Venezuela parece ser un lugar predestinado por Dios para producir manifestaciones masivas de escarchas.

Las escarchas son unas escamas como de metal, que caen en ocasiones en sucesos e imágenes sagrados.

En este artículo traemos el testimonio de escarchas en el lugar de las apariciones de la Madre Reconciliadora de Todos los pueblos y Naciones.
.
Y un estudio científico realizado sobre las escarchas que se vieron en las apariciones de Carrizal.

Para saber más en detalle que son las escarchas y cómo se relaciones con imágenes de la Rosa Mística, mira este artículo.

 

EL TESTIMONIO DE ESCARCHAS EN EL LUGAR DE LAS APARICIONES DE BETANIA

El testimonio es del Dr. Allan Weilert, un ex fraile franciscano, que trabaja como quiropráctico, es Caballero de Colón, sirve en el ministerio parroquial, y ha sido durante más de 40 años líder en el ministerio sanación en la Renovación Carismática Católica.

Él está relacionado con las apariciones aprobadas por la Iglesia de Nuestra Señora, Virgen y Madre, Reconciliadora de Todos los Pueblos y Naciones, cuya vidente, María Esperanza, está en proceso de beatificación.

La experiencia que relata Weilert fue en su primera visita a la Finca Betania, Venezuela, lugar de tales apariciones aprobadas por la Iglesia.

Weilart relata,

“A los pocos minutos de caminar a través de la pasarela al Santuario, nos acercamos a la gruta de la estatua de mármol de Nuestra Señora de Lourdes.

Todos los presentes vieron una columna de nube blanca brillante, ondulante, de aproximadamente 1.80 mts por 60 cms, flotando sobre el suelo justo a la derecha de la estatua.

Nos preguntábamos ¿ha sido la Virgen?

No vimos una imagen o una figura, sólo la columna de nube, que poco a poco se desvaneció 20 minutos después llegamos a la escena.

Sin embargo, sentimos la dulzura consoladora, característica de su presencia, tan típica en todos sus santuarios.

Además, nos llenó de alegría al presenciar tal maravilla, que sería la primera de muchas señales y maravillas que veríamos ese viaje”.

Weilart relata que los peregrinos, en su mayoría venezolanos, que ya se habían reunido en la gruta quedaron conmocionados por algo que caía a la tierra.

Eran como copos de nieve que venían de esta nube.

Estas escarchas Weilert las compara con las escamas de la nieve.

Y las define así,

“Estas escarchas no eran como las naturales producidas por la nieve.

En realidad, parecían como limaduras o virutas de plata.

La mayoría de las piezas eran bien pequeñas con un brillo fuera de lo común, y que no se derretían.

Uno de los venezolanos se apiadó de los peregrinos del exterior y les dijo, “esto significa que Nuestra Señora (Virgen) está cerca”.

Esa fue su primera experiencia con las escarchas, en un escenario donde Weilert cuenta varias sanaciones en ese lugar imponiendo las manos.

Cuenta el caso de una señora que no podía casi caminar porque se le habían destrozado sus rótulas (rodillas) por una caída desde una ventana del segundo piso cuando estaba lavando.

A pesar de un dolor insoportable, ella fue a Betania para pedir la intercesión de Nuestra Señora por una cirugía exitosa.

Y relata Weilert

“Sentí que el Señor me insta a poner las manos sobre ella en la capilla al aire libre cerca de la gruta.

Ella recibió una curación instantánea de sus dos rótulas.

Su madre no paraba de gritar ‘¡Milagro! ¡Milagro!’.

Tan fuerte que la policía llegó para poner orden.

Luego la madre ordenó a su hija a arrodillarse en la escalinata de mármol delante del altar para dar gracias a Jesús y a María por esta gracia maravillosa”.

Él cuenta que oraron 5 horas sobre las personas en medio del calor de la selva y vieron muchos milagros asombrosos.

El más extraordinario que relata es de un niño de 7 años, que fue llevado a ellos por su abuela.

Y relata Weilert,

Él nunca había andado en su vida, pero su fe era muy fuerte que iba a ser sanado.

Sus piernas estaban atrofiadas totalmente, encogidas, colgando sin vida.

Segundos más tarde, Nuestra Señora obtuvo su curación y caminó una distancia tambaleándose.

Su padre, que había estado de pie escéptico con los brazos cruzados, se abrió paso entre la multitud para ver a su hijo dando sus primeros pasos.

Todo el mundo que nos rodeaba daba gracias a Dios, y lloraba de alegría por la omnipotencia de la Divina Misericordia que había realizado un milagro para ese niño”.

Otros tenían bocio se les disolvió muchos y diversos tipos de enfermedades fueron curadas.

Los corazones endurecidos se fundieron en esa granja humilde elegida por el Cielo.

Y luego de las sanaciones en el cuerpo o el alma iban a la gruta para agradecer a Nuestra Señora.

En definitiva, Weilart la define como la peregrinación más inolvidable en la que participó.

Pero su vinculación con las escarchas, que fueron el marco en que se realizaron los prodigios en Betania, siguió cuando regresó a EE.UU.

Weilart cuenta,

“Unas pocas semanas después de regresar a casa, una mañana que estaba rezando el Rosario mientras se conducía a la clínica.

Cuando me di cuenta de una especie de copos que yo pensaba que eran las migajas de la rosquilla que acababa de comer.

Cuando me acerqué al estacionamiento quité las “migas” salte de mi camioneta, y me dirigí a la clínica.

Terminado el largo día, me fui a casa.

Subí la visera de la camioneta para evitar el sol deslumbrante.

Y me di cuenta que a ambos lados de la visera y en el techo interior por encima de mí había escarchas de plata idénticas a las que vimos caer en la gruta de Betania”.

Esa noche compartió con los presentes de su grupo de oración una tira de cinta cubierta con escarchas de plata, que cayó del cielo en su Isuzu.

Las recogió con una cinta adhesiva transparente.

La mayoría eran de color de plata, mientras que había otras de oro, y de otro tipo.

Pero hay más.

Unas semanas más tarde, él estaba para examinar a una paciente en la clínica cuando se sorprendió al descubrir una película como de polvo de oro en el pecho donde estaba a punto de colocar el estetoscopio.

Cuenta Weilert,

Le pregunté si ella había utilizado un polvo cosmético en su piel y ella lo negó.

Después de haber explicado brevemente la importancia de escarchas como un signo de la presencia de María, fue a verlo por sí misma en el espejo de cuerpo entero.

Y dijo, ‘soy un Bautista’.

Y yo le dije ‘pero usted sigue siendo una hija de Dios y por lo tanto, una hija de María, quien nos fue presentada como madre por Jesús en la cruz’.

Por un buen rato ella se miró en el espejo, alabando audible al Señor por su milagro.

Finalmente exclamó: ‘¡No puedo esperar para mostrar esto a mi marido! Es un milagro’

Y Weilert reflexiona que desde momento no sólo ha visto más lluvias de escarchas en mis pacientes, sino también su caída durante misas, retiros, etc.

¿Y que nos puede decir la ciencia sobre las escarchas?

Escarchas en el fondo de una jarra

 

INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA SOBRE LAS ESCARCHAS DE VENEZUELA

Lo que viene aquí es un análisis de las escarchas que surgieron a raíz de las impresionantes apariciones de Carrizal, en Venezuela, ver aquí la historia de las apariciones.

En el Convento de la Hermanas Siervas de Jesús, en Carrizal, Estado de Miranda en Venezuela, en 1993, la Virgen se apareció a varias personas, entre ellas varias religiosas con varios signos prodigiosos.

En especial la constatación de escarchas en las manos de una vidente.

La advocación se llama Virgen María Madre de las Almas Consagradas.

El tema de las escarchas se ha convertido en un tópico polémico para ciertas personas.

Unos le otorgan el carácter de signo que muestra la presencia y asistencia de la Santísima Virgen, tal como Ella lo afirmó ese día 9 de febrero de 1993 a la hermana Mary Carmen en las apariciones de Carrizal

Mientras que otros rechazan tal posibilidad, algunos dudan y más de uno se ríe de todo eso.

Es preciso tocar este tema con cierta amplitud y explicar que a partir de Carrizal, las escarchas han sido estudiadas en dos ocasiones diferentes en laboratorios de La Universidad Central de Venezuela.

Para estas investigaciones no tomaron sólo las de Carrizal sino las de otras manifestaciones en Venezuela.

Escarcha en una cinta

 

PRIMER ESTUDIO

El primer estudio se realizó por petición de la hermana María Clara, superiora de las Siervas de Jesús en Carrizal.

Y el Ing. Padrón fue el intermediario ante la UCV, ya que era egresado de esa universidad en la Facultad de Ingeniería y tenía conocidos que podían ayudar en ese sentido.

El Laboratorio de Estudios Especiales de la Escuela de Ingeniería Mecánica aceptó el encargo y procedió con el rigor propio de una investigación científica

Este estudio se llevó a cabo desde el día 21 de septiembre de 1993 hasta el día 14 de octubre de ese mismo año

Las muestras fueron tomadas de escarchas aparecidas en diferentes días dentro de las fechas mencionadas, en la casa religiosa de Carrizal.

Añadiéndose una dosis de las escarchas aparecidas al día siguiente de la primera aparición para que también esas fuesen analizadas.

Así que una vez separadas y colocadas en tubos de ensayo, fueron llevadas no sin antes haberse asegurado contra fraudes a través de un cerrado hermético, ejecutado por el Ing. Padrón.

Él estuvo igualmente presente en la mayoría de las horas dedicadas a los trabajos de investigación.

De esta manera y bajo esas condiciones fueron entregadas al mencionado laboratorio de la UCV.

El laboratorio hizo su examen científico sobre las escarchas sometiéndolas a estudio y observación, tanto a simple vista como en el microscopio de luz sin tratamiento y en el microscopio electrónico de barrido sin tratamiento.

Luego se volvieron a estudiar en el microscopio de luz y en el electrónico pero con tratamiento.

Se las sometió a diferentes acciones mecánicas y a variados tratamientos químicos e incineraciones en llama ardiente.

Los resultados fueron similares a los que aparecerán en el segundo estudio más prolijo y profundo, que se pueden ver abajo.

 

LA INGESTA DE LAS ESCARCHAS

Es interesante aquí hacer alusión a un suceso acaecido el día 22 de septiembre, cuando a las 9 45 am, se presentó en el laboratorio de la UCV una doctora.

Y relató que el día anterior, habiendo escuchado sobre el origen de las escarchas, y teniendo acceso al laboratorio, había recogido clandestinamente de las muestras a examinarse, dos de esas escarchas y se las había hecho tomar a sus dos hijos pequeños quienes venían padeciendo de asma crónica desde hacía algunos años.

Llorando relató que después de tomarse las escarchas les sobrevino a los niños un fuerte ataque de tos y que estuvieron expulsando flema durante casi toda la noche.
.
Al amanecer estaban curados. El asma había desaparecido.

 

EL SEGUNDO ESTUDIO

Este segundo estudio se llevó a cabo, con el consentimiento de la hermana María Clara, con una muestra mucho más amplia de escarchas, incluyendo escarchas industriales, fabricadas por el hombre, a fin de conocer la diferencia entre ambas.

Este segundo estudio se inició en octubre de 1994 y se dio como terminado en mayo de 1995.

Intervinieron en él, el físico Guillermo Correa de la Universidad Central de Venezuela, y tres estudiantes como autoras de una tesis de grado y la Lic. Magaly Pirela, Bióloga, como tutora de las de las alumnas ante la Facultad de Física de la UCV.

La tesis de grado tenia este título: “Investigación del material particulado de colores variados y su comparación con las escarchas industriales”.

 

EL RECLUTAMIENTO DE LAS ESCARCHAS

De entre las escarchas que aparecieron como manifestación de la Virgen, fueron escogidas muestras de los siguientes lugares en los que se había manifestado este fenómeno:

-en la misma casa de Carrizal, en el Colegio Belén de Los Palos Grandes,

-en la Comunidad María Auxiliadora de Las Mercedes del Llano (Guaneo),

-en la Misión Campo Rosario de Perijá (Zulia),

-en la Comunidad religiosa de las Siervas de Jesús del Colegio Santa Ana de Caracas,

-en el Parque de las Naciones Unidas, cuando se celebró la conferencia del Movimiento Sacerdotal Mariano el día 2 de marzo de 1992, cuando estaba presente el Padre Stefano Gobbi.

El color de las escarchas religiosas escogidas para el estudio científico, era variado: plateadas, doradas, verdes, rojas, tornasoladas, fucsia, transparentes.

En cuanto a la forma visible las había cuadradas, rectangulares y hexagonales.

En cuanto al tamaño oscilaban entre 1 milímetro y 2 milímetros.

Había también polvo dorado.

 

LA APARICIÓN DE LAS ESCARCHAS

La circunstancia de la aparición de dichas escarchas estaba siempre relacionada con alguna de estas situaciones:

momentos de angustia y dolor con advocación a la Virgen,

momentos de oración e

incluso sin que existiese alguna situación en particular, simplemente aparecían.

Unas habían brotado en las manos, otras en la cara y las había procedentes de todo el cuerpo.

E incluso de los cubrecamas, de los manteles del altar, del piso o de los bancos de la iglesia.

En cuanto a tipo de personas se habían manifestado en niños, en jóvenes y en adultos, tanto religiosos como seglares de ambos sexos.

 

MÉTODO UTILIZADO

Las escarchas religiosas tomadas de la muestra escogida de los lugares ya mencionados fueron sometidas a los mismos tratamientos experimentales que las otras escarchas tomadas de fabricación industrial.

A fin de comparar las características fisicoquímicas de ambos tipos de escarchas.

Y comparar igualmente los efectos producidos por sometimiento de ambos grupos de escarchas por separado a acciones mecánicas, incineraciones a la llama, tratamiento químico y otros.

En cuanto al tratamiento químico ambos tipos de escarchas (religiosas e industriales) fueron sometidas sucesivamente a ácido nítrico, ácido clorhídrico, alcohol isopropílico, a NITAL (mezcla de alcohol y ácido nítrico), a hidróxido de sodio, a benzol, a bencino, a benceno, a ácido fluorhídrico, a óxido oxal acértico.

Luego de estar sometidas a estas sustancias químicas por períodos que oscilaban entre 60 minutos y vanos días, se les hacia un examen por microscopio electrónico con y sin barrido.

Para la fase experimental fue escogido el laboratorio de Física de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central, en el cual estaba ubicado uno de los mejores microscopios electrónicos existentes en Venezuela.

Los resultados alcanzados aparecen en la tesis de grado de las jóvenes, tesis que fue a su vez sometida antes de su aprobación, al severo escrutinio de tres profesores.

Y al seguimiento continuo por parte de la Licenciada en Biología Magaly Pirela y del físico Guillermo Correa, del Laboratorio de Física de la UCV, quienes vigilaron cuidadosamente las condiciones de los experimentos y su sometimiento a estrictas medidas de carácter científico.

 

RESUMEN DE LOS RESULTADOS

 

PRIMERO

De la observación a simple vista se pueden diferenciar las escarchas religiosas de las de origen industrial de la siguiente manera: las religiosas tienen mayor cantidad de tonalidades en su color.

Por ejemplo en las industriales se llegaron a observar tres tipos de tonalidad verde y en las religiosas hasta siete tipos de esa tonalidad de color

Las escarchas religiosas son delgadas, livianas, se sienten con aparente luminosidad propia y no producen encandilamiento al incidir la luz sobre ellas.

Son adherentes pues se pegan a cualquier superficie y resulta difícil quitarlas o arrancarlas.

Presentan dos caras, como las hojas vegetales: un haz y un envés.

En cambio las escarchas industriales son gruesas, se sienten arenosas.

Sin luminosidad propia, encandilan al incidir cualquier luz sobre ellas, son poco adherentes y presentan dos caras iguales.

 

SEGUNDO

De la observación con microscopio óptico de luz, sin tratamiento se pueden encontrar diferencias.

En las escarchas religiosas se observa en una cara la presencia de protozoos o de algas variadas verdes y azules o de diversos hongos, burbujas de aire, agua y cristales.

Estos elementos siempre permanecían estáticos, sin actividad, parecían de carácter fósil.

En las escarchas industriales se observa que además de tener las dos caras iguales carecen de protozoos, hongos, algas y no contienen nada orgánico pegado a ellas.

 

TERCERO

De la observación con microscopio electrónico de barrido sin tratamiento, se puede apreciar diferencias.

Las escarchas religiosas no son metálicas por lo cual es imposible verlas sin antes hacerles un recubrimiento de oro (no sirve el de plata), a fin de que se permita con el recubrimiento metálico el desprendimiento de los electrones secundarios necesarios para poder visualizarlas a través del microscopio electrónico de barrido.

Demuestran además tener una estructura laminar.

Las que presentan burbujas que terminan reventándose por causa del vacío que produce este tipo de microscopio Los bordes son sólidos.

Las escarchas industriales poseen la mitad del grosor de las religiosas, son de naturaleza plástica.

Y se observa la marca del corte de la máquina al igual que si fuese una huella digital.

Los bordes no son sólidos por lo cual se rompen por acción del choque de los electrones.

 

CUARTO

De la observación de las escarchas sometidas a tratamiento químico variado y luego analizadas al microscopio óptico, se puede apreciar esto.

No se encuentran diferencias cuando ambos grupos de escarchas son sometidas a ácido nítrico, ácido clorhídrico y agua destilada.

Pero con alcohol isopropílico las escarchas religiosas no se decoloran, si las industriales hasta un 75%.

Con NITAL las escarchas religiosas permanecen inalteradas mientras que las in­dustriales sufren decoloración total, disminuyen de tamaño y les surgen poros, huellas, burbujas de aire.

Con hidróxido de sodio las escarchas religiosas no sufren alteraciones mientras que las industriales se reducen de tamaño.

La prueba de ácido fluorhídrico resulta altamente significativa.

En ella las escarchas religiosas permanecen inalteradas mientras que las escarchas industriales desaparecen por completo.

Este último experimento demuestra que las escarchas religiosas no son metálicas, ni son de plástico, ni micas ni resinas, sin poder definir de qué materia están elaboradas.

Con el óxido de propileno se demuestra lo mismo, aunque a través de esta sustancia química las escarchas industriales sufren corrosión por su naturaleza industrial, no así las escarchas religiosas.

 

QUINTO

De la observación de las escarchas sometidas a procedimiento térmico de llamas y combustión se obtienen diferencias.

Las escarchas religiosas se decoloran un tanto pero incrementan su brillo y no despiden olores de ninguna clase.

Las escarchas industriales se decoloran por completo, pierden el brillo y despiden un olor ocre que irrita los ojos y la garganta.

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: