La controversia para corregir a los niños.

 

En todos los tiempos los padres y el sistema educativo ha tenido que lidiar para corregir las conductas desviadas de los niños. No es nada nuevo. Pero ahora lo nuevo es que los médicos han triplicado la prescripción de poderosas drogas psicotrópicas a los niños. Los padres de hoy a menudo recurren a las drogas como una primera respuesta a los problemas de conducta de los niños debido a las prácticas tradicionales se han convertido en cosa del pasado.

 

ninos tomando drogas psicotropicas

 

Las nalgadas, por ejemplo, ya no son políticamente correctas y se equiparan cada vez más con el abuso de menores. Estudios académicos demuestran que los azotes y otras formas de castigo físico, en los casos sostenidos y severos,  pueden aumentar la agresividad en los niños y conducir a problemas de desarrollo y psicológicos. No obstante, la experiencia común entre los adultos mayores es que podemos recordar momentos en que nos abstuvimos de la conducta desviada, porque nuestros padres no eran tan iluminados. 

Si las nalgadas tienen efectos negativos, entonces los padres recurren a las drogas.

LA CAÍDA EN DESGRACIA DEL CASTIGO CORPORAL

El libro ‘To Train Up a Child’ (”Para Entrenar a un Niño”), escrito hace 10 años por un par de pastores Michael y Debbie Pearl enseñaba a los padres a corregir a sus hijos mediante palmadas, usando un cinturón o una vara, sin embargo, después que tres niños murieron tras ser golpeados por sus padres, que posiblemente fueran lectores del libro, la obra cayó en desgracia.

Un estudio realizado el año pasado sobre violencia infantil llevado a cabo por los doctores Joan Durrant y Ron Emson indica que los niños que son criados con castigos físicos se vuelven personas agresivas y muy propensas a sufrir problemas de desarrollo intelectual, situación que pone en riesgo de desarrollo normal de toda su vida.

Las investigaciones realizadas en los últimos años sobre los castigos corporales aplicados a la crianza de los niños, concluyeron, sin ninguna excepción, que existe un incremento de la agresividad en los niños tanto hacia los padres como hacia los hermanos, otros niños, maestros y posteriormente sus parejas y propios hijos.

El castigo físico además estaría estrechamente asociado con el desarrollo de problemas mentales graves como la ansiedad, la depresión y el cultivo de conductas peligrosas como el consumo de alcohol y drogas desde edades muy tempranas, lo que indica que una infancia con golpes desemboca tarde o temprano en una vida de problemas y poco desarrollo personal.

Todo se debe al parecer a que el castigo con golpes es capaz de cambiar y modificar áreas enteras en el cerebro que están vinculadas al rendimiento en pruebas de coeficiente intelectual, por lo que la inteligencia se ve modificada, y también aumenta la vulnerabilidad al desarrollo de adicciones, por lo que se vuelven más vulnerables a la dependencia de las drogas y el alcohol.

NIÑOS SOBRE PRESCRITOS CON DROGAS

Ahora Consumer Reports está poniendo de relieve una investigación reciente que demuestra que los niños están siendo sobre-prescritos con fármacos psicotrópicos para regular su comportamiento. En una época donde la disciplina se ha convertido en un dilema moral y jurídico tanto para los padres como las escuelas, las drogas se han convertido en la solución preferida. Ellas pueden ser la opción equivocada.

De acuerdo con Consumer Reports, los médicos están prescribiendo poderosas drogas psicotrópicas a los niños a una tasa que se ha triplicado en los últimos 10-15 años. Los médicos recetan estos medicamentos para tratar enfermedades psiquiátricas graves, como la esquizofrenia, y están recetando cada vez más para tratar los problemas de comportamiento en niños menores.

Los médicos están prescribiendo los fármacos para niños a partir de los 2 años de edad y la evidencia ahora sugiere que estos fármacos pueden venir con efectos secundarios graves tales como aumento de peso, riesgo de colesterol alto, y la posibilidad de diabetes de tipo 2, de acuerdo con Consumer Reports.

La Asociación Americana de Psiquiatría ha pedido a los médicos revisar la forma en que tratan a los niños con problemas de conducta, lo que sugiere que los médicos se abstengan de utilizar las drogas como un tratamiento de primera línea. Sin embargo, los padres desafortunados pueden seguir insistiendo.

Los médicos suelen recetar estos fármacos para la esquizofrenia y el trastorno bipolar, pero ahora se les está dando a los niños con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) y autismo. Los médicos pueden recetar cualquier medicamento para cualquier condición que sientan que sea médicamente necesario.

No ayuda que estos niños suelen consumir grandes cantidades de azúcar, cafeína, y están constantemente estimulados por dispositivos electrónicos.

LA DISCIPLINA EN CLASE

La disciplina en el aula también es un desafío para las autoridades escolares. Los niños, con padres ausentes y apáticos, llegan a la sala de clases y deciden actuar por una variedad de razones. Así, los maestros y las autoridades escolares tienen muy pocas herramientas a su disposición.

Mientras que la mejor forma de disciplina en el aula viene de un excelente y atractivo plan de clase, todavía habrá estudiantes que se convertirán en disruptivos. Metodologías modernas forman a los profesores a entender que algunos comportamientos están relacionados con la “cultura” y “la libre expresión”.

Quizás. Sin embargo, una gran parte del comportamiento es simplemente inadecuado y no será tolerado en un futuro lugar de trabajo o en la sociedad adulta civilizada. Sin embargo, la única herramienta de los profesores a menudo tienen es la débil amenaza de detención.

LOS MÉDICOS AL RESCATE

Con las manos atadas, los médicos han llegado al rescate con fármacos potentes que pueden someter los impulsos de un niño antes de que ataque. Sin embargo, estos medicamentos vienen con efectos secundarios y riesgos que pueden no ser totalmente comprendidos. El hecho de que actúan para resolver un problema no significa que no están creando en silencio otro.

Esto es potenciado por las agresivas campañas de marketing para los padres y los médicos de las compañías farmacéuticas que han visto beneficios dispararse cuando la gente se da cuenta de que el pequeño niño se comporta mucho mejor después de él ha tomado su pastilla.

Existen usos legítimos de estos medicamentos, sin embargo no hay suficientes buenas excusas para justificar las tasas increíbles a las que se prescriben.

El camino a seguir debe incluir menos drogas y una mejor educación moral y de conducta en el hogar y el aula. Desafortunadamente, los niños no pueden aprender estas cosas en las aulas donde los maestros se ven obligados a enseñar los puntos de referencia en lugar de enseñar el comportamiento moral. De hecho, las escuelas han sido limpiadas de oración y momentos de tranquilidad, el recreo se ha sacrificado, no hay brújulas morales conferidas a los estudiantes, ya sea en forma religiosa o incluso secular. En la relativización de todo, cada vez más cosas son tolerables.

Los padres están demasiado ocupados trabajando para llegar a fin de mes y mantener el ritmo de sus vecinos, y esto deja a las drogas, que resultan ser bastante caras, como la solución.

Consumer Reports recomienda un “enfoque múltiple”, donde los padres se tomen el tiempo para navegar por el sistema de salud, obtener una segunda opinión, y aborda los problemas de conducta, emocionales y de desarrollo con los medicamentos como un último recurso, no el primero. Y si los medicamentos se utilizan, sólo deberían ser parte de un programa, y ??no la totalidad de él.

Fuentes: Noticia Cristiana, Catholic News, Signos de estos Tiempos 

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: