Se trata del Abad Joseph, monje por tres décadas.

Y superior durante la última década del monasterio de la Santa Transfiguración en Redwood Valley, California, un monasterio de rito bizantino de la Iglesia Católica Ucraniana.

Él escribió un inspirado y motivante artículo sobre la vida eterna.

vida eterna

Es un trabajo imperdible por la sencillez de su lógica, el sólido razonamiento, e incluso por la riqueza de sus recomendaciones a quienes aspiran a la morada celestial.
.
Realmente estimulante.

 

¿CREES EN LA VIDA DEL MUNDO FUTURO?

Si esta pregunta se hubiera pedido hace cincuenta años en los países occidentales, habría habido un alto porcentaje de respuestas afirmativas.

Pero en nuestra época posmoderna actual, todo parece estar sujeto a duda o incredulidad.

Libros ateos están entre los bestsellers, y las creencias tradicionales son casi universalmente objeto de burlaba de los medios de comunicación, en instituciones académicas y en otros círculos “sofisticados”.

vela y petalos de rosa

Dios es visto como una pintoresca reliquia de un pasado irrelevante – tolerado, en todo caso, con una curiosa mezcla de diversión y desprecio.
El hombre es la medida de todas las cosas, Dios es un concepto que se puede dejar a la esfera subjetiva de la propia “auto-medicación”, siempre y cuando se excluya de todo el discurso público y de la formulación de políticas serias.

Los profetas laicos nos dicen que finalmente han evolucionado.

Hemos visto la luz y dejado atrás la Edad Media, ya no dependemos de los apoyos supersticiosos de la religión y sus castillos en el cielo esperado.

Puesto que Dios ha sido expulsado de la ciudad, todas las creencias y mitologías tontas (como la vida eterna) deben salir con él.
.
Todo lo que queda es la Ciudad del Hombre, el proyecto terreno que demuestra que la historia que está condenada al colapso repetido, a la reconstrucción y al colapso.

La nueva Torre de Babel se encuentra en construcción. Podemos diseñar nuestro futuro, rediseñar nuestra propia especie, y crear medios más refinados y eficaces para destruir las especies de la faz de la tierra.

Una de los ateas más famosas y francas del siglo pasado, Madalyn Murray O’Hair dijo:

“No hay Dios. No hay cielo. No hay infierno. No hay ángeles.
.
Cuando te mueras, te vas a la tierra, los gusanos te comen….”

O’Hair escribió

Un ser humano fallecido no es más que una hoja caída de un árbol, un perro muerto en la carretera, un pez atrapado en una red.”

Esa es la conclusión gloriosa de nuestra existencia brillante y maravillosamente evolucionada.

avatar

 

EL ALEJAMIENTO DE LA FE TIENE UNA HISTORIA LARGA Y COMPLEJA

Ha habido no creyentes en todo tiempo y lugar, pero sus manifestaciones actuales, probablemente se remontan a la llegada de la “modernidad” en los finales de los siglos XIX y en el XX.

El Papa San Pío X, que condenó formalmente el modernismo como “la síntesis de todas las herejías”, dijo que tenía sus raíces en el agnosticismo filosófico.
.
El hombre está en el centro, la religión es sólo un vehículo para el deseo subjetivo del hombre sobre lo divino (entendido simplemente como la experiencia interna o “conciencia religiosa”).
.
Y todas las religiones son verdaderas en la medida en que reflejan la psique humana.

En cuanto al futuro de la Iglesia Católica en este contexto de decaimiento del Espíritu, la posición de los modernistas quizás se pueda resumir por el excomulgado ex sacerdote Alfred Loisy:

Otro catolicismo tendrá que venir… de ninguna manera condicionado por la institución pontificia o las formas tradicionales del catolicismo romano”.

¿El catolicismo de ninguna manera condicionado por el catolicismo tradicional? Uh, ¿por qué entonces todavía quieren llamarlo catolicismo?

Si esa es su idea de la Iglesia, los dogmas de nuestra fe – la Eucaristía, la resurrección, el nacimiento virginal, el Cielo y el Infierno, etc – no tienen cabida en esta nueva religión ilustrada.

La que termina siendo poco más que un apéndice emocional de las siempre cambiantes “verdades” de la ciencia moderna, la psicología y la política.

Por lo tanto, ¿que ha ganado el hombre, liberado de la fe y por lo tanto de la obediencia a Dios?

¿Somos realmente libres, desenfrenadamente y sin restricciones ahora?

¿Estamos asegurándonos una vida de felicidad en la tierra, sin la esclavitud del miedo de algún Juicio futuro con respecto a nuestro destino eterno?

No, hoy los iluminados y “libres” no creyentes, no son más que ”marionetas articuladas y sueltas de la contemporaneidad”, para usar la frase de Thomas Howard.
.
En cuanto a mí, creo en la vida del mundo futuro.

el cielo

 

LA VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE

No voy a intentar demostrar que hay vida en un mundo por venir, porque yo no he dicho que lo he probado, sólo que yo creo en ello.

Al hacerlo, me uno a miles de millones de personas que han creído durante milenios también, entre los cuales se ennumeran muchos de los grandes intelectuales que el mundo haya conocido jamás.

La única razón por las que especifico “intelectuales” es que en estos días son los que dudan más, lo dicen más y son los más burlones.

Para mí, el testimonio de las Escrituras (que incluye relatos de testigos de la muerte de Jesús, resurrección y ascensión), el testimonio combinado de innumerables santos y místicos, así como mi propia experiencia personal limitada, son suficientes para convencerme de que hay de hecho un mundo por venir.
.
El reino de los cielos, que ha sido explicitado directamente desde que Juan el Bautista predicó su sermón abrasador por primera vez en la orilla del Jordán.

Otro Juan, el santo vidente del Apocalipsis, describió su visión de la Jerusalén celestial, y esto ha llegado hasta nosotros como la revelación divina.

Aunque su visión es simbólica (por ejemplo, debemos ser dignos de entrar en él), no es menos cierto – que se habla de una realidad que es, y que se manifestará a cada ojo cuando llegue la hora señalada.

Las últimas décadas han presenciado el fenómeno de “experiencias cercanas a la muerte”, que pretenden dar testimonio de la realidad de la vida futura.

Muchas personas que han tenido estas experiencias dicen que han sido llevadas al cielo, algunos dicen que han sido llevadas al infierno.

Es muy difícil juzgar estas experiencias – que son muy numerosas – pero si una sola visión del cielo realmente es cierta, entonces la vida del mundo futuro es cierta.

Personalmente, no puedo creer en todas ellas, pero tampoco puedo decir categóricamente que todos ellos tienen una especie de engaño psíquico.

Si creemos en Dios, debemos creer en lo que Él ha revelado, que incluye la realidad del Cielo y el Infierno.

Así que si las experiencias de algunas personas comprueban estas revelaciones, creo que debemos considerarlas seriamente.

escalera al cielo

 

CUAL ES NUESTRO PROPÓSITO

Vendemos a Dios por poco si pensamos que Él nos ha creado – y envió a su único Hijo para sufrir y morir por la expiación de nuestros pecados – sólo para que nos podamos ganar unas cuantas décadas de angustiosa vida en este mundo marcado por un sinfín de dolor y sufrimiento.

No habría valido la pena, para él ni para nosotros. Y nos vendemos por poco si vivimos como si ese fuera el caso.

San Pablo está de acuerdo:

“Si solamente por esta vida tenemos puesta nuestra esperanza en Cristo, somos los más miserables de los hombres” (1 Corintios 15:19.).

De hecho, hemos sido creados para un propósito eminentemente noble y glorioso, que supera todas las esperanzas posibles de felicidad en este mundo.

La impresionante belleza de gran parte de la creación de Dios no es sino un indicio débil de lo que Dios ha preparado para los que le aman.

Siendo creados a imagen de Dios, no nos perderemos, como los insectos o la hierba. Dios nos ha creado y redimido por amor “de modo que quien crea en él no perezca, y tenga vida eterna” (Jn. 3:16).
.
La vida eterna, es la vida sin fin con el que nos ha amado y dado la existencia, que infundió la vida en nosotros, y creado nuestras almas inmortales en el momento de nuestra concepción.

El Dios de la vida nos ha revelado algo mucho más grande que el lapso relativamente breve de nuestra vida terrenal.

Él nos creó para vivir para siempre, espiritualmente para sobrevivir a la muerte del cuerpo y, finalmente, recuperar – en un estado vibrante y eternamente glorioso – la unidad del cuerpo / alma, que constituye plenamente nuestra naturaleza humana.

En pocas palabras, Dios nos ha creado para el cielo, para la vida del mundo futuro.
.
Esta vida presente no es más que una preparación, una prueba, para ver si estamos dispuestos a aceptar lo que Dios ha revelado y de seguir su “dirección” a su Reino de vida y gozo eterno.

Si entonces los hombres no mueren meramente como moscas, sino más bien tienen un destino eterno, debemos prestar mucha atención a lo que nuestro Creador dice acerca de ello.

De hecho, a pesar de que todas las almas permanecerán para siempre, hay destinos divergentes.

Debemos hacer todo lo posible para asegurar nuestro lugar en la morada de la felicidad – y no descubrir demasiado tarde que, por nuestras opciones en esta vida, hemos hecho las reservas en la morada del tormento.

El gran don de la inmortalidad no se da a la ligera.

Parte de lo que significa ser creado a imagen de Dios es tener libre albedrío. Dios nos da la gracia necesaria para elegirlo a Él y sus caminos, y Él también nos da la libertad suficiente para rechazarlo, si queremos ser trágicamente absurdos.

Dios es amor y ha creado seres capaces de amar.

Uno puede amar verdaderamente sólo en libertad, por lo que Dios tomó el riesgo de hacernos libres de modo que tendríamos la oportunidad de amarlo a Él y a otros, aprendiendo lo que significa para nosotros dar en el servicio a Dios y a los demás.

El cielo es el lugar donde el amor alcanza su expresión más plena y eterna, es por eso que es un lugar de gozo y de paz también.

El infierno es el lugar de tormento, porque es el lugar del odio, del egoísmo y del rechazo radical de todo lo que es santo y bueno.

Usar la libertad de amar como Jesús ama y vivir para Dios nos lleva al cielo, mientras que con la libertad usada para servir nuestros propios deseos y rebelarse contra Dios, nos conduce a la esclavitud del Infierno.

como es el cielo

 

PREPARÁNDONOS PARA LA VIDA QUE VENDRÁ

La Sagrada Escritura en repetidas ocasiones nos llama a vivir de tal manera que estemos bien preparados para la vida del mundo futuro.

San Pablo nos llama a buscar las cosas del Cielo, a poner nuestras mentes y corazones donde Jesús reina con el Padre, para que cuando venga en su gloria, nosotros también seamos glorificados con él.

Colosenses 3 ofrece consejos prácticos sobre qué hacer y qué no hacer, si queremos alcanzar nuestro objetivo.

Esto lo vemos en otros lugares: lo que no hacer (1 Cor 6:9-10; 1 Timoteo 1:9-10).

Y qué hacer (Romanos 12:9-21), como no ser (Gálatas 5:19-21) y la forma de ser (Gálatas 5:22-26).

Esto es todo por el bien de entrar en el reino de Dios, lo único que importa al final.

La Carta de Pablo a los Hebreos nos exhorta a mantener nuestros ojos fijos en Jesús (12:1-2), e ir a Él – hasta el punto de sufrir por él – porque él ha sufrido y ha muerto para santificarnos por medio de su propia sangre (13:12-13).

En el siguiente versículo se nos da la razón:

“Porque no tenemos aquí la última morada, sino que buscamos la morada que ha de venir” (13:14).

¿Y qué clase de lugar es ése? Se trata de

“un lugar mejor, esto es, celestial” (11:16).

No se nos pide que creamos en el cielo como si fuera sólo una pieza más de información que vamos a archivar con las otras cosas que sabemos o creemos.

Es realmente una cuestión muy práctica y urgentemente seria, porque aquí no tenemos la morada permanente.

Nos vamos a morir, todas las cosas eventualmente se van a descomponer, incluso la propia Tierra no va a durar para siempre.

¿Qué queda cuando nos enfrentamos con el hecho indiscutible de que nuestra “morada” – nuestra vida presente, posesiones, etc – no va a durar?

Debemos tener fe en la última “morada”, la celestial, el objetivo final de nuestras vidas, la razón por la cual Dios nos ha creado en primer lugar.

Pero creer en la vida del mundo que vendrá no es como sacar una especie de póliza de seguro que garantice nuestra salvación, mientras saciamos nuestra indulgencia carnal en el ínterin.

Tenemos que vivir toda nuestra vida con los ojos en el cielo, y permitir que la realidad del Cielo sea la que condicione la forma en que vivimos en la tierra.

Si estamos viviendo esta vida presente, en vez de la vida que vendrá, seremos consumidos por el interés propio, vamos a ordenar nuestras vidas de acuerdo a nuestro deseo de comodidad o ventaja personal.
.
Y vamos a huir de todo sacrificio, sufrimiento, y abnegación considerándolos perjudiciales para nuestra felicidad inmediata.

manantial perdido

 

VIVIR PARA EL CIELO

Se ha dicho que todos los creyentes realmente quieren ir al cielo – especialmente cuando uno considera la alternativa.

¿Pero ese deseo se manifiesta de manera práctica en nuestra vida diaria?

¿Y es el cielo tan importante para nosotros que estamos dispuestos a renunciar a todo lo demás para lograrlo?

¿Cómo sabemos que estamos viviendo realmente para el cielo y no para este mundo que pasa?

Aquí hay algunos puntos prácticos para reflexionar:

Si nos decepcionamos porque las cosas no van a nuestra manera, estamos viviendo para la tierra y no para el cielo.

Si nos enojamos, indignamos, y defendemos cuando alguien señala un error de nuestra parte – en lugar de estar agradecido por la oportunidad de arrepentirse de ello antes de tener que llevarlo al tribunal de Dios, es que estamos viviendo para la tierra y no para el cielo.

Si nos resistimos o nos quejamos de las exigencias de nuestro estado de vida, estamos viviendo para la tierra y no para el cielo.

Si nos negamos a aceptar los sufrimientos, dificultades, e incluso ocasionales malos tratos, nos negamos a adaptarnos a los deseos de otros.

O si devolvemos mal por mal, guardamos rencor o nos negamos a perdonar, o de cualquier forma insistimos en nuestras propias ideas u opiniones, estamos viviendo para la tierra y no para el cielo.

¿Por qué es esto?

Es simplemente porque así se manifiesta en la práctica – a pesar de lo que pueda decir o pensar – que nuestro confort presente, autoestima, reivindicación personal, o las preferencias en la vida son las cosas más importantes para nosotros.

Si no actuamos como si estuviéramos viviendo en el cielo, entonces no estamos viviendo para el cielo.

Pero si vivimos para el cielo, todas estas cosas egoístas que pertenecen a esta vida que pasa van a ser de poco interés para nosotros, porque nuestros ojos están fijos en Jesús y en el cumplimiento de sus promesas en nosotros.

Vamos a estar igualmente contenidos si las cosas van hacia nuestro deseo en esta vida o si no lo hacen. Porque este mundo no es nuestro hogar, este no es nuestro destino.

El cielo es nuestro hogar y destino, y si realmente vivimos para el cielo, no responderemos incorrectamente a las irritaciones insignificantes de la vida.

Esta es una tarea difícil, pero el Cielo es un lugar superior, por así decirlo.

Tener nuestros ojos y el corazón en el cielo no quiere decir que no nos tomemos en serio nuestras responsabilidades terrenas – por nuestra fidelidad y obediencia en la tierra decidiremos si vamos a ir al cielo o no.

Pero sí quiere decir que no seamos susceptibles, que nos ofendamos con facilidad, o sospechemos de los demás.

Las personas que van al cielo no actúan como si fuera de suma importancia lograr sus objetivos en la tierra.

Varias veces en su primera epístola, San Pedro describe a los cristianos como extranjeros, forasteros, y exiliados en este mundo, quienes están expectantes de poner toda la “esperanza en la gracia que viene de la revelación de Jesucristo” (1 Pedro. 1:13) – es decir, en su Segunda Venida.

Esto es cuando se manifestara finalmente que este mundo no es “morada permanente”, y que la única morada permanente será la celestial o la infernal.

Creemos en la vida del mundo por venir.

La vida actual es relativamente corta y está a menudo marcada por la tristeza y el dolor.

Pero he aquí que se acerca el día en que aquellos que creen en Dios y su revelación y han obedecido sus mandamientos estarán en su maravillosa presencia para siempre.

Dios “morará con ellos, y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos.

Él enjugará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no existirá más, ni habrá llanto, ni gritos ni fatigas, porque el mundo viejo ha pasado” (Apocalipsis 21:3-4).

Todas las cosas que componen la vida presente, todo lo que tiende a adherirse o en lo que ponemos nuestra esperanza, pronto será conocido como “el mundo viejo que ha pasado”.

No nos aferremos a las cosas que pasan, sino más bien miremos a las cosas eternas que aún no hemos visto.

Manteniendo los ojos fijos en Jesús, poniendo nuestro corazón en el cielo, mientras esperamos la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

3 Comments

  • Juan Donnet dice:

    Por los efectos del modernismo-progresismo, que desviò la teologìa hacia el antropocentrismo y el inmanentismo, se fue vaciando lo sobrenatural de la prèdica y el optimismo mundano -insensato y sin asidero en la realidad- reemplazò a la Esperanza teologal; la fe en la Ciencia y el Progreso mundano suplantò la Fe teologal. Y la “realidad” solamente se atribuye al mundol; Dios es una especie de recurso ideal-arquetìpico pero funcional al mundo o “dios” es el mundo directamente…..espantoso y diabòlico monismo-panteìsmo. Dios el tottalmente Otro pràcticamente no tiene realidad. El Progre suele decir “hay que ver la Realidad” refirièndose exclusivamente al mundo, como si Dios no tuviera realidad. Como el progre -radicalizado- solo tiene fe y optimismo en la Historia y el Progreso humano , este termina siendo su “dios”…..Esto ha influìdo mucho en el decaimiento de la Fe en Occidente. La inmanentizaciòn y el antropocentrismo son la causa: todo queda en el “mas acà”; el mundo es la Realidad, no hay trascendencia; la Esperanza es catalagada como “misticismo” irreal o cosa parecida. Estos son los resultados de las oleadas de progre-modernismo dentro de la Iglesia, impulsado por Masonerìa y otras sociedades secretas, que trabajan para el Prìncipe de este Mundo.

  • Angeles dice:

    Lamentablemente para los que se radicalizan afirmando que Dios no existe, que es un invento para mantener sojuzgados al los pueblos, etc., etc, Dios sí existe. Algo que los ateos no entienden, es que Dios no desparece por arte de magia cuando ellos dicen que no existe. El decir “no creo en Dios”, no desvanece a Dios, pero ellos actúan como si fuera una cosa que hay que tirar a la basura y ya está. Olvidado. Eliminado. Inexistente. Vuelvo a decir, lamentablemente para los soberbios y afortunadamente para nosotros, que luchamos por ganar el cielo, todos hemos sido creados para la eternidad..No somos algo que meramente se comerán los gusanos. Sí, nuestro cuerpo morirá y volveremos al polvo y sí, los gusanos comerán lo que fue nuestra carne. Pero nuestro “Yo” verdadero, nuestra alma, es inmortal. Hemos sido creados para la eternidad. Debemos grabarnos eso con fijeza en nuestra mente, para actuar en concordancia mientras hay tiempo, mientras estamos en la tierra.. Nuestra inmortalidad puede ser de infinito gozo o de terrible aflicción. ¡Nosotros podemos elegir, hermanos!. Bendiciones.

  • Jaime Avendaño dice:

    El Don de la libertad dada por Dios a los hombres debemos unicamente para amarlo a Él y no partir ese amor en mil pedazos y repartirlo por todos lados. Aún amar al prójimo significa amarlo por amor a Él. La relación Dios-Hombre no quiere decir enredarnos tratando de entender asuntos que no podemos desenredar. Nuestro único objetivo debe de ser llegar al cielo.