El ejército español monitorea a los musulmanes en sus filas.

 

Los radicales islámicos se están infiltrando en los ejércitos europeos y de EE.UU., en algunos casos como “topos” difíciles de detectar porque se camuflan dejando de practicar las costumbres islámicas.

 

11 M atentado islamista en madrid

 

Y el territorio de España es especialmente sensible porque los musulmanes piensan que debe ser restituido Al Andalus, porque lo que una vez fue de Allah, debe seguir siendo de él. Y más aún, España conserva los enclaves de Ceuta y Mellilla cruzando el mediterráneo, que son reclamados por Marruecos.   

LA VIGILANCIA DEL EJÉRCITO ESPAÑOL

Una investigación iniciada por la CIA estadounidense y el FBI en 2009 reveló que al menos 100 extremistas islámicos se habían infiltrado entre los militares de EE.UU., y que algunas de estas personas habían estado en contacto con los radicales islámicos que se habían infiltrado en las unidades militares en España, así como Gran Bretaña, Francia y Alemania.

El ejército español está vigilando en silencio a sus soldados musulmanes en un esfuerzo por prevenir la propagación del radicalismo islámico dentro de sus filas, de acuerdo con un documento clasificado del Ministerio de Defensa que se ha filtrado a los medios de comunicación españoles.

El Ejército español también ha ido reemplazando sistemáticamente sus soldados musulmanes con nuevos reclutas procedentes de América Latina en un esfuerzo para reducir la posibilidad de problemas en las áreas de España que tienen una gran población musulmana.

FALTA DE SOLDADOS

España hizo la transición a un ejército profesional en 2002, pero no ha podido encontrar suficientes soldados voluntarios nativos de España para llenar las filas, debido a una mezcla de apatía, pacifismo y la disminución de las tasas de natalidad (España tiene una tasa de fecundidad de sólo 1,36 (2011), una de las más bajas de la Unión Europea).

Al igual que otros países europeos se enfrenta a un dilema similar, el Ministerio de Defensa español, en una búsqueda desesperada de soldados, está recurriendo cada vez más a los reclutas musulmanes. Pero la presión para aumentar el alistamiento musulmán ha sido un arma de doble filo: mientras que España necesita mano de obra extra, también se preocupa de que algunos soldados musulmanes albergan ideologías extremistas.

El militar es una opción de empleo atractiva para muchos jóvenes musulmanes nacidos en España, donde la tasa de desempleo se ha quedado atascada en el 27%, y la tasa de desempleo para las personas menores de 25 años supera el 60%. A menudo, su paso por el ejército abre las puertas a trabajos civiles como policías nacionales o locales u otras ocupaciones relacionadas con la seguridad.

No existen estadísticas oficiales sobre cuántos musulmanes están sirviendo en las fuerzas armadas españolas, que actualmente cuenta con 140.000 miembros en servicio activo y 5.000 reservistas.

DOCUMENTO FILTRADO DEL EJÉRCITO

El documento filtrado, titulado “Medidas que se aplicarán al personal militar que presenten signos de radicalismo“, fue emitido por el Jefe Adjunto del Estado Mayor del Ejército español, el teniente general Jesús Carlos Fernández Asensio, el 24 de octubre de 2013.

El documento clasificado como “confidencial” – y publicado por el diario madrileño El País el 19 de noviembre – afirma que el Ejército español ha detectado dentro de sus filas

“la existencia de personal con claros indicios de radicalismo (ideológico, religioso o penal)… en su vida privada y social”. 

El documento continúa:

“La conducta de estos individuos constituye una vulnerabilidad para la institución del Ejército y plantea una amenaza potencial para la seguridad nacional. En un esfuerzo por neutralizar o al menos reducir este riesgo, el Ejército ha establecido una serie de medidas que aplicarán los comandantes por unidad sobre militares que se sospecha en un momento dado”.

Las medidas incluyen la revocación de las autorizaciones de seguridad de todos los soldados sospechosos de radicalismo, y la prevención de que tales individuos ocupen cualquier puesto de trabajo que podría suponer un riesgo para la seguridad o puedan tener acceso a información sensible.

El documento contiene más de una docena de puestos de trabajo o lugares que deben estar fuera del alcance de los sospechosos radicales:

“La policía militar y otras unidades relacionadas con la seguridad, la sede del personal en general, todos los locales donde se manipulen documentos clasificados, armerías, arsenales y depósitos de armas, centros de comunicaciones y lugares que albergan los sistemas de información, puestos de trabajo que involucran a conductores, escoltas y guardaespaldas, así como los relacionados con tiradores o desactivadores de explosivos, o cualquier otro lugar que determine el comandante de la unidad”.

MONITOREO DE LOS SOSPECHOSOS

Las unidades militares también están encargadas ??del monitoreo

“todo lo relacionado con las actividades o acciones de proselitismo de un sospechoso, su nivel de radicalismo y sus actividades públicas (redes sociales, navegación por Internet, los tipos de los periódicos que lee, etc.)”

Las unidades son, además, responsables de hacer el seguimiento de las demandas civiles o penales que pueda implicar a un soldado sospechoso “fuera del ámbito de las Fuerzas Armadas”, así como “cualquier aviso de los planes de un sospechoso para viajar al extranjero.”

El documento también propone el “desarrollo de un sistema de calificación extraordinaria” para cualquier soldado que muestre un “cambio significativo en la conducta profesional.” Una evaluación negativa el rendimiento sería motivo de baja para un soldado.

Aunque el documento no define específicamente qué se entiende por el término “radicalismo”, es casi seguro que se refiere a salafistas islámicos y a la preocupación del Ministerio de Defensa español por el creciente número de reclutas musulmanes dentro de las filas de las fuerzas armadas.

ESPECIAL VIGILANCIA SOBRE CEUTA Y MELILLA

Pero el tema de las tropas musulmanas que sirven en el ejército español es especialmente agudo en los enclaves españoles de Ceuta y Melilla en la costa norte de Marruecos, que durante mucho tiempo ha exigido que Madrid ceda la soberanía de los territorios a Rabat.

Los musulmanes constituyen aproximadamente el 30% de las tropas españolas destacadas en Ceuta y Melilla, donde la tasa real de desempleo supera el 40% .

En julio de 2012 se supo que el Centro de Inteligencia Nacional de la España (CNI) estaba investigando un dato que recibió de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) de que agentes de Al-Qaeda se habían infiltrado en las unidades militares españolas basadas en Ceuta y Melilla, territorios que Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) ha amenazado de “reconquistar” para el Islam.

La alerta fue resultado de una investigación iniciada por la CIA y el Buró Federal de Investigaciones (FBI) en noviembre de 2009, después de que el psiquiatra del Ejército de EE.UU., el mayor Nidal Malik Hasan, un simpatizante de Al-Qaeda, disparó fatalmente a 13 personas e hirió a más de 30 en Fort Hood en Texas. La investigación encontró que al menos 100 extremistas islámicos se habían infiltrado entre los militares de EE.UU., y que algunas de estas personas habían estado en contacto con los radicales islámicos que se habían infiltrado en las unidades militares en España, así como en Gran Bretaña, Francia y Alemania.

BAJAS A SOSPECHOSOS

De acuerdo a informes de los medios españoles, los investigadores de la CNI empezaron a buscar soldados musulmanes con un perfil “no clásico”: individuos que no muestran una identificación especial con la cultura islámica, e incluso parecen ser “occidentalizados”, que beben alcohol, fuman y comen sin respetar las restricciones impuestas por el Corán, y que no participan en los servicios religiosos de la comunidad musulmana local.

Como resultado de la investigación, el ejército español ha sustituido a decenas de soldados musulmanes con reclutas procedentes de América Latina. Las bajas masivas -debido a “la falta de confianza o dudosa lealtad” – sólo han aumentado las tensiones con la comunidad musulmana local, que ha distribuido miles de folletos denunciando la persecución de los soldados españoles a la religión musulmana“.

Las preocupaciones por la posible infiltración del salafismo radical en el ejército español es datada desde al menos diciembre de 2006, cuando una investigación policial denominada Operación Duna  desmanteló una célula salafista que supuestamente planeaba llevar a cabo ataques con explosivos robados por soldados musulmanes de Ceuta . La redada, que involucró a más de 300 policías, resultó en el arresto de 11 salafistas, entre ellos diez ciudadanos españoles, al menos, tres de los cuales estaban sirviendo en el ejército español.

Desde entonces, la policía española ha llevado a cabo más de otros 20 allanamientos en toda España, en un esfuerzo para desmantelar células salafistas.

Fuentes: Gatestone Institute, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: