Comienza la Cuaresma que es un tiempo de penitencia y de ascetismo.

Con el objetivo es purificar nuestros corazones para que podamos celebrar la Pascua con provecho.

En cierto modo, la Cuaresma debe ser como una muestra en pequeño de toda nuestra lucha en la Tierra.

Una buena Cuaresma hace foco en la disciplina, la penitencia y el crecimiento espiritual, y puede ser fácilmente perdida si no logramos trascender nuestra vida diaria.

La tradición de la Iglesia propone una serie de acciones a realizar.

Y que también nosotros trabajemos sobre alguna virtud para crecer.

Veamos cómo potenciar virtudes clave como el autocontrol, el deseo de santidad, la paciencia, la oración, la humildad y otras más, porque eso nos acerca más a lo que Dios nos promete.

  

LA CUARESMA TIENE MÚLTIPLES FUNCIONES

Una es prepararnos para celebrar los misterios más sagrados de nuestra fe, que son la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

Y para ello renunciamos a algo durante este periodo para reparar nuestros pecados y también para crecer en virtud.

Lo ideal es preguntarle a Dios qué sacrificio debemos hacer en cuaresma y sobre qué virtud debemos trabajar.

También la cuaresma tiene una serie de obligaciones y ritos que los católicos deberían cumplir.

El Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo son días de ayuno para los católicos

Y se recomienda que todos los Viernes de cuaresma sean días de abstinencia de carne.

Si no podemos renunciar a la comida o a la carne debemos sustituirlo con la abstención de otra cosa que hacemos habitualmente y nos agrada.

Y aunque hagamos abstinencia de carne igual es una buena práctica abstenernos de otras cosas en cuaresma.

Cuando renunciamos a algo en la cuaresma, ya sea comida u otra cosa, hacemos penitencia, y eso promueve nuestro crecimiento espiritual.

También la cuaresma es un momento para aumentar nuestro conocimiento de la fe, de profundización de la oración, de fortalecer nuestra vida espiritual y realizar actos especiales de misericordia.

Hay una serie de prácticas católicas habituales en cuaresma qué deberíamos tratar de cumplir.

  • Comenzar cada día ofreciéndolo a Dios “Señor, te ofrezco este día y todo lo que pienso, hago y digo”.
  • Asistir a misa con más frecuencia y colaborar con la parroquia.
  • Confesarte
  • Rezar los misterios dolorosos del Rosario.
  • Realizar diariamente algunas de las horas de la Liturgia de las Horas.
  • Recorrer el Viacrucis.
  • Leer la Biblia todos los días aunque sea 10 minutos.
  • Pasar un tiempo en adoración frente al Santísimo Sacramento.
  • Escuchar música devocional, leer algún libro espiritual y mirar videos espirituales
  • Hacer un examen de conciencia diario al final del día, poniendo énfasis especial sobre nuestros progresos trabas en la virtud principal que estamos trabajando en la cuaresma.
  • Dejar de mirar y/o depender menos de la televisión, del computador y del teléfono celular.
  • Ofrecer limosna a los pobres y a las obras católicas

Veremos más abajo con detalle los esfuerzos que deberíamos hacer para nuestro crecimiento espiritual.

  

LAS PRÁCTICAS DE ORIENTE

Nuestros hermanos en el Oriente llaman al período de la Cuaresma, el “Gran Ayuno”, o alternativamente, la “Gran Cuaresma.”

Es la más importante de las cuatro temporadas de ayuno en las iglesias católicas orientales, ya que es la preparación para la fiesta de las fiestas, a saber, Pascua.

En el rito bizantino, el período de la Gran Cuaresma es precedida por cuatro domingos, durante el cual los fieles se preparan para el ascetismo, la oración y el arrepentimiento que acompaña al ayuno.

El primero de ellos es el Domingo del Publicano y el Fariseo, seguido del Domingo del Hijo Pródigo, el Domingo del Juicio Final, y luego el Domingo del Perdón.

Las exigencias de la Gran Cuaresma son tan antiguas como fascinantes, y en esta lista nos centraremos en las virtudes que la Cuaresma ha ensalzado en el Este.

Pero más allá de las palabras bonitas debemos hacer buen uso de la experiencia con nosotros mismos y ser precavidos para no cometer errores del pasado.

Es cosa sabida que a menudo empezamos la temporada cuaresmal con la mejor de las intenciones.

Nos imaginamos a nosotros mismos entrando en un modo ascético completo con ayunos y oraciones tan ardientemente como los padres monásticas en el desierto.

Y tal vez  la primera semana se tenga éxito por pura fuerza de voluntad, pero con el pasar del tiempo el compromiso se desmorona poco a poco y la gente se encuentra cara a cara con su propia debilidad.

Miercoles de Ceniza

    

LAS 10 VIRTUDES QUE DEBES REFORZAR

  

1 – AUTOCONTROL

La virtud de auto-control, tal como se practica por medio del ayuno y la templanza en la comida y la bebida, es de suma importancia para la iglesia oriental.

Según el Hermano Damasceno, la pasión que esta virtud tiene por objeto destruir es la gula, que es considerada una de las tres pasiones principales, ya que fue el acto de comer del fruto prohibido por el cual Adán y Eva transgredieron el mandamiento divino :

Adán fue privado de los placeres del Paraíso por la amargura de la fruta, su gula le hizo rechazar el mandamiento del Señor. 

Fue condenado a trabajar la tierra de la que él mismo se había formado, con el sudor de su frente, tuvo que ganarse el pan para comer. 

Por lo tanto, vamos a aprender a controlarnos, de manera que no tengamos que llorar ante las puertas del Paraíso, permitiendo esforzarnos por entrar en él”.

A través del ayuno y la abstinencia, nos abstenemos de cosas buenas, para que con mayor facilidad nos preocupemos por cosas mejores.

En la tradición monástica bizantina, la abstinencia de carne es un recordatorio de la condición bendita de Adán y Eva antes de la Caída, cuando ellos caminaban con Dios, y vivían una vida angelical de contemplación y de gracia.

Y, sin embargo, no es simplemente suficiente ayunar o abstenerse.
.
La clave para el éxito en el logro del autocontrol, ya que los Padres nos advierten, que debe ser practicado de manera concertada con las demás virtudes. 

Porque como Crisóstomo enseña, incluso los demonios ayunan, siendo de naturaleza incorpórea; mientras que la oración – así como todas las demás virtudes de una vida vivida en comunión con Dios -, es obviamente descuidado por ellos.

  

2 – DESEO DE SANTIDAD

Se trata de un celo por Dios, un anhelo por Él, y una confiada esperanza y el anhelo de las bendiciones del mundo por venir.

El vicio que esta virtud tiene por objeto destruir es el de la falta de castidad, al dirigir el intelecto lejos de las cosas pasajeras de este mundo, y de las promesas de la vida futura de felicidad:

“¡Oh, amado Paraíso, belleza de la primavera y divina morada creada, alegría y placer sin fin, gloria de todos los justos, encanto de los profetas, y morada de los santos.

Por ‘tu ausencia, implora al Creador del universo abrir las puertas que se han cerrado por culpa mía; déjame participar del árbol de la vida, y compartir la alegría que una vez encontré en ti“.

caminante desierto

  

3 – LIMOSNA

La compasión por los pobres, como el Damasceno enseña, combate el vicio de la avaricia.

Este vicio es, según los Padres ascéticos, la raíz de todos los males:

Impulsado por su amor al dinero, Judas el traidor astutamente planeó venderte, oh Señor, el tesoro de la vida; en su frenesí, se presentó a los impíos y le dijo:

” ¿Qué me dan, si lo entrego a ustedes para ser crucificado?”.

  

4 – CARIDAD

Además de la limosna, la buena voluntad y amor para todos, como se ejemplifica, la virtud de la caridad lucha contra el vicio de la ira.

Pero quienquiera que busque la salvación de su prójimo no puede darse el lujo de albergar rencor ni malicia, sino que busca el bien de ellos, tanto en referencia a su vida en la tierra con para la vida eterna en el cielo:

“Oh creyente fiel, vamos a competir uno con otro en el celo, y vamos a tratar de hacer el bien. 

Vivamos juntos en la humildad, y que nuestros corazones suspiren con  lágrimas y oración, para que podamos obtener el perdón de Dios”.

  

5 – JÚBILO

Aunque la Gran Cuaresma es un tiempo de tristeza y dolor por los pecados, es una “tristeza brillante”, porque el Padre benévolo espera en serio por el regreso de sus hijos pródigos.

La alegría espiritual que viene de Dios nos permite competir contra el vicio del abatimiento mundano.

Este abatimiento surge cuando nos encontramos con que nuestros esfuerzos no son reconocidos e inesperados para el mundo, o incluso cuando somos rechazados por él a causa de nuestra fe.

Este gozo divino también sirve como un bálsamo curativo para los que desesperan de la misericordia de Dios a causa de sus pecados:

Oh creyente fiel, vamos a descubrir el poder del misterio divino. 

El hijo pródigo volvió de su pecado y regresó a casa de su padre; en su misericordia, su padre salió a su encuentro y le besó. 

Él le devolvió la gloria de su casa y preparó un banquete místico en lo alto. 

Él mató el becerro cebado para que podamos participar de su alegría, la alegría del Padre que se ofrece en el amor y la alegría del Cordero que se entrega por nosotros, porque Él es el Cristo, el Salvador de nuestras almas”.

pieterbruegel combate de carnaval y cuaresma

  

6 – PACIENCIA

La vigilancia constante y la perseverancia, con la continua acción de gracias a Dios, lucha contra el vicio del amor propio.

Mientras que la avaricia se considera la raíz de todos los males por los Padres, el amor desordenado del cuerpo y sus placeres es considerada la “madre de los vicios”, que será forzado poderosamente durante la Gran Cuaresma:

¡La arena de las virtudes ya está abierta! ¡Que todos los que deseen comenzar a entrenar ahora entren! 

Prepárense para la lucha del Ayuno; ¡aquellos que se esfuercen valerosamente recibirán la corona! 

Vamos a ponernos la armadura de la Cruz para luchar contra el enemigo, teniendo a la fe como nuestro baluarte inquebrantable. 

Vamos a ponernos en oración como nuestra coraza, y la caridad como nuestro casco. 

Como nuestra espada, vamos a utilizar el ayuno, ya que corta todo el mal de nuestro corazón. 

Los que hacen esto realmente recibirán la corona de las manos de Cristo, el Todopoderoso, en el día del juicio”.

  

7 – ORACIÓN

Como se mencionó anteriormente, cualquier aumento en la disciplina debe ir acompañada por una oración creciente, marcada por un verdadero espíritu de arrepentimiento, humildad y paz interior.

Esta virtud combate el vicio de la soberbia, que le atribuye el progreso al yo en lugar de a Dios.

En la oración, se recuerda que todo lo bueno viene en última instancia de Dios mismo, y en la humildad,  el cristiano reconoce que todo lo que tiene es un regalo del Creador de todas las cosas:

Vamos a caer delante de Dios en oración y lágrimas, con suspiros profundos, vamos a imitar la humildad del publicano que lo levantó, así podemos cantar en fe: ‘Bendito seas, Señor, Dios de nuestros padres'”.

Esto no recuerda que en el libro Sed de Oración del P. Jacques-Philippe, nos da 7 argumentos por los que debemos orar, especialmente en Cuaresma.

  

1 – La oración coloca a Dios en el centro de nuestras vidas

Si no oramos, inevitablemente seremos egocéntricos.

Por el contrario, con la oración, tendremos la gracia de dar a Dios el lugar que le corresponde en nuestra vida: el centro.

  

2 – La oración nos enseña a amar libremente

Cuando experimentamos en la oración como dar a Dios nuestro tiempo sin esperar nada de él, comenzamos a desarrollar una actitud de amar libremente, que a su vez nos ayuda a amar a los demás.

La oración nos enseña a amar, ya que nos da el hábito de estar con Dios en un estado de atención amorosa.

  

3 – La oración es un anticipo del cielo

Si perseveramos en la oración se nos dará vislumbres de la paz y plenitud del paraíso.

El P. Philippe dice que mediante la oración aprendemos a hacer lo que nosotros fuimos creados.

Recuperamos el corazón y los ojos de un niño, al preguntarnos por la belleza más allá de toda belleza, y por el amor que supera todo amor.

  

4 – La oración nos da un conocimiento más profundo de Dios y de nosotros mismos

En la oración, vamos más allá de nuestras ideas de Dios, de las imágenes que tenemos de él y llegamos a una experiencia real de él.

La oración nos enseña que Dios nos ama a cada uno de forma única, y que tenemos la capacidad de amarlo de una manera que nadie más puede hacerlo.

Esto es un misterio que debe ser vivido en gratitud y humildad.

  

5 – La compasión por el prójimo nace de la oración

La oración genuina hace que nuestro amor a otros crezca.

Nos acerca a Dios, nos une a Él, y después comenzamos a compartir su infinito amor por sus criaturas.

La oración se agranda y se ablanda nuestro corazón.

  

6 – La oración es un camino hacia la libertad

El P. Philippe escribe que cuando oramos traemos nuestros deseos más profundos a Dios.

Encontrar la felicidad en la oración nos hará más libre en lo que se refiere a la ansiosa búsqueda de satisfacciones humanas, que es una tentación permanente.

  

7 – La oración unifica nuestras vidas

Con el tiempo, a medida que desarrollamos el hábito de llevar todo a Dios en la oración, nuestra vida encuentra un sentido de unidad.

Así como María guardó los acontecimientos de la vida de Jesús en su corazón, mantenemos los acontecimientos y las luchas de nuestras vidas en nuestra oración, donde Dios puede unificar nuestras emociones y pensamientos.

  

8 – HUMILDAD

Aunque los demonios velan en el sentido de que no duermen, y ayunan en el sentido de que no comen, las virtudes de la oración y la humildad sobre todo, hacen que el alma cristiana sea una terrible desgracia para ellos contemplarla.

El Damasceno, por lo tanto, prescribe esta virtud como un remedio contra el orgullo.

El creyente debe abstenerse de juzgar o despreciar a nadie, emulando el publicano arrepentido y no al fariseo jactancioso.
.
Por tanto, debemos considerarnos como “menos que nada” el entre nuestros semejantes
.

“Al ver la dignidad a la que los humildes son elevados, y el profundo abismo en el que cae el orgulloso, imitemos las virtudes del publicano, y despreciemos los pecados de los fariseos”.

montaña con una cruz

  

9 – ARREPENTIMIENTO

Aunque no se incluye en la lista del Damasceno, está, por supuesto, naturalmente implícita, siendo parte integral con las otras virtudes de Cuaresma.

De hecho, sin un verdadero arrepentimiento, las otras virtudes no son meritorias.

La confesión del pecado, las lágrimas de remordimiento, y las buenas obras son todas las joyas de la corona radiante de arrepentimiento, elogida en la liturgia bizantina como la “reina de las virtudes”:

Oh creyente fiel, purifiquémonos con el arrepentimiento, la reina de las virtudes. 

He aquí que nos trae una abundancia de bendiciones. Viste las heridas de las pasiones, reconcilia a los pecadores con el Maestro. 

Por lo tanto, vamos a abrazar con alegría, y clamar a Cristo nuestro Dios: “Tú has resucitado de entre los muertos, vivamos siempre libres de condenación, porque te glorificamos como el único sin pecado”.

  

10 – Y ESPECIALMENTE, TENER UN BUEN PLAN

Para que todo lo anterior de buenos frutos se necesita un buen plan y práctico.
.
Porque la manera más rápida de arruinar la Cuaresma es tener buenas intenciones pero sin una guía eficaz.

Si por ejemplo el plan es “Voy a orar más”, para ser práctico debería incorporarse la decisión sobre en qué horas voy a orar y que oraciones.

Y tiene que ser factible, porque a menudo somos demasiado ambiciosos y nos comprometemos a demasiado.
.
Cuando fallamos en nuestros objetivos cuaresmales nos desanimamos, abandonamos el objetivo y es una victoria para el diablo.
.
Los compromisos deben ser modestos y prácticos.

Otro objetivo puede ser por ejemplo leer un buen libro.

Los santos constantemente nos exhortan a leer buenos libros espirituales, y no hay mejor momento para comenzar esta práctica que durante la Cuaresma.

Los escritos de los santos es un gran lugar para comenzar. 

Otro objetivo bien puede ser realizar una buena confesión. Antes de recibir el sacramento de la penitencia, sin embargo, debes recordar los cinco requisitos para una buena confesión:

1) Examen de conciencia
2) Verdadera contrición por haber ofendido a Dios
3) Firme resolución de no pecar más
4) Completa confesión (no mantener ningún pecado escondido)
5) Penitencia por los pecados que has cometido

Y así, con la mente fija en estas virtudes, y en Dios, que es la fuente de todo lo que es bueno, vamos a empezar la “tristeza brillante” de la Cuaresma, contemplando firmemente a Cristo en la fe y en el amor.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: