En el proceso de despoblación mundial.
Normalmente nos rechinan las hipótesis conspirativas, pero a veces tienen algunos elementos para reflexionar.

Georgia Guidestones

 

¿Podrían por lo menos algunas de las enfermedades de las que ahora estamos escuchando tener orígenes humanos? ¿Podrían los científicos y agencias gubernamentales, como el Instituto Nacional del Cáncer y el Departamento de Defensa de EE.UU, así como de organizaciones globales como la Organización Mundial de la Salud, ser responsables de algunos de los brotes de la enfermedad del Ébola por ejemplo?  ¿Y de la fabricación de armas biológicas, y al mismo tiempo utilizar a los mismos monos para obtener vacunas, o testearlas?

LA HIPÓTESIS DE VIRUS DE DISEÑO

Las afirmaciones de que enfermedades como el Ébola fueron originalmente  virus o bacterias inventadas en un laboratorio – en particular en laboratorios de EE.UU.  – y accidentalmente o intencionalmente liberadas no salen de la nada.

Es difícil llegar al fondo. Por un lado están los técnicos que entierran investigaciones en la jerga tecnológica. Por el otro un pequeño pero creciente grupo de autoproclamados  investigadores que a menudo tratan de difundir que todo es una conspiración del gobierno espantosa y acusan un poco demasiado libremente y constantemente  a todos todo el tiempo.

De todos modos, debemos ser conscientes de algunos hechos significativos.

Existe un documento de 1970 por el que el Departamento de Defensa proporcionó U$S 10 millones a los científicos del gobierno en el Instituto Nacional del Cáncer para desarrollar un “agente biológico sintético” similar al SIDA que evitaría el sistema inmunitario humano. También se alegó la participación de una agencia de salud global. Fue un programa de cinco años.

Evitar el sistema inmunológico es lo que el VIH y otros virus emergentes hacen – en realidad, lo devastan.

Dijo el hombre que descubrió este documento, el Dr. Robert Strecker,

“en 1972, la [Organización Mundial de la Salud], dijo, vamos a hacer un destructor de células T… El mismo año, dijeron vamos a probarlo y, a continuación, vamos a inyectarlo. Y entonces ellos publicaron sus sitios de prueba en un mapa de África… que se corresponde exactamente con la aparición del SIDA“.

Cuando Ébola fue reconocido por primera vez, en 1976 – después de que afligió a las monjas en Zaire – los científicos que miraban en las muestras de sangre en los microscopios en Bélgica se sorprendieron al ver el virus y la enfermedad que causaba, escribió en sus memorias el Dr. Peter Piot, co-descubridor del virus. Era, como un medio de comunicación lo puso, un virus que “parecía un gusano o una cadena larga, a diferencia de casi todos los virus conocidos”.

Ya en la década de 1960 -, de hecho, hacia el comienzo de esa década – y la década de 1970 los científicos estadounidenses fueron inventando virus artificiales (usando “ARN”) que eran muy similares al VIH.

Ellos invertían elproceso de la vida – “algo satánico”, como el hombre que descubrió gran parte de esto, educado en Harvard, el Dr. Len Horowitz, lo dijo en el video que puede ver abajo.

Uno de los implicados, el Dr. Robert Gallo, entonces jefe dela Sección del Instituto Nacional del Cáncer de Mecanismos de Control Celulares, se consideró más tarde como uno de los descubridores (en la década de 1980) del virus del VIH.

“Lo más asombroso”, afirma Horowitz, “es un informe científico oscuro, del Dr. Seymour Kalter, experto en virus de monos del Instituto Nacional del Cáncer,  encargado de clasificar los virus de reciente desarrollo que surgieron durante los experimentos de laboratorio, hace constar que el virus de la fiebre  hemorrágica Marburg [que es similar al Ébola y también de la misma zona de África] fue hecho por el hombre“.

LA POLÍTICA Y LA DESPOBLACIÓN MUNDIAL

Como resumen del capítulo del libro de Horowitz, Emerging Viruses, el dice,

“el proyecto secreto de la CIA: MKNAOMI, discute la operación BW de la CIA. El director de la CIA William Colby admite que el interés de la agencia en BW era para usos ofensivas durante las operaciones encubiertas en el momento de la CIA estaba operando con toda su fuerza en el Zaire, Angola y Sudán – la zona cero de los brotes de SIDA y Ebola – está documentado”.

Henry Kissinger estuvo a cargo de algunas coordinaciones importantes entre los institutos de salud que estudian este tipo de enfermedades y los militares. Eso está documentado totalmente en un libro revelador llamado Seeds of Destruction, de F. William Engdahl, que detalla un increíble  memorando emitido  como una propuesta política federal de alto secreto bajo el presidente Richard Nixon en abril de 1974 y titulado “Implicaciones del Crecimiento  la Población Mundial  para Seguridad de Estados Unidos e Intereses de Ultramar”. Conocido también como Memorando de Estudio de Seguridad Nacional 200, o “NSSM 200”, que hizo la política oficial de Estados Unidos durante la presidencia de Gerald Ford.

El memo – que se ha mantenido oculto desde hace quince años (hasta que organizaciones afiliadas a la Iglesia Católica obligaron a su desclasificación) – fue encargado por Nixon bajo la recomendación del antiguo jefe de Kissinger, John D. Rockefeller III – cuya familia siempre había estado íntimamente conectada a la causa de reducción de la población, así como al establecimiento de organizaciones secretas de élite. Fue escrito por el secretario de Estado y asesor de Seguridad Nacional Henry Kissinger, que tenía muy fuertes lazos con los Rockefeller que se remontan a la década de 1950.

Los Rockefeller presuntamente han ejercido muchainfluencia en la Organización Mundial de la Salud.

Kissinger afirmaba que la población mundial debería reducirse en quinientos millones para el año 2000 y que el suministro de alimentos debe ser controlado por los Estados Unidos, escribe el autor. El memo describe una estrategia para promover el control de la fertilidad bajo la rúbrica de “planificación familiar” y ocultarlo en los programas de asistencia extranjeros.

“El plan secreto Kissinger fue implementado de inmediato”, dice Engdahl en su libro,  profundamente documentado y se centra en el suministro mundial de alimentos modificados genéticamente.

“Los trece países prioritarios para la reducción de la población sufrieron cambios drásticos en sus políticas durante los siguientes treinta años. La mayoría ni siquiera sería consciente de lo que estuvo pasando”.

En 1931, la Universidad Rockefeller de  Nueva York financió experimentos en Puerto Rico por el que un doctor llamado Cornelius Rhoads “infectó deliberadamente a sujetos con células cancerosas para ver qué pasaba”, informa un investigador F. William Engdahl. Al parecer, ocho (algunos dicen 13) murieron.

Eso no es de extrañar ya que los Rockefeller tienen una larga historia, bien documentada de la participación en la formación de un nuevo orden mundial y en la reducción de la población para proteger los recursos y facilitar un mundo más “ordenado” (desde la invención de los anticonceptivos a la financiación de la eugenesia).

En un caso – dice Engdahl – la Fundación Rockefeller financió un programa para desarrollar una vacuna que causaba abortos. Esto ocurrió,

“a principios de 1990, según un informe del Instituto Global de Vacunas, cuando la Organización Mundial de la Salud supervisó las campañas masivas de vacunación contra el tétanos en Nicaragua, México y las Filipinas.”

Sospechoso porque la vacuna incluye algo llamado hCG – una hormona fundamental en el mantenimiento de un embarazo – que el Comité Pro Vida de México, una organización laica católica romana, investigó y encontró que en combinación con una vacuna contra el tétanos, la hormona causa al cuerpo de una mujer  volverse en contra el tétanos y la hormona fundamental, deja a la mujer incapaz de mantener un niño no nacido. La vacuna se administró sólo a las mujeres en edad fértil – no a los hombres o niños. Véase la similitud de lo que sucede hoy en Kenia que denunciaron los Obispos.

SOSPECHAS SOBRE EL VIRUS DEL ÉBOLA

Una curiosidad, si los informes son ciertos,  el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de los EE.UU.  – que fue el primero en responder durante el susto de Ébola en Reston, Virginia, hace algunos años (debido a su experiencia) – ha estado operando en la región donde Ébola ha entrado en erupción desde 2006, supuestamente trabajando en “pruebas de diagnóstico”.

Tal vez sea casualidad. Y vamos a darles el beneficio de la duda: si están estudiando enfermedades hemorrágicas exóticas, que los militares hacen por lo menos desde la década de 1970 (y la guerra biológica en general desde 1942), África es el lugar para hacer gran parte de su tarea.

Concedido.

También concedida podría ser la búsqueda inocente de una vacuna, en caso de que los EE.UU. sean atacados por una nación o grupos de terroristas con el acceso a dichos virus.

Allí mismo, Kenema en el corazón del brote reciente, es el  sitio de prueba que está presuntamente apoyado por el Sistema de Vigilancia de Infecciones y Respuesta de las Fuerzas Armadas, con aportaciones también de la Oficina Ejecutiva del Programa Conjunto del Departamento de Defensa y Reactivos Críticos Programa.

La nación afligida por Ébola de Sierra Leona recientemente ha expulsado a todos los investigadores de Estados Unidos de Ébola desde la Universidad de Tulane al USAMRID después que enfermeras que trabajan en un área fuertemente infectada (Kenema) sacaran a luz la sospecha de que el equipo norteamericano de bio-armas podría ser responsable del brote debido a pruebas con el Ébola.

Fue la administración de vacunas (muy posiblemente con el uso compartido de agujas contaminadas) por lo cual las monjas sufrieron las muertes que desencadenan la primera epidemia de Ébola en Zaire en 1976.

Hace apenas un mes USA Today informó que

“científicos usando un equipo de protección tipo espacial buscaron durante horas en mayo un ratón – infectado con un virus similar al Ebola – que se había escapado en el interior de los Laboratorios de Rocky Mountain en Montana, uno de las instalaciones de más alta seguridad del gobierno, de acuerdo con informes de incidentes recientemente obtenidos que proporcionan una ventana hacia el mundo secreto de los accidentes de laboratorio de bio-terrorismo”.

LAS DECLARACIONES DE LÍDERES MUNDIALES

También hay que admitir que  la preocupación por las declaraciones que han hecho algunos de los líderes.

Bill Gates de Microsoft:

“El mundo de hoy tiene 6,8 mil millones de personas. Y vamos hasta aproximadamente nueve mil millones Ahora bien, si hacemos un gran trabajo sobre nuevas vacunas, atención médica, servicios de salud reproductiva, podríamos bajar tal vez 10 o 15 por ciento”.

Jueza Ruth Bader Ginsburg de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos:

“Francamente yo he pensado que en el momento en que se decidió Roe vs Wade [que legitimó el aborto en EE.UU.], había preocupación por el crecimiento de la población y sobre todo el crecimiento en las poblaciones que no queremos tener demasiadas”.

David Rockefeller:

“El impacto negativo del crecimiento de la población en todos nuestros ecosistemas planetarios se está convirtiendo en terriblemente evidente”.

Ted Turner fundador de CNN:

“Una población total de 250-300 millones de personas, una disminución del 95 por ciento desde los niveles actuales, sería lo ideal”

Thomas Ferguson, ex funcionario  del Departamento de Estado de la Oficina  de Asuntos de la Población:

“Hay un solo tema detrás de todos nuestro trabajo – debemos reducir los niveles de población. Cualquiera de los gobiernos lo pueden hacer a nuestra manera, a través de métodos limpios agradables, o van a obtener los tipos de desastre que tenemos en El Salvador, o en Irán o en Beirut. La población es un problema político. Una vez que la población está fuera de control, se requiere de un gobierno autoritario, incluso el fascismo, para reducirla…”.

Mijail Gorbachov:

“Tenemos que hablar con más claridad acerca de la sexualidad, la anticoncepción, el aborto, sobre los valores que controlan la población, debido a que la crisis ecológica, en definitiva, es la crisis de la población. Cortando la población en un 90 por ciento no habrá suficientes personas que hagan un gran daño ecológico”.

El galardonado profesor de Biología de la Universidad de Texas en Austin, Eric R. Pianka:

“Este planeta podría ser capaz de soportar tal vez hasta la mitad de mil millones de personas que podrían vivir una vida sostenible con relativa comodidad. Las poblaciones humanas deben ser muy disminuidas, y lo más rápido posible para limitar aún más el daño ambiental”.

El príncipe Felipe, duque de Edimburgo:

“Si yo fuera reencarnado desearía ser devuelto a la tierra como un virus asesino en niveles más bajos de la población humana.”

UN EXTRAÑO MEGALITO

Ahora comparemos esto con esos monumentos extraños a una hora y media al este de Atlanta conocido como los ” Georgia Guidestones”.

Propio de Stonehenge de Norteamérica. Terminado en 1979, al día de hoy nadie sabe quién pagó para que lo construyeran. Es misterioso. ¿Una broma? ¿Un pequeño grupo excéntrico? ¿Es relevante?

Grabado en la piedra angular en los cuatro lados (en griego clásico, jeroglíficos, escritura cuneiforme babilónica, y sánscrito) están las palabras “Que éstas sean las guías de la razón”, y sobre los megalitos de apoyo – en ocho idiomas (Inglés, español, árabe, chino, hebreo, ruso, hindi y swahili) – se lee lo que algunos llaman mandamientos de la Nueva Era para sobrevivir a una especie de futuro apocalipsis.

Una “mandamiento”, dice: “MANTENER LA HUMANIDAD BAJO 500.000.000”.

Fuentes: Spirit Daily, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: