencia se puede escapar del estrés y entrar en nuevos ámbitos de ensoñación, nuevos mundos.

Pero el hecho es que una vez que hemos regresado a nuestro estado normal de conciencia lo que fuera que trajo en el estrés está todavía allí.

La meditación cristiana no nos da un escape de la realidad, nos da la fuerza sobrenatural del Espíritu Santo para caminar por el “fuego e inundaciones” en paz, sabiendo que Dios está en control de cada situación.

Por la fe andamos a través de ellos, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.

  

6 – La meditación oriental Manipula las Circunstancias para lograr la paz

Mediante el uso de la atmósfera, objetos, el silencio, técnicas de respiración y más, la gente es capaz de entrar en un estado meditativo.

Es una manipulación de las circunstancias y el ambiente.

Sin embargo, nosotros como hijos de Dios podemos meditar en la Palabra de Dios cuando y donde queramos, sin importar la situación o circunstancia, porque tenemos acceso directo al trono de Dios.

De hecho, somos el templo de Dios y su Espíritu Santo mora dentro de nosotros.

Nunca tenemos que manipular la situación para experimentar la paz; basta que nos limitemos a recordar las preciosas promesas de la Palabra de Dios y nuestra fe y confianza en Él.

  

INVESTIGACIÓN CONCLUYE QUE LA MEDITACIÓN DE FORMATO ORIENTAL AUMENTA EL EGO

Originariamente el budismo y la meditación oriental tienen como elemento central, como filosofía, el aquietamiento del ego, su dilución.

Eso es lo que dicen que hace.

Mientras que la filosofía del cristianismo es vaciarse de uno mismo para hacer la voluntad de Dios.

El budismo y el yoga predican renunciar a los deseos personales y el distanciamiento de las preocupaciones por uno mismo.

Millones de occidentales practican el yoga y la meditación, pero no dejan de estar inmersos en una sociedad donde el éxito personal es el valor supremo.

Y esto no cambia con la meditación sino que lo agrava.

Diversas investigaciones científicas han mostrado que la práctica del yoga y la meditación producen, por lo menos en occidente, un incremento del ego y no una disminución.

Al revés de lo que dicen es su objetivo.

Quién practica la meditación sentándose en silencio, con los ojos cerrados e inmóvil, poniendo atención su interior, preocupándose por hacer una respiración rítmica y repitiendo un mantra o una jaculatoria, en realidad no están buscando diluir el ego sino al revés.

Buscan la superación personal y la calma de la ansiedad que se produce por la demanda de los deseos.

No buscan que el ego le reclame menos cosas, sino comprender mejor a su ego para que no le genere conflictos en la vida diaria.

En definitiva buscan domesticar a su ego para obtener mejor bienestar personal.

Entonces los que practican este tipo de meditación probablemente se vuelvan más egocéntricos y más egoístas, y menos referenciados hacia los otros y hacia el mundo circundante.

  

¿PUEDE LA MEDITACIÓN ORIENTAL MEZCLARSE CON LA ESPIRITUALIDAD CATÓLICA?

Según un exorcista y autor de A Catholic Guide to Mindfulness, las meditaciones orientales son contrarias a la fe católica y ni sanas ni inofensivas.

El padre Patrick (no es su nombre real) es un párroco que exorcista diocesano.

Según el P. Patrick, la meditación oriental es un camino de diversión lejos de una relación con el verdadero Dios, el Padre Hijo y el Espíritu Santo.

“La mayoría de la gente no sabe que el objetivo final es estar sin la necesidad de Dios, señaló.

En lugar de dirigir a las personas a Dios, el enfoque es que se convierta en ‘yo’, que se interpone en el camino de la unión con Dios”, dijo el padre Patrick.

“A medida que un católico madure en su fe, se espera que uno progrese más allá de las razones más egocéntricas para la oración que pueden haberlo motivado al comienzo de su vida espiritual.

Finalmente, uno debe aprender cómo orar por el amor de Dios, y no solo por el suyo“.

Intentar unir las dos disciplinas, las de Oriente con las Cristianas, no funciona, explicó el padre Patrick, porque su enfoque es diferente.

“Concentrarse solo en uno mismo, como lo hace la meditación oriental, no es confiar en Dios”.

En lugar de dialogar con tus propios sentimientos y emociones, siempre debes mirar lo que Dios te está mostrando y preguntando: ¿Qué quiere Dios que haga?”

La meditación que gira hacia adentro más que hacia Dios termina en el vacío, según el padre Patrick.

“Puede darte un poco de consuelo por un corto tiempo, pero definitivamente no es un camino hacia Dios, dijo.

Incluso si es neutral, el padre Patrick explicó que en realidad te está alejando de Dios, porque no te está acercando.

Si no hay un diálogo con Dios, entonces usted no se está perfeccionando una relación con Él”, dijo el padre Patrick.

Algunas veces las meditaciones orientales pretenden confiar en la providencia divina.

Sin embargo, la manera de confiar verdaderamente en la divina providencia de Dios es incluirlo como parte de la ecuación, dijo el padre Patrick.

“Cuando oramos, obtenemos un sentido de lo que nos satisfará de parte de Dios, dijo.

“Dios nos creó, él sabe lo que es mejor para nosotros”.

Esa es la teología católica. Deberíamos preguntarle a Dios: ¿Qué tienes que decir? ¿Qué quieres que haga o entienda?

En la verdadera espiritualidad católica, el padre Patrick dijo que Dios nos habla en lo más profundo de nuestro corazón, en la capa más profunda.

Explicó que las tres capas del corazón son:

La primera, la capa exterior, que simplemente está viviendo la vida física.

La segunda capa donde tienen lugar nuestras experiencias y comprensión psicológica y emocional.

La tercera y más profunda capa es donde interactuamos con Dios y le pedimos las respuestas a preguntas importantes en última instancia.


Sergio Fernández, Editor de los Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: