Occidente es una de las principales fuentes de financiación terrorista.
Los medios de comunicación en general manejan la información de que las operaciones de los grandes grupos de la jihad islámica – como ISIL, al Qaeda, Boko Haram, al-Shabaab, etc. – se financian mediante el aporte de países interesados en extender la jihad, como por ejemplo Eritrea o los emiratos del Golfo, pero esa es sólo una parte.

 

terrorista en shopping de kenia

 

Hay otra parte, menos divulgada, que son las redes de recaudación en los países de occidente entre los musulmanes, los negocios ilegales y los fraudes, que se mueven el dinero a los grupos a través de una intrincada ingeniería financiera para ocultar de donde vienen y a donde va el dinero.

Algunos de los grupos de la jihad más notorios de África, como Boko Haram y al-Shabaab, y los de medio oriente, se están beneficiando de una elaborada red de financiamiento internacional, incluyendo grandes cantidades de dinero que fluyen de los Estados Unidos.

El fundador de MoneyJihad.com, el analista y escritor AD Kendall de Terror Finance Blog dice que somalíes que residen en los Estados Unidos, por ejemplo, son una fuente importante de financiamiento de al-Shabaab.

“En primer lugar, los somalíes contribuyen a través de las remesas y la hawala [red de transferencia de fondos informal]. Somalíes envían dinero a casa, que a menudo es procesado por Dahabshiil, un negocio que paga rutinariamente a al-Shabaab”, dijo a WND Kendall.

“La participación de Dahabshiil en la financiación del terrorismo es la razón por la que Barclays intentó poner fin a su relación de negocios con Dahabshiil”.

Barclay cerró sus conexiones con Dahabshiil debido a numerosos informes de transferencias de dinero de los somalíes en los EE.UU., Canadá y Europa a al-Shabaab a través de la empresa con sede en Dubai.

Kendall añade que los somalíes estadounidenses también apoyan la jihad a través de la recaudación de fondos directa.

“Está la zakat [limosna musulmana] internacional para los muyahidines”, dijo Kendall. “Activistas somalíes como Amina Farah Ali en Minnesota o Basaaly Moalin en California recaudan dinero de sus comunidades para la jihad y la envían a al-Shabaab”.

Amina Farah Ali, de hecho, fue declarada culpable en una corte federal por canalizar dinero a al-Shabaab.

Moalin también fue condenado a 18 años de prisión por “proporcionar apoyo material a al-Shabaab”.

Kendall señala, además, a los medios somalíes que informan abiertamente las contribuciones directas de los somalíes estadounidenses a al-Shabaab.

“Los lectores occidentales deben ser conscientes de informes independientes de los medios de comunicación de la diáspora somalí, que Dahabshiil financia el terrorismo. Según informes de Waagacusub, Kalshaale y Suna Times, Dahabshiil paga medio millón de dólares dos veces al año a al-Shabaab”, dijo Kendall.

Uno de esos informes fue publicado la semana pasada en Waagacusub.

“A veces, estos eventos para recaudar fondos mencionan expresamente la jihad a los donantes, a veces no lo hacen, y a menudo no lo tienen que mencionar, porque se entiende comúnmente que los efectos no son verdaderamente caritativos”, dijo Kendall.

David Gaubatz, un ex oficial de inteligencia de la Fuerza Aérea, de Asuntos de Seguridad de la familia y co-autor de “Mafia musulmana”, dice que una gran cantidad de dinero que fluye a los grupos jihadistas de África tiene su origen en los EE.UU., por algunas de las empresas legalmente constituidas.

“Hay muchas empresas gestionadas por personas que apoyan a los grupos de la jihad”, dijo a WND Gaubatz.

“Una de ellas es la gasolinera y tienda de conveniencia. El dinero real, sin embargo, no viene de las ventas en su tienda. Ellos compran camiones cargados de productos del tabaco de Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Tennessee. Los impuestos sobre el tabaco son muy bajos en estos estados. A continuación, transportan (y venden los cigarrillos) en los estados con impuestos muy altos sobre el tabaco, como Michigan y Nueva York, de contrabando”.

“El dinero es limpio debido a que viene de una tienda legítima”, continuó. “Los beneficios a su vez van a grupos de apoyo de la jihad y también directamente a grupos de la jihad que operan en América”.

Cuando se le preguntó si parte del dinero recaudado a través de estas operaciones se destina a Boko Haram, al-Shabaab y otros grupos que operan en África subsahariana, Gaubatz respondió: “Sí, así es”.

Kendall confirma la alegación de Gaubatz de reventas de cigarrillos:

“Hezbollah lava dinero a través de África occidental. No es sólo dinero de la droga de América Latina, sino de actividades fraudulentas en América del Norte, como los concesionarios de automóviles usados y las redes de cigarrillos de contrabando”.

Los comentarios de ambos hombres son confirmadas por la historia de Bassam Kiriaki, de la ciudad de Pawtucket, Rhode Island, contable que se declaró culpable este año de traer U$S 1.200.000 en cigarrillos a Rhode Island desde Virginia.

“Kiriaki admitió ante el tribunal que hizo declaraciones falsas a la policía y creó un documento de impuestos falso para ocultar la conspiración”, reportó The Providence Journal.

“De acuerdo con documentos de la corte, el 30 de marzo la Policía del Estado de Virginia detuvo al supuesto co-conspirador y se apoderó de U$S 30,000 de su vehículo”.

“Después de la incautación, el FBI interceptó las llamadas realizadas por Kiriaki durante la cual acordó llamar a la policía del estado de Virginia, y decirles que el dinero era para comprar mercancía para una nueva tienda en Virginia, Bad Boys Tobacco Stop, Inc”. según el informe.

La condena de Kiriaki es la última de una serie de detenciones por tráfico ilegal de cigarrillos.

Se informa que 15 palestinos y un imam de Carolina del Sur fueron detenidos por su participación en la operación de contrabando de cigarrillos a la ciudad de Nueva York. En un caso, el cabecilla palestino también fue acusado de un complot para matar a los testigos en una de las operaciones.

Kendall añade que otros grupos islámicos filtran su financiación a través de África del Norte y subsahariana.

“En lo que se refiere a África del Norte, Libia ha sido un destino para las organizaciones benéficas estadounidenses islámicas que hacen el trabajo, y yo sospecho que el dinero de Islamic Relief USA. o la Fundación Zakat acaban en las manos de grupos por el estilo. Islamic Relief USA y la Fundación Zakat tienen una tendencia a asociarse con grupos locales para administrar los proyectos sobre el terreno y sin escrutar que tan militantes son”, dijo Kendall.

Kendall añade que Eritrea explota los servicios consulares para financiar la jihad:

“eritreos que viven en todo el mundo, incluidos los EE.UU. y Canadá, se ven obligados a pagar un impuesto sobre la diáspora, recogido por las embajadas y consulados de Eritrea (que es una violación del derecho consular internacional). Este dinero se utiliza para financiar el régimen despótico de Eritrea, que utiliza el producto en parte para comprar armas y financiar grupos jihadistas contra sus enemigos vecinos africanos”.

La analista de Consultancy Africa Intelligence, Maha Hamdan, confirma que los musulmanes estadounidenses contribuyen literalmente con miles de dólares a grupos jihadistas que operan en África. Ella dice que después que los musulmanes estadounidenses donan el dinero, el dinero efectivo de filtra a través de un laberinto de organizaciones.

“Las organizaciones terroristas africanas pueden recaudar fondos a través del abuso de las entidades benéficas o empresas legítimas y el autofinanciamiento, actividad criminal, estados patrocinadores y actividades en Estados fallidos y otros refugios seguros”, dijo Hamdan

“Estas fuentes de financiación del terrorismo se pueden dividir en dos tipos generales: Hay las que operan de arriba hacia abajo, en la que el apoyo financiero a gran escala es agregado de forma centralizada por los estados, las empresas, organizaciones de beneficencia o instituciones financieras permisivas”.

“Luego están los que operan de abajo hacia arriba, en el que la recaudación de fondos del terrorismo es de pequeña escala y dispersa, por ejemplo, sobre la base de la autofinanciación de los propios terroristas que utilizan los pagos de empleo o de bienestar. Una organización terrorista puede utilizar un número de diferentes métodos de financiación”, dijo Hamdan.

Hamdan dice que un miembro de Boko Haram alardeó abiertamente que el grupo recibe dinero de las operaciones de negocios ilícitos.

“En septiembre de 2012, un miembro confirmado de Boko Haram reveló durante los interrogatorios que una de las maneras en que Boko Haram financia sus actividades es mediante la compra y el envío de artículos a sus miembros en otros lugares. Estos artículos se venden a precios inflados, y los ingresos se utilizan para financiar las actividades de la organización terrorista, incluyendo el alquiler de apartamentos y la adquisición de dispositivos explosivos improvisados para sus operaciones“, dijo Hamdan.

Hamdan dice que la financiación del terrorismo se ha convertido en una gran variedad de capas operacionales sofisticadas.

“Las organizaciones terroristas son muy variables, van desde las grandes organizaciones, de tipo estatal a redes pequeñas, descentralizadas y auto-dirigidas. Los terroristas han demostrado capacidad de adaptación y oportunismo en el cumplimiento de sus necesidades de financiación”, dijo Hamdan.

Hamdan dice que las redes terroristas han ideado medios sofisticados para mover el dinero de la fuente a las redes terroristas.

“Hay tres métodos principales por los que los terroristas mueven dinero o valor de transferencia”, Hamdan dijo.

“El primero es a través del uso del sistema financiero. Los análisis de una serie de casos de terrorismo han puesto de manifiesto que los grupos radicales, así como personas vinculadas a organizaciones terroristas han utilizado la red de las empresas de transferencia de dinero registradas y en todo el mundo, para enviar o recibir dinero”.

“El segundo implica el movimiento físico del dinero (por ejemplo, mediante el uso de los correos de efectivo)”, continuó. “El movimiento físico de dinero en efectivo es una forma terroristas que puede mover fondos sin encontrar medidas de seguridad financieros establecidas en las instituciones financieras. Se ha sugerido que algunos grupos han convertido efectivo de alto valor y en productos difíciles de localizar”.

“El análisis de una serie de casos de terrorismo ha demostrado que los mensajeros de dinero son activos incluso dentro de Europa y en los países con un sistema financiero que funciona bien. En la mayoría de los casos los correos participan en los fondos generados fuera del sistema financiero y los mantienen fuera del sistema financiero para evitar la detección del movimiento”, dijo Hamdan.

“El tercer método es a través del sistema de comercio internacional, o el uso de sistemas alternativos de remesas“, explicó. “Los sistemas alternativos de remesas son utilizadas por organizaciones terroristas por comodidad y acceso. Tienen el atractivo adicional de la debilidad del mantenimiento de registros y opacidad y en muchos lugares, pueden estar sujetos a la supervisiones reguladoras en general, menos estrictas”.

“A menudo, las organizaciones terroristas abusan de los sistemas alternativos de remesas, organizaciones benéficas u otras entidades cautivas para disfrazar el uso de estos tres métodos para transferir los valores”, dijo Hamdan.

Ella agrega que ningún grupo terrorista, desde Boko Haram a al-Shabaab, utiliza constantemente un único sistema de movimiento de dinero.

“La multiplicidad de estructuras organizativas empleadas por las redes terroristas, la continua evolución de las técnicas en respuesta a las medidas internacionales y la naturaleza oportunista de la financiación del terror con todo el maquillaje, hace difícil identificar un método favorito o más común”.

“La financiación regular para mantener la capacidad de un grupo se ve facilitada a través del sistema bancario convencional – el dinero enviado de un país a otro puede ser disfrazado detrás de falsos nombres de cuentas, organizaciones benéficas o empresas para ocultar al destinatario final; pero otras formas de mover el dinero se utilizan para fines específicos, o para disfrazar las pistas financieras del terrorismo”, dijo Hamdan.

En una historia reciente sobre Boko Haram y estrategias de redes de al-Shabaab, WND informó de una supuesta operación de blanqueo de dinero para al-Shabaab.

En un caso, un ciudadano canadiense de origen somalí que reside en Dakar, Senegal, estableció una compañía de bienes raíces, en relación con un nacional senegales. Se abrió una cuenta a la empresa en un banco en el Senegal. Poco después, esta cuenta recibió una transferencia de aproximadamente U$ S106.000 de un somalí viviendo en los Estados Unidos. Una institución financiera con sede en Dubai ejecutó la transferencia.

Hamdan explicó, que en base a las circunstancias sospechosas de la operación – incluyendo el país de origen de los fondos, la falta de información adecuada de la documentación de la identidad del nuevo cliente y el destino de los fondos – el banco senegalés presentó un informe ante el gobierno senegalés.

“Durante la investigación de la UIF posterior, se reveló que la compañía no tenía un estatus legal en Senegal y fue construida específicamente para el lavado de fondos ilícitos a través de la venta de mercancías importadas. Se encontró que las tres partes estaban en contacto con grupos extremistas involucrados en actividades terroristas en el este de África, América del Norte, Europa y en Mauritania”, dijo.

“Los tres establecieron una empresa relacionada, junto con otros ciudadanos senegaleses para importar bienes usados. Algunos de los bienes fueron vendidos localmente y el resto se exportó a un tercer país para su reventa. El producto de estas ventas fue enviado a un número de grupos terroristas”, dijo Hamdan.

WND también informó en septiembre de 2011 que mezquitas chiítas en los Estados Unidos habrían participado en la recaudación de dinero para Hezbollah. Las acusaciones provienen de Sam Bazzi, director del Instituto de Contraterrorismo islámico.

Informó que ha estado en las mezquitas y ha visto cómo funciona la recaudación de fondos.

“Ellos están contribuyendo a Hezbollah indirectamente porque cada musulmán chií tiene que pagar un impuesto del 20 por ciento anual sobre sus ahorros. Esto va básicamente a los clérigos como una donación”, dijo. “Los partidarios de Hezbollah en las mezquitas de Estados Unidos envían dinero a sus cuentas bancarias en el Líbano. Cuando van al Líbano para vacaciones en el verano, van a los clérigos en las mezquitas en el Líbano y pagan el Khums (ofrenda) a la mezquita en el Líbano. Cuando hacen eso, están dándole a Hezbollah”.

Fuentes: WND, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
Entre su email para recibir nuestra Newsletter en modo seguro, es un servicio gratis: