El Vaticano les quita presión a las monjas de EE.UU.

El 16 de diciembre, el Vaticano emitió un informe sobre la vida consagrada en los Estados Unidos, definida por muchos como “acomodaticio” y por otros como “sensato” para suavizar las tensiones. 

Joao Braz de Aviz, Sharon Holland, Agnes Mary Donovan

Pero lo cierto es que el informe final de la Congregación del Vaticano para los Institutos de Vida consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica sobre la visita apostólica del Vaticano a las religiosas estadounidenses, a primera vista es como una carta de amor a las hermanas estadounidenses, en un esfuerzo para suavizar las asperezas producidas por el propio estudio Vaticano.

Sin embargo se puede leer entre líneas que la deriva herética de la mayoría de las monjas estadounidenses continúa.

UNA LECTURA CUIDADOSA

Una lectura cuidadosa del informe revela que, mientras se ignoran algunos problemas, hubo un esfuerzo por señalar que ciertas áreas de la vida religiosa entre las hermanas necesitan mejorar. Así que el informe no va a satisfacer a aquellos que esperaban la visita sería enterrada y olvidada; ni va a satisfacer a aquellos que esperaban un mandato de reforma radical.

El informe reconoce inmediatamente que la visita se inició porque la vida religiosa en este país “está experimentando tiempos difíciles” y “la existencia” de algunos institutos está amenazada. Este reconocimiento parece ser un guiño al cardenal Franc Rodé, quien inició la visita en 2008, pero se retiró antes de que se concluyera.

TIEMPOS DIFÍCILES

Lo que está muy claro es el hecho de que las religiosas están desapareciendo a un ritmo alarmante, y el informe señala que la edad media de las hermanas es de 70 años. 

Las monjas en Estados Unidos cayeron un 75 por ciento. En los años sesenta eran aproximadamente 200.000, y cayeron hoy a 49 mil. 

Hace 50 años cerca de 200 mil monjas trabajaban en el campo de la educación y social en los Estados Unidos pero ahora su presencia ya no es tan importante como en el pasado.

Mother Patricia Mary

Pareciera que una de las principales razones de la reducción en el número de los religiosos es la posibilidad de las mujeres de servir a la Iglesia como seculares, de acuerdo con la decisión del Concilio Vaticano II. Al mismo tiempo que el aumento de las oportunidades profesionales para las mujeres, lo que ha disminuido las entradas en el convento. 

Pero también los números se han precipitado desde los años sesenta porque muchas órdenes religiosas femeninas han retirado de la vida pública, de las escuelas y hospitales que tradicionalmente siempre habían servido, y se volvieron invisibles para la mayoría de los laicos. Además, entre 1970 y 1980 un gran número de monjas dejó la vida religiosa ya sea por el modelo liberal introducido o debido a un modelo que no se considera suficientemente progresista la vida religiosa.

LUEGO DE SEIS AÑOS DE INVESTIGACIÓN

Después de seis años de investigación, la visita apostólica de 341 institutos religiosos femeninos “sin precedentes” ha quedado terminada de una manera positiva.

El juicio de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica lo dio a conocer en rueda de prensa en el Vaticano, el cardenal Prefecto João Braz de Aviz, el secretario del departamento Mons. José Rodríguez Carballo y la visitante Madre Mary Clare Millea.

Esto comenzó en 2008, el entonces prefecto, el cardenal esloveno  Franc Rodé había dado instrucciones a la visita porque de Estados Unidos habían llegado a Roma preocupantes señales acerca de ciertas tendencias en instituciones de locales de mujeres.

Rodé explicó a Radio Vaticano que

“en cierto sentido, se puede decir que una cierta mentalidad secularista se ha extendido en estas familias religiosas, tal vez incluso un cierto espíritu feminista.” 

Por otra parte, el cardenal afirmó, que había una necesidad de investigar la dramática disminución de las vocaciones en las últimas décadas en América del Norte.

momjas lcwr - copia

“Bajo la influencia del Concilio Vaticano II, las religiosas han negado la penitencia y el ascetismo como cosas del pasado, se sentían incómodas en hábitos y han hecho de la inestabilidad social y política el centro de su apostolado”, añadió.

Pero en Roma las cosas cambiaron: Rodé fue retirado y en su lugar llegó el menos “hostil” Braz de Aviz, focolarino brasileño, desde luego no en línea con la posición inflexible de su predecesor.

CAMBIO DE TONO

El Informe de la Congregación comienza alabando las religiosas por su “valentía”, estar a la vanguardia de la misión evangelizadora de la Iglesia y “atender desinteresadamente las necesidades espirituales, morales, educativas, físicas y sociales de un sinnúmero de personas, especialmente los pobres y marginados”.

Toma nota de su legado en la creación de la “gran mayoría de los sistemas de atención de salud católicas” en los Estados Unidos y cómo las religiosas han tratado de “responder con mayor eficacia a las necesidades actuales” en un espíritu de “fidelidad creativa a sus carismas”. Es más, señala cómo las mujeres religiosas “suelen participar en el ministerio de voluntariado más allá de la edad normal de jubilación”.

El cambio de tono fue en parte el resultado del estilo de diálogo del que fueron instruidos los que realizaron las visitas in situ, y en parte porque las hermanas decidieron compartir sus décadas de discernimiento y la lucha con los visitantes; aunque hay que aclarar que algunos institutos no aceptaron la visita.

La Madre Mary Clare Millea, superiora general de los Apóstoles del Sagrado Corazón de Jesús y visitadora apostólica nombrada por el Vaticano, dijo a Catholic News Service que el cambio más grande que vio fue en la percepción pública de la visita.

“El sorpresivo anuncio (de la visita) captó la gente con la guardia baja y los hizo pensar que estaban vigiladas“, dijo.

Pero el cambio en el liderazgo de la Congregación vaticana que supervisa la visita contribuyó al nuevo tono porque el Cardenal Joao Braz de Aviz y su equipo decidieron que su principal acercamiento a las órdenes religiosas era pasar tiempo con ellas, visitándolas y no llevar a cabo investigaciones excepto por razones muy graves.

“Estamos poniendo más el acento en ir a ellas, no para identificar errores o juzgar situaciones, sino para escuchar sus sufrimientos, ver las dificultades, escuchar lo que está pasando”, dijo el cardenal.

La congregación quiere “más del clima de una familia – no estoy diciendo que esto no existía antes – pero estamos enfatizándolo más.”

papa francisco y representantes de  International Union of Superiors General - copia

EL INFORME FINAL CONTIENE OBSERVACIONES NO ACUSACIONES

En lugar de dar las instrucciones a las mujeres, se hicieron sugerencias – en su mayoría animándoles a continuar el discernimiento acerca de su identidad, la promoción vocacional y la formación, la fidelidad a Cristo y a la Iglesia, la vida comunitaria y la cooperación con la iglesia en general, incluyendo a los obispos locales.

El Vaticano también ha puesto de relieve los desafíos que enfrentan, incluyendo el cuidado de hermanas viejas, las limitaciones financieras y la necesidad de “revitalizar los institutos en la fidelidad a Cristo”.

La Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica también hizo hincapié en la importancia de la vida comunitaria e insta a las religiosas consagradas a “una profunda reflexión” sobre su experiencia vivida en la comunidad y la “valentía” de tomar medidas para fortalecer sus comunidades y convertirse en “señales más convincentes de la comunión en Cristo.”

Un área clave en la vida de la vida religiosa hoy es el cuidado de los miembros de la tercera edad. El informe dice que la “gran mayoría” de las hermanas hablaron del cuidado de sus miembros mayores, de  las hermanas ancianas y enfermas. La Madre Mary Clare dijo que estaba “impresionada” por la forma en que las religiosas cuidaban de sus hermanas mayores, llevándolo a cabo con “gran dignidad.”

Pero el cardenal Braz de Aviz también reconoció el deseo de “un mayor reconocimiento y apoyo” a las religiosas por parte de los pastores y viceversa.

La congregación señaló que algunos institutos se negaron a colaborar plenamente en el régimen de visitas, lo cual fue una “decepción dolorosa para nosotros”, e instó a un “diálogo respetuoso y fructífero“. El Año de la Vida Consagrada es una “oportunidad de gracia” para fomentar “el perdón y la reconciliación”, y para “transformar la incertidumbre y vacilación en la confianza de colaboración”.

En los hallazgos empíricos, la congregación dijo que “existen grandes variaciones”, no sólo con respecto a “carisma, misión, tradiciones espirituales, y la vida comunitaria”, sino también en términos de tamaño, la geografía y las obras en las que participan.

Añade que las candidatas de hoy para la vida religiosa “tienden a ser mayores, más educadas y culturalmente diversas”, y a menudo tienen “amplias experiencias profesionales.”

La congregación ha instado a las religiosas a orar fervientemente por las nuevas vocaciones y evaluar sus programas de formación, asegurando que proporcionan “preparación humana, cultural, espiritual y teológica pastoral sólida”

LAS SOLICITUDES ESPECÍFICAS

El informe hizo algunas peticiones específicas que dan una idea de algunas de las “preocupaciones” que se encontraron durante la visita.

Han tomado nota de que las candidatas a la vida religiosa carecen de buena formación teológica y espiritual, y el informe pide a las órdenes religiosas ofrecer programas de formación de sólidos.

El informe dijo que ha escrito guías para las prácticas espirituales y litúrgicas sólidas, pero dio a entender que esas directrices no siempre se cumplen y pidió a cada grupo evaluar su propia práctica de oración litúrgica y comunitaria.

Religiosas liturgia de las horas

El informe reconoce que algunas hermanas no viven en comunidad por diversas razones e instó a las órdenes a “fortalecer sus comunidades, para que pudieran ser signos cada vez más convincentes de la comunión en Cristo.”

La referencia al romance algunas hermanas con la “Nueva Cosmología” se hizo en una sección titulada “Llamados a una vida centrada en Cristo.”

El informe dijo:

“Debe ser tomada la precaución de no desplazar a Cristo del centro de la creación y de nuestra fe” y exhortó a las órdenes religiosas a estar seguras de que sus prácticas espirituales y ministerios están “en armonía con la doctrina católica acerca de Dios, la creación, la Encarnación y la Redención”.     

NO CONFUNDIR, HAY DOS INVESTIGACIONES EN MARCHA

Este informe del que hablamos no tiene ningún efecto sobre la investigación en curso de la Conferencia de Liderazgo, que es una organización que representa alrededor del 80 por ciento de las monjas y mujeres religiosas estadounidenses, que permanece bajo una especie de sindicatura eclesial a partir de una investigación del Vaticano para examinar las prácticas espirituales y comunitarios del grupo.

Un informe publicado en 2012 acusó a ese grupo de la promoción de “temas feministas radicales”.

El Vaticano había puesto en marcha dos investigaciones más o menos al mismo tiempo. La primera, anunciada en enero de 2009, que fue una visita apostólica dirigida a todas las religiosas de América. Esta fue dirigida por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, que había pedido una evaluación de la calidad de vida de las religiosas de EE.UU., y cuyo informe final es el del 16 de diciembre.

La segunda intervención fue realizada por la Congregación para la Doctrina de la Fe y se hizo público en abril de 2009 con el objetivo de evaluar los términos doctrinales de la LCWR (Leadership Conference of Women Religious) a causa de los errores doctrinales de sus portavoces, programas y posiciones. 

unos-on-the-bus

La LCWR es una de las dos Conferencias de superioras religiosas estadounidenses. Porque no hay que olvidar que también existe el CMSWR (Council of Major Superiors of Women Religious). Las madres y los miembros más progresistas pertenecen a la LCWR. La LCWR nuclea a 40 mil de las 50 monjas del país.

La verdadera preocupación para Roma era (y sigue siendo) esta otra encuesta, en manos de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

LOS ERRORES QUE PRECIPITARON LA CAÍDA

La Congregación para la Doctrina de la Fe ya había advertido a la LCWR en 2001 pidiendo que corrigieran algunos errores. Pero las correcciones no fueron hechas: por esta razón la Iglesia en 2008 inició una investigación doctrinal. Cuatro años más tarde, en abril de 2012, se emitió una orden de la reforma aún en curso.

Este mandato de reforma de 2012 menciona errores como la pérdida de la fe basada en la persona de Cristo, la utopía de un cristianismo utilizado como una respuesta política a los problemas sociales, la negación de la Trinidad, y también problemas relacionados con la enseñanza sobre el aborto, la sexualidad, la eutanasia. 

El principal error de la LCWR es la falta de una sólida formación doctrinal y la falta de reparación de los errores que se produjeron.

Entre 1960 y 1970 (como consecuencia del Concilio Vaticano II) las congregaciones fueron en gran medida influenciadas por el movimiento feminista, que desafió la autoridad y critica el liderazgo masculino en todas las áreas, incluyendo la Iglesia Católica.

Así, muchas de las religiosas abandonaron su perfil apostólico de entonces, la educación y la atención de salud, reemplazándolo con el trabajo relacionado con el ideal de la justicia social.

monjas orando - copia

El resultado fue que muchas de las instituciones regidas por las monjas, como escuelas y hospitales, de hecho, cerraron por falta de religiosas. En lugar permanecieron abiertos los dirigidos por hombres y mujeres laicos que introdujeron ideales seculares, en sustitución de otras religiosas.

Por último, las hermanas comenzaron a vivir fuera de la comunidad, abandonando su tradicional estilo de vida. Y ahora muchas de las órdenes consagradas en los Estados Unidos son en su mayoría institutos seculares.

Sin embargo las jóvenes que piensan que la vida religiosa quieren una vida completamente diferente del deseo mundano y ser fiel a la enseñanza de la Iglesia y la autoridad. Ellas no se sienten atraídas por una forma de vida que pueden encontrar en cualquier lugar.

Algunas de las órdenes religiosas que están atrayendo nuevas vocaciones, son las que siguen el modelo tradicional de la oración y la vida en comunidad, la adhesión a la enseñanza y la doctrina, el respeto a la autoridad, un apostolado ejercido en nombre de la Iglesia, y llevan el hábito religioso. Estas órdenes tienen el mayor número de vocaciones jóvenes.

De hecho, si los miembros de la LCWR tienen en promedio 70 años de edad, aproximadamente las 10.000 consagradas del Council of Major Superiors of Women Religious, el CMSWR, tienen en promedio 53 años. Por lo tanto podemos decir que hay un futuro para la vida religiosa en el país, pero sólo con el modelo tradicional.

Probablemente no al nivel de 200.000 hermanas presentes en los primeros años sesenta, porque la sociedad ha cambiado dramáticamente desde entonces, pero la experiencia demuestra que muchas mujeres siguen siendo llamadas a la vida consagrada.

Fuentes:

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: