Al abrir los ojos podemos ver la familia en grave crisis.

Que no sólo se da entre las personas que carecen de fe.

Sino también está contaminando a las familias católicas.

Porque es casi imposible vivir en el mundo y no recibir su influencia.

De modo que las familias católicas están llamadas a resistir.

Llamadas a abrazar la paradoja de estar en el mundo y al mismo tiempo ser implacables en el combate de la mundanidad en la vida.

Es difícil vivir una buena vida en la tierra y asegurarte que todo lo que haces se hace con la mente en el Cielo y la santidad.
.
Pero esa es la misión de los católicos hoy.
.
Hacer un esfuerzo para salvar a los hijos y salvar a nuestras familias.

El pesimismo, el cinismo y el escepticismo no deben reinar en nuestros corazones.

Debe dar paso a la confianza y la esperanza de que podemos construir familias mejores y más santas.

Veamos 10 cosas que deberían hacer las familias para fortalecerse.

 

10 CONSEJOS PARA FORTALECER A LAS FAMILIAS

 

1 – Oración familiar

Una de las principales razones de los conflictos, la amargura, la frialdad y, finalmente, las separaciones es la falta de oración en la familia.

Lo que el oxígeno es para los pulmones, así es la oración para el alma.

La oración debe estar en el centro y el corazón de la vida familiar.

Recuerda las palabras del famoso sacerdote del Rosario, el Padre Patrick Peyton: “La familia que reza unida, permanece unida”.

 

2 – Aprender a escuchar

Es difícil el arte de escuchar realmente, especialmente entre los miembros de la familia.

Todos tendemos a estar en el carril rápido, frenéticamente corriendo de una actividad a la siguiente.

Tendemos a no escuchar atentamente cuando un miembro de la familia quiere hablar con nosotros.

Es triste el hecho de que los Padres nunca se conectan realmente con sus hijos porque están simplemente demasiado ocupados. “Hijo, te escucharé, pero más tarde”.

Y el más tarde se convierte a veces en nunca.

O la necesidad de diálogo del hijo pasó de largo en ese momento y se fue.

 

3 – Perdón y Misericordia

En muchas familias la frialdad, la indiferencia y hasta la amargura impregnan todo el tejido familiar.

¿Por qué?

Una de las razones se debe a la falta de perdón.

Los miembros de la familia deben ser misericordiosos y perdonar, y no sólo siete veces, sino setenta veces siete veces; siempre.

Si queremos ser perdonados, entonces debemos perdonar en nuestros corazones.

El Padre Nuestro ordena esto: “Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”.

 

4 – Pedir perdón y recibir perdón

El único que perdona es Dios, pero nosotros debemos ofrecer nuestro perdón humano a los demás.

No podemos olvidar que debemos limpiar nuestra familia de rencores.

Y una parte importante es tomar la decisión del perdón.

Los miembros de la familia, cultivando la verdadera humildad de corazón, deben aprender a decir estas palabras: “Lo siento…”.

E igualmente importante “Yo te perdono”.

Estas palabras dichas a menudo y con la humildad del corazón pueden salvar a las familias.

 

5 – Expresar gratitud

A pesar de que es pequeño, y a veces, parece casi insignificante, esta palabra puede agregar un condimento a la receta de la familia: “¡Gracias!”.

San Ignacio de Loyola afirmó: “La esencia del pecado es la ingratitud”.

Cultiva en tu familia una actitud de gratitud.

Piensa, ¿qué tenemos que no hemos recibido de Dios?

Sólo una cosa: nuestros pecados, los que elegimos para nosotros mismos.

Dios ama a un corazón humilde y agradecido.

 

6 – Actitud de servidor

Jesús, Hijo del Dios viviente, lavó los pies de los Apóstoles en la Última Cena.

Él mismo afirmó: “El Hijo del hombre no ha venido para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos” (Mt 20:28)

Cada miembro de la familia individual no debe esperar ser servido.

Sino estar siempre dispuesto a servir a los demás miembros de la familia.

El amor y el servicio son realmente sinónimos.

 

7 – El Padre como Jefe de la Familia

Cuando sea posible, el Padre debe ser el jefe de la familia y la Madre debe ser el corazón mismo de la familia.

Una familia sin cabeza es un Frankenstein; una familia sin corazón está muerta.

El Padre asuma el papel de líder espiritual de la familia.

Esto es una cosa complicada porque los hombres tienen más resistencia a la religión; lo vemos en la cantidad de hombres y mujeres sentados en los bancos de las iglesias.

Si quieres verlo así, el Padre debería ser el sacerdote de la familia.

Esto significa que el Padre debe decir Sí a la vida, amar a su esposa y a sus hijos, ser el líder espiritual de la familia.

Y esto significa el líder en la vida de oración de su familia.

¡El ejemplo más espléndido para el Padre debe ser el mejor de los Padres, el buen San José!

 

8 – Respetar la hora de la comida

Un momento clave en la vida familiar debe ser la hora de la comida.

Normalmente es cuando la familia se conecta, se reúne para compartir experiencias, para pasar tiempo juntos, para unirse unos con otros.

En una palabra, para crecer en amor unos con otros.

No repitamos la triste imagen del padre viendo la televisión, la madre leyendo en su tablet, el hijo jugando un juego en su computadora portátil, y la hija adolescente enviando mensajes desde su celular.

Nos reímos de esto, pero deberíamos llorar porque podemos ver a nuestra propia familia en esta imagen.

Por lo tanto recuerda, en la comida, aunque sea nada más de media hora, nada de teléfonos tablet, computadora, radio ni TV.

Todos estos aparatos conspiran directamente contra el diálogo familiar, que es la base de una familia fuerte y unida.

 

9 – Celebrar

Las familias están llamadas a celebrar.

Cumpleaños, aniversarios, fiestas como Navidad y Pascua, y muchas más, son momentos festivos y exuberantes de celebración en el contexto de la familia.

Debemos celebrar al otro en la familia especialmente su cumpleaños, bautismo y el día de su santo.

Si quieres inyectar una buena dosis de alegría en tu familia, cultiva el hábito de celebrar.

San Pablo nos exhorta con estas palabras: “Alégrate siempre en el Señor; digo otra vez: regocíjate en el Señor” (Fil 4: 4)

 

10 – Consagración a María

Nuestra Señora estará entonces en el corazón mismo de su familia.

Nuestra Señora producirá abundantes frutos en la familia: paz, alegría, amor, felicidad, comprensión, paciencia, pureza, mansedumbre, bondad.

Las familias se convertirán en santuarios de la verdadera santidad, como Jesús ordenó: “Sed santos, como vuestro Padre celestial es santo” (Mt 5:48).

Ahora veamos esto en acción, con la familia que produjo la santa más grande de los tiempos modernos.

Santa teresita de Lisieux

 

EL EJEMPLO DE LOS PADRES DE SANTA TERESITA DE LISIEUX

Santa Teresa de Lisieux fue llamada la “Santa más grande de los tiempos modernos” por otro gran santo, San Pío X.

Pero eso fue posible por los padres que tuvo San Luis Martin y Santa Celia Guérin, primeros esposos canonizados juntos.

Su fiesta es el 12 de julio y son considerados los patrones de los hogares católicos.

En esta hermosa familia una santa vino de padres santos que crearon un hogar con miras a la santidad de toda la familia.

Veamos 5 cosas que hicieron que Luis y Celia crearan un hogar católico con una santa.

 

1 – Reconocer que el matrimonio es una vocación y camino a la santidad

Luis y Celia, cada uno, quería ser religioso.

Sus esfuerzos no llegaron a buen término porque Dios tenía otro plan.

Un encuentro providencial entre Luis y su futura suegra, Louise-Jeanne, hizo que Luis y Celia se conocieran.

Coquetearon brevemente y se casaron.

Al principio, los Martin tuvieron dificultades para entender el plan de Dios para ellos,

Ya que cada uno quería desesperadamente servir a Dios con vidas dedicadas a la pobreza, castidad y obediencia.

Por lo tanto, vivieron como hermano y hermana durante los diez primeros meses de su matrimonio, antes de ser animados por su director espiritual a abrazar verdaderamente el matrimonio tal como fue diseñado por Dios.

Al descubrir que el matrimonio es también un llamamiento santo de Dios y una hermosa manera de servirlo, aceptaron con entusiasmo todo lo que conlleva el matrimonio

Y con el tiempo disfrutaron de nueve hijos.

 

2 – Llenar la vida marital con oración y esperanza

La casa de los Martin estaba llena cada día con la oración que aumentaba sus virtudes.

Luis convirtió una habitación de forma irregular en su sala de oración; su hija Celine la describió como una torre hexagonal.

A la familia y a los invitados se les permitía visitarlo cuando él estaba allí, pero sólo para discutir cosas de Dios.

A un lado de la pared había escrito “Dios lo ve todo”.
.
En la pared opuesta había escrito “La eternidad está cerca”.

Esto resume la forma en que tanto él como Celia vivieron sus vidas, reconociendo plenamente siempre la presencia de la providencia de Dios.

Que dio lugar a su conversación continua con Él en su meditación diaria.

De este modo, Martin ofrecía cada acontecimiento en su vida, lo bueno y lo malo, con la esperanza del cielo.

Si tuviéramos que resumir sus vidas con una palabra, sería que vivieron sus vidas de acuerdo con la virtud de la esperanza.

Fue esta virtud que les permitió transformar cada tragedia en una razón para estar más cerca de Dios, cuando tres de sus hijos fallecieron.

Celia y Luis Martin

 

3 – Permitir que Jesús purifique el amor conyugal

Los Martin se dieron totalmente a Dios y se entregan totalmente el uno al otro.

Ellos compartieron juntos sus luchas, sus preocupaciones, sus objetivos y sus victorias.

Dieron prioridad a su tiempo juntos en familia, asegurando que pasaban un tiempo cada día conversando, comiendo, y disfrutando juntos como una familia.

Oraban forma individual todos los días, pero también rezaban cada día como una familia, especialmente la Santa Misa, el Rosario, y con frecuentes visitas al Santísimo Sacramento.

Al centrar su vida en Cristo, Él se convirtió en una fuente de su amor por los demás.

Las cartas que Celia escribió a su marido mientras estaba en sus muchos viajes de negocios, después de 15 o más años de matrimonio, estaban llenas de anhelo, amor, respeto, confianza y admiración.

No podía esperar a su regreso.

Estas cartas parecían más a las de una joven enamorada que de una mujer adulta, que en ese momento era la de nueve hijos.

Ella expresó a su hermana, que a pesar de los deseos de su juventud para convertirse en, ella había sido hecha para los niños, y le gustaba tenerlos cerca, incluso mientras se trabaja en su compañía.

 

4 – No desanimarse por las imperfecciones

Muchos de nosotros tenemos la impresión de que los santos son seres humanos perfectos, liberados por la gracia de los errores y luchas.

Esto es falso.

Celine, su hija y uno de sus biógrafos, así como otros estudiosos que han escrito sobre los Martin, han hablado de sus imperfecciones y luchas.

Por ejemplo, en uno de sus viajes a París, Luis había escrito en una carta a Celia que se encontró con el libertinaje y la moral laxa de París, cuestionando en gran medida sus deseos de permanecer casto en el corazón.

Celia tuvo problemas con la ansiedad y preocupación, en particular en lo que respecta a su difícil  hija Leonie.

Pero cierto Leonie hizo finalmente respondió mejor a las impresiones de su madre y se convirtió en una monja de las Hermanas de la Visitación.

 

5 – Mantener el descanso santo y la santidad del trabajo

Tanto como Luis y Celia se negaron a abrir sus tiendas el domingo, a pesar de que sus competidores fueron cediendo a la cultura y trabajaban por lo menos en las tardes de los domingos, con el fin de obtener más negocios.

Celia siempre dijo que la razón por la que ella y Luis tenían dinero era debido a que respetaban el mandato del Señor.

Pasaban ese día con sus hijas y con los necesitados, asistiéndoles en las necesidades corporales o espirituales.

Llevaban esta perspectiva en sus vidas diarias de trabajo también.

Ellos siempre hicieron hincapié en servir a su clientela y a sus trabajadores antes que pensar en su bolsillo.

Sin embargo, su casa, aunque no rica, evitó la pobreza y problemas financieros que uno pensaría que tendrían al no tratar de hacer dinero.

 

NO TENEMOS MÁS REMEDIO QUE SER SANTOS

No hay otra opción para nosotros que aspirar a la santidad y luchar para conseguirla.

El Señor nos dejó todas las indicaciones y todas las ayudas para que podamos lograrlo.

Una Iglesia que tendrá Su auxilio divino hasta el fin del mundo, que no es poca cosa.

Siete Sacramentos que nos fortalecen para llegar a conseguir lo que Él amorosamente espera de nosotros.

Sabemos, por lo tanto, tenemos la certeza total y absoluta, de que no estamos solos frente a las tentaciones que el mundo pondrá a nuestro alcance.

Y de esos Sacramentos, el Señor eligió uno para unir a las parejas en matrimonio.

El Sacramento del Matrimonio es el único Sacramento “vivo”.

El único de los siete que une a dos personas. ¡Qué inefable don de Dios! Todos los demás son individuales.

Y por ese don especial, el matrimonio católico es la única relación sobre la tierra capaz de renacer de entre las cenizas de un fracaso, de una rutina devoradora, incluso de una infidelidad,.

Esa es la promesa de Dios para las parejas que lo invitan a Su casamiento.

Que Él será el tercero en la vida conyugal.

Y que se gloriará en el amor mutuo que esa pareja sacramentalmente unida se dispense a lo largo de la vida.

Inconmensurable importancia la del Sacramento del Matrimonio.

No es posible escatimar esfuerzos para dar bien ese paso: hay que pensar muy bien, elegir muy bien, conocerse muy bien antes de dar el sí definitivo.

Porque sí, es definitivo, es un voto perpetuo.

No hay posibilidad de romper esa alianza que Dios mismo santificó.

Y tener bien presente, que,como hijos de Dios que somos por el Bautismo, ese hombre, esa mujer, unidos en matrimonio, no son sólo sujeto y objeto de amor.

Para nosotros, los católicos, el esposo y la esposa, además de compartir el hogar, la economía, el lecho conyugal y la paternidad de los hijos, son hermanos ante Dios Nuestro Señor.

En este mundo moderno – y debemos reconocer esto con humildad – , todos nosotros estamos sujetos a tentaciones, a cansancio, a estímulos exteriores que pueden hacer tambalear la pareja que hemos formado ante Él.

Hay que saber detectar el problema a tiempo para que no crezca en nuestra mente, pase a nuestro corazón y traiga consigo la ruptura.

Cada uno de nosotros debe pensar que ese hermano-esposo, esa hermana-esposa, es nuestra responsabilidad personal desde el día del casamiento.

Estamos llamados a cuidar y guiar al compañero de camino. Y juntamente los dos, a los hijos. Es la misión fundamental de nuestra vida.

No olvidemos que se nos pedirán cuentas de ese cuidado. De esa guía.

Y debemos ser responsables de nuestras decisiones de abandono, porque podemos poner en peligro de caer en pecado mortal a aquel o aquella que nos fue confiado por el Altísimo.

Puede ser, sí, que ese matrimonio sea nuestra cruz, pero la oración hecha con fe y perseverancia obra milagros para rehacer y reparar lo que parecía destruido.

Cuando el amor parezca haberse enfriado en nuestro corazón, seamos humildes y pidamos con fuerza al Señor que sane nuestras almas y nos conceda volver a la plenitud del amor inicial.

Si aprendemos a buscar y encontramos la alegría y la risa de la vida en común y nos disponemos cada día a orar en familia, el Señor no escatimará los dones y la fortaleza necesaria para llegar al final de la vida compartiendo el mismo tierno amor del día de la boda.

Muchas parejas lo han logrado, con la gracia de Dios.

Imaginemos el dolor del Señor al hacerle el reproche a la Iglesia de Efeso: “tengo una cosa contra ti, que ya no tienes el mismo amor que al principio” (Apocalipsis 2, 4).

Roguemos al Señor que nos libre de caer en esa frialdad de corazón, para que podamos llegar , hasta Su Presencia irreprochables en el amor..

Y tengamos presente en medio de situaciones de desesperanza que, así como Dios nunca niega Su Espíritu a quien se lo pide, tampoco se negará a revivir el amor que pensábamos muerto y enterrado en nuestro corazón.

“Señor, ven en mi ayuda. Dios mío, date prisa en socorrerme”. Amén.

 

Fuentes:



María de los Ángeles Pizzorno de Uruguay, Escritora, Catequista, Ex Secretaria retirada

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: