A menudo buscamos grandes signos en nuestras vidas para ayudarnos a tomar decisiones.

Mientras más a menudo deberíamos estar buscando los más pequeños, las “pequeñas cosas” de la vida.

pequenas cosas

Nuestro Dios es el Dios de la suavidad, que actúa especialmente en lo pequeño.
.
Y difícilmente veamos grandes intervenciones prodigiosas suyas; las hay, pero son pocas.

Porque actúa tan sigilosamente, esta es una oración que deberíamos repetir:
.
“Señor, ilumíname y hazme entender las pequeñas cosas de mi vida.”

Pero debemos luchar diariamente con el fenómeno del catolicismo moderno en el que muchos tienen miedo del misticismo.

Hay miedo aparecer supersticioso o anti-intelectual, en una palabra, fuera de moda de la cultura académica actual.

    

DIOS TIENE VERDADERAMENTE UN PLAN PARA CADA UNO

Con mucha frecuencia, el mundo nos ofrece una imagen distorsionada de Dios, presentándolo como un ser caprichoso y arbitrario.

Y el Plan de Dios es considerado como el proyecto subjetivo y egoísta que Él nos impone como una meta de vida, que de no ser cumplida, merecerá un castigo terrible.

Su Plan aparece como algo opuesto a nuestra propia felicidad o simplemente como algo que no tiene mucho que ver con nosotros.

Pero al Señor no lo mueven intereses mezquinos, sino un profundo amor.

Y así como nos ama, también nos conoce a cada uno de manera especial.

Dios conoce nuestras necesidades interiores más auténticas, incluso aquellas que nosotros mismos no conocemos o que interpretamos erradamente.

Y nos ama con una ternura sin límites.

Por eso Él quiere que seamos felices, y sabe cómo podemos lograrlo.
.
Ése es justamente el Plan de Dios.
.
Un proyecto de vida que el Señor ha diseñado para cada uno de nosotros, movido por su amor.

Y por el conocimiento perfecto que tiene de cada uno.

Es el único camino por el que podremos ser plenamente felices.

Podemos ver esto a través de las escrituras:

Dios tiene un Plan para nosotros: Is 48:17; Ef 1:3-10; Col 1:15-20.

Espera nuestra libre cooperación: Lc 1:22-25; Lc 1:38.

Puedo confiar en el Plan de Dios: Sal 19 (18):8-9; Sal 23 (22):1-4; Sal 33 (32):10-12; Is 40:31; Jer 17:7-8; Mt 7:24.

No puedo confiar en mis propios planes: Prov 16:1-3; Prov 19:21; Prov 20:24; Is 29:15-16; Jer 10:23.

Dios permite pruebas para que fortalezcamos nuestra entrega a Él: Rom 5:2-5; Stgo 1:2-4; Stgo 1:12; 1Pe 1:6-7; 1Pe 4:13-14.

Además Dios nos va haciendo conocer su plan a través de las cosas que nos suceden.

    

LOS PEQUEÑOS SIGNOS QUE TODOS TENEMOS CONTINUADAMENTE

Se encuentran en el curso natural de la vida.

Los recibimos para ayudarnos, para animarnos, para darnos esperanza, para aliviar la tensión, para advertirnos, para indicar nuestras misiones en la vida.

Cuando estás en un estado en que te sientes como bendecido y el sol se levanta con una fuerza excepcional y conmovedora: ¿debes alejarte de ello o tomarlo como una comunicación potencial?

Los pequeños milagros son muy místicos en la liturgia de la vida: la manera de Dios de emplear la naturaleza para transmitir una metáfora. O al menos esa es una manera de ver las cosas.

La otra semi religiosa y semi científica de verlo es que Dios creó el mundo y luego cortó la relación dinámica con él (o que Él no existe en absoluto).

Un día, podremos ver cómo hemos ignorado señales que nos habrían llevado a un curso que nos habría evitado muchas cosas que nos gustaría que no hubieran sucedido y habrían dado lugar a una vida más plena.

¿Por qué no tratar de discernir que ahora?

Nuestra oración podría ser pedir para que a partir de ahora poder apreciar lo que hay que ver y prestar atención, a lo que debemos prestar atención.

“Señor, ilumina las pequeñas cosas de mi vida.”

Muchas veces vamos demasiado rápido para verlos.

Los signos vienen en muchas formas.
.
Los signos vienen en la forma en que sentimos, vienen en lo que leemos, ellos vienen a través de las bocas de los otros, vienen a través de las enfermedades, vienen a través de la salud.
.
Vienen a través de la victoria, vienen a través del antagonismo, vienen a través de la camaradería, vienen a través de una coincidencia, vienen a través del éxito, vienen a través del fracaso, pueden venir a través de los sueños.

Te recomiendo leer un listado de formas de intervención de Dios aquí.

iluminacion de una calle en lyon

    

QUE SEÑALES QUE DEBEMOS BUSCAR

Esa vieja expresión “ir con la corriente” tiene un significado especial cuando el flujo es el Espíritu Santo. Cuando es el “agua viva”.

“Señor, ilumina las pequeñas cosas de mi vida.”

Cuando fluimos con Dios, nos dirigimos hacia lo que él define como el éxito (no lo que concibe el mundo).

Eso causa muchos problemas, muchas decepciones, mucha tensión.

Cuando buscamos “signos” de una manera que es mundana, para que podamos alcanzar el éxito mundano, estamos perdiendo tiempo invaluable.

¿Cuántas veces nos lamentamos de que Dios “no contestó” nuestras oraciones?

¿Cuántas veces nos quejamos de que la fe no parece estar funcionando porque no conseguimos esto, o debido a tal o cual cosa no sucedió?

Estas situaciones en que aparentemente no recibimos respuestas o no las que deseamos, puede ser una señal de que lo que estamos buscando puede no estar de acuerdo con Su diseño para nosotros.

La falta de señales ya de por si es una señal que debemos discernir.

“Señor, ilumina las pequeñas cosas de mi vida.”

iluminacion exterior wanchin

    

LOS SIGNOS PUEDEN SER PEQUEÑOS O GRANDES

No hay que buscar un “espectáculo de magia.” 

La mayoría de estas cosas vienen de una manera sutil. ¿No es Dios el autor de la sutileza? 

¿No es una coincidencia Su manera de permanecer en el anonimato (en su humildad)?

Si nos tropezamos con una grieta, puede ser una señal de que tenemos que arreglar la acera (o evitarla). 

Si una hoja está caída en un árbol en el patio es que podría tener insectos.

Un tic-tic en el motor puede indicar problemas en el futuro.

Si seguimos escuchando acerca de un lugar, tal vez hay algo ahí para nosotros.

Si se nos aparece información sobre algo o alguien repetidamente, tal vez tengamos algo que ver con estos.

Si seguimos leyendo sobre las espinacas, tal vez tenemos que comer más espinacas.

Todos sabemos lo que pasa cuando no prestamos atención a las señales en una carretera o calle (especialmente los signos de disminuir la velocidad o detenerse).

Esto no quiere decir que no puede haber indicios dramáticos. 

Estos sin duda se producen a pesar del escepticismo de los tiempos que corren.

¿Puedes imaginarte lo que la gente diría hoy si una campesina llamada María de algún pequeño pueblo reclamara ver y escuchar a un ángel?

Jesús fue un “signo” que fue rechazado, dice Lucas 2:34; está la señal de la cruz; pero antes estuvo el signo de la estrella de Belén; el propio pesebre era una señal.

Hay señales en la naturaleza. 

Hay signos en la vida útil de las hojas, en el lugar donde sale el sol, en los primeros brotes que hablan de la primavera, en las nubes que presagian una lluvia, en el vaivén del viento.

Hay señales milagrosas. Existen las rosas que aparecen después de una novena a la Pequeña Flor y las muchas señales que Nuestra Madre Santísima nos da.

Cuando éstas llegan, o cuando se alerta nuestra intuición, prestar atención. 

Pero hay que lograr un equilibrio entre buscar demasiadas señales y confirmaciones y no notar las suficientes.

Siempre hay que buscar la “armonía” de la vida.

En nuestras propias vidas, los signos pueden venir cuando tropezamos.
.
Cuando sentimos demasiada resistencia, cuando parece que estamos forzando las cosas.
.
Cuando lo que buscamos crea tensión, cuando el fruto es el insomnio.
.
Al igual que nuestros cuerpos nos dicen lo que es bueno y no tan bueno, cuando lo que comemos causa reflujo, malestar o alergias.

“Señor, ilumina las pequeñas cosas de mi vida.”

paz_interior

    

LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS

Si no prestamos atención a la señal de pequeños efectos, a menudo no encontramos las más grandes.

Jesús mismo nos dijo que debemos ver los “signos de los tiempos.”

Es cuando nuestro cerebro gobierna nuestros corazones que echamos de menos las “pequeñas cosas” (e incluso los grandes).

Todo en la vida es milagroso, es sólo que muchos milagros (signos) se encuentran en “cámara lenta” o como sutilezas.

“Señor, ilumina las pequeñas cosas de mi vida.”

Encuentra lo grande en lo pequeño. No busques lo espectacular. 

Tampoco seas escéptico. Aquí nos cerramos al Espíritu Santo. Aquí (con orgullo farisaico) vivimos la vida de la pretensión.

Un signo puede venir cuando alguien o algo te hace sentir como alguien o algo que no eres.

escuchar

    

SIGNOS DE TU MISIÓN

Los signos de tu misión vienen a través de lo que te gusta hacer.
.
Lo que te hace sentir como en casa, lo que hace que te sientas más sagrado, para lo que tienes la energía, lo que te hace feliz.
.
Lo que simplemente haces mejor, lo que te trae satisfacción.
.
Lo que es difícil pero causa alegría, lo que se hace sin egoísmo, lo que se ajusta como un zapato viejo.
.
Lo qué requiere de trabajo, pero no de mucha tensión ni agotamiento.
.
Lo que se ajusta a tu personalidad, lo que sirve a los demás, lo que permite la pureza de intención, lo que te lleva más cerca de Dios.

Así muchos tratan de ser “grandes” a los ojos del mundo, cuando lo que Dios ve es la grandeza en lo pequeño.

Se trata de un “secreto de la eternidad”.

Y si hay grandeza en lo pequeño, hay signos negativos allí también.

Cuando algo nos causa temor, depresión, pesadez, o miedo absoluto, cuando lo sentimos en nuestros estómagos, estos también son “signos de los tiempos” (de nuestros tiempos).

A lo largo de este viaje llamado vida, hay señales. Algunas son grandes, tipo carteleras. Pero la mayoría son pequeñas. Algunas son casi microscópicas.

Todo se nota o se ilumina en estado de oración.

“Señor, ilumina las pequeñas cosas de mi vida.”

   

CINCO PRINCIPIOS PARA DISCERNIR LA VOLUNTAD DE DIOS

Habitualmente tenemos más de una opción para decidir sobre temas importantes en nuestras vidas.

Y debemos discernir qué es lo que quiere Dios para nosotros.

Pero muchas veces tenemos dudas de poder lograrlo porque, por un lado pensamos que Dios se preocupa por cada detalle de nuestras vidas y nos informa y por otro lado sabemos que Dios nos da el libre albedrío para que tomemos decisiones.

El Dr. Peter kreeft ha sugerido cinco principios generales de discernimiento de la voluntad de Dios.

Los que se pueden aplicar a cada situación.

  

Primero, comenzar con los datos

Esto significa determinar qué sabemos de la situación en la que estamos, de las opciones que tenemos y de las restricciones que se nos han dado.

Por ejemplo este discernimiento no fue realizado por Adán y Eva que ignoraron el mandato de Dios, de que no podían comer del árbol del conocimiento del bien y del mal.

  

Segundo, que el amor a Dios eduque la razón

Los motivos de Dios los entendemos mejor con nuestro corazón que con nuestro intelecto.

Por eso los santos entienden mejor la Biblia que los teólogos, porque entienden a su autor.

  

Tercero, un corazón blando en una cabeza rigurosa

La Biblia sugiere que debemos ser sabios como serpientes y dóciles como palomas.

Esto supone ser adecuadamente emocionales y racionales a la vez

Frenar nuestras emociones con la razón y limitar la razón con las mociones de nuestro corazón.

  

Cuarto, todas las señales deben alinearse

Peter kreeft habla de al menos 7 signos que son la escritura, la enseñanza de la Iglesia, la razón humana, las circunstancias, nuestra conciencia de lo correcto y lo incorrecto, nuestros deseos e instintos y la oración.

Basta que una de esas señales sea no coincidente con el resto para que frenemos la decisión.

   

Quinto, buscar los buenos frutos del espíritu

En especial el amor, el gozo y la paz.

No podemos tomar una decisión si el camino elegido nos hace estar enojados, ansiosos, preocupados, sin amor, sin alegría, sin paz.

milagros diarios

   

TRES CASOS

Angela Beans de Hilton Head, Carolina del Sur, cuenta cómo le pidió a su ángel que se le concediera olor de las rosas como una respuesta a una pregunta que estaba esperando.

Angela consiguió el olor a rosas, pero de una manera diferente de lo previsto, lo que tiende a hacer que sea más creíble.

“Hoy, antes de ir a Misa de nueve am, yo estaba sentada en mi sillón después de tomar una taza de café y oí un chasquido fuerte en la cocina.

Sonaba como algo que se había caído de los armarios, me levanté para ver.

Los armarios no estaban abiertos, nada a la izquierda del fregadero, pero a la derecha por el refrigerador, me di cuenta que a una pequeña botella se le había saltado su tapa y estaba a su lado con el contenido que salía”.

“Este contenía el perfume de rosas de Carmelo Cortez, [el presunto] sanador de las Filipinas, cuando estuvo en la iglesia católica de San Gregorio en Bluffton, Carolina del Sur.
.
No pude evitar sonreír, porque ahora la cocina olía como rosas (y también mis manos).
.
Inmediatamente me levanté y recogí lo que había caído con dos grandes bolas de algodón, puse un poco de nuevo en la botella y le di a la Santísima Madre. Esto hizo mi día”.

Cuando Dios hace tu día, acéptalo.

Sabemos que un científico puede explicar casi todo, incluyendo los hallazgos de otros científicos.

Si algo hace alusión a lo milagroso, siempre tratan de encontrar una explicación “racional y lógica”, como para impedir una manifestación sutil.

La regla de la ciencia: si algo tiene alguna posibilidad de tener una causa natural, no es milagroso, sin importar las otras circunstancias que lo rodeen.

Eso está mal. Un científico dijo recientemente que la religión no es nada más que un “artefacto del cableado de nuestro cerebro”.

Sin embargo, ¿podemos nosotros – creyentes – no ir mas allá con las cosas?

Esta posibilidad surge especialmente con las imágenes “milagrosas”, y también cuando las personas sienten que hay algo en las estatuas.

Hay gracia allí – una unción que viene honrando a los santos – pero ¿cuándo hacemos de la unción un espectáculo en sí y cuando estamos viendo demasiado en ella?

Es sólo un ángulo diferente.

angel en vias de ferrocarril

Veamos otros caso.

“Quiero compartir este testimonio de la presencia de la Santísima Virgen en cada casa cuando la estatua de la Virgen peregrina Fátima la visitó”, escribió Jacqueline Stutmann del norte de Nueva York.

“La primera vez que tuve una visitación de la imagen peregrina de la Virgen María, nuestra familia vivía en Virginia y tuvimos muchos invitados para honrar a la Virgen, porque vivíamos en la comunidad católica militar de la Base Aérea Langley en Hampton.

Sentí una fuerte presencia espiritual de la Santísima Madre en este momento.

Ahora estamos en Roma, Nueva York y desde luego puedo dar fe de su presencia con este recuerdo especial que nos ha dejado esta vez.

Nuestra familia tuvo una visita al hogar de la estatua de la Virgen Peregrina de Nuestra Señora de Fátima, el 7 de septiembre, un día antes de la Fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen.

Nuestro hijo de 11 años, James, me preguntó si podría tomar fotos de la estatua peregrina con mi celular personal y por supuesto le dije que sí.

En noviembre, me decidí mirar las fotos en mi teléfono celular porque nuestros niños lo utilizan para tomar fotografías de unos a otros”.

“Cuando llegué a las imágenes de Nuestra Señora, sentí la necesidad de mirar más de cerca y más tiempo.
.
Había algo diferente en ellas esta vez.
.
Al comparar una con la otra, el rostro de la Virgen apareció real para mí en varias de las imágenes.
.
Se notaba que había una diferencia real en la apariencia de su rostro en las fotos”.

“Mi marido las puso en un CD y juntos las comparamos y él dijo que en realidad se puede ver una diferencia en la posición de la estatua en sí y la apariencia de los ojos y la boca tienen una suave sonrisa.

Incluso las pusimos en negativo y se puede decir que hay una inclinación de la cabeza a la izquierda de la estatua en uno de los negativos de la imagen y no en el otro.

Este conocimiento de su presencia nos ha dejado un recuerdo de su visita, que ha iluminado dentro de mí un nuevo celo por la devoción a ella y facilitado su distribución a otros”.

¿Cómo podemos cuantificar el sentimiento? ¿Y cómo medimos los frutos con la devoción?

¿Es una fantasía o una apertura espiritual que en otros lugares (en estos tiempos seculares endurecidos) es tristemente deficiente?

Por último, hay lo que parecen ser coincidencias proféticas.

“Quería compartir esto”, escribió Dede Laugesen.

“El 30 de diciembre mi mamá fue levantada por el viento en Boulder, Colorado y la tiró al suelo.

La acción le rompió la cadera y tuvo una cirugía luego ese día.

[Antes de ir a visitarla], tuve un sueño. Yo estaba caminando por los pasillos de mi parroquia y mi pastor pasó junto a mí.

Él dijo: ‘¡Feliz Navidad!’ Y yo respondí: ‘¡Feliz Navidad, Padre!’

Después se detuvo y dijo, ‘Dede, ¿qué hora es?’ Miré el reloj y entonces eran las 2:00. Le dije: ‘Son las dos de la tarde Padre’. Él sonrió y me dijo gracias”.

Un poco más tarde me estaba duchando preparándome para la misa matutina.

Me dije a mí misma: ‘Me pregunto cuál era el significado de dos en punto’.

Inmediatamente, tuve un ‘conocimiento’ que decía: ‘Es la última hora.’ Y, pensé, sí, es la hora antes de la muerte de Cristo en la cruz.

Cuando fui a misa, quedé aún más intrigada cuando la primera lectura para el día, 1 Juan capítulo dos, que comenzó ‘Hijitos, ya es la última hora…’.

“Fui a visitar a mi mamá como había planeado y estaba muy aliviada de verla de buen ánimo.

Pero durante la noche del jueves, a las 2:00 am, su pulmones se llenaron de un líquido espeso y ella sufrió un ataque masivo al corazón.

Ella recibió la unción y la bendición papal en la mañana del viernes.

“Para el martes siguiente, la noticia no era buena. Le fue retirado el respirador diez minutos para las 2:00 pm.
.
Mis hermanas y hermano comentaron que ella podría resistirse a ir por algún tiempo.
.
Pero yo les dije de mi sueño y que sentí la certeza de que el Señor me había preparado para el momento de su muerte.
.
Tenía la cabeza en su pecho mientras se produjo su último latido del corazón a las 2:33 de la tarde”.

“He estado en paz con su pasaje porque estoy segura de que el Señor me dio un favor especial demostrando su gran amor por mi madre, aun cuando ella estaba lejos de Él en su muerte.

Estoy muy agradecida por el sacerdote que vino al momento de la noticia para facilitarle los últimos ritos.

También estoy muy agradecida de que el Señor me preparó a través de la Escritura y un sueño que iba a morir de forma rápida y pacíficamente en esa hora. Ella tuvo una hermosa misa funeral el viernes”.

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: