Hay un pedido del cielo que no ha tenido mucho eco.

Ni en los gobernantes de las naciones ni en las conferencias episcopales.

Se trata del pedido de la Consagración a Cristo Rey.

Que es una derivación de la Consagración al Sagrado Corazón de Jesús, pero más política y escatológica.

La polaca Rosalía Zelkova recibió mensajes de Jesucristo en la década de 1930 pidiendo su entronización como Rey de Polonia.

El objetivo era salvarse de grandes peligros, lo que es extensivo al resto de las naciones como veremos.

 

LA CONSAGRACIÓN A CRISTO REY TIENE BASE BÍBLICA Y EN LA HISTORIA DE LA IGLESIA 

En el Antiguo Testamento en Isaías 11 se dice que el Mesías sería un rey de la línea real de David, y que su reino duraría para siempre. 

Y en el Nuevo Testamento, cuando el Ángel Gabriel le hace la Anunciación a María le dice,

“Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David su padre, y gobernará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” (Lucas 1: 31-33).

Pero un antecedente más reciente fue la aparición del Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita Alacoque el 17 de junio de 1689.

Quien le solicita que le pida al Rey de Francia Luis XIV (reinante entre 1661 y 1715) la consagración suya y de Francia a su Sagrado Corazón.

Éste no lo hizo y exactamente 100 años después, el 17 de junio de 1789, comienza la Revolución Francesa, y su sucesor Luis XVI es guillotinado en 1792.

Es por esta razón que Sor lucía de Fátima escribe en una carta para su obispo, el 29 de agosto de 1931, un mensaje de Jesús pidiendo la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María, donde recuerda lo que le sucedió a los reyes de Francia:

“No han querido atender Mi petición…

Al igual que el Rey de Francia se arrepentirán, y la harán, pero ya será tarde.

Rusia habrá ya esparcido sus errores por el mundo, provocando guerras y persecuciones a la Iglesia”.

Un antecedente de las consagraciones de un país a Cristo es Ecuador, cuyo presidente Gabriel García Moreno, consagró el país al Sagrado Corazón del Ecuador el 25 de marzo de 1874.

“Ante tu divina presencia, todos los poderes públicos de la Iglesia y del Estado se ofrecen y consagran a Ti ahora y para siempre, la República del Ecuador, como tu exclusiva posesión y propiedad”.

Paralelamente en 1925 el Papa Pío XI instituyó específicamente la fiesta con su encíclica Quas Primas y la primera celebración tuvo lugar en 1926.

Y hay varios países que se consagraron a Cristo Rey.

El adelantado ha sido México, que fue consagrado 3 veces a Cristo Rey propiamente.

La primera fue en 1914 por Mons. José María Mora del Río.

La segunda fue en 1924 durante el Congreso Eucarístico.

Y la más reciente se realizó en el 2013 el Card. Norberto Rivera.

El 25 de julio de 1955 el Presidente, el Congreso y la Corte Suprema de Brasil consagraron a la nación al “Corazón Eucarístico de Cristo Rey”, en la estatua de Cristo Redentor en Río de Janeiro, citando expresamente la solicitud a Luis XIV.

Otro país adelantado fue Irlanda, que se consagró a la realeza de Cristo en la década de 1930.

También ha habido consagraciones en el continente africano.

El 27 de octubre de 1946, el Rey Mutara III consagró Ruanda a Cristo Rey,

“Señor Jesús, Rey de todos los hombres y todas las naciones, yo, Mutara Charles Léon Pierre, me inclino ante ti y ante tu madre, María, Reina de la tierra y del cielo. 

Reconozco que eres el Maestro soberano de Ruanda, la raíz de la cual proviene todo el poder… 

Señor, te doy mi país, mis compatriotas y mi persona”.

Y últimamente en la región latinoamericana, el entonces presidente de Perú consagró el país al Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María en el Desayuno Nacional de Oración del 21 de octubre de 2016.

Es llamativo que el presidente Pedro Pablo Kuczynski es hijo de polacos, y Polonia fue la última nación que se hizo su consagración a Cristo Rey, en el 2016.

Y donde surgieron las visiones que dieron un sustento sobrenatural a la imperiosa necesidad de esta consagración.  

rosalia-zeldkova-2

Rosalía Zelkova

 

LA VISIÓN DE ROSALÍA ZELKOVA

A la enfermera Rosalía Zelkova se le mostró una visión en la que Cristo había exigido que Él fuera entronizado como Rey para salvar al país de una guerra inminente.

Un relato detallado de la vida y las visiones de Rosalía se puede encontrar aquí.

Un mensaje que recibió Rosalía fue:

“Si Polonia quiere salvarse a sí misma, debe proclamar a Jesús como su Rey a través del Acto de Entronización.

Debe llevarse a cabo por toda la nación, y en particular por las autoridades estatales y eclesiásticas, quienes deben llevar a cabo la ceremonia en nombre de la nación”.

En marzo de 1938, Rosalía fue instruida por la voz interna:

“Un sacrificio debe ser hecho por Polonia, por el mundo pecador (…), por los horrendos pecados cometidos por la nación polaca.

Dios tiene la intención de castigarlos y es sólo en mi Corazón donde Polonia puede encontrar la salvación.”

A pesar de numerosos esfuerzos, la entronización no se celebró en Polonia.

Pocos meses antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, Rosalía tuvo otra visión que revelaba la tragedia que Polonia experimentaría.

Y al mismo tiempo una promesa de que si el gobierno de Polonia celebraba la entronización, se impediría la guerra.

cristo-rey-en-polonia

A finales de febrero de 1939 Rosalía escribió:

Nuestro Señor reveló a mi alma la siguiente imagen cuando le ofrecí nuestro país y todas las naciones del mundo.

Vi en mi alma la frontera polaco-alemana en llamas, de Silesia a Pomerania.

La visión era realmente aterradora y me pareció que el fuego quemaría el mundo.

Al cabo de un tiempo, el fuego se extendió por Alemania y no quedó nada del actual Tercer Reich.

Entonces escuché una voz en mi alma y me sentí segura de que lo que escuché realmente sucedería:

“Hija Mía, la guerra será horrible y traerá destrucción

Los pecados y crímenes de Polonia son numerosos y graves.

La Justicia de Dios quiere castigar a esta nación por los pecados de la falta de castidad, el homicidio y el odio.

Sin embargo, Polonia puede ser salvada si soy proclamado como su Rey y Señor por medio de la entronización.

No sólo en algunas regiones, sino en todo el país y, lo que es más importante, por el gobierno.

La proclamación debe ser afirmada con el rechazo del pecado y el regreso a Dios (…) Polonia sólo puede ser salvada por Mí”.

En julio de 1938, Rosalía tuvo una visión profética y recibió instrucción acerca de un hecho distante para ella, pero quizás para nosotros no.

Ella escribió:

Me llevaron a una alta montaña en la que vi una esfera similar al globo pero de un tamaño mucho mayor. Lo examiné con gran interés.

Geográficamente era el globo terráqueo. Reconocí partes del mundo y países particulares.

De repente, una figura de un hombre digno apareció frente a mí. No sé quién era.

La persona se acercó a mí y comenzó una conversación. Él dijo:

‘Este es el globo’, y me dijo que nombrara y definiera las fronteras de diferentes partes del mundo y otros países en particular.

Cuando respondí sus preguntas, la persona me habló con voz grave y solemne:

‘Hija mía, Dios enviará un terrible castigo por los pecados y delitos cometidos por la gente en todo el mundo.

La justicia de Dios no puede soportar esas fechorías, sólo aquellos países donde Cristo reinará perseverarán.

Si quieren salvar al mundo, la entronización debe ser celebrada (…) en todos los países y naciones alrededor del mundo.

Esta es la única manera en que puede ser rescatado.

Los países y naciones que no reconozcan esa necesidad y no se sometan al reinado del dulce amor de Jesús desaparecerán de la faz de la tierra para siempre.

Recuerda, pequeña, el asunto es de tal importancia que no debe pasarse por alto o ser olvidado.

La entronización debe ser llevada a cabo en Polonia’.

Rosalía recordó que ella se ofreció a Jesús por amor a Él, para sufrir profundamente en primer lugar por el bien de Polonia, y luego por Alemania, Rusia, España y el mundo entero.

En ese momento la persona tomó su mano y la llevó al otro lado del globo.

Señaló a los Estados Unidos de América y a Australia y dijo con dolor:

“¿Acaso Cristo no sufrió también por esas almas? ¿No fueron salvados con su sangre sagrada?

Deberías incluirlos, Hija mía, en particular los Estados Unidos”.  

Y siguió convincentemente:

“Hay que hacer todo lo posible para llevar a cabo la entronización.

¡Ese es lo último que el amor de Jesús hace para la gente al final de los días!”

cristo-rey-rodeado-de-angels

Le pregunté con temor si Polonia aguantaría.

La persona respondió:

“Polonia no perecerá a menos que reconozca a Cristo como Rey en todos los sentidos de la palabra, es decir, a menos que acepte la ley de Dios, la ley de su amor, de lo contrario mi hija (Polonia) no perseverará”.

Finalmente, me dijo:

“Os repito una vez más, hija mía, que sólo no perecerán aquellas naciones que sean sometidas al Corazón de Jesús por la entronización, que lo reconozcan como su Rey y Señor.

Un terrible desastre vendrá sobre este mundo, como veréis pronto”.

De repente, se oyó un terrible golpe. El globo se agrietó.

Un enorme fuego estalló y la lava voló como si fuera de un volcán, destruyendo por completo a todos los países que no habían reconocido a Cristo.

Vi a Alemania destruida y otros países de Europa Occidental.

Me volví con terror a la persona en busca de ayuda y me dijo:

“No temas, niña”, y me puso las manos en los hombros.

Le pregunté: ¿Es este el fin del mundo, y el fuego y la lava, son estos infiernos?

Él respondió:

“Esto no es el fin del mundo ni el infierno, sino una horrible guerra que completará una destrucción“.

Las fronteras polacas quedaron invioladas, Polonia perseveró.

El desconocido también me dijo:

“Los países bajo el reinado de Cristo y sometidos al poder de Su Sagrado Corazón se convertirán en extremadamente poderosos y habrá un sólo Pastor”.

Luego de estas palabras todo desapareció.

Al día siguiente, después de la Sagrada Comunión, le pregunté al Señor Jesús el significado de esa visión.

Fui instruida:

“Hija, esto es lo que sucederá si la gente no vuelve a Dios, el momento de la entronización no debe ser retrasado en Polonia”.

Presidente Adrzej Duda en acto de entronizar a Jesus Rey de Polonia

 

QUE SUCEDIÓ EN POLONIA EN EL 2016

El 19 de noviembre de 2016 se realizó la tercera entronización en Polonia a Jesucristo.

En 1997 se efectuó en Jasna Góra y tres años después en Sagiewnikim.

Pero esta vez fue total.

Contó con la presencia del jefe del Estado, el presidente de la república Andrzej Duda, quien presidió el acto acompañado de su madre, Jadwiga.

Sucedió en el santuario de Lagiewniki cerca de Cracovia el 19 de noviembre de 2016.

Fue para conmemorar el fin del Año de la Misericordia y la solemnidad de Cristo Rey. El 19 de noviembre de 2016.

El gobierno polaco junto con la jerarquía de la Iglesia, reconoció oficialmente a Cristo como el Rey de Polonia (ver aquí para más detalles).

El acto jubilar se repitió al día siguiente en todas las parroquias de Polonia.

Esta iniciativa, emprendida por la Conferencia episcopal polaca, parece haber sido concebida como un gesto profético vinculado a la devoción de la Divina Misericordia.

Pero el impulso inicial para esta acción simbólica puede atribuirse las revelaciones privadas dadas a la Sierva de Dios Rosalia Zelkova a principios del siglo XX.

Las anteriores revelaciones sobre la coronación de Jesús y María como soberanos de Polonia recuerdan las famosas palabras registradas en el diario de Santa Faustina:

“Mientras oraba por Polonia, oí las palabras:

Tengo un amor especial por Polonia, y si ella es obediente a mi voluntad, la exaltaré en poder y santidad.

De ella surgirá la chispa que preparará el mundo para Mi venida final(El Diario de Santa Faustina, 1732)

entronizacion-de-jesucristo-como-rey-de-polonia-misa

También vale la pena tomar en consideración una de las últimas acciones del Papa Juan Pablo II.

Que antes de morir, en la vigilia del domingo de la Divina Misericordia el 2 de abril de 2005, ofreció una nueva corona para la Virgen Negra de Czestochowa, acompañada por una corona para el Niño Jesús (mira aquí).

Esto se leyó como una posible alusión a la futura entronización de Cristo como Rey de Polonia instado por Rosalia Zelkova.

La razón por la que estas coronas fueron ofrecidas a la Virgen con el Niño el 1 de abril fue para conmemorar el aniversario de la entronización de la Santísima Virgen como Reina de Polonia por el Rey Jan II Casimir el 1 de abril de 1656.

Veamos la entronización de María como Reina de Polonia.

 

LA CONSAGRACIÓN DE MARÍA COMO REINA DE POLONIA

La entronización de la Santísima Virgen María como Reina de Polonia sucedió el 1 de abril de 1656.

Después de haber sido invadida por Suecia y Rusia, Polonia entronizó a la Santísima Virgen durante una elaborada ceremonia llevada a cabo por el rey polaco Juan II (Jan) Casimir.

altar Jasna-Gora-Czestochowa

Esta acción fue hecha en respuesta a la victoria polaca del año anterior durante el asedio del monasterio de Jasna Góra, que albergaba a la Virgen Negra de Czestochowa.

La victoria de Jasna Góra, que repelió un asalto sueco contra el monasterio en 1655, fue atribuida directamente a la intercesión de Nuestra Señora.

Ganada a través del icono milagroso de la Virgen Negra de Czestochowa.

Y marcó un punto crucial en la guerra contra Suecia.

La victoria en Jasna Góra llevó a Jan II Casimir a coronar a la Virgen Negra de Czestochowa Reina de Polonia.

La que también se hizo en respuesta a las revelaciones privadas dadas al Siervo de Dios Giulio Mancinelli, un misionero jesuita que nació el 13 de octubre de 1537.

El 14 de agosto de 1608 el Padre Mancinelli supuestamente experimentó una visión de la Virgen María mientras vivía en Nápoles.

Ella le preguntó:

“¿Por qué no me llamas Reina de los polacos?

Me encanta este reino y voy a hacer grandes cosas por él, porque un amor peculiar por mí arde dentro de sus hijos”

Esto fue seguido de otras dos apariciones de la Virgen María al P. Mancinelli en 1610 y 1617, donde también se refirió a sí misma como “Reina de los Polacos”.

Después de la entronización de la Santísima Virgen como Reina de Polonia en 1656, esta nación pasaría a desempeñar un papel fundamental en la defensa de la Europa cristiana.

Fue contra la amenaza del Islam, en la Batalla de Viena, que tuvo lugar el 12 de septiembre de 1683.

Los turcos otomanos habían estado sitiando la ciudad imperial del Sacro Imperio Romano durante dos meses y estaba al borde del colapso.

Cuando el rey polaco Jan III Sobieski vino a su rescate el 11 de septiembre, la batalla de Viena comenzó a las 4 de la mañana del 12 de septiembre.

Pero antes de que Jan Sobieski se dispusiera a rescatar Viena como líder de la Liga Santa, se había detenido a rezar en el santuario de la Virgen Negra de Czestochowa en Jasna Góra.

Y durante una misa presidida por el Beato Marco D’Aviano y celebrada la víspera de la batalla, volvió a encomendarse al patronato de la Santísima Virgen, cuya imagen llevaba en un gorguera.

La resonante victoria de Jan Sobieski en la Batalla de Viena fue uno de los mayores puntos de inflexión de la historia europea.

Que no sólo puso un fin permanente a la expansión islámica hacia Europa, sino que también permitió al emperador romano recuperar Hungría.

Y durante los siglos siguientes, la amenaza de la Turquía otomana comenzó a menguar gradualmente hasta su colapso en 1918.

Escribiendo al Papa Inocencio XI después de la batalla, Sobieski reconoció que la victoria sólo pertenecía a Dios, declarando “Veni, vidi, Deus vicit” (“Yo vine, vi a Dios y Dios Venció”).

La importancia de la victoria en la batalla de Viena se compara con la de Lepanto, que vio el fin de la amenaza naval de la Turquía otomana el 7 de octubre de 1571.

Juan III Sobieski

Jan III Sobieski

Y mientras con el triunfo de Lepanto se instauró la fiesta de Nuestra Señora del Rosario el 7 de octubre, con el triunfo de Viena se instauró la fiesta del Santísimo Nombre de la Santísima Virgen María, que se celebra el 12 de septiembre.

Esta fiesta fue quitada en las reformas litúrgicas hechas a raíz del Concilio Vaticano II.

Pero fue reinstituida por el Papa San Juan Pablo II en 2002, y se cree que a raíz de los atentados contra el World Trade Center (11 de septiembre de 2001), porque este día de fiesta ganó un significado renovado.

Él beatificó a Marco d’Aviano poco después, en 2003, el fraile capuchino que fue instrumental en la organización y energización de la Liga Santa contra los turcos otomanos durante la batalla de Viena.

El mensaje del cielo es coherente y unificado.

cara-de-cristo-rey-de-polonia

 

UN ECO DE FÁTIMA Y UN AVISO A TODO EL MUNDO

El hecho de que la jerarquía de la Iglesia en Polonia haya respondido de manera tan notable a estas revelaciones privadas indica un alto nivel de aprobación.

Se hacen eco de las visiones de la misma Santa Faustina, que justo antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial preveía que habría “una guerra, una terrible guerra”.

Y por supuesto, el Segundo Secreto de Fátima:

“Has visto el infierno donde van las almas de los pobres pecadores.

Para salvarlos, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón.

Si se hace lo que os digo, muchas almas serán salvas y habrá paz.

La guerra va a terminar: pero si la gente no cesa de ofender a Dios, una cosa peor estallará durante el pontificado de Pío XI.

Cuando vean una noche iluminada por una luz desconocida, sepan que este es el gran signo que Dios les ha dado de que está a punto de castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, el hambre y las persecuciones de la Iglesia y del Santo Padre.

Para evitar esto, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, y la Comunión de reparación en los Primeros Sábados”.

fin-del-ano-de-la-misericordia-en-polonia

Si los acontecimientos del 11 de septiembre del 2001 fueron un hecho “precursor” algo peor todavía está por suceder.

Y el antídoto está en nuestras manos:

“Te digo una vez más, hija mía, que sólo no perecerán aquellas naciones que serán sometidas al Corazón de Jesús por la entronización, que lo reconozcan como su Rey y Señor.

Un horrible desastre vendrá sobre este mundo, dijo, como veréis pronto”.

Y como dice la visión, de repente, se oyó un terrible golpe. El globo se agrietó.

Un enorme fuego estalló y la lava voló como si fuera de un volcán, destruyendo por completo a todos los países que no habían reconocido a Cristo.

Debido al hecho de que las profecías de Rosalía Zelkova están tan estrechamente asociadas con los acontecimientos de la Batalla de Viena, parecería que este castigo también estaría de alguna manera conectado a los musulmanes.

También hay un componente particular del Tercer Secreto de Fátima que sugiere que el mundo será capaz de evitar la ocurrencia de un castigo mayor a través de la intercesión de la Santísima Virgen.

Cuando se mostró a los niños pastores una visión en la que las llamas emanadas de la Espada del Ángel son apagados por los rayos de luz que emanan de las manos de Nuestra Señora:

Después… vimos un Ángel con una espada flameante en su mano izquierda; parpadeando, daba llamas que parecían incendiar el mundo.

Pero se extinguieron en contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba hacia él desde su mano derecha…

Y el Ángel gritó en voz alta: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia!

Esta imagen refleja la de la Medalla Milagrosa, que muestra a satanás aplastado bajo los pies de la Mujer Vestida de Sol, y parece aludir al período de paz prometido en el Segundo Secreto.

Durante la misa de canonización de Santa Faustina, San Juan Pablo II parece haber asociado la llegada del período de paz a la devoción de la Divina Misericordia misma:

Jesús le dijo a Sor Faustina:

“La humanidad no encontrará la paz hasta que se convierta con confianza en la misericordia divina” (Diario, p.132).

Entonces, ¿es posible que al enfrentarse a la amenaza del castigo, la humanidad eventualmente se arrepienta debido a la ocurrencia de alguna forma notable de la intervención Divina?

cristo-rey

En su famosa entrevista con el P. Fuentes, la Hermana Lucía declaró que justo antes de que Dios esté a punto de castigar al mundo por sus pecados, él proveerá un último y extraordinario medio de salvación, enviando a su Madre Santísima, para convencer al mundo de su inminente perdición.

“Padre, la Santísima Virgen no me dijo que estamos en los últimos tiempos del mundo, pero Ella me lo hizo entender esto por tres razones”.

La primera razón es porque Ella me dijo que el diablo está en el estado de ánimo para entrar en una batalla decisiva contra la Virgen.

Y una batalla decisiva es la batalla final donde un lado será victorioso y el otro lado sufrirá la derrota.

Además, de ahora en adelante debemos elegir lados, o estamos con Dios o con el diablo, no hay otra posibilidad.

 La segunda razón es porque Ella dijo a mis primos, así como a mí misma, que Dios está dando dos últimos remedios al mundo: el Santo Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María.

Estos son los dos últimos remedios que significan que no habrá otros.

La tercera razón es que en los planes de la Divina Providencia, Dios siempre, antes de que Él esté a punto de castigar al mundo, agota todos los demás remedios.

Cuando ve que el mundo no presta atención alguna, entonces como decimos en nuestra imperfecta manera de hablar, Él nos ofrece con ‘cierto temor’ el último medio de salvación, Su Santísima Madre.

Porque si despreciamos y rechazamos este último medio, no tendremos más perdón del Cielo.

Porque habremos cometido un pecado que el Evangelio llama pecado contra el Espíritu Santo”.

Estas palabras de Sor Lucia sugieren fuertemente que justo antes de la llegada de un futuro castigo, podría haber otra gran aparición mariana para anunciar la próxima destrucción y permitir que el mundo abrace un período de penitencia.

Fuentes:


Sergio Fernández, Editor de los Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: