La NASA descubre que el carbono (C02) no permite el calentamiento del planeta sino que enfría la atmósfera [2013-05-29]

Refutación de que el carbono producido por el hombre lleva al calentamiento global.
Prácticamente todo lo que ha sido informado por la comunidad científica y la corriente principal de los medios de comunicación sobre los supuestos perjuicios de los gases de efecto invernadero, en particular el dióxido de carbono, parece ser falso, según los nuevos datos recopilados por el Centro de Investigación Langley de la NASA. 

 

NASA_symbol

 

Como resultado, todos los gases de efecto invernadero atmosféricos que Al Gore y todos los otros operadores calentamiento global han afirmado durante mucho tiempo que sobrecalientan y la llevan a la destrucción de nuestro planeta, están en realidad enfriándolo. 

UN LLAMADO DE ATENCIÓN AL TERRORISMO ACADÉMICO

Y sobre todo, muestra como la metodología “terrorista” que se está aplicando cada vez mas para los temas académicos es nocivo para el desarrollo del conocimiento, porque de no haber sido por la “satanización” de quienes no estaban de acuerdo con la teoría del calentamiento global, probablemente esto se habría conocido antes, ahorrando muchos planes e inversiones mundiales para prepararse para el aumento de temperatura en todo el planeta.

De cualquier forma, este es un estudio que hay que enriquecerlo, reconfirmarlo, pero tiene la virtud que baja los decibeles de los “fundamentalistas” de la “religión” del calentamiento global.

Ya, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha estado en plena retirada después de tener que admitir que desde hace 17 años la tierra no se está calentando más a pesar de los niveles de CO2 atmosférica aumentaron casi el 40 por ciento en las últimas décadas. Estos nuevos datos forman parte de un verdadero doble golpe mundial contra modelos de ordenador climatólogos que siempre han sido programados para mostrar al CO2 como gas de efecto.

EL ESTUDIO

Un reciente informe de la NASA lanza a la agencia espacial al conflicto con sus climatólogos tras nuevas medidas que demuestran que el dióxido de carbono actúa como refrigerante en la atmósfera de la Tierra y no como calentador.

El Centro de Investigación Langley de la NASA ha recopilado datos que demuestran que “los gases de invernadero” en realidad bloquean hasta el 95 por ciento de los rayos solares nocivos que llegan a nuestro planeta, lo que reduce el efecto de calentamiento del sol.

Según lo informado por Principia Scientífic International (PSI), Martin Mlynczak y sus colegas de la NASA, siguieron las emisiones infrarrojas de la atmósfera superior de la Tierra durante y después de una tormenta solar reciente que se llevó a cabo entre marzo 8 al 10 de 2013. Y encontraron que la gran mayoría de la energía liberada por el sol durante este inmenso período de eyección de masa coronal (CME) se reflejó de vuelta al espacio en lugar de depositarse en la atmósfera inferior de la Tierra.

El resultado fue un efecto de enfriamiento global que contradice totalmente las reclamaciones hechas por la propia división de la climatología de la NASA de que los gases de invernadero son la causa del calentamiento global.

Como se ilustra en los datos recogidos mediante el sondeo de la atmósfera mediante radiometría de radiación de banda ancha (SABER), el dióxido de carbono (CO2) y óxido nítrico (NO), que son abundantes en la atmósfera superior de la Tierra, son gases de invernadero que reflejan la energía caliente en lugar de absorberla.

LOS GASES QUE QUERÍAN ERRADICAR PARECE QUE SON LOS TERMOSTATOS DE LA TIERRA

“El dióxido de carbono y el óxido nítrico son termostatos naturales”, explica James Russell de la Universidad de Hampton, que fue uno de los investigadores principales del innovador estudio SABER.

“Cuando la atmósfera superior (o ‘termosfera’) se calienta, estas moléculas tratan, tan duro como puedan, de arrojar de nuevo el calor hacia el espacio.” 

Casi toda la radiación de ‘calentamiento’ generada por el sol se bloquea a la entrada de la atmósfera por el CO2.

Según los datos, hasta el 95 por ciento de la radiación solar es literalmente rebotada de vuelta al espacio por el CO2 y en NO en la atmósfera superior. Sin estos necesarios elementos, en otras palabras, la tierra sería capaz de absorber cantidades potencialmente devastadores de la energía solar que realmente derretirían las capas de hielo polares y destruir el planeta. 

“La shockeante revelación contradice crudamente la propuesta central de la denominada teoría de los gases de efecto invernadero que afirma que más CO2 significa más calentamiento de nuestro planeta, escribieron H. Schreuder y J. O’Sullivan de PSI.

“Estos nuevos y convincentes datos de la NASA refutan esa idea y es una gran bochorno para el climatólogo jefe de la NASA, el Dr. James Hansen y su equipo GISS de la NASA.” 

Dr. Hansen, por supuesto, es un abierto activista del calentamiento global que ayudó a desencadenar la histeria del cambio climático producido por el hombre en 1988. Justo después del lanzamiento del nuevo estudio SABER, sin embargo, el Dr. Hansen convenientemente se retiró de su carrera como un climatólogo de la NASA, y se dice que ahora planea pasar su tiempo “en la ciencia”, y “llamando la atención sobre sus implicaciones para los jóvenes”.

Fuentes: Nasa, Principia, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: