El furioso ataque del mal en los últimos tiempos.
Como en todo evento importante de la Iglesia, y vaya si el Sínodo de la Familia lo es, el maligno, el diablo, está presente para torcerlo, por eso es bueno precaverse y discernir lo que vaya sucediendo en este año que tenemos por delante, a la luz de las tácticas de guerra que usa el tentador para convertirlo a su juego.  

 

cardenales y obispos en el sinodo de la familia en iglesia

 

Cualquier entrenamiento de combate y planificación táctica comienza con un proceso de recogida de información y su análisis. Recon (reconocimiento) es un término militar usado para determinar la disposición y la intención de la fuerza enemiga, recopilando información (o inteligencia) sobre la composición y funciones del enemigo. 

El Dr. Peter Kreeft escribió:

“No se puede ganar una guerra si no estamos dispuestos a admitir que estamos en guerra o que no sabemos quién es el enemigo o que no sabemos qué estrategia utiliza el enemigo”.

Todos hemos sido testigos de cómo el árido viento de la campaña de propaganda secular del enemigo ha endurecido los corazones de muchos de nuestros familiares, amigos y vecinos, y de demasiados católicos.

Espiritualmente hablando, muchos han cruzado hacia el valle reseco y sin vida de los huesos secos profetizado en Ezequiel 37. Muertos en sus pecados, con el rigor mortis de la indiferencia en su corazón, como de piedra, destinados a la eterna condenación, a menos que se ponga en marcha alguna campaña de búsqueda y rescate.

Así que ¿por qué el diablo ha sido tan efectivo? ¿Cuál es su estrategia? Para entender mejor las tácticas del diablo, es importante entender sus nombres: “diabolos”, significa “el que coloca la división o separación” y “daio,” la raíz de “demonio”, significa “dividir”. Estos nombres identifican las dos grandes campañas tácticas que el enemigo ha desplegado, sobre todo en las últimas décadas:

Separarnos de nuestros las líneas de suministro sobrenaturales.

Divide y vencerás.

SEPARARNOS DE NUESTRAS LÍNEAS DE SUMINISTRO

La primera estrategia principal del padre de la mentira es en realidad tan antigua como el Jardín del Edén en sí. Se trata simplemente de convencernos de que no necesitamos a Dios (Génesis 3: 5-6), ni tampoco necesitamos su fuerza y su poder (Efesios 6:10).

En los tiempos modernos, hemos sido testigos de esto en la campaña efectiva de los secularistas militantes que han tratado de desmitificar nuestra fe, rechazando de plano el poder sobrenatural de Dios. Una vez que el diablo nos ha convencido de que lo podemos desafiar bajo nuestro propio poder natural, o simplemente negar que él existe, nos ha separado de la única potencia real capaz de derrotarlo: la gracia sobrenatural de Dios.

Cada vez más común es la versión moderna y “secularizada” de la religión que se ve reducida a una especie de psicoterapia para la auto-realización. Algunos seminarios parecen centrarse en la formación de profesionales terapéuticos en lugar de teólogos. En otras palabras, en lugar de ver a Jesús como Dios con nosotros – una fuente real y siempre presente de amor sobrenatural y gracia – Él se reduce a una figura histórica que simplemente debemos emular como modelo en nuestros esfuerzos de auto-actualización.

Ya se trate de arte, arquitectura, música o la Misa, se ha hecho todo lo posible para despojarlos de cualquier sentido de fuerza sobrenatural y belleza trascendente. Este cálculo erróneo moderno parece decir: “Debemos mirar cómo el mundo si vamos a ganar los corazones del mundo”

Lamentablemente, esta versión secular de la religión se ha vuelto tan frecuente que los ojos de la mayoría de las personas comienzan a ponerse vidriosos ante la sola mención de la gracia sobrenatural de Dios como la fuente necesaria de energía en nuestras vidas.

San Pedro nos advierte que estemos fuertes en fe, porque el diablo ronda como león, buscando a quien devorar (1 P 5, 8-9). Leones rondando una manada para encontrar el objetivo más débil y más fácil. Una vez que nos se separan de Dios y su gracia sobrenatural, no tenemos poder para defendernos de las tácticas del diablo.

Nuestros antepasados ??y todos los santos sabían acerca de este poder y la fuerza sobrenatural, y que estar en estado de gracia era la armadura de Dios que debía ser atesorada y protegida a toda costa. La Escritura Sagrada ve esta vida divina en Dios (la gracia) como el “tesoro escondido” y la “perla preciosa” (Mt 13, 44-46).

En su oración de entrega, San Ignacio de Loyola lo identifica como el único tesoro significativo:

Toma, oh Señor, y recibe toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad. Todo lo que soy y todo lo que poseo me lo has dado: Me entrego todo a ti, y estoy dispuesto de acuerdo con Tu voluntad. Dame sólo tu amor y tu gracia; con éstos voy a ser lo suficientemente rico, y no voy a desear nada más.

DIVISIÓN Y CONQUISTA

La segunda táctica moderna del diablo es en realidad la estrategia militar muy antigua de “divide y vencerás”. Esta estrategia se define como aquella que separa a una fuerza que sería más fuerte si se uniera. Como hemos dicho, el diablo está acechando como un león a la manada para encontrar el blanco más fácil. También está mirando para ver quien esta separado de la manada. Las fuerzas grandes y coordinadas son difíciles de derrotar. Si el enemigo nos puede separar en pequeñas unidades o individuos, él puede derrotarnos más fácilmente a cada uno.

En 1957, apenas dos años antes de la convocatoria para el Concilio Vaticano II y la crisis de fe que siguió, y justo antes de la década revolucionaria de 1960, la Hermana Lucía (la vidente principal en Fátima) dijo:

El diablo tiene ganas de hacer una batalla decisiva contra la Santísima Virgen, ya que sabe qué es lo que más ofende a Dios, y que en un corto espacio de tiempo, le hace ganar el mayor número de almas.

Así, el diablo hace todo lo posible para captar a las almas consagradas a Dios, porque de esta manera dejará las almas de los fieles abandonadas por sus líderes, y más fácilmente podrá aprovecharlas.

“Hiere al pastor y las ovejas se dispersan” (Zac 13: 7). No hay duda de que el diablo ha centrado su asalto en los líderes religiosos de nuestros días. Mientras que estos líderes pueden haber tenido intenciones nobles de caridad y sensibilidad pastoral, los resultados han sido devastadores. Décadas de liderazgo indulgente, vago y sin confrontaciones, han dejado los fieles débiles y propensos a “conformarse a los patrones de este mundo” (Rm 12, 2).

La desafortunada laxitud de la disciplina ha permitido la confusión y los conflictos donde debe haber claridad y armonía, una unidad auténtica basada en la verdad. Como resultado, la tendencia moderna entre los que creen y enseñan falsedades que contradicen directamente la enseñanza de la Iglesia es considerar estos focos de disidencia como simplemente “diferentes tribus” dentro de la Iglesia Católica. En este sistema tribal engañoso, los que creen y enseñan todo los que la Iglesia enseña son entonces considerados extremistas entre estas tribus.

Bien o mal, el liderazgo religioso pareció calcular que es mejor abstenerse de “cuestiones cargadas” por temor a ofender a una parte de los miembros o incluso la pérdida de miembros.

En la mira del enemigo – que está ahora asolando al mundo – sería conveniente para todos nosotros recordar las palabras de advertencia de San Pedro Canisio:

“Es mejor que sólo unos pocos católicos queden, firmes y sinceros en su religión, que permanezcan muchos, deseando estar en connivencia con los enemigos de la Iglesia y en conformidad con los enemigos declarados de nuestra fe”.

Fuentes: One Peter Five, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: