Abogar contra el sexo prematrimonial hoy es políticamente incorrecto, retrógrado, oscurantista para nuestra cultura actual.

Los medios de comunicación dan como un hecho de que los novios tienen el sexo como una actividad más.

Incluso para saber “si se llevan bien en la cama”.

pareja de adolescentes

Y a los jóvenes se les hace difícil abstraerse de esta presión social en los grupos de adolescentes.
.
Pero hay buenas razones para que se reserve el sexo para luego de casados.

Uno de los temas a evaluar es si lo que aporta el sexo prematrimonial es bueno para la sociedad, y para el hombre y la mujer involucrados, a mediano y largo plazo.

Pero sobre todo los jóvenes de hoy deberían tener buena información de que el sexo precoz conduce a la cohabitación, a padres solteros, a cantidad de problemas sociales, económicos y psicológicos de los hijos fruto de esa relación y al distanciamiento afectivo por lo menos con un padre.

  

EL SEXO PREMATRIMONIAL NO PROMUEVE EL BIEN DE LA SOCIEDAD NI DE LOS INDIVIDUOS INVOLUCRADOS

En 1960, la mayoría de los occidentales tenían la creencia que el sexo prematrimonial es erróneo.

Desde entonces, la opinión pública ha cambiado, y la mayoría de la gente ahora piensa que el sexo prematrimonial está bien, incluso saludable y es bueno.

La argumentación es que los seres humanos tienen instintos y hay que satisfacerlos.

Éticamente, los instintos no son intrínsecamente buenos o malos.

CS Lewis, en Mero Cristianismo, explicó que ninguna tecla del piano es, en sí misma, una nota equivocada, pero cada nota puede ser equivocada en un momento dado en una pieza de música.

Del mismo modo, nuestros instintos son todos buenos en ciertos momentos de la vida, y malos en otros.

La tarea de la ética no es obedecer o suprimir los instintos de manera indiscriminada, sino gobernarlos razonablemente.

La razón, una facultad que pertenece al alma discierne los fines para los cuales debemos hacer uso de nuestros instintos.

Para gobernar bien nuestros instintos, tenemos que entenderlos.

Las mujeres deben ser castas principalmente por prudencia.

Los hombres deben ser castos sobre todo por el bien de la justicia.

  

PARA LA MUJER

Para una mujer, tener relaciones sexuales antes del matrimonio es, en primer lugar, un riesgo de embarazo y quedar como madre soltera, con grandes costos y riesgos para ella y su hijo.

La anticoncepción puede mitigar en gran medida este riesgo, aunque no lo elimina y trae otros riesgos para la salud.

En un año típico, casi el 5% de las mujeres entre quince a de cuarenta y cuatro años sin querer queda embarazada.

Por otro lado, los instintos femeninos y las hormonas pueden hacer que una mujer se sienta profundamente unida de forma inesperada a su pareja sexual y su progenie no deseada.

Si su pareja la deja, ella puede sufrir emocionalmente.

Si él es un compañero inadecuado para el largo plazo, aún así puede resultar difícil dejarlo.

Quizás ella quiera ser una madre y él pueda que no quiera ser un padre.

Si ella lo quiere abandonar, se puede volver abusivo y violento.

La castidad también es una buena estrategia de mercado matrimonial.

Los cambios culturales, probablemente, han debilitado la preferencia masculina por la virginidad, pero sería imprudente para una mujer asumir que ha desaparecido completamente y no va a volver.

Si ella se casa, su futuro esposo probablemente agradecería que sea virgen.

Si no lo es, puede secretamente desear que lo hubiera sido y sufrir celos.

Con todos estos inconvenientes, el sexo prematrimonial es imprudente para las mujeres.

  

PARA EL HOMBRE

Un hombre debe evitar las relaciones sexuales antes del matrimonio, principalmente para evitar la injusticia para las mujeres.

La sensación de que un hombre debe algo a una mujer con la que ha tenido relaciones sexuales es común.

Es lógico pensar que la naturaleza de la deuda varía, dependiendo de lo que se ha dicho y no dicho entre ellos, cuáles son las expectativas de la pareja y así sucesivamente.

Pero, en general, sabemos por la psicología evolutiva que el sexo hace que las mujeres sientan una sensación de unión y pertenencia.

Un hombre que genera este sentimiento en una mujer se convierte en responsable del cumplimiento.

Los hombres tienen la tentación de explotar a las mujeres para el placer y el prestigio.

Y en bien de la justicia, tienen la necesidad de estar en guardia contra esta tentación.

Si él sirve a su propio placer a expensas del bienestar de la mujer, eso es explotación.

“Me usó” es una queja estándar y justa realizada por las mujeres contra los hombres con los que han tenido relaciones sexuales.

“Consentimiento” es la defensa estándar del seductor moderno, pero es insuficiente.

¿Qué hizo que ella consintiera? Las mujeres miran instintivamente a futuro.

  

LA MAGIA DE MATRIMONIO

Los seres humanos son intensamente ambivalentes sobre el sexo.

Lo ven como vulgar, bruto, e impropio, o como sublime y hermoso.

La violación es el peor de los crímenes, mientras que el amor romántico es una de las glorias de coronación de la vida, el tema de la mitad de las novelas y canciones que la raza humana ha escrito.

El engaño y el daño implicado cuando una muchacha insegura se convierte en una madre soltera, justifica plenamente la repugnancia, que es un lado de esta ambivalencia.

Los niños son la razón grande de por qué el matrimonio es bueno para la sociedad y por qué el sexo antes del matrimonio no lo es.

Las relaciones sexuales siempre absorben una gran cantidad de energía y la atención de la gente, por lo que empobrecen a la sociedad a menos que den algo a cambio.

El matrimonio construye la siguiente generación en condiciones más favorables.

Las relaciones sexuales prematrimoniales por lo general no están destinadas a la procreación.

Y si dan lugar a niños, introducen a los niños a la vida en desventaja, porque carecen de los compromisos de unos padres estables a criarlos.

casamiento

  

12 BUENAS RAZONES PARA POSPONER EL SEXO HASTA DESPUÉS DEL MATRIMONIO

La pureza y la castidad parecen ser virtudes que han pasado de moda.

Los hombres sexualmente activos se consideran “ganadores” y las mujeres “con experiencia”.

Pero debemos mirar más a fondo y considerar si detrás de este apresuramiento en el sexo no hay una parte del problema de tantos matrimonios fallidos y divorcios.

Veamos una docena de buenas razones para abogar la abstinencia sexual hasta el matrimonio.

Y también pensemos en cómo lograr que estas razones puedan ser por lo menos oídas por nuestros jóvenes.

  

1 – La abstinencia sexual promueve la buena comunicación en el noviazgo

Cuando una pareja practica la abstinencia, su comunicación es buena porque no se centran en sólo el placer, sino en la alegría de compartir sus opiniones y experiencias.

Por otra parte, sus conversaciones son más profundas.

Por el contrario, la intimidad física es una forma fácil de relacionarse, pero eclipsa otras formas de comunicación.

Es una forma de evitar el verdadero trabajo que implica la intimidad emocional, como hablar de temas personales profundos y trabajar en las diferencias básicas entre los dos.

  

2 – Crece  la amistad en su relación

La cercanía física puede conducir a los adolescentes a pensar que están emocionalmente cerca, cuando en realidad no lo están.

Una relación romántica consiste esencialmente en cultivar una amistad más que profunda, y no hay amistad sin conversación e intereses compartidos.

La conversación personal crea amistades y nos ayuda a descubrir el uno al otro y llegar a conocer las cualidades y defectos del otro. 

Algunos jóvenes son impulsados por la pasión, y cuando llegan a conocerse más a fondo, terminan desencantados. 

Y es que ellos no llegaron a conocerse unos a otros, ya que nunca llegaron a ser amigos.

  

3 – Hay una mejor relación con los padres de ambos

Cuando los hombres y las mujeres se respetan mutuamente, su amor madura y mejora su amistad con los padres de ambos.

Por lo general, los padres prefieren que sus hijos solteros vivan una vida de continencia sexual.

Y les preocupa si saben que sus hijos tienen una vida sexual activa sin estar casados, porque ellos han vivido sorpresas por los apresuramientos y los riesgos que conlleva.

Cuando una pareja sabe que tiene que ocultar sus relaciones sexuales, su culpa y estrés crecen.

Las parejas que deciden esperar se relacionan más amigablemente con sus propios padres y con los padres de su pareja.

noviazgo02

  

4 – Te sientes más libre para cuestionar si debes continuar la relación

Las relaciones sexuales tienen el poder de unir firmemente dos personas por el sexo, aunque no necesariamente en la relación diaria.

Y pueden prolongar una relación no saludable basada en la atracción física o la necesidad de seguridad.

Una persona puede sentirse “atrapada” en una relación que le gustaría terminar, pero no puede encontrar la salida.

Una persona que no está teniendo sexo puede romper más fácilmente el vínculo emocional con el otro, porque no ha habido tal intimidad poderosa en el nivel físico.

Por otra parte, si la mujer queda embarazada, la pareja no se siente con la libertad de decidir separarse, casarse, ir a trabajar, y así sucesivamente.

  

5 – Anima a la generosidad en vez del egoísmo

Las relaciones sexuales en las citas pueden conducir al egoísmo y un enfoque en la auto-satisfacción.

Ellas pueden hacer que las personas sientan que están compitiendo con otras a quienes su pareja puede encontrar más atractivas.

Fomenta la inseguridad y el egoísmo, porque cuando se está sexualmente intimando, la tendencia es a pedir más y más.

  

6 – Hay menos riesgo de abuso físico o verbal

El sexo fuera del matrimonio está asociado con la violencia y otras formas de abuso.

Por ejemplo, hay más del doble de agresión física entre las parejas que viven juntas sin ningún tipo de compromiso que entre las parejas casadas.

Hay menos celos y menos egoísmo en las parejas de novios que deciden posponer la actividad sexual que en las que están impulsadas por la pasión.

casamiento

  

7 – Aumenta el repertorio de formas de demostrar afecto

La pareja que practica la abstinencia encuentra nuevas maneras de demostrar afecto; deben usar la inventiva y el ingenio para pasar un buen rato y demostrar su interés en el otro.

La relación se hace más fuerte a medida que tienen más oportunidades de llegar a conocer el carácter y los hábitos de cada uno, y aprender las formas de mantener la relación.

  

8 – La pareja tiene más probabilidades de tener éxito en el matrimonio

La investigación ha demostrado que las parejas que han cohabitado tienen más probabilidades de divorciarse que aquellas que no han cohabitado.

  

9 – Si decides romper la relación, va a doler menos

Los lazos que forman la actividad sexual nos unen fuertemente a la otra persona, así que si hay una ruptura, el dolor resultante es más intenso.

Cuando no has estado intimando físicamente y decides separarte, la separación es menos devastadora.

castidad

  

10 – Te sentirás mejor contigo mismo

Los adolescentes sexualmente activos a menudo pierden su autoestima y admiten que viven con la culpa. 

Cuando deciden dejar de lado la intimidad física, se sienten nuevos y crecen como personas.

Mejoran su potencial intelectual, artístico, y social, ya que ponen toda esa energía creativa en el desarrollo de sus talentos.

  

11 – Con las relaciones antes del matrimonio se corren más riesgos

Las personas están más expuestas a la posibilidad de infectarse con VHI u otras enfermedades de transmisión sexual.

Se corre también el riesgo de que la mujer quede embarazada en un momento inadecuado para la pareja, lo que desata todo tipo de problemas, incluso de divorcio.

  

12 – Las relaciones sexuales antes del matrimonio disminuyen eventualmente la calidad e intensidad del amor en la vida matrimonial y familiar

Esto es debido a que uno o ambos cónyuges tendrá siempre como recuerdo “su primer amor” a “otra persona” que no será precisamente el padre (o la madre) de sus propios hijos.

Y ellos, tarde o temprano, sabrán que no fueron el fruto de un único amor.

enamorados-charca

  

¿PERO CÓMO DECIRLE ESTO A LOS ADOLESCENTES?

Los 12 puntos reseñados son convincentes lógicamente, racionalmente y está respaldados por datos estadísticos e investigación.

Sin embargo no son convincentes emocionalmente para nuestros jóvenes de hoy.
.
Que son bombardeados por los medios de comunicación con el sexo sin culpas.
.
Que dan por sentado que las parejas tienen sexo antes de casarse, si es que se casan.
.
Y en estos momentos incluso dan por sentado que las parejas cohabitan antes de casarse.

La brecha generacional entre padres e hijos tiene abierta en estos momentos una gran brecha comunicacional.

Los padres no son creíbles para comunicar estas cosas a los hijos.

Incluso si los padres cometieron ese error y pagaron un precio que los propios hijos ven, y se arrepintieron de lo que hicieron.

Es ínfima la posibilidad de que este mensaje sea oído por la mayoría de los jóvenes.

Porque están inmersos en grupos de amigos homogéneos que ‘castigan’ las desviaciones ideológicas con la ridiculización, la separación del grupo e incluso la intimidación.

En estos grupos es muy fuerte la presión hacia la conformidad.

Entonces, la forma en que este tipo de conceptos pueda pasar a los jóvenes es si se encuentran con otros jóvenes que acepten estos conceptos.

Si los adolescentes ven que otros adolescentes, similares a ellos y que respetan, creen en estos principios, entonces sus barreras de resistencia disminuirán y serán capaces de leerlos con menos prejuicios.

¡Oremos para nuestros hijos tengan por lo menos algunos amigos de fe!  

Pero también es importante que circule información sobre los riesgos que trae el sexo temprano y que conduce más probablemente a la cohabitación y a también a la separación traumática.

madre llevando carrito con niño por cebra

  

LO QUE DEBIERAN SABER LOS JÓVENES

Cuando los jóvenes tienen sexo precoz corren el riesgo de que la mujer quede embarazada y se convierta en una madre soltera.

O que la pareja comience a cohabitar, y las estadísticas muestran que las separaciones son mucho más frecuentes entre los que cohabitan que entre los casados.

En la década de 1970, los psicólogos pensaban que los efectos del divorcio o la separación en los niños eran mínimos y temporales. 

Se suponía que si el divorcio o separación era “civilizado”, los niños se sometían a una modesta cantidad de malestar y a la necesidad de ajuste.

Pero una vez que se acostumbraban al cambio de residencia, la escuela y al acceso a sus padres, el impacto del divorcio en ellos habría terminado.

Esto llevó a “divorcio sin culpa” y a la popularización de la frase: Mejor ser un hijo de divorcio que un hijo de un matrimonio infeliz”.

Y este concepto sigue vigente en el imaginario colectivo, porque no hay suficiente divulgación de los problemas que produce el divorcio.

No hay enseñanza a nivel académico sobre estos temas, y sobre todo, va en contra de la lógica de la cultura occidental moderna, que eufemísticamente llamamos cultura hollywoodiana del divorcio.

Pero no funciona así en la realidad.

Estas creencias de los profesionales de las ciencias sociales se hicieron añicos para siempre por los estudios innovadores de Judith Wallerstein en la década de 1990 y posteriores.

  

CUALES SON LOS RESULTADOS DE LA SEPARACIÓN

Por ejemplo en el Reino Unido cuatro de cada diez de los niños nacidos en el año 2000 no vivían con ambos padres a la edad de 11 años.

De modo que los jóvenes actuales son cuatro veces más propensos a experimentar un colapso de la familia, que los nacidos en la década de 1960.

La encuesta del Millennium Cohort sobre más de 13.000 niños nacidos en torno al año 2000, encontró que los padres no casados eran responsables de la mayoría de los casos de ruptura familiar.

Las madres solteras se han vuelto tan comunes en Estados Unidos que los demógrafos creen que la mitad de todos los niños vivirán con una madre soltera en algún momento antes de la edad de 18 años.

Esto sucede así en todo occidente.

La investigación también ha comenzado a confirmar que los hijos de madres solteras se enfrentan a más obstáculos en la vida.

Tienen más probabilidades de vivir en la pobreza que los hijos de padres casados.

Experimentan más inestabilidad familiar, con nuevas parejas que entran y salen, y más medios hermanos engendrados por hombres diferentes.

Los niños de madres no casadas tienen más probabilidades de tener a un padre en la cárcel, o que estar en paro, o vender drogas o abusar de su pareja.

También tienen mayor incidencia de la deserción escolar, consumo de drogas, embarazo y comportamiento sexual adolescente, problemas mentales y consumo de anti depresivos.

  

HAY UN FENÓMENO DORMIDO QUE DESPIERTA

La literatura científica muestra que las consecuencias del divorcio en los hijos se aprecia en la adolescencia o en la juventud temprana.

Ahora no es infrecuente ver hombres y mujeres (sobre todo hombres) que se divorciaron irreflexivamente sin medir las consecuencias en sus hijos y en sí mismos, pero unos años después el problema les estalla en plena cara.

Se encuentran con hijos adolescentes y jóvenes que tienen diversos problemas sociales, psicológicos y económicos.

Y una mala relación con ellos porque se ha roto el vínculo paternal social, y esto es de difícil solución.

A pesar que los niños parecen haberse “ajustado”, se produce un efecto misterioso y dormido.

Que no se hace evidente hasta que el niño está en la etapa de la vida que los psicólogos del desarrollo llaman “intimidad”, por lo general en la primera mitad de los veinte años.

Los hijos adultos de padres divorciados son especialmente temerosos del compromiso, a menudo quedan al borde del matrimonio en régimen de cohabitación.

La investigación que no sólo es necesario simplemente observar los efectos de la separación en términos del comportamiento o indicadores de adaptación social del niño.

Sino que es necesario también mover la atención a sus sentimientos y sus emociones y percepciones, que son afectadas silenciosamente por el acontecimiento traumático.

Más a menudo se trata de una angustia muy interiorizada, expresada, por lo general, a través de los signos más sutiles, como ansiedad, baja autoestima y tendencia a la depresión, que se revela al ser tratado.

La literatura de los últimos años señala comúnmente que muchos problemas que parecen contenidos o inexistentes en la edad preescolar y escolar, pueden explotar en la adolescencia o la adultez temprana, cuando los niños deben asumir modelos más adultos.

La evidencia empírica nos muestra una menor capacidad por parte de los niños separados para participar en las relaciones afectivas duraderas y una mayor tendencia a experimentar prematuramente el sexo casual.

Así como mayores dificultades desde el punto de vista de la planificación profesional y el logro de una posición económica estable.

La experiencia de la separación matrimonial de los padres parece dejar a los niños por un lado el miedo de repetir su “fracaso”, o sea el de su hogar original.

Y por otro lado, muestra su necesidad de redimir la imagen de una unidad familiar perdida, invirtiendo precozmente en una forma de familia idealizada que no es la real y posible.

Este trastorno también a veces es el resultado de una operación de descalificación sistemática y denigración por uno de los padres – por lo general la custodia – en contra del otro padre.

El otro padre menospreciado es “vaciado” de su rol parental, burlado y “expulsado” de la relación con su hijo y que le se excluye incluso de la relación educativa.


Sergio Fernández, Editor de los Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

2 Comments

  • Amaia Irazola Lasuen dice:

    Yo pienso que se necesita un orden,y que la falta de este orden trae problemas:primeramente pienso que hay que desarrollar la amistad y conocerse mutuamente(aun cuando la relación haya empezado por una atracción sexual) y así se desvanecerán los fantasmas de nuestra imaginación sobre el otro(fantasías,etc) y tendremos un conocimiento real el uno del otro;y es importante que la relación se base en la sinceridad y la lealtad,por supuesto,así probaremos y se consolidará la solidez de la relación.Esto sería la base;luego vendría la relación afectiva en la que pienso se debería guardar sobriedad y templanza en las manifestaciones de nuestro afecto,mostrándonos una personalidad con cordura y sensatez en lugar de dejarse llevar por todos los impulsos sexuales.Una vez que nos conocemos lo suficiente para saber que nos queremos tanto como para compartir vida el uno con el otro y formar familia(que no tiene que ver con si somos buenos en la cama o no,como se piensa hoy en día) nos comprometemos a casarnos.Si tenemos algún problema con el sexo o lo que sea lo hablamos con la pareja,se buscan soluciones.
    ¿Cómo lograr esto?Viviendo la amistad con Dios,en la devoción a la Virgen María,obedeciendo los mandamientos que dicta la Iglesia,comulgando sobre todo,y dejando nuestra vida en manos de Dios.
    Todo eso del sexo libre y relaciones sin matrimonio son una mentira que lo han introducido como “progreso”,y todos lo practican porque quieren estar al día,no quieren ser unos retrasados como esos de la Iglesia e ignoran que los han engañado.Entre toda esta gente hay creyentes y gente de toda clase,todos enredados en la red de alguien que divulgó estas ideas para hacer desaparecer a la Iglesia.¿Para qué sino?¿acaso a esa o esas personas les importaba el sexo libre?yo creo que no:les importaba la destrucción de la Iglesia.

  • Juampi M dice:

    Con todos los puntos coincido, y creo que con el ultimo punto se puede convencer a muchos de intentar la castidad antes del Matrimonio.