La criopreservación de pequeños seres humanos los reduce a meros instrumentos.
La congelación de embriones humanos, para luego utilizarse en fertilización in vitro es una práctica contraria a la vida, ya que desde el punto de vista ético no toma en cuenta los intereses del niño que es el embrión, y su descongelamiento produce la muerte de gran cantidad de embriones.

 

Criopreservación

 

Quienes se apegan a la justa doctrina de la vida debería leer con cuidado esta información.

UN CASO RECIENTE

Karla y Jacob comenzaron a salir en 2009 cuando tenían 42 y 32 años de edad respectivamente. Después de que a Karla le fue diagnosticado linfoma, y “a pesar de que ninguno de ellos estaba pensando que la relación tenía perspectivas a largo plazo”, ambos acordaron crear embriones humanos creados a partir de sus gametos. Estos fueron congelados para su uso posterior, porque el tratamiento sería, por desgracia, destruir la fertilidad de Karla. Su relación duró poco, sin embargo, la única oportunidad de dar a luz a los propios hijos genéticos de Karla era el uso de la progenie congelada resultante de esta relación.

Jacob se opuso y los dos fueron a la corte. Este mes de mayo, un juez de Illinois dictaminó que Karla puede transferirse los embriones a pesar de la objeción de Jacob a “convertirse en padre”. Él es, por supuesto, ya padre de estos embriones, sobre los que no quiere tener las responsabilidades de seguir hasta el nacimiento vivo de uno de sus hijos.

Este triste caso es emblemático de muchos de los problemas éticos inherentes a la práctica de congelar embriones humanos para la fertilización in vitro.

QUE ES LA CRIOPRESERVACIÓN DE EMBRIONES

La criopreservación de embriones los mantiene con vida, pero el desarrollo es detenido en la medida que se mantienen congelados en un estado de animación suspendida. Sumergido en nitrógeno líquido en un congelador, la criopreservación expone a estos inocentes a una serie de riesgos, ofensas, y su posterior manipulación.

Las técnicas utilizadas para congelar embriones hoy implican la inmersión en una solución crioprotectora que reduce la probabilidad de que sean formados cristales de hielo letales dentro de las células. Ellos permanecen congelados indefinidamente, totalmente obligados por los caprichos de los padres, la clínica o la regulación gubernamental.

LOS RIESGOS

La ofensa más obvia de sus derechos humanos es que el proceso de congelación y descongelación de los embriones conduce a la muerte de muchos. Un estudio reciente indica que el 46 por ciento no va a sobrevivir el proceso de congelación y descongelación. ¿Las dos causas principales de la muerte? La formación de cristales de hielo (quemadura de congelación) y la citotoxicidad (veneno) del crioprotector.

Como la autoridad de Human Fertilization and Embryology ha resumido,

“No todos los embriones sobreviven a la congelación y descongelación eventual cuando van a ser utilizados. Muy de vez en cuando no hay embriones que sobrevivan”.

Muchos perderán una o dos células, que conlleva un riesgo que no se entiende. En resumen, el proceso de congelación y descongelación los expone a graves riesgos de daño y muerte.

CONGELADOS CONTRA SU VOLUNTAD

Pero incluso si la tecnología se perfeccionara y no produjera ninguna muerte (un escenario excepcionalmente improbable), estos seres humanos están congelados en contra de su voluntad y no por su propio bien.

El consentimiento a un procedimiento de este tipo no se puede presumir, porque la FIV y la congelación de embriones no ofrecen una esperanza razonable de éxito o de gran beneficio para el embrión. Ofrece, más bien, riesgos significativos que están muy por encima de lo que podría considerarse razonablemente normal. Estos riesgos se aceptan a causa de una elección previa de la FIV, que es, en sí, una intervención irresponsable en el embrión, con tasas de supervivenciarondando 5-20 por ciento.

Se podría prever una objeción:

“La congelación de embriones es  para su bien, ya que permite al menos a algunos embriones sobrevivir”.

Es cierto que algunos embriones (54 por ciento de acuerdo al reciente meta-análisis que se señaló anteriormente) serán capaces de sobrevivir, ya que se congelan.

Sin embargo, estas intervenciones no son para el beneficio médico de cada ser humano embrionario, sino que se eligen por razones de la condición de la mujer, su salud, la agenda del médico o de una clínica, o para aumentar las tasas de embarazo.

Todas estas razones no muestran relación significativa para la supervivencia de cada embrión. El hecho de que tengan que congelarse no es debido a una necesidad médica natural del embrión sino a una necesidad impuesta creada por una injusticia previa.

Ellos son “puestos en hielo” por el bien de un adulto. Un acto que sólo es necesario porque una injusticia anterior ya se ha producido, es decir, que se les ha privado de la calidez y la gestación materna y son expuestos a un gran riesgo.

Congelar un embrión no está en su mejor interés, por lo tanto, no hay motivos para la presunción de consentimiento para un proceso que no es terapéutico, pero es, en cambio, para el beneficio de otro.

De esta manera, el respeto incondicional debido a cada persona no se concede a estos seres humanos embrionarios. A la sociedad le resultaría terrible si cualquier otro ser humano fuera tratado de manera similar. ¿Por qué? Congelar seres humanos en contra de su voluntad y no por su propio bien, los reduce a un mero bien instrumental para el bien de otra persona. Son tratados como menos que humanos, como productos o materias primas, en lugar de como seres humanos únicos que son preciosos a los ojos de Dios.

EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA

Donum vitae señala que la congelación de embriones está

“privándolos, por lo menos temporalmente, de refugio y gestación materna, colocándolos en una situación en la que son posibles ulteriores ofensas y manipulaciones” (I.6 DV).

Un ejemplo de tal delito se encuentra en el caso de Karla y Jacob. Aquí, estos seres humanos desde el principio son deliberadamente privados del derecho a entrar en una relación de pareja estable entre su madre y su padre. Tal acto priva deliberadamente al niño del derecho fundamental a nacer de la relación matrimonial de amor de sus padres.

En Dignitas personae la Iglesia concluye claramente que

“la crioconservación es incompatible con el respeto debido a los embriones humanos; presupone su producción in vitro”

El problema ético inicial es la creación de estos embriones humanos in vitro. Aunque esto no siempre es posible, los niños deben surgir como fruto de un acto de amor. Privar deliberadamente del mismo estatus que a sus padres, congelarlos para el beneficio de otros, y exponerlos a daños físicos graves en todo el proceso que depende de la criopreservación, es un acto no ético y es en sí mismo un acto gravemente inmoral.

Fuentes: Crisis Magazine, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: