En la década de 1950 el mundo se maravilló con las fotografías que mostraban el desarrollo de la vida humana.

Era la muestra gráfica de la prédica cristiana que la vida comienza con la concepción.

Las fotografías mostraban elocuentemente como el bebé iba creciendo y completando su cuerpo.

Pudimos ver al bebé creciendo semana a semana.

Haciéndose visibles sus dedos, sus uñas, sus ojos, los rasgos de su cara, su pelo, sus órganos internos.

Sin embargo hoy esa comprensión se ha ensombrecido.

Porque las propuestas de los abortistas están llegando a la puerta de lo que legalmente se considera infanticidio.

El cristianismo fue el responsable de hacer virar la moral del mundo, desde la aceptación del aborto y el infanticidio, hacia su condena.

Pero la descristianización que está sucediendo en occidente está cambiando esa moral.

Hoy las fotografías que muestran el desarrollo de un bebé en la panza de la madre son comunes.

Nos siguen poniendo frente a la maravilla de la vida.

Pero parece son cada vez menos motivadoras para comprender la sacralidad de la vida.

Pero además, otro balde de agua fría sobre nuestra cabeza es saber que las fotografías más detalladas y famosas de los años ’50 tienen su lado oscuro.

Por eso te propongo elevar una oración por la salvación de los engañados que apoyan el aborto.

  

EL ABORTO ERA LA NORMA EN EL MUNDO ANTIGUO HASTA QUE DIOS SE REVELÓ

El infanticidio era la normalidad en la mayoría de las culturas antiguas.

Los aztecas, los mayas y los incas practicaban sacrificios de niños para apaciguar a sus dioses.

Y el griego Plutarco dice que los cartagineses de Fenicia ofrecían a sus propios hijos para ser sacrificados.

Y que aquellos que no tenían hijos compraban niños a la gente pobre y les cortaba la garganta como si fueran corderos o pájaros sacrificados a su dios.

Y el filósofo griego Aristóteles decía que si alguna persona concibe un hijo contraviniendo las normas del estado, “debe practicarse el aborto antes de que se haya desarrollado la sensación de vida”.

Entre los romanos también era habitual el asesinato de los niños.

En las 12 Tablas de la Ley Romana, Cicerón dice que “un niño terriblemente deformado deberá ser asesinado rápidamente”.

Pero todo esto, habitual en el mundo antiguo, cambió con la revelación de Dios a los judíos.

Los judíos mismos también sacrificaban niños a Baal, como los pueblos que les rodeaban.

Por eso decía el profeta Jeremías qué donde los judíos sacrificaban a estos niños sería llamado “el valle de la matanza”.

Los profetas de Israel condenaban también a los cananitas porque era habitual el sacrificio de niños en esa cultura.

El Dios judeo cristiano les ordenó a los israelitas que no mataran a sus hijos.

Esto está claramente expuesto desde el Antiguo Testamento.

La creencia en la santidad de la vida hacía inaceptable no sólo el infanticidio, sino el aborto también.

Tertuliano que fue uno de los primeros Padres de la Iglesia Dice que “en nuestro caso el asesinato está prohibido de una vez por todas, no podemos destruir ni siquiera el feto en el útero”.

Y el propio Tertuliano describe como los integrantes de la iglesia primitiva buscaban en la basura  y en el alcantarillado de las ciudades romanas a niños recién nacidos que eran abandonados por sus padres para que murieran.

El cristianismo fue el responsable de instruir al mundo sobre la santidad de la vida, y el pecado del infanticidio y el aborto.

El emperador Constantino del siglo IV, que fue el que legalizó el cristianismo, creía que el infanticidio era un crimen.

Y más tarde el emperador Valentiniano, que también era cristiano, declaró ilegal el infanticidio.

La razón por la que los cristianos tenían tan claro que el aborto y el infanticidio era un pecado es la creencia de que Dios hizo al hombre a su propia imagen y semejanza.

Y por tanto toda la vida, en cualquier etapa, debía ser considerada sagrada.

Por esta razón fue ilegalizado el infanticidio en la América colonial durante la época de la colonización.

De modo que el gran responsable de generar el respeto más completo a la vida humana fue el cristianismo.

Y cuando la sociedad se va alejando del cristianismo vemos que es cuando reaparece la cultura de la muerte.

Ejemplo de esto es el régimen nazi de Adolfo Hitler y las dictaduras comunistas de Joseph Stalin, Mao y Pol Pot, que produjeron las mayores matanzas en la historia humana.

Así, el primer país en hacer legal el aborto fue la Unión Soviética.

La Unión Voviética fue la nación que hizo más abortos históricamente.

Y hoy Rusia está pagando las consecuencias con una población que decrece porque no puede reponer la gente que muere, por más que hay un clima generalizado en el país de vuelta hacia los valores cristianos.

La cultura del aborto tiene eso, una vez que se adopta es difícil desembarazarse de ella y trae consecuencias trágicas para el desarrollo de las naciones.

  

LA DESCRISTIANIZACIÓN DE OCCIDENTE ESTÁ HACIENDO MÁS FEROCES LAS LEYES DEL ABORTO

Hoy vemos que con la descristianización de Occidente, el aborto no sólo se ha legalizado en la mayor parte de las naciones, sino que las propuestas de leyes para el aborto son cada vez más feroces.

Por ejemplo vemos que en Estados Unidos se ha aprobado, en el estado de Nueva York, una ley que permite el aborto prácticamente hasta el nacimiento.

El asesinato de un bebé casi por nacer, a los 8 o 9 meses, no toma en cuenta que los bebés experimentan dolor desde las 8 semanas de vida según la ciencia.

Y llamativamente el impulsor de esta ley es el gobernador Cuomo, que se llama a sí mismo católico, y la Iglesia Católica aún está discutiendo si sigue dándole la comunión a este apóstata o no.

Lo que demuestra también que la eficacia del cristianismo para defender la vida se ha erosionado y perdido vigor.

También ahora el gobernador del estado de Virginia propone el aborto post parto, lo que significa dejar morir al bebé recién nacido si falla el aborto.

Esta profundización de las leyes del aborto que estamos viendo, especialmente en Estados Unidos, dejan cada vez más claro el verdadero motivo de la promoción del aborto.

No se trata de que los abortos sean seguros para la mujer, como dicen las campañas iniciales en todos los países cuando se intenta legalizar el aborto inicialmente.

Sino que se quieren asegurar de matar al bebé cuando la madre lo desee.

Se ha ensombrecido nuevamente la idea que el bebé  en el útero es un ser humano y que la vida es sagrada.

Quién hizo más por dar cuenta que en el útero se está desarrollando vida humana fue el fotógrafo Lennart Nilsson.

El primero en fotografíar de manera sofisticada el crecimiento del bebé en el útero materno y difundirlo en todo el mundo.

Lamentablemente detrás de esta revolución hay una oscura historia que te queremos contar.

Lennart Nilsson en aeropuerto de Suecia

  

UN HÉROE CON PIES DE BARRO

A principios del año 2017, el 28 de enero, murió el fotógrafo sueco Lennart Nilsson.

Falleció pacíficamente en un asilo de ancianos de Estocolmo a los 94 años.

Nilsson fue el fotógrafo que revolucionó la comprensión del nacimiento de la vida, al fotografiar imágenes del desarrollo de un feto con una precisión y una calidad que nunca se había hecho.

Lars Olof Lennart Nilsson nació en Strangnas, Suecia el 24 de agosto del año 1922.

Su primer matrimonio terminó en divorcio y habían tenido un hijo que murió en el año 2013.

En el año 1989 se casó nuevamente y sus sobrevivientes son dos hijastros, una hermana y tres nietos.

Le regalaron su primera cámara cuando tenía 11 años y una vez dijo que era tal su fascinación que quería acercarse al milagro de la vida.

Nilsson trabajó en el comienzo de su carrera como fotógrafo independiente y documentó a cazadores noruegos siguiendo osos polares por sus huellas y a una partera en las tierras altas de Suecia.

También sus primeros temas incluyeron fotografías de criaturas submarinas y hormigas.

Además fotografió a celebridades como Ingrid Bergman y el director Ingmar Bergman, así como el pintor Henri Matisse.

Puso una cámara dentro de una flor para capturar la llegada de una abeja.

También un lente dentro de la boca de un hombre para capturar el momento de un beso

Y fotografió las cuerdas vocales de la famosa soprano sueca Birgit Nilsson.

  

LA FOTOGRAFÍA DEL DESARROLLO HUMANO

En su libro Un Niño va a Nacer, y antes en un famoso artículo de la revista Life, mostró por primera vez la presencia traslucida de embriones todavía en el útero.

Son hermosos detalles del desarrollo de un ser humano desde la fecundación en el ovario hasta la última etapa del desarrollo fetal.

Su libro vendió millones de copias y se incluyó a bordo de las sondas Voyager 1 y Voyager 2, que transportaron objetos creados por el hombre para que abandonaran nuestro sistema solar.

Algunos han considerado está fotografías como las más asombrosas de finales del siglo XX.

Eran una explosión de color en contraposición a los escaneos de ultrasonidos borrosos en blanco y negro.

Las fotos de impresionante calidad presentan al ojo humano la gestación a las 6 semanas y media, cuando el embrión muestra las manos claramente visibles.

A las 8 semanas se pueden contar los dedos y a las 18 semanas la fotografía presenta a un bebé chupándose su pulgar.

También fotografía los vasos sanguíneos del interior del corazón y partes del cerebro.

En las fotografías se ve las manos del niño completamente formadas, sus uñas son visibles, sus párpados cerrados a veces y sus ojos abiertos en otras ocasiones, además de su rostro en paz.

Los pelos de la cabeza se ven como yuyos entre piedras cubiertas de musgo.

Las glándulas del estómago parecen un terreno volcánico.

Los pliegues de la mucosa dentro de las trompas de falopio se muestran como hermosos velos de seda.

Y los cristales de calcio del oído interno se ven como rocas monumentales a la luz de la luna”.

Esto lo dijo Irving Geis, un artista biológico, escribió en una reseña del New York Times sobre Contemplando al hombre: Un viaje fotográfico de descubrimiento dentro del cuerpo.

Nielsson usó para estas fotografías un equipo diseñado por él, con una súper lente gran angular y un pequeño rayo de flash de precisión quirúrgica.

Los dos milagros de esta fotografía son su precisión y calidad, y en segundo lugar mostrar el milagro de la existencia humana.

  

EL LIBRO DEL NACIMIENTO DE UN NIÑO

Su profesión de fotógrafo había llevado a Nilsson a las Naciones Unidas en Nueva York en 1953.

Y ahí lanzó la idea a la revista Life de un registro fotográfico del embrión creciendo en el útero.

Inicialmente los editores de Life no se mostraron entusiastas porque significaba una gran proeza tecnológica, que tenían dudas se pudiera lograr en ese momento.

Pero Nilsson les mostró fotografías y decidieron encargar el proyecto.

Life presentó un artículo llamado “El drama de la vida antes del nacimiento” el 30 de abril 1965, con una extensión de 16 páginas.

Fueron 12 años de trabajo.

“Esto es como la primera mirada a la parte posterior de la luna”, comentó un ginecólogo sueco al ver las imágenes, según Life.

El artículo causó furor, vendiendo 8 millones de copias de la edición, que tenía por portada la imagen de un feto de 18 semanas en el saco amniótico.

Estas no eran las primeras fotografías de un niño en el útero, pero si lo eran en la prensa masiva.

Y exhibían una alta calidad técnica visual como nunca antes.

Las fotos causaron admiración y dieron vuelta al mundo a través de todos los medios de comunicación.

Y formaron la base de un libro qué se llamó Un Niño Nace: el drama de la vida antes del nacimiento en fotografía sin precedentes.

Se público en más de 40 países y fue uno de los libros ilustrados más vendidos de la historia.

Sus imágenes se convirtieron en iconos de los niños no nacidos.

En televisión, apareció en documentales como “El milagro de la vida“, de 1983:

Y Odisea de la vida” de 1996, obteniendo premios Emmy y Peabody:

En los 12 años que Nilsson trabajó en el proyecto del libro obtuvo la colaboración de 5 hospitales de Suecia.

Sin embargo hay un lado oscuro de esta gran revolución.

Las imágenes que captó Nilsson no eran de un embrión y un feto vivo.

Sus fotografías más espectaculares surgieron a partir de cuando estaba haciendo una tarea en un hospital de Estocolmo y vio un frasco de vidrio lleno de formaldehído y un feto de unos centímetros adentro.

Pidió permiso para llevárselo a su casa y estuvo una semana fotografiándolo.

  

EL USO DE BEBÉS ABORTADOS

Quizás muchos se hayan preguntado, al ver estas imágenes, como el fotógrafo logrado colocar una cámara en el útero.

Pero la triste verdad es que Nilsson fotografía material abortivo, de mujeres que interrumpieron sus embarazos bajo la ley liberal sueca.

Algunas fotografías eran de fetos interrumpidos por abortos espontáneos o embarazos ectópicos.

Pero otros fueron obtenidos en clínicas de abortos y no se conoce bien su origen.

El trabajar con embriones muertos le permitió a Nilsson mejorar la iluminación, el fondo y las posiciones, por ejemplo el pulgar en la boca.

Es irónico por tanto que los activistas pro vida se hayan apropiado de esta fotografía para sus campañas.

Porque la secuencia muestra la rapidez con que la célula se combinan y dividen hasta formar una vida reconocible.

Y esta vida luego es segada por la intervención consciente humana.

El aborto es legal en Suecia desde 1938 y para 1965 había habido en el país 6000 abortos por año, lo cual permitió a Nilsson tener especímenes adecuados para fotografiar.

Nilsson nunca quiso hablar sobre el tema del aborto.

Lo más cercano que ha dicho es

Si eres religioso puedes creer que la vida comienza a 24 horas después de la fecundación.

Algunos científicos creen que es cuando el corazón comienza a latir, de 16 a 18 días después de la fertilización.

Depende de ti solo. Soy un periodista que te dice cosas. Es mi misión en la vida”.

La discusión sobre la justificación de la manipulación de las imágenes es algo que ha pasado de moda porque la mayoría de la gente de nuestra época no conoce la verdadera historia.

En su momento, el texto original de Life lo decía:

“las manchas en forma de estrella alrededor del amnios no son más que burbujas en un fluido que el fotógrafo ha utilizado para soportar el amnios.

Lo que hizo Nilsson fue comunicar a otro ser humano lo que estaría sucediendo en el útero materno, independientemente si el sujeto estaba vivo o muerto.

Sin embargo si conocemos la génesis de las fotografías de Nilsson es difícil contemplarlas sin una sensación de tristeza, al conocer el destino de los bebés.

Las fotos muestran el desarrollo de bebés y el niño que nace, pero el paso por la vida de estos bebés fue truncado.

Una experiencia tanto hermosa como trágica es la historia completa que nos deja las fotografías de Lennart Nilsson

  

UNA ORACIÓN POR AQUELLOS QUE APOYAN EL ABORTO

Es habitual que los movimientos pro vida oren para terminar con el aborto.

Pero hoy les queremos presentar una oración para salvar a los que están involucrados por el aborto y no solamente al bebé qué será abortado o fue abortado.

Porque una parte de las mujeres que solicitan aborto son mujeres de fe.

Y también puede suceder que el médico abortista y el personal de enfermería de la clínica vivan la fe a su manera.

Mientras que es claro que algunos ministros cristianos que condonan el aborto son personas de fe aunque equivocadas y engañadas.

Incluso algunos ministros ordenados bendicen instalaciones de aborto en algunos países, diciendo que ahí se produce un trabajo sagrado.

Algunos están teniendo o justificando un aborto a pesar de su fe.

Este engaño de nuestros tiempos es una elección centrada en uno mismo, que devalúa la vida.

A pesar que algunos creen que abortar es una opción desinteresada e incluso misericordiosa.

Y lo expresan cuando argumentan que una madre no puede darse el lujo de alimentar otra boca o es demasiado joven para cuidar un niño o el bebé tiene una enfermedad qué le puede causar sufrimiento después del nacimiento, etc.

Sin embargo no tienen presente que el nacimiento es algo otorgado por Dios y que los hombres no pueden oponerse a la ley de Dios.

Vivimos tiempos engañosos.

Podemos llegar a entender sus miedos y deberíamos orar por su salvación, porque actúan engañados por el padre de la mentira.

Oración por los engañados sobre el aborto

Padre celestial,

Sabemos que creaste a todas las personas a tu imagen.

Y amas cada vida que has creado.

Al médico que realiza abortos, a la enfermera que los facilita, al ministro que condonó a la madre cuyo hijo está siendo asesinado y al niño por nacer está muriendo.

Son todas las almas preciosas a tu vista.

Como nos lo recuerdas en las Escrituras, estamos luchando activamente contra las fuerzas espirituales del mal en esta vida.

Y ese mal ha engañado a muchos para que piensen que la destrucción de la vida no nacida es justicia.

Que eso es bueno e incluso piadoso.

Señor, nos duele y nos enoja ver ese mal cometido en tu nombre, así como te duele y te enoja.

Pero sabemos que tu gracia es suficiente para todos.

Todavía puedes salvar al médico abortista, al ministro que bendice el aborto y a la madre que elige el aborto.

Puedes transformar sus vidas en maravillosos testimonios de tu gracia.

Te pedimos que hagas eso.

En el nombre de Jesús,

Amén.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: