Parece un Jesús, pero él no cree que lo sea.

Cuando oímos de alguien que se viste como Jesús y vive sólo predicando los evangelios, confiado en la divina providencia pensamos que es un loco o un falso profeta.

el chico jesus llevando una cruz

Pero cuando nos enteramos que él no se cree que sea Jesús, entonces podemos empezar a pensar que está realizando una misión.   

Hay un tal Carl James Joseph, de 55 años, que con tan solo con una túnica, un manto de lana y una Biblia, viaja por todo el mundo predicando desde 1991.

Descalzo, vestido con túnica blanca y con la barba y el pelo largo, Carl James Joseph, salió de la ciudad de Detroit, en los EE.UU. en 1991 para predicar por todo el mundo.

Dice que decidió vivir sin dinero y depende de la generosidad de otros desde entonces.

De origen católico, Carl tomó el nombre de Jacob, pero es más conocido por el apodo de “el chico Jesús”. La razón, por supuesto, es su aspecto.

Él ha visitado más de 20 países como misionero, y se convirtió en una figura muy conocida.

Él no lleva objetos o dinero con él, y camina por las calles de la ciudad con tan solo un manto de lana y una Biblia.

Cuenta que pasa la mayor parte del día haciendo oraciones en la iglesia y hablando con la gente que conoce en el camino.

el chico jesus

Él explica que lo hace porque ama a Jesús y quiere vivir el estilo de vida que la Biblia describe, sin posesiones y compartir el evangelio.

El evangelista de pelo largo ganó el apodo de “el rostro de Jesús” mientras cruzaba los Estados Unidos en los años 90.

Los medios de comunicación locales e internacionales comenzaron a hacer preguntas sobre el hombre de voz suave, con manto, caminando descalzo por el oeste Pensilvania.

El peregrino de Detroit ya ha sido presentado en la revista Time, el Washington Post y ha sido tema de un documental. El objetivo siempre fue mostrar su estilo de vida radical.

Durante una entrevista con un periódico de Ohio dijo:

“Para ser como Jesús… sólo por la experiencia,… una cosa es aprender mediante la lectura, pero es muy diferente aprender por la experiencia…
.
Siempre he estado abierto a lo que Dios quiera…. Nunca planeé vivir este estilo de vida, pero cuando lo hice fue lo que Dios me estaba llamando a hacer, abracé la llamada”.

el chico jesus hablando con una familia

Cuando Joseph inició su viaje espiritual, hace 25 años, llevaba ropa casual y zapatos, estaba bien afeitado, con el pelo corto. 

No llevaba dinero ni muda de ropa como recuerdan las instrucciones bíblicas de Jesús a sus discípulos cuando los envió a ministrar a otros.

Cuando los zapatos se rompieron decidió caminar sin ellos y dejarse crecer el pelo más largo. Mientras camina, él dice que ora continuamente.

Él va de un pueblo a otro y de ciudad en ciudad sin disponer previamente de un lugar para dormir por la noche.

A veces, se le invita a alojarse en un sitio, otras veces él dice que reza toda la noche.

Suele viajar entre las iglesias católicas romanas que tienen Capillas Perpetuas de Adoración, que están abiertas las 24 horas del día, siete días a la semana.

En EE.UU. le apodaban The Jesus Guy (El Chico Jesús), pero él dice,

“No creo que yo sea Jesús. “No, yo no estoy loco”.

Joseph admite durante un tiempo fue en la dirección equivocada.

“Durante un tiempo yo estaba fuera de la pista. A veces tenemos que estar fuera de la pista con el fin de ponerse en marcha”.

el chico jesus durmiendo en israel

Joseph se embarcó en su misión como discípulos en mayo de 1991. Pero realmente sintió su vocación después de haber sido inspirado al asistir a la visita del Papa Juan Pablo II a México en noviembre de 2000.

Mi espíritu se fortaleció sorprendentemente. Pero el gobierno me arrojó fuera del país. No les gusta lo que ellos no pueden controlar”, dijo.

Un amigo suyo que trabaja para Delta Airlines lo invitó a ir gratis a Israel.

Pasé unos cuatro años en Jerusalén, pero tuve que dejarlo cuando me encontré con problemas con mi visa”, dijo.

Ha tenido algunos problemas de salud. Se sometió a una cirugía artroscópica en ambas rodillas en 2006. La cirugía fue donada por los profesionales médicos.

“Pero no fue exitosa”, dijo. Todavía tiene dolor y se cree que podría ser la artritis.

el chico jesus en mexico

Algunos han criticado a Joseph por su enfoque. Incluso ha causado un cierto desacuerdo dentro de la Iglesia Católica, que prefiere tomar una postura evasiva sobre el mensajero itinerante.

“He recibido alguna persecución por parte de la autoridad religiosa”, dice.

Pero dice que su túnica y su apariencia son simplemente formas de llamar la atención sobre su mensaje cristiano de base.

A pesar de que él tiene sus propios seguidores, Joseph quiere enfocar siempre la atención a Jesús y Dios, especialmente durante la temporada de Navidad.

Tengo la sensación de que Dios me está llamando a algo único.

Tal vez hay personas que quieren seguir un estilo de vida similar, pero no sé acerca de la formalización como una orden religiosa o algo así.

Creo que una de las razones es que he evitado la idea de una secta o algo por el estilo. el centro de mi ser es querer seguir a Jesús de una manera más literal”, señaló Joseph.

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: