Los occidentales debemos mirar que sucede en las zonas de mayor crecimiento católico en el mundo.

Cuando Francisco visite Filipinas en enero, sin duda vamos a escuchar mucho sobre la importancia de Filipinas en la escena religiosa mundial. 

En parte eso es una cuestión de números crudos. Ya es una de las tres naciones católicas más grandes del mundo, y se perfila para estar a la cabeza dentro de un cuarto de siglo más o menos. Para el año 2050, podría haber 100 millones de filipinos católicos.

 

iglesia filipina

 

Tiene muchas fortalezas en su fe, pero una a destacar es la campaña que se ha vuelto “viral”, que anima a desenterrar historias de santidad de fieles, que se llama “Se buscan nuevos santos filipinos” y tiene más de 2 mil testimonios.

LA FORTALEZA CATÓLICA DE FILIPINAS

La iglesia también tiene un líder carismático en Luis Antonio Tagle, arzobispo de Manila. De sólo 57 años, ocupa un lugar destacado en las especulaciones sobre la próxima elección papal. Ver aquí.

La iglesia de Filipinas es poderosa y políticamente influyente, se enorgullece de su papel heroico en contra de la dictadura de Marcos de la década de 1980.

En los últimos años, la jerarquía de Filipinas ha estado siempre en guerra con el gobierno nacional sobre los intentos oficiales para ampliar el acceso a los métodos anticonceptivos y sobre la educación sexual en las escuelas. Las amenazas de excomunión han estado yendo y viniendo. La anticoncepción sigue siendo un campo de batalla principal de la política cultural; el matrimonio entre personas del mismo sexo también es dicutido.

En términos numéricos, la iglesia de Filipinas parece que va a seguir creciendo en el futuro, especialmente cuando se compara contra otras naciones católicas importantes. Ver aquí.

A diferencia de los católicos en Brasil o México, los católicos filipinos se han enfrentado a poca competencia seria de cualquiera de las denominaciones pentecostales o la secularización. 

Si bien el país es un paraíso de la fe católica tradicional, la iglesia tiene capacidad de mantener a los creyentes que podrían verse tentados a desertar a los movimientos pentecostales.

Los canales de disidencia se han mitigado por sus muy poderosas órdenes laicales, que ofrecen a los miembros una experiencia carismática vibrante dentro de un marco Católico. Para usar el lenguaje empresarial, la jerarquía de Filipinas ha hecho un trabajo excelente de la retención de clientes.

 

filipinos y cartel de papa francisco

 

LA PROYECCIÓN EXITOSA VIENE CON UN PAR DE ADVERTENCIAS: LA BAJA DE LA FERTILIDAD 

Algunas cuestiones ahora sólo en el horizonte, pueden llegar a ser significativas.

Una de estas sombras distantes es la demografía. Durante el siglo pasado, la población de Filipinas ha crecido de tal vez 9 millones en 1914 a 100 millones de hoy, y ese número se prevé que crezca a 150 millones para el año 2050. Principalmente el crecimiento se debe a las altas tasas de fecundidad.

En 1960, la mujer media filipina podía esperar a tener siete hijos durante el curso de su vida, y en fecha tan reciente como 1983, la tasa era todavía 5.1, dando al país un clásico perfil de la población del Tercer Mundo.

Desde la década de 1980, sin embargo, la tasa de fertilidad ha caído en picada. Es hoy en día 3.1, que aún sigue siendo alta para los estándares globales, pero la mayoría de las proyecciones sugieren una disminución continua, que pronto caerá por debajo de la cifra de reposición de 2,1. Demográficamente, el país se está moviendo hacia las condiciones europeas, aunque con un retraso de varias décadas detrás de España o Italia.

La mayoría de los observadores verían descenso de la fecundidad como algo bueno, para una emancipación cada vez mayor de las mujeres, que participarán más plenamente en la fuerza de trabajo remunerado.

Sin embargo, una caída en las tasas de fertilidad se correlaciona perfectamente con la secularización. Cuanta más gente separe el matrimonio y la sexualidad de la obligación de engendrar y criar hijos, más se alejan de las enseñanzas de la iglesia. Filipinas todavía no está cerca de la laicidad europea, pero los acontecimientos en la próxima década se harán cargo de la observación.

LA BOMBA DE CRÍTICAS POR ABUSOS SEXUALES

La iglesia de Filipinas también está empezando a enfrentar las críticas de una especie muy conocida en Occidente, aunque en una escala limitada.

A pesar que los escándalos de abuso infantil se han limitado, el cardenal Tagle ha preguntado astutamente si las limitaciones culturales podrían haber hecho a las víctimas renuentes a reportar el abuso.

Él ha advertido públicamente a los compañeros obispos que deben tomar medidas preventivas en lugar de esperar a que “una bomba a punto de estallar.”

Irlanda ha demostrado en los últimos años, que una bomba de este tipo puede llevar rápidamente las críticas anticlericales a la luz del día.

Podríamos ver como augurio el éxito del año pasado del escandaloso libro de Aries Rufo “Altar de los Secretos: Sexo, Política, y Dinero en la Iglesia Católica de Filipinas”. La mayor parte del contenido de la obra implica relaciones heterosexuales adultas, en lugar de abuso sexual de menores. Poco en el libro es muy sorprendente, pero lo que es notable es que mucha de la ropa sucia eclesiástica está siendo lavada en público, y que los consumidores están comprando el libro.

FILIPINAS EN LA BÚSQUEDA DE NUEVOS SANTOS

Son historias “ordinarias de santidad” que está investigando y difundiendo en una campaña que se ha vuelto “viral” en Filipinas. Ver aquí.

 

se buscan santos filipinos

 

Por ejemplo:

Laureana Franco, catequista de Manila que murió en 2011, dedicó su vida a los niños pobres y a los ancianos solos. El cardenal Jaime Sin, que entonces era arzobispo de la capital, la llamaba “la santa”.

Ritchie Fernando, joven jesuita filipino y misionero en Camboya, se sacrificó en 1996 para salvar a los estudiantes de una escuela primaria del ataque de un desequilibrado, que entró a la institución con una granada en la mano.

Un laico católico, Joseph Vincent Atanacio, de Antipolo City, está promoviendo en las redes sociales la invitación generalizada a desenterrar, escribir, contar, indicar, compartir la vida cotidiana de sacerdotes, monjas, laicos y simples fieles que, en sus vivencias alejadas de los reflectores, han ofrecido un auténtico testimonio de santidad. Historias desconocidas de católicos que han experimentado y anunciado “la alegría del Evangelio”.

La campaña ha tenido un éxito inesperado, sobre todo porque no tiene las características de ninguna “cruzada”, sino que propone, al contrario, ejemplos positivos de santos de nuestra época. Personas capaces de encarnar el espíritu evangélico en un testimonio humilde y discreto, que expresa una caridad sin buscar aplausos ni tambores.

Hoy, la campaña “Se buscan nuevos santos filipinos” se ha convertido en una mina preciosa que demuestra una fe viva y floreciente, incluso en las zonas difíciles, como las periferias degradadas de las metrópolis, las zonas afectadas por tifones y desastres naturales, las áreas del sur, que viven tensiones y conflictos interreligiosos.

Joseph Vincent Atanacio explica que

“la intención es usar los medios de comunicación social para aumentar en cada católico la consciencia de haber tocado con la mano la santidad o que se puede hacer”.

Fuentes: Christian Century, Vatican Insider, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: