Un mensaje a los políticos y también a la interna de la Iglesia.
A la vista de que muchos políticos, incluso llamados católicos, y de acuerdo a vagas  declaraciones de Obispos que usan giros o sucumben a la presión de la mentalidad dominante, el Papa reiteró: “no a cualquier tipo de droga”. 

 

francisco

 

“Son un flagelo”. “Las drogas no se vencen con la droga”, dijo el Pontífice. “La droga es un mal, y como un  mal no podemos ceder o comprometernos”.

El experimento que está llevando a cabo el gobierno uruguayo, de convertirse en productor y distribuidor de marihuana, tiene expectantes a muchos que quieren ver sus resultados antes de comprometerse, pero el Papa Francisco ha sido claro.

El Papa Francisco habló durante una audiencia en la que se reunió con los participantes de la 31ª edición de la Conferencia Internacional de Lucha contra las Drogas y lo vinculó con la libertad religiosa.

Sólo en un mundo al revés, reconocemos un supuesto derecho a tomar drogas y negar que los creyentes profesen libremente la verdad natural y religiosa.

SOBRE LAS DROGAS

No es la primera vez que el Papa habló sobre el tema y también esta vez fue muy explícito al insistir que es contrario a la legalización de las llamadas ‘drogas blandas’,

“Pensar que podemos reducir el daño, consintiendo el uso de drogas a aquellas personas que continúan usando la droga, no resuelve para nada el problema. La legalización de las llamadas ‘drogas blandas’, también parcialmente, además de ser cuanto menos discutible a nivel legislativo, no produce los efectos que se pensaba. Las drogas sustitutivas, además, no son una terapia suficiente, sino un modo velado de rendirse al fenómeno. Quiero reincidir en lo que ya dije en otra ocasión: no a cualquier tipo de droga. Simplemente. No a cualquier tipo de droga”.

“Pero –ha proseguido el Papa— para decir este no, es necesario decir sí a la vida, sí al amor, sí a los otros, sí a la educación, sí al deporte, sí al trabajo, sí a más puestos de trabajo. Un joven que no tiene trabajo… creo que la cifra es de 75 millones en Europa, no estoy seguro… pero pensemos en un joven ‘ni, ni’. Ni estudia, ni trabaja. Entra en esta falta de horizonte, de esperanza y la primera tentación son las adicciones, entre las cuales está la droga. Los puestos de trabajo, la educación, el deporte, una vida sana: es el camino de la prevención de la droga. Si se dice ‘sí’ a esto, no hay sitio para la droga, para el abuso del alcohol, para otras dependencias. La Iglesia, fiel a las palabras de Jesús de ir a donde quiera que haya un ser humano que sufre, hambriento, sediento, en la cárcel –ha dicho de nuevo Bergoglio— no ha abandonado a todos los que han caído en la espiral de la droga, sino que con su amor ha ido a encontrarles. Les ha dado la mano, a través de tantos trabajadores y voluntarios, para que puedan redescubrir la propia dignidad, ayudándoles a resucitar sus propios recursos, esos talentos personales que la droga había enterrado pero que no ha podido borrar, desde el momento en que todo hombre es creado a imagen y semejanza de Dios. El ejemplo de tantos jóvenes que, deseos de salir de la dependencia de las drogas, trabajan para reconstruir su vida, es un estímulo que tenemos que mirar con confianza. El trabajo de recuperación no es suficiente: es necesario trabajar sobre la prevención”.

El Papa Francisco invitó a los que son llamados a luchar contra el tráfico a intensificar sus esfuerzos contra el tráfico de drogas.

“El flagelo de las drogas continúa haciendo estragos en formas y dimensiones impresionantes, impulsado por un mercado que cruza las fronteras nacionales y continentales. De esta manera, existe el peligro cada vez mayor para los jóvenes y adolescentes. Frente a este fenómeno, siento la necesidad de expresar mi dolor y mi preocupación”.

SOBRE LA LIBERTAD RELIGIOSA

Un mundo que dice si a una ley paradójica en materia de drogas  a menudo niega la libertad religiosa. En la reunión con los participantes de la conferencia Francisco habló también sobre la libertad religiosa y vinculó ambos temas.

“La razón – dijo el Papa – reconoce en la libertad religiosa  un derecho humano fundamental, que refleja su alta dignidad, para ser capaz de buscar la verdad y reconoce en ella un requisito previo para poder desplegar todo su potencial”. 

A la vista de los errores en el mundo islámico actual que limita la libertad de religión a la esfera privada – la libertad para orar y adorar, no de testimoniar y predicar fuera de las iglesias – el Papa subrayó que,

“la libertad religiosa no es sólo un pensamiento o un culto privado. Es la libertad de vivir de acuerdo a los principios éticos derivados de la verdad encontrada”, tanto en privado como en público.

El problema surge incluso en Occidente,

“este es un gran desafío en el mundo globalizado, en el que el pensamiento débil – que es como una enfermedad – también reduce el nivel ético general, y en nombre de una falsa noción de la tolerancia termina por perseguir a los que defienden la verdad sobre el hombre y sus consecuencias éticas”.

Las persecuciones – ha recordado una vez más el Papa Francisco – afectan principalmente a los cristianos,

“Es para mí un gran dolor – concluyó – constatar que los cristianos de todo el mundo sufren el mayor número de este tipo de discriminación. La persecución de los cristianos hoy en día es aún más fuerte que en los primeros siglos de la Iglesia, y hay más mártires cristianos que en aquella época. Esto sucede más de 1700 años a partir del edicto de Constantino, que dio libertad a los cristianos a profesar públicamente su fe”.

Sólo en un mundo al revés, reconocemos un supuesto derecho a tomar drogas y negar que los creyentes profesen libremente la verdad natural y religiosa.

Fuentes: Tempi, La Nuova Bussola Quotidiana, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: