Nuestra Señora de la Candelaria de San Pedro de la Paz, Chile ( 2 de febrero)

La imagen de la “Bienaventurada Virgen María”, que bajo la advocación de “Nuestra Señora de la Candelaria”, se venera en el Santuario ubicado en San Pedro de la Paz, Concepción, es tal vez la más antigua que actualmente existe en Chile.

Los mineros la asociaron, por la candela que llevaba en su mano, a la luz que los acompañaba en los piques y que llevaban sobre el casco de trabajo…

Gran Concepción es un área metropolitana que comprende las 7 de las 12 comunas de la Provincia de Concepción, en la VIII Región del Biobío (Chile). Se encuentra ubicada en la ribera del río Biobío, en su desembocadura y cercanías, donde en total viven casi 700 mil habitantes, convirtiéndola en la tercera conurbación más poblada del país, después del Gran Valparaíso. Posee los puertos de Lirquén (comuna de Penco), Talcahuano, San Vicente (Chile) (comuna de Talcahuano), cuenta con el Aeropuerto Carriel Sur y cuatro vías de acceso desde la carretera panamericana. El centro neurálgico de esta conurbación es Concepción.

Esta ciudad fue fundada por Pedro de Valdivia el 5 de octubre de 1550 en el actual emplazamiento de Penco, frente a la Bahía de Concepción.

Dos años después, el asentamiento fue reconocido como ciudad a través de un Decreto Real que le otorgaba un Escudo de Armas, que es el que existe en la actualidad.

Durante la mayor parte de los siglos XVII y XVIII, Concepción fue el asiento de la Real Audiencia, la más importante institución de gobierno colonial española. Tras el terremoto y maremoto del 25 de mayo de 1751, que destruyó la ciudad, se decidió su re-emplazamiento en el denominado Valle de la Mocha, ubicación que mantiene actualmente. En la Plaza de Armas de esta ciudad, se firmó la declaración solemne de independencia nacional el 1 de enero de 1818. Desde ese momento, la Plaza de Concepción pasó a llamarse Plaza Independencia, la única Plaza de Armas que se denomina de esa forma en todo el país. Su crecimiento ha sido especialmente rápido a partir de la segunda mitad del siglo XX, llegando a fusionarse con otras urbes creando el Gran Concepción.

El río BÍO BÍO, en lengua mapuche significa Huio Huio o ‘rumor de agua’. Ha sido un río histórico por excelencia. Durante la Colonia fue la frontera y el gran teatro de la Guerra de Arauco y en la lucha de la Independencia Nacional, donde fue testigo de varias batallas entre patriotas y realistas. Su función más importante es abastecer de agua potable a más de un millón de personas.

  

COMUNA SAN PEDRO DE LA PAZ

La comuna de San Pedro de la Paz se ubica cruzando el río Bío Bío, al suroeste de la ciudad de Concepción. Sus límites son, por el norte, el río Bío Bío; por el sur, Coronel; por el este, río Bío Bío y por el oeste, el Océano Pacífico.

Creada como comuna el día 29 de Diciembre de 1995, posee una superficie de 112,5 km2 y una población superior a 80 mil habitantes.

La comuna debe su nombre al Fuerte construido en 1603 por orden del Gobernador y Capitán General del Reino de Chile, don Alonso de Ribera, durante la Guerra de la Araucanía. Hoy no quedan vestigios de este fuerte.

El único vestigio del Fuerte de San Pedro de la Paz que ha sobrevivido al paso de los siglos, es una imagen de la Virgen María, tallada en madera, que se venera en el “Santuario de Nuestra Señora de la Candelaria”, erigido en su honor. Fue instalada en la fortificación militar por el Gobernador Alonso de Rivera en 1603. Esta reliquia histórica, cuatro veces centenaria, ha sorteado guerras, terremotos, el paso del tiempo y continúa iluminando a sus devotos.

Cada 2 de febrero se celebra la “Fiesta de la Candelaria”, que congrega a fieles de la región y del país. Durante la festividad se efectúa una tradicional procesión por las arenas del río Bío Bío. El 22 de enero de 1996, el Arzobispado de Concepción la declaró Patrona Principal de San Pedro de la Paz.

 

LA IMAGEN

La imagen de la “Bienaventurada Virgen María”, que bajo la advocación de “Nuestra Señora de la Candelaria”, se venera en el Santuario ubicado en San Pedro de la Paz, Concepción, es tal vez la más antigua que actualmente existe en Chile.

Traída desde España por el Gobernador Alonso de Sotomayor, alrededor del año 1583, fue venerada primeramente en los Fuertes de Angol, Nacimiento y Santa Juana. Al ser abandonados estos Fuertes por los ataques de los araucanos, la imagen fue traslada a Penco.

El Gobernador Alonso de Ribera, reconstruyó el Fuerte de San Pedro en la orilla sur del río Bío Bío, e hizo trasladar esta histórica imagen a dicho Fuerte. Desde entonces ha permanecido en el lugar, en él se firmó un tratado de paz entre españoles y araucanos, de ahí, el nombre de San Pedro de la Paz.

En el año 1983 la imagen de la “Virgen de la Candelaria”, fue sometida a un proceso de restauración a cargo del sacerdote Ángel Vicente Cerró, de la Congregación Padres de Schöenstatt, experto en policromía y restauración.

Al retirar yeso y papel de la imagen, producto de una restauración anterior (que probablemente se realizara en 1881, por los pedazos de periódicos de la época que se encontraron) el padre Ángel Vicente Cegó descubrió casi intacta una bella imagen de madera de artesanía gótica que trabajaban los escultores góticos en los siglos XV y XVI.

Con señorial estampa, “Nuestra Señora de la Candelaria” luce ahora en todo su esplendor, colocada en la única ventana del actual Santuario, pudiendo observarse tanto de día como de noche, apreciando su enigmática sonrisa, que a través de los siglos, no ha perdido su dulzura.

En el interior del templo se puede apreciar como telón de fondo del Altar al mural usado en la Misa que celebró S.S. Juan Pablo II, en su visita a Concepción. Este mural fue tejido por las bordadoras de Copiulemu en arpillera y lana. En la entrada del templo se encuentra el “Cristo de Pellín” labrado por toda la comunidad. Resultó un Cristo con rasgos mapuches.

LA DEVOCIÓN

El Santuario de San Pedro de la Paz, por siglos ha sido centro de la expresión religiosa de la zona del Bío Bío. En los tiempos de gloria de las minas de carbón de Lota y Coronel, había trenes que llegaban hasta la Estación de ferrocarriles de San Pedro para traer a cientos de peregrinos que venían cada 2 de febrero a venerar a Nuestra Madre.

Los mineros la asociaban, por la candela que llevaba en su mano, a la luz que los acompañaba en los piques y que llevaban sobre el casco de trabajo. En esos tiempos el río era navegable y se paseaba, junto con caravanas de botes con fieles, por el curso de agua. Cuando esto se hizo complicado, se sacaba la pequeña imagen en procesión por la Laguna Chica de San Pedro.

En la actualidad la Procesión se hace en parte por las arenas del río Bío Bío y luego por las calles de la Comuna, aledañas al Santuario.

El culto a la Candelaria empezó a decaer cuando se empezó a construir en los sectores donde los fieles hacían sus “paseos” y también por el decaimiento de la zona del carbón. Fue a partir del año 1980 cuando se empieza nuevamente a promover esta devoción mariana que poco a poco, al principio, y con mucha fuerza después, ha ido creciendo en número de fieles y en infraestructura.

Durante todo el año acoge a cientos de peregrinos que vienen a encontrarse con su Madre, muchos son acogidos en las Catequesis y en los Grupos organizados de la Parroquia, o vienen a celebrar sus Sacramentos. Este espíritu de cobijamiento, tan característico de los Santuarios Marianos, se deja ver claramente aquí.

Cuando se aproxima la celebración de la Fiesta Patronal (la “Virgen de la Candelaria” fue declarada por el Arzobispo Antonio Moreno, Patrona de la Comuna) se incrementa la oración en la Novena, se prepara la Cantata a la Virgen, y se realiza la Liturgia de la Luz a orillas del río.

Durante la fiesta y la procesión, son los ”Caballeros de la Virgen” los encargados de la infraestructura y de transportar la imagen de la Virgen

EL TEMPLO

No sólo de atractivos naturales goza la comuna de San Pedro, porque una gran iglesia situada en el sector de San Pedro Viejo se conserva como una muestra patrimonial de la localidad que, además de poseer un gran templo, cuenta con bellos jardines decorados con hermosas figuras religiosas, bellos corredores y áreas verdes.

En la entrada al Santuario de La Virgen de la Candelaria, lo que más llama la atención, es una gran figura de Jesús en la cruz tallada en madera, donde los fieles realizan sus peticiones y prenden velas, mientras en los jardines del lugar una estatua de San Pedro traída directamente desde Roma, protege el recinto.

Es una moderna iglesia con terraza y hermosa vista de las luces de la ciudad de Concepción, reflejadas en el río Bío Bío al atardecer.

En enero de 1939 un terremoto destruyó el Santuario, fue reconstruido, pero en el año 1960 otro lo destruye nuevamente. La Facultad de Teología y la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica de Valparaíso en una ayuda solidaria, construyen un nuevo templo en madera, programado para una duración de 10 años, sin embargo se mantuvo en pie 25 años, hasta que se construyó el actual Santuario el año 1987.

El 25 de marzo de 1982, por decreto, el Santuario pasó a ser también Parroquia y fue nombrado así su primer párroco y rector, por ordenanza del Arzobispo de Concepción, de ese entonces, Monseñor Manuel Sánchez.

IR ARRIBA