Los prejuicios se pagan con sangre.
Europa está siendo blanco del terrorismo islámico en su meta para la instalación de la sharía como ley en la zona, pero su discurso políticamente correcto le impide bloquear estos actos, como lo muestra el asesinato por un jihadista francés de cuatro judíos en Bruselas a fines del mes pasado.

musulman mata judios en belgica

La ‘neo lengua’ que protege a los musulmanes de las críticas e incluso de su investigación, independiente de su prontuario, pasa por el apoyo a la ‘diversidad’, y combatir el ‘discurso de odio’.

Yvan Mayeur, el alcalde socialista de Bruselas, dijo que para combatir el antisemitismo y el racismo, la ciudad necesitaba más “diversidad”. Pero la diversidad es la nueva palabra de código para más Islam.

ASESINATO EN BRUSELAS

Hace 3 días, la policía francesa arrestó al terrorista acusado de asesinar a tres Judios en Bruselas, Bélgica, en vísperas de las elecciones europeas. El asesino, de 29 años, el ciudadano francés Mehdi Nemmouche, hijo de inmigrantes musulmanes, había ido a Siria en 2013, donde se unió a los rebeldes contra el presidente Bashar al-Assad, y fue entrenado como jihadista.

La tarde del sábado, 24 de mayo Nemmouche entró en el Museo Judío de Bruselas, armado con una pistola y un rifle de asalto Kalashnikov. Mató a tres Judios, entre ellos dos turistas israelíes, e hirió de gravedad a otro, que todavía está luchando por su vida en el hospital. Entonces Nemmouche caminó tranquilamente fuera del museo.

Durante los últimos tres años, miles de jóvenes inmigrantes musulmanes de Francia, Alemania, Gran Bretaña y el resto de países europeos, así como jóvenes occidentales conversos islámicos, han ido a Siria, donde se entrenaron para ser máquinas de matar. Algunos de ellos han regresado a sus hogares, donde ahora constituyen la mayor amenaza para la seguridad nacional en décadas.

Las autoridades francesas fueron capaces de capturar a Nemmouche en una semana porque tenían su nombre en una lista de combatientes sirios vueltos. Tenían su nombre en una lista de los jihadistas, sin embargo, no fueron capaces de impedirle cometer un asesinato en la vecina Bélgica.

La policía también aparentemente cree que Nemmouche filmó su ataque terrorista con una cámara que tenía sobre él. El Kalashnikov, la pistola y la cámara fueron encontrados en posesión de Nemmouche cuando fue arrestado. Los asesinatos antisemitas anteriores en Europa también fueron cometidos por un terrorista con una cámara.

En 2012, Mohammed Merah, un islamista francés de origen argelino, asesinó a un rabino y tres niños fuera de una escuela judía en Toulouse, en el sur de Francia. Tanto Merah como Nemmouche fueron capturados antes de que fueran capaces de subir las imágenes de su obra. Es posible que hayan querido que estas películas sirvan como herramientas para la propaganda jihadista, el reclutamiento y la instrucción.

Nemmouche y Merah eran ciudadanos franceses; Francia tiene la mayor comunidad de inmigrantes musulmanes en Europa occidental. En países como Holanda y Bélgica, las autoridades parecen estar cada vez más preocupadas de que los combatientes de Siria vueltos representan un enorme riesgo para la seguridad. Rob Wainwright, director de la agencia policial europea Europol, advirtió en su informe anual de 2013 que los combatientes sirios vueltos pudieran incitar a otros a unirse a la lucha armada en Siria, así como utilizar su formación, experiencia de combate, conocimientos y contactos para llevar a cabo tales actividades dentro de la UE.

¿POR QUÉ TAL INEFICIENCIA POLICÍACA?

El sábado pasado, Europol dio a conocer su Situación del Terrorismo en la UE e Informe de Tendencias 2014 en el que se reitera que,

“es una amenaza cada vez mayor los ciudadanos de la UE que, después de haber viajado a zonas de conflicto para participar en actividades terroristas, vuelven a la Unión Europea con la voluntad de comprometerse en actos de terrorismo … Este fenómeno puede dar lugar a ataques terroristas con objetivos y tiempos inesperados”.

La facilidad con que Nemmouche fue capaz de llevar a cabo su asalto ha asustado a muchos en todoa Europa. ¿Cómo es posible que este hombre, que era conocido por ser un riesgo de terrorismo, pudiera adquirir un rifle automático y tomar el arma en el Museo Judío? ¿Por qué no había sido seguido? Obviamente tal práctica no es factible para todos los criminales, ¿pero para los jihadistas conocidos? ¿Si se hubieran aprovechado su teléfono y chats de internet?

También hay cuestiones políticas. ¿Por qué había sido Nemmouche autorizado a regresar a Francia después de su estancia en Siria? Gran Bretaña despoja la doble nacionalidad a inmigrantes que van a Siria para luchar. Esta ley permite a las autoridades británicas prohibir que vuelvan a entrar en el país o expulsarlos después de su regreso cuando las autoridades tienen pruebas de que fueron a Siria para luchar.

“La ciudadanía es un privilegio, no un derecho, y el ministro del Interior eliminará la ciudadanía británica de individuos donde sienta que es para el bien público hacerlo” , declararon las autoridades británicas  en diciembre pasado.

¿Por qué los franceses no han hecho lo mismo?

El problema no sólo afecta a los países europeos. Musulmanes americanos y australianos también se sabe que han viajado a Siria para unirse a grupos jihadistas que luchan contra el régimen de Assad. Rusia también está familiarizado con el problema: hace más de un año, el jefe del Servicio Federal de Seguridad de Rusia, Alexander Bortnikov, advirtió que el retorno de los combatientes rusos de Siria representará una amenaza terrorista.

Queda por ver de qué manera las autoridades occidentales reaccionan a esta amenaza. Hasta el momento, las señales no son alentadoras. Las autoridades belgas utilizan – o más bien abusan – del ataque asesino en Bruselas para adoctrinar al público con propaganda multiculturalista.

La semana pasada, por ejemplo, a niños de escuela de Bruselas se les dio lecciones especiales para advertir contra el antisemitismo y el racismo.

La forma de combatir esto, dijo Yvan Mayeur, el alcalde socialista de Bruselas, era “dar espacio a las diversas culturas y religiones en Europa.” 

Él dijo que su ciudad necesita más “diversidad”. Pero la diversidad es ahora la nueva palabra de código para más Islam. Otros políticos abogaron por castigar los “crímenes de odio” más severamente. Pero delitos de odio es la palabra en clave políticamente correcta de la “neolengua” Europea para controlar la crítica al Islam.

Así que, en vez de armarse en contra de la amenaza islamista, Occidente sigue siendo ciego a la amenaza, mientras que los terroristas como Merah y Nemmouche matan judíos y a otros.

Fuentes: Gatestone Institute, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: