Los médicos tienen un importante poder para decidir sobre la vida y la muerte de un paciente

La eutanasia pasiva por abandono terapéutico.

 

Quienes han tenido contacto con pacientes con padecimientos graves conocen el poder que tienen los médicos de salvar o dejar morir a los pacientes, en lo que se ha dado en llamar la eutanasia pasiva, que se aplica, por ejemplo, en Gran Bretaña mediante el protocolo de ‘no resucitar’, en un caso agudo, que se pone en la historia clínica del paciente.

 

no resucitar

 

Pero esto ha producido numerosas controversias entre los médicos y los familiares del paciente, porque se supone que familiares y paciente deberían participar en la decisión, pero muchas veces queda al arbitrio del médico que evalúa que sería inapropiado consultar a la familia y no se siente obligado a hacerlo.

CASOS LLEVADOS A LA JUSTICIA

Desde que Londres ha decidido comenzar legislar sobre la vida de los enfermos, con el pretexto de preservar la libre determinación, ha obtenido sólo una proliferación de demandas contra el gobierno.

Y ahora en la capital británica se ha abierto el proceso de apelación en el caso de Janet Tracey, que también ha reavivado el debate en torno al controvertido procedimiento conocido como DNR, “Do not resucitate” (“no resucitar”), el estándar operativo de “abandono terapéutico”, que, de acuerdo con cientos de familias es responsable de la muerte de sus seres queridos.

Una ley de 2005 establece que el paciente pueda expresar su voluntad en el final de la vida con las llamadas directivas anticipadas para el tratamiento; en ausencia de tal declaración, en caso de hospitalización por crisis aguda, le toca a los médicos decidir si se intenta la reanimación del paciente o se le deja morir, cumpliendo el DNR.

La elección se debe tomar con los familiares, sin embargo – según informes – en muchos casos, los médicos optan por aplicar a los pacientes el DNR sin (si no en contra) del consentimiento de las familias.

EL CASO EMBLEMÁTICO 

Janet Tracey murió en 2011 en el Hospital Addenbrookes en Cambridge. La mujer, de 63 años, tenía cáncer terminal y no había firmado ningún testamento biológico, evitando decidir con antelación su destino en caso de enfermedad aguda.

Poco después de ser diagnosticada con cáncer, fue hospitalizada con una fractura en el cuello después de un accidente de coche. En su historial médico, sin ella saberlo, los médicos habían insertado la opción “No resucitar” y habían informado la decisión a su hija, Kate Masters, pensando que iba a estar de acuerdo con ellos.

Por el contrario, la mujer que había enviado a su madre, había explicado que quería participar en la elección. La Sra. Tracey negó el DNR, pero el acuerdo con los médicos duró sólo tres días, el DNR fue reinsertado. Dos días después la señora murió.

LA BATALLA DE LA CIUDAD 

Familiares de Janet Tracey acusan al hospital por haber ignorado su derecho a participar en la decisión. Y mientras que el hospital de Addenbrooke asumió la defensa de los médicos, del lado de su esposo e hijos se ha desplegado la Comisión Gubernamental para la Igualdad y los Derechos Humanos, con el argumento de que ningún paciente puede ser tratado con DNR “sin haber tenido la oportunidad de ser parte del proceso que condujo a la decisión”.

Agregó que nadie debe saber que un ser querido ha muerto “sin un intento de reanimación y sin siquiera avisar al paciente o a la familia.”

“Hemos encontrado que el 80 por ciento de las muertes que ocurren en el hospital depende de los doctores”, dijo Kate Masters, hija de Janet, cuya batalla legal también le está dando voz a las muchas otras familias – que escribieron hace dos años, en The Guardian – que se han puesto en contacto con nosotros para informarnos sobre la brecha abierta por la ley”. 

En 2012 se había constatado que dos tercios de los pacientes que recibieron el DNR no habían sido informados por los médicos, así como las familias.

Fuentes: Tempi. The Guardian, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: