El caso de Tomás de Aquino es algo que asombra a los estudiosos.

No sólo por su impresionante erudición racional.

Sino también porque la mezclaba con sucesos y elementos sobrenaturales que le ocurrían.

santo tomas de aquino

Santo Tomás experimentó apariciones y regalos sobrenaturales que exceden el uso de la razón.

Fue quizás el pensador católico más riguroso que hubo.

Pero también tuvo contacto con el mundo sobrenatural y Dios realizó milagros alrededor de él, como en el caso de todos los santos.

Hay una serie de increíbles milagros sobrenaturales en su vida y luego de muerto.

Tommaso d’Aquino, hijo de una familia noble italiana de Nápoles (1224-1274) fue un sacerdote dominico, conocido por su monumental obra teológica y filosófica, especialmente su Summa Teológica.

Apodado “Doctor Angélico” es Doctor de la Iglesia y Patrón de las escuelas católicas y de la educación.

Fue Canonizado el 18 de julio de 1323 por el papa Juan XXII.

Su festividad es el 28 de enero. Y se le suele representar en hábito dominico, con un libro, sol en el pecho y una iglesia bajo el brazo.

Seguramente el aporte más grande de Santo Tomás de Aquino fue el legado de su sabiduría, porque en sus escritos supo amalgamar la tradición griega con el pensamiento cristiano, convirtiéndose en el mayor pensador católico de la historia.

Pero también ha realizado milagros físicos, especialmente luego de su muerte, los cuales son poco mencionados porque su obra filosófica y teológica es tan monumental que opaca el resto.

Se cuenta que era tal su humildad que una vez se dio a la quema de sus escritos porque decía que era indigno tratar de comprender el ser divino.

Gracias a Dios sus hermanos lograron persuadirle y salvaron la mayor parte de ella.

santo_tomas_virgen_entronizada_domenico_ghirlandaio_1486

  

EL ANUNCIO DE SU MUERTE

Un cometa que durante tres años había brillado sobre el monasterio desapareció el día que el Doctor Angélico murió.

En medio de la tristeza generalizada, fue enterrado en la iglesia del monasterio.

Y en Ratisbona, San Alberto Magno, su viejo maestro, tuvo una visión de la muerte de su amado discípulo. Sus compañeros lo vieron de repente envuelto en lágrimas.

“Les anuncio a ustedes”, les dijo, “la más triste de las noticias. El Hermano Tomás de Aquino, mi hijo en Cristo, que era la luz de la Iglesia, acaba de morir”.

Y desde ese día en adelante, cada vez que el nombre de Santo Tomás fue mencionado ante él, lloraba y decía: “Él era la flor y la gloria del mundo”.

063b_pinacoteca_crivelli_carlo_the_demidov_altarpiece_detail_thomas_aquinas_

  

EL DULCE OLOR QUE EMANABA

Unos siete meses después de la muerte del santo, el abad de Fossa Nuova quiso cambiar el lugar de su sepultura, y abrió en secreto su tumba.

Un dulce olor a rosas se escapó y llenó la capilla, el claustro, y todo el monasterio, por lo que el secreto no se podía mantener.
.
Los monjes atónitos se apresuraron al lugar de donde vino este perfume.
.
Y vieron la tumba abierta, y el cuerpo del santo intacto como la de un hombre dormido.

Lo mismo pasó catorce años más tarde. 

Lady Teodora deseaba poseer como reliquia la mano derecha de su hermano.

De la tumba abierta y del cuerpo intacto salió una inundación de perfume.

La Señora Teodora recibió con gran devoción y muchas lágrimas la reliquia consagrada.

Ella la mantuvo durante mucho tiempo, y luego se  la regaló a una capilla Dominicana.

Pasó el tiempo. Hacía cuarenta y dos años desde que el Santo Tomás se había unido al coro celestial de los elegidos, cuando un visitante de esta capilla le pidió al hermano que estaba a cargo mostrarle las reliquias.

Él las venera muy piadosamente, pero ante la mano de Santo Tomás se echó a reír y burlar.

Inmediatamente fue presa de una extraña enfermedad, comenzó a temblar, y su cabeza empezó a palpitar.

Aterrado, vio su error, fue a la confesión, y volvió a besar con respeto la mano de la que se había burlado.

El olor dulce que lo invadió lo curó, y llenó tanto su persona como su ropa.

Todos aquellos que le conocieron más tarde hablaron de este buen olor y le preguntaban la causa.

Esta fue la única penitencia del pobre clérigo: cada vez que alguien le preguntaba, él tenía que decir de su falta de irreverencia, su extraña enfermedad, su repentina cura, y el perfume milagroso de la mano, todavía intacta.

Y así dio gloria al santo a quien Dios ha honrado por tantos milagros.

Un gran número de personas enfermas que lo invocaron en sus oraciones o que visitaron su tumba se curaron milagrosamente.

Apoteosis-de-Santo-Tomás-Zurbarán

  

LOS MENSAJEROS

Un día, mensajeros que portaban documentos relativos a los milagros atribuidos a fray Tomás de Aquino para el Papa, iban por los Alpes por encima de Lausana.

Una mula con una carga muy pesada se resbaló y cayó, rodó por la ladera de un acantilado, y finalmente se precipitó contra unas rocas escarpadas.

Don Mathieu, uno de los enviados, invocó la ayuda del santo. Entonces vieron a la mula, sana y salva, caminar en el fondo del precipicio.

La carga que llevaba ni siquiera se había salido fuera de lugar.

Otros mensajeros también, llevando al Papa Juan XXII el testimonio escrito con respecto a la vida y milagros del Doctor Angélico, se encontraron un día en un velero de Nápoles a la Curia Romana.

El viento, al principio favorable, dio paso a una tormenta. Y en medio de una espantosa tempestad el buque se vio impulsado hacia un arrecife.

Uno de los marineros comenzó a llorar y decir en voz alta a los hermanos que eran los mensajeros, “¡Orad a sus santos! Porque en un momento el buque se precipitará contra las rocas”.

Los hermanos, con todo su corazón, se volvieron hacia la Reina del Cielo y el Beato Domingo.
.
Pero, sobre todo, hicieron un llamado a Santo Tomás. Entonces todo cambió.
.
Un nuevo viento se levantó, y la galera, corriendo hacia el mar abierto, se salvó de una destrucción segura.

Hay muchos milagros más que pueden leerse en “La santidad y los milagros de San Tomás de Aquino…”, que es el repertorio de los milagros testimoniados en una audiencia en el Palacio del Arzobispo en Nápoles del 21 de julio al 18 de septiembre de 1319.

Otro es el milagro de los arenques.

Tomás se enfermó en el castillo de Maenza y cuando se le pidió que comiera algo, él respondió: “Comería arenques frescos, si los tuviera”. 

En ese preciso momento un vendedor ambulante llamó a la puerta con pescado salado. 

Y cuando se le pidió que abriera sus canastas y se encontró una llena de arenques frescos. 

Pero aun así dice el testigo que Tomás no comió los arenques.

  

LA CURACIÓN DE UN BRAZO EN LA TUMBA DE TOMÁS

Pietro Grasso de Nápoles, un caballero y funcionario en la asistencia del Rey fue preguntado por la Inquisición sobre milagros realizados por el hermano Tomas de Aquino, el testigo dio el siguiente relato de uno, según las actas de Investigación sobre la vida, la moral y los milagros del hermano Tomás de Aquino

Había estado aquejado de una parálisis completa de su brazo derecho, por lo que ni siquiera podía levantar la mano para peinar su cabello o enrollar una bufanda debajo de la barbilla sin ayuda.

Esto continuó durante unos diez meses, hasta que en la Cuaresma de 1316, viajando a Roma, y, entrando en el barrio de Terracina, fue a visitar la tumba del hermano Tomas en la abadía de Fossa Nova.

Le habían dicho que Tomas estaba enterrado allí, y se le había pasado por la cabeza que tal vez los méritos del hombre santo podrían ayudar a curar su brazo; de hecho, pronto comenzó a creer firmemente que iba a ser curado.

Así, con dos compañeros – Nicola Filmarini y Enrico Caracciolo, ambos caballeros de Nápoles como él, y con tantas ganas de visitar la tumba como él fueron a Fossanova, dejando a los otros viajeros continuar su viaje a Roma.

Al entrar en el patio del monasterio, se encontraron con un monje que los dirigió hacia la tumba de Tomas, apuntando a la misma desde cierta distancia.

Se encontraba, el caballero dice, a la izquierda del altar mayor, cubierta con una especie de alfombra. 

Esta fue quitada, y entonces, de rodillas en el suelo y frente a la tumba, él oró con estas palabras:

“Señor Dios, que eres maravillosa en todos tus santos, por los méritos de este tu santo restaura la fuerza a mi brazo” 

Luego se acostó en la tumba; y al mismo tiempo sentía que su brazo se hacía más fuerte. 

Durante un tiempo, mantuvo una especie de adormecimiento alrededor de las articulaciones como si los músculos estuvieran más flojos; pero esto también había desaparecido a finales de ese mismo día.

A la mañana siguiente se encontró con su brazo restaurado en una salud perfecta y no había rastro de la parálisis anterior. 

Preguntado por las fechas, dijo que la parálisis se inició en mayo 1315 y continuó hasta mayo del año siguiente, cuando se realizó la cura se llevó a cabo.

  

EL PAPA CANONIZA A TOMÁS DE AQUINO

Al ordenar la investigación sobre las virtudes y milagros del gran doctor, el Papa Juan XXII había dicho:

“Creemos que el hermano Tomas está glorioso en el cielo, porque su vida era santa, y su doctrina por sí sola es un milagro“.

Entonces, ante una asamblea de cardenales, miró de derecha a izquierda “con una mirada dulce como un rayo de sol”, y habló en estos términos:

Venerables Hermanos, sería una gran gloria para nosotros y para la Iglesia si pudiéramos inscribir a este siervo de Dios entre los santos.

Debido a que ha hecho más para iluminar a la Iglesia que todos los otros doctores en su conjunto.

Y en un solo año uno puede beneficiarse más de la lectura de lo que ha escrito que estudiando toda una vida a los otros teólogos.

La investigación había terminado.
.
Numerosos milagros se habían probado con certeza.
.
La santidad de la vida del hermano Tomás de Aquino fue atestiguada por muchos testigos.

La historia de su vida fue escrita, y la investigación respecto a sus milagros fue conducida por Guillermo de Tocco, que en su juventud había conocido al hermano Tomas.

Tocco, también tomó el testimonio de Reginald, el fiel compañero del santo.

Todo estaba listo. Fue a hablar al Soberano Pontífice.

Entonces, por una larga carta, del 18 de julio 1323, y dirigida a toda la Iglesia, el Papa Juan XXII proclamó la santidad de fray Tomás de Aquino.

Dr Stojan Adasevic

  

UNA APARICIÓN CONTEMPORÁNEA DE SANTO TOMÁS A UN ABORTISTA

Stojan Adasevic era un abortista de Serbia que logró matar a 48.000 niños en el útero, en sus 26 años como un proveedor de la muerte, cuando todavía era un país comunista.

A veces hasta 35 por día.

Pero eso está en el pasado, porque Stojan es ahora una de las más importantes voces pro-vida de Serbia.

En aquel tiempo los libros de medicina del régimen comunista decían que el aborto era simplemente la eliminación de una masa de tejido.

Los ultrasonidos que permitían que el feto se pudiera ver no llegaron hasta la década de 1980, pero en realidad no cambiaron su opinión.

Pero aun así Stojan comenzó a tener pesadillas.

Contando sobre su conversión Stojan Adasevic señala que soñaba con un hermoso campo lleno de niños y jóvenes que estaban jugando y riendo, de cuatro a 24 años de edad, que se escapaban de él con miedo.

Y con un hombre vestido de negro y un hábito blanco se le quedaba mirando en silencio.

El sueño se repitió cada noche y se despertaba con un sudor frío.

Una noche Stojan preguntó al hombre en blanco y negro en su sueño aterrador sobre su identidad.

“Mi nombre es Tomás de Aquino” le respondió.

Stojan, que fue educado en las escuelas comunistas que enseñaban el ateísmo, no reconoció el nombre del santo dominico.

Entonces Stojan preguntó al visitante nocturno,

“¿Quiénes son estos niños?”

“Ellos son los que mataste con tus abortos” le contestó Santo Tomás.

Stojan despertó en estado de shock y miedo.

Y decidió negarse a participar en ningún aborto más.

Por desgracia, ese mismo día en el que tomó su decisión, uno de sus primos llegó al hospital con su novia embarazada de cuatro meses, que estaba esperado por un aborto.

Al parecer, no era su primera vez, lo que no era poco común en los países del bloque soviético.

Stojan aceptó de mala gana, pero en lugar método habitual de la dilatación y legrado, en el que el feto es desgarrado con el uso de un cuchillo en forma de gancho llamado cureta, decidió eliminarlo como una sola masa.

Providencialmente, el corazón del pequeño niño salió aun latiendo.

Fue entonces cuando el doctor Adasevic se dio cuenta que efectivamente había matado a un ser humano.

Stojan notificó inmediatamente al hospital que ya no iba a realizar abortos.

Ningún médico en Yugoslavia comunista nunca antes se había negado a realizar un aborto.

La reacción del hospital y del gobierno fue rápida y severa.

Su salario se redujo a la mitad y su hija fue inmediatamente despedida de su trabajo.

Además, al hijo de Stojan no se le permitió matricularse en la universidad estatal.

Después de muchos años de sobrevivir a las muchas privaciones orquestadas por el gobierno, Stojan estaba a punto de ceder a sus demandas ante la presión.

Afortunadamente, Stojan tuvo otro sueño con Santo Tomás de Aquino.

Y Stojan volvió a estar inspirado por lo que le dijo San Tomás:

“Eres mi buen amigo, persevera”.

El médico comenzó a implicarse en el movimiento pro-vida en Yugoslavia.

Y consiguió que el canal de televisión yugoslavo estatal transmitiera dos veces la película anti-aborto de Bernard Nathanson El Grito Silencioso.

Desde entonces, Stojan ha dicho a los periódicos y estaciones de televisión en toda Europa del Este sobre su postura anti-aborto y su vuelta a la fe ortodoxa de su infancia.

De hecho, él comenzó una fuerte devoción a Santo Tomás de Aquino y lee a su santo constantemente.

San Tomás de Aquino y heréticos Benozzo Gozzoli

  

ORACIÓN DE SANTO TOMÁS DE AQUINO

Dame, Señor y Dios mío,
que no decaiga, ni en la prosperidad ni en la adversidad; 
que no me ensoberbezca en alguna cosa,
ni me deprima en otra;
de nada goce o me duela
sino en lo que me lleve a ti o me separe de ti.

A nadie desee agradar,
ni a nadie tema disgustar, sino a ti.
Sea para mí despreciable todo lo pasajero, 
y sea para mí querido todo lo tuyo.

Que me hastíe el gozo de lo que sea sin ti,
que no desee nada que esté fuera de ti.
Que me deleite el trabajo hecho por ti,
que me sea penoso todo descanso que sea sin ti.

Concédeme, Señor, dirigir constantemente el corazón hacia ti,
y que en mis fallos sepa dolerme con el propósito de la enmienda.

Hazme, Señor y Dios mío, 
obediente sin contradecir, 
pobre sin ser miserable, 
casto sin depravación, 
paciente sin murmuración.

Humilde sin ficción,
alegre sin disolución,
triste sin abatimiento,
maduro sin pesadez,
ágil sin ligereza,
temeroso sin desesperación.

Que sea sincero sin hipocresía,
que haga el bien sin ser presuntuoso, 
que corrija al prójimo sin arrogancia,
que lo edifique con la palabra y el ejemplo.

Concédeme, Señor, un corazón:
vigilante, que ninguna curiosidad lo aparte de ti, 
noble, que ninguna influencia indigna lo envilezca, 
recto, que ninguna intención siniestra lo desvíe, 
firme, que ninguna tribulación lo debilite,
libre, que ningún afecto violento lo reclame.

Concédeme, Señor Dios mío,
inteligencia que te conozca,
diligencia que te busque,
sabiduría que te encuentre,
conducta que te agrade,
perseverancia que te espere confiada
y confianza de que un día al final te abrazaré.

Concédeme soportar ya aquí tus castigos como penitencia, 
servirme de tus beneficios por tu gracia,
y gozar de tu gozo en la patria para tu gloria.

Tu que vives y reinas y eres Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: