Atinan a la represión interna como los soviéticos.

 

Los chinos sienten que su situación actual se está acercando a la de la Unión Soviética antes de su debacle, pero hacen un análisis equivocado: el partido culpa de la caída del muro de Berlín en 1989 al sindicato polaco Solidaridad y al Papa Juan Pablo II, por eso atinan sólo a la represión interna. 

 

CHINA-POLITICS/INTERNET

 

Y  dan largas a la reforma interna para terminar con la corrupción, los privilegios e instalar un sistema más democrático que lleve a la población a actuar creativamente y con energía.

EL CONSENSO DE LA CAÍDA DE CHINA

De pronto, los economistas se han dado cuenta que los años de crecimiento fenomenal de China se están terminando. Hace un par de semanas, la crisis fue anunciada francamente. En el New York Times, el columnista y premio Nobel Paul Krugman escribió “La Caída de la Muralla de China”, diciendo:

Los signos son ahora inconfundibles. China tiene un gran problema. No estamos hablando de un pequeño contratiempo en el camino, sino algo más fundamental, la forma del país para hacer negocios, el sistema económico que ha impulsado tres décadas de crecimiento increíble, ha llegado a su límite. Se puede decir que el modelo chino está a punto de dejar caer su Gran Muralla, y la única pregunta ahora es cuán mala será la caída

Más adelante, Ben Levisohn autor de una columna en  Barron habló de “Señales de humo procedentes de China.” y escribió:

“a diferencia de hace tres meses, cuando los inversores estaban apostando fuerte que las autoridades chinas podrían inyectar dinero en la economía para estimular el crecimiento, los mercados parecen haber aceptado el hecho de que el lento crecimiento en la segunda economía del mundo es la nueva normalidad“.

Mientras tanto, Goldman Sachs – que en noviembre de 2001 Jim O’Neill acuñó el término BRIC y previó que China podría superar a Estados Unidos económicamente para el 2028 – redujo su pronóstico de crecimiento de China a 7,4 por ciento.

Estos son solo muestras del sismógrafo.

En el último par de años, las filas de los que dudan de China habían crecido. Pero en los últimos meses se ha visto un cambio radical. Hemos pasado de China, el omnipotente, a la conclusión de que China ya no funciona.

En esta situación, a nivel interno, los chinos se centran en contener las consecuencias sociales y políticas, por medio de su aparato de seguridad para reprimir y disuadir  los disturbios.

NADA DE REFORMAS INTERNAS

Temiendo el colapso del poder comunista, como en la URSS, los medios de comunicación estatales de China advierten de no avanzar hacia la democracia. Incluso Xi Jinping, visto por muchos como un moderado, cree que el poder debe permanecer en manos del Partido. Mientras tanto, la caza ha comenzado sobre los bloggers, acusados de culpables de difundir “noticias falsas” sobre China.

La semana pasada, los líderes del Partido Comunista y sus muchos ayudantes y expertos estuvieron en Beidaihe (Hebei), un centro turístico en el Mar de Bohai, para discutir formas de hacer frente a los principales problemas del país, como su tambaleante economía, la rampante corrupción y el próximo juicio de Bo Xilai. Detrás de un fuerte anillo de seguridad, como en la época de Mao, los dirigentes chinos también tendrán que abordar la cuestión de la reforma política en el país o por lo menos dentro del Partido.

Las reformas, como mayor democracia dentro y fuera del partido, así como las leyes que se apliquen a los miembros del Partido, que a menudo han sido mencionadas por el poder, ya sea Jiang Zemin, Hu Jintao, y hasta el actual presidente y secretario del Partido, Xi Jinping. Hasta ahora, nada ha llegado a suceder.

CAMPAÑA CONTRA LOS PELIGROS DE LA DEMOCRACIA

De hecho, los medios estatales han participado recientemente en una campaña contra los peligros que la democracia y el imperio de la ley (“constitucionalismo”) representan para el país.

Hacer unos días, el Diario del Pueblo publicó un editorial de advertencia contra el “constitucionalismo”, y la idea de que las leyes deben garantizar y proteger los derechos de los ciudadanos.

Según el periódico oficial del Partido Comunista, esta idea es en realidad parte de un complot occidental para destruir el socialismo e imponer los ideales capitalistas en China.

Financiado por las agencias de inteligencia de Estados Unidos, se dice que esta campaña ha estado en marcha desde la guerra y se la culpa por el colapso del comunismo en la Unión Soviética.

CULPAN A LOS BLOGGERS, EL ENEMIGO INTERNO

Xinhua publicó un artículo similar, pero con un mucho mayor punch, el 1 de agosto, titulado “Si el descontento llega a China, va a ser peor que en la URSS”, escrito por un tal Wang Xiaoshi.

El artículo, de 5000 caracteres, advierte que si China, sigue los pasos de la URSS, es decir, llevar a cabo reformas democráticas, podría llevar a la miseria y la pobreza. El autor acusa a los activistas y bloggers para extender el descontento entre la población con “noticias falsas”.

China siempre ha mirado al final del imperio soviético con miedo. El partido culpó de la caída del muro de Berlín en 1989 al sindicato polaco Solidaridad (Solidarnosc) y al Papa Juan Pablo II. Esta es la razón por la que Beijing ha sido especialmente duro con los aspirantes a los sindicatos libres, la autonomía regional, la religión en general y con la religión católica en particular.

El análisis de Wang Xiaoshi es único en su clase. Para él, la Unión Soviética era una especie de paraíso en la tierra.

Pero luego,

“la gente realmente despertó a la ‘democratización’ y a ‘valores universales de la felicidad’” descubrió que “el PIB se había reducido a la mitad, el acceso al mar logrado a través de los siglos se ha ido, junto con una flota envejecida, corroída y finalmente cayó en un montón de chatarra, donde los nuevos oligarcas nacionales saquearon los bienes del Estado; los rusos salieron a las calles por la escasez de suministros, y los veteranos tuvieron que vender sus medallas a cambio de pan”.

Para Wang, China podría terminar de la misma manera, si no peor, porque muchos bloggers defienden los mismos ideales que llevaron a la caída de la URSS.

“Todos los días”, escribió, “microbloggers y sus mentores en la misma causa pasan rumores, inventan noticias negativas sobre la sociedad [de China], crean una visión apocalíptica del colapso inminente de China, y denigran al actual sistema socialista, todo para promover el modelo Europeo y americano de capitalismo y el constitucionalismo”.

En un arranque de furia, dijo Wang,

“fríamente ¡mire a los esclavos del mundo occidental! Uds. puede engañar a la gente en Internet todos los días, Uds. pueden engañar al pueblo chino y permitir que otros abusen de China, convirtiendo a China en pobre y a su ejército en débil. Uds. son un perro de los EE.UU. Uds. traen vergüenza y desastre a China”.

Acabando en una nota patriótica, el artículo continúa diciendo:

“Los pescadores, los mentores y las personas bien conocidas que tienen motivos maliciosos, si quieren provocar disturbios en China mediante el control de la opinión pública, tendrán que pasar por encima de mi cuerpo. ¡Yo no les dejaré tener éxito, siempre y cuando viva!”

LA CRÍTICA NO SE HACE ESPERAR

Debido a su estilo comunista típico, el artículo de Wang tiende a proyectar en las víctimas los rasgos de sus verdugos. Por lo tanto, los bloggers y activistas están acusados de difundir “noticias falsas”, pero es en China, que los medios de comunicación pueden borrar los hechos, como los desastres médicos y naturales (SARS, terremotos, investigaciones sobre la corrupción, etc.)

La Pobreza postsoviética no es tan diferente de China, donde existen “oligarcas” que pueden salirse con no pagar los préstamos, robando los salarios de los trabajadores, acaparando tierras de los agricultores, ampliando así la brecha entre los miembros ricos del partido y los pobres.

En efecto, el artículo no se libró de la crítica académica.

“Vamos a hablar de quien va a llevar a China a los disturbios en primer lugar,” dijo Yu Jianrong, un conocido académico y director del Centro de Investigación de Asuntos Sociales de la Academia China de Ciencias Sociales.

“¿No han sido los peces gordos que hicieron la diferencia entre ricos y pobres en general? ¿No es el poder político incontrolado que crea la injusticia en la sociedad? ¿No son los funcionarios corruptos que arruinan la moral? Ud. no ve eso, sino que sólo criticar lo que habla de la gente. ¿Cuál es su motivación? “

PERO EL MÁXIMO JERARCA CHINO MANTIENE AL TIMÓN SIN REFORMAS

Lo que dijo Wang, vale la pena señalar, no es muy diferente de lo que dijo el Presidente Xi Jinping en diciembre pasado durante su visita a la provincia de Guangdong .

Xi, quien tiene una reputación de  moderado y reformista, advirtió al partido que la República Popular podría seguir el camino de la Unión Soviética.

“¿Por qué la Unión Soviética se desintegró? ¿Por qué hizo un colapso del Partido Comunista soviético? Una razón importante es que sus ideales y creencias habían sido sacudidos”, dijo Xi. 

“Desestimar la historia de la Unión Soviética y el Partido Comunista Soviético, desestimar a Lenin y Stalin, y descartar cualquier otra cosa es participar en el nihilismo histórico, y confunde  nuestros pensamientos y socava las organizaciones del Partido en todos los niveles”

En esa ocasión, Xi Jinping, no dijo nada sobre las tan cacareadas “reformas políticas” del país. Por el contrario,

“Sólo el socialismo puede salvar a China”, dijo. Sólo la reforma (económica) y la apertura pueden desarrollar China, desarrollar el socialismo, y desarrollar el marxismo.”

En la práctica, esto significa más Deng Xiaoping, quien lideró la modernización técnica y económica de China sin su “quinta modernización”, es decir, la democracia, una transformación que llevó a China a su estado actual de corrupción generalizada y oligarquía atrincherada.

Casi como una manera de aliviar las dudas de Wang Xiaoshi, las autoridades chinas han intensificado la represión violenta contra los activistas y bloggers por  informar “noticias falsas” sobre el estado de los asuntos de China, al igual que en la Unión Soviética antes de que Gorbachov llegara al poder.

Fuentes: Mercatornet, Asia News, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: