En la escuela no permiten tarjetas de felicitaciones con citas de la biblia.
Por estos días el hecho no sucede en la legendaria Nazareth de Tierra Santa, sino en un pueblo de igual nombre en Norteamérica.

nazareth pensilvania

Es una ironía diabólica del discurso políticamente correcto.

Nazaret es la famosa ciudad israelí de la que era originario Nuestro Señor Jesucristo. En esos lugares, de hecho, el Salvador pasó su infancia, la adolescencia y la edad adulta, antes de dedicarse a la misión para la que se encarnó. Se lo conoce, de hecho, como Jesús de Nazareth.

Sin embargo Nazareth también es un agradable pequeño pueblo de Norteamériva en Pennsylvania, en el condado de Northampton, famoso por su circuito automovilístico, el Circuito de Nazareth, una pista ovalada utilizada para las carreras de Fórmula Champ Car. En el 2000 tenía algo más de 6.000 habitantes.

En la Escuela Primaria Floyd Schafer en el Nazareth estadounidense, durante la distribución tradicional de tarjetas de felicitación para el Día de San Valentín, un estudiante ha sido impedido de utilizar una con un trasfondo religioso, que, citando un pasaje del Evangelio de Juan (3:16) quizo recordar a sus compañeros de clase lo mucho que Dios los amaba.

La reacción fue inmediata del director de la escuela. Según el dirigente, el texto que figura en la tarjeta viola el artículo 220 de la política de NASD, la regulación estricta del Distrito Escolar del Area de Nazareth, que “prohíbe a los estudiantes el uso verbal o escrito que pueda anunciar la superioridad de una denominación particular religiosa, una secta, o de sus opiniones”.

Los padres del niño, Donald y Ellen Abraham, decidieron ponerse en contacto con la asociación ADF, un grupo de abogados que lucha por la libertad religiosa y demandar a la escuela.

Matt Sharp, uno de los abogados a cargo, ha afirmado que “las escuelas públicas deben alentar y no suprimir la libre circulación de las ideas”, y que “citar un versículo de la Biblia no puede ser considerada inconstitucional.” Este último punto estaba dirigido a impugnar la tesis de la oficina de la escuela, según el cual “la Constitución prohíbe la imposición de cualquier creencia religiosa a los demás” tesis en la que se basa la prohibición de la distribución de las tarjetas mencionadas.

Sólo para dar una idea del sofocante  clima políticamente correcto que afecta a la Escuela Primaria Floyd Schafer, baste decir que incluso la misma tradicional fiesta de San Valentín, se ha cambiado a “Festival de la Amistad”. La referencia al santo evidentemente hería la sensibilidad de los líderes escolares seculares.

En el Nazareth del siglo primero fue el Sanedrín, en un principio, que prohibió el anuncio de la buena nueva. Debido a la prohibición San Pablo actuó por vía judicial apelando a instituto de la appellatio ad Caesarem, gracias a la cual fue llamado a Roma, juzgado y absuelto por el Prefecto del pretorio Sesto Afranio Burro.

En la Nazareht del siglo XXI norteamericano, los líderes del Distrito Escolar del Area de Nazareth prohiben la difusión del evangelio. La apelación esta vez fue promovida en el Tribunal del Distrito Este de Pennsylvania, que se espera que muestre la misma sabiduría del antiguo colega Sesto Afranio Burro.

Singular, sin embargo, es que tal incidente anticristiano ocurriera en una pequeña ciudad norteamericana llamada Nazareth. El diablo a veces logra una ironía realmente malvada.

Fuentes: Tempi, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: