Las diferencias de salud entre los que piensan que la felicidad es ser hedonista y los altruistas

Evaluación de dos tipos de felicidad.

 

He aquí un importante estudio que pone luz sobre las consecuencias de cada búsqueda de la felicidad. Aquellos que han amasado grandes fortunas y poder y viven una vida hedonista, se declaran como felices y son hoy el modelo que muestra la sociedad occidental, pero también quienes viven una vida virtuosa y abnegada declaran que son felices, pero no son el modelo más popular en estos momentos.

 

felicidad

 

¿Son dos tipos de felicidad o hay alguno de estos grupos que se está muntiendo a si mismo? Si los dos estilos de vida producen felicidad, ¿qué consecuencias tienen sobre la salud física?

De esto se trata una investigación que un profesor de Medicina y otro de Psicología emprendieron.

¿QUE BUSCABA LA INVESTIGACIÓN? 

Los investigadores principales profesora Barbara L. Fredrickson y el Dr. Stephen Cole se dispusieron a probar cómo los sentimientos de felicidad (una buena salud psicológica) impactan al sistema inmune humano (salud física).

Su referente guía era la hipótesis de una investigación anterior en la que un grupo de participantes psicológicamente infelices -todos sufriendo de estrés crónico o pobre salud psicológica -uniformemente exhibieron efectos negativos en el sistema inmune o una salud corporal comprometida: un aumento de la expresión de los genes que causan una mayor susceptibilidad a las enfermedades inflamatorias y una disminución en la expresión de los genes que causan una mayor vulnerabilidad a enfermedades infecciosas.

Con esta tesis como telón de fondo, Fredrickson y Cole estaban ansiosos por explorar dos preguntas relacionadas: ¿Todos los tipos de felicidad, como todos los tipos de infelicidad son iguales?

¿Todas las personas que se describen como “felices” disfrutan de los efectos celulares uniformemente positivos que impulsen su sistema inmunológico y la salud en general?

¿COMO HICIERON LA INVESTIGACIÓN?

Para obtener respuestas, los investigadores reclutaron a 80 participantes y los testearon adjudicándoles un bienestar hedónico frente a un tipo bienestar eudaimonicos (felicidad entendida como la plenitud del ser).

De los 80 participantes, a 63 se les atribuye sentimientos de felicidad sobre todo en los placeres de corto plazo, auto-gratificantes, de actividades como comer, beber, tener sexo, o amasar poder, fama y fortuna. Son los hedónicos.

Los 17 participantes restantes acreditan su sentido de bienestar en su mayor parte a la felicidad a largo plazo que proviene de las actividades de auto-sacrificio, altruistas como la construcción de un buen matrimonio, la crianza de los niños, ayudar a los pobres, alimentar a los hambrientos, la construcción de viviendas para los sin techo. Son los eudemónicos

¿CUAL FUE EL RESULTADO?

Cuando los dos grupos de personas aparentemente igual de felices se pusieron a prueba para las correlaciones genéticas en sus células del sistema inmune, mostraron resultados positivos de salud desigual:

(1) El grupo de 17 participantes, que experimentaba sobre todo la felicidad a largo plazo del bienestar del virtuosismoa, mostró efectos positivos en el sistema inmunológico: menos vulnerabilidad a las enfermedades inflamatorias e infecciosas o buena salud inmunológica.

(2) El grupo de 63 participantes, que experimentaba principalmente sentimientos de bienestar por actividades placenteras hedónicas, evidenció resultados negativos en el sistema inmunológico o  salud corporal crónicamente estresada, como los infelices del estudio antes citado .

O sea que en este último grupo, el de los hedonistas, hay una sensación de felicidad psicológica que no se trsnmite al bienestar corporal.

¿QUÉ HACER CON ESTOS RESULTADOS DISPARES?

Dos puntos de vista de la filosofía moral clásica nos ayudan a evaluar estos resultados.

En primer lugar, la felicidad viene en dos formas: La especie transitoria de bienestar que la gente disfruta a través de la persecución del hedonismo o el placer y el tipo duradero de florecimiento psicosomático que los seres humanos experimentan desde la eudamonia o vivir bien, o sea la felicidad entendida como plenitud del ser .

En segundo lugar, la forma permanente de la felicidad se origina en la fuente de una vida virtuosa. La profundidad del propio “río” de la felicidad, aunque percibido como ampliamente satisfactoria, está necesariamente limitada por el volumen y la calidad del agua que la alimenta.

Así, en este estudio, cuando los participantes hedonistas describen su río de la felicidad en términos de “bienestar total”, es esencial comparar las descripciones optimistas frente a su poca profundidad del agua de la fuente que la alimenta.

Quizás la falta de los hedonistas de virtud, intelectual y moral compromete su capacidad para estimar correctamente el tamaño y la profundidad de su pequeño río de bienestar. Sus acciones se basan en opiniones equivocadas de lo que consiste la verdadera felicidad. Estas opiniones pueden haber provenido de errores o ignorancia intelectual o deliberada práctica mal formada.

Lo más probable, sin embargo, es que la perspectiva equivocada de los hedonistas en la realización humana surgió de pasiones desordenadas y deseos que nublaron su concepción de lo que son los apetitos sin freno y los verdaderamente buenos y que verdaderamente los hacen felices.

Fuentes: Hermana Renee Mirkes para True and Charity Forum, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: