La mejor forma de vencer al enemigo es estar prevenidos de sus camuflajes.

Una de las estrategias más comunes que usa el demonio  es tratar de pasar desapercibido.

Llegando incluso a convencer a líderes cristianos que él es sólo un recurso literario.

Como el modernista General de los Jesuitas ha dicho que “Hemos hecho figuras simbólicas, como el diablo, para expresar el mal”.

diablo-empujando-un-dibujo

Los exorcistas dicen que el arma que usa más comúnmente el maligno sobre los seres humanos es la tentación.
.
Una tentación en que ha caído el Padre Sosa Abascal es interpretar al mal según el espíritu de la época y no según lo que Jesucristo nos dijo en la Biblia.

¿De qué forma nos tienta el demonio?

¿Qué hace para que no nos demos cuenta que nos está manipulando?

Para responder a estas preguntas y defendernos, necesitamos saber que tácticas utiliza en su gran estrategia de tentación.

Porque uno de los elementos clave en cualquier desafío es entender las tácticas de tu oponente y reconocer las sutilezas o los movimientos a los que puede recurrir en su estrategia. 

Para ello vamos a seguir el libro del P. Louis Cameli, The Devil You Do not Know, porque es de gran ayuda para este asunto.

Pero primero hablemos de la tentación modernista del Superior de los Jesuitas, que ha consternado a la mayoría de los católicos.

Superior de los Jesuitas, Padre Sosa Abascal

 

SÍ, EL DEMONIO EXISTE, SEÑOR GENERAL DE LOS JESUITAS

En una entrevista con el diario español El Mundo, el P. Arturo Sosa Abascal, General de los Jesuitas, el llamado históricamente “Papa Negro” dijo que

“Hemos hecho figuras simbólicas, como el diablo, para expresar el mal”.
.
“Los condicionamientos sociales también representan esa figura, ya que hay gente que actúa así porque está en un entorno donde es muy difícil hacer lo contrario”.

Es difícil de interpretar sus palabras de una manera ortodoxa: que parecen contradecir el Catecismo de la Iglesia Católica.

Así como las Sagradas Escrituras donde Jesús mismo habla de Satanás como un ángel caído, más que como una construcción literaria.

Lo más sorprendente es que estos dichos provienen de la cabeza de los jesuitas y además está muy cerca del Papa.

Hay varias referencias a Satanás en la Biblia, que hacen que sea muy claro que el Nuestro Señor Jesús ve a satanás como un adversario activo y astuto, que trata de socavar la salvación de la humanidad a cada paso.

El Padre Sosa Abascal parece haber olvidado, como Nuestro Señor le dijo a Pedro, que satanás desea a zarandearlo como al trigo (Lc 22:31).

En declaraciones a ACI Prensa el exorcista de Padua, P. Babolín recordó varios lugares en los documentos y las declaraciones de la Iglesia que muestran la verdadera existencia del diablo.

Fr. Babolin dice que los fieles deben ver la declaración del IV Concilio Ecuménico Lateranense, las afirmaciones de Pablo VI y lo que se registra en el Catecismo como tres puntos irrefutables acerca de la existencia del diablo.

El P. Sosa Abascal, lamentablemente, no es nuevo en sembrar la duda sobre la credibilidad de la Escritura.

Anteriormente el General de los Jesuístas, dijo que las palabras de Jesús deben ser contextualizadas, porque los evangelistas no tenían con ellos un grabador y llama a discernir lo que realmente dijo Jesús.

Los evangelistas no tenían una grabadora consigo, pero eso no quiere decir que las Escrituras no sean una fuente auténtica de la enseñanza de Cristo.

El argumento modernista es que los distintos puntos de la revelación de Jesucristo, no significan lo que la Iglesia ha declarado históricamente.

Porque siempre percibimos la realidad divina a través de la lente de nuestra propia cultura humana.

Dicen que en cada época el Espíritu Santo nos guía a una nueva interpretación de las palabras de Cristo.

Que nos permite captar y expresar la doctrina cristiana y la moral de acuerdo con nuestros propios valores culturales.

Para el modernista, la clave para entender la auto-revelación de Dios no es la Escritura, la Tradición o el Magisterio de la Iglesia, sino el espíritu de la época.

Es difícil imaginar una ideología más conveniente para cualquier persona que prefiera “ir con la corriente” en lugar de nadar contra la corriente de este mundo, como lo hizo Nuestro Señor.

Y como es de esperar, el Modernismo tiene el efecto de convertir en buenos los males de la cultura humana actual.

No es de extrañar que el Papa San Pío X llamara al Modernismo “la síntesis de todas las herejías”. Ver aquí sobre teología del modernismo.

Ahora hablemos de las 5 tácticas del demonio.

un angel y un demonio

 

1 – ENGAÑO

Jesús dice

“Desde el comienzo él fue homicida y no tiene nada que ver con la verdad, porque no hay verdad en él.

Cuando miente, habla conforme a lo que es, porque es mentiroso y padre de la mentira” (Juan 8:44).

El diablo nos engaña con muchas promesas falsas y vacías.
.
La mayoría de ellas están relacionadas con la mentira de que vamos a ser más felices y más plenos si pecamos o negamos aspectos de la verdad. 

Sean cual sean los deleites temporales que vienen con el pecado, en realidad son de paso.

Con el tiempo viene un gran y acumulativo sufrimiento con casi toda actividad pecaminosa. 

Sin embargo, a pesar de esta experiencia, los seres humanos seguimos muy crédulos, parecemos amar las promesas vacías y poner todo tipo de falsas esperanzas de ellas.

El diablo nos engaña al sugerir todo tipo de complejidades, sobre todo en nuestro pensamiento.

Y así pretende confundirnos y ocultar la verdad fundamental de nuestra acción.

Nuestras mentes no son muy astutas y les encanta disfrutar de la complejidad como una forma de evitar la verdad y poner excusas.

Así que, en connivencia con el diablo, nos entretenemos en complicaciones interminables preguntando “¿Pero qué si hago esto…? y ¿Qué hay de esto otro….?”

Junto con el diablo, proyectamos todo tipo de posibles dificultades, excepciones, o posibles historias lacrimógenas para evitar insistir en que nosotros u otros nos portamos bien y vivimos conforme a la verdad.

El diablo también busca engañarnos con la “lexicografía”.
.
Y así el desmembramiento y asesinato de un niño a través del aborto se convierte en “libertad reproductiva” o “elección”.
.
La sodomía es llamada “gay” (una palabra que se usa para significar “feliz”). 

A nuestra fe luminosa y antigua sabiduría le llama “oscuridad” e ” ignorancia.” A la fornicación le llama “cohabitación”.

Y a la redefinición del matrimonio, que se ha conocido por más de 5000 años, se le etiqueta “libertad de matrimonio o amor libre”.

Y así, a través de exageraciones y el etiquetado rotundamente falso, el diablo nos engaña, y nosotros con demasiada facilidad llamamos bueno, o que “no es gran cosa”, a lo que Dios llama pecado.

El diablo nos engaña a través de la gran cantidad de información.

Información no es lo mismo que verdad, y los datos se pueden montar muy hábilmente para llegar a conclusiones engañosas.

Además, ciertos hechos y cifras se pueden destacar, en la exclusión de otros.

Y por lo tanto la información o los datos, incluso lo que son ciertos en sí mismos, se convierten en una forma de engaño.

Los medios de comunicación y otras fuentes de información, a veces ejercen su poder más grande con lo que ellos no informan y ocultan. 

Y esto también es una manera de que el diablo trae decepciones sobre nosotros.

Haremos bien en evaluar cuidadosamente  las muchas formas en que satanás pretende engañarnos.

No creas todo lo que piensas o escucha. 

Si bien no debemos ser cínicos, debemos ser sobrios, y tratar de verificar lo que vemos y oímos, y cuadrarlo con la verdad revelada de Dios.

tentacion manzana

 

2 – DIVISIÓN

Una de las oraciones finales de Jesús para nosotros fue que seríamos uno (“Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno” Juan 17:22).

El oró esto en la última cena justo antes de a sufrir y morir por nosotros.

Como tal, pone de relieve que un aspecto principal de su obra en la cruz que es la de superar las divisiones intensificadas por satanás.

Algunos argumentan que la raíz griega de la palabra “diabólico” (diabolein) significa cortar, rasgar, o dividir.

Jesús ora y trabaja para reunificar lo que divide el diablo.

El trabajo de división del diablo comienza dentro de cada uno de nosotros a medida que experimentamos muchas tendencias contrarias, algunas nobles, creativas, y edificantes, otras malas, de pecado, y destructivas.

Muy a menudo, luchamos dentro y nos sentimos desgarrados, como Pablo describe en Romanos capítulo 7:  No hago el bien que quiero hacer,…, y cuando trato de hacer el bien, el mal está a la mano.

Esta es la obra del diablo, para dividirnos por dentro. 

Y como San Pablo expone en Romanos 8, la obra del Señor es establecer en nosotros la unidad de alma y cuerpo, de acuerdo con la unidad de su verdad.

Y por supuesto el ataque del diablo en contra de nuestra unidad interna, se derrama en muchas divisiones entre nosotros externamente. 

Hay muchas cosas que ayudan a impulsar esta división, y el diablo seguramente se nutre de todos ellas: la ira, las heridas del pasado, resentimientos, temores, malentendidos, la codicia, el orgullo y la arrogancia.
.
También existe la impaciencia que desarrollamos muy fácilmente con respecto a los que amamos, y la noción errónea de que de alguna manera, deben buscarse otras personas más perfectas y deseables.
.
Y así muchos abandonan sus matrimonios, familia, iglesias y comunidades, siempre en busca de la meta difícil de encontrar, de personas y situaciones mejores y más perfectas.

El diablo tiene un día de campo tocando toda una plétora de unidades pecaminosas dentro de nosotros, pero su objetivo es siempre dividirnos dentro de nosotros mismos y entre nosotros mismos.

Hacemos bien en reconocer que, sea cual sea nuestra lucha con los demás, todos compartimos un enemigo común que busca dividirnos y destruirnos.

Como San Pablo escribe:

“Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio” (Efesios 6:12).

diablo y santo tentacion

 

3 – DESVIACIÓN

Para desviarnos, el proceso será alejarnos de lo que es nuestro principal objetivo o tarea.
.
Y para todos nosotros, el foco más importante es Dios y las cosas buenas que nos esperan en el cielo. 

Nuestro camino es hacia el cielo, transitar el camino de la fe y la obediencia a la verdad, el amor a Dios y el amor al prójimo.

Y así el diablo hace todo lo que puede para desviarnos, es decir, nos aparta de nuestro único y verdadero objetivo.

Por ejemplo lo hará a través de que seamos absorbidos en las cosas pasajeras del mundo.

Muchos afirman que están tan ocupados que no tienen tiempo para orar, o ir a la iglesia, o buscar otras formas de alimento espiritual.

Llegan a ser absorbidos por las cosas del mundo que pasa, y pasan por alto la realidad duradera.

Las ansiedades y temores también nos causan muchas distracciones.

Y por esto, el diablo nos hace fijarnos en los temores acerca de las cosas que pasan, y por lo tanto no tener el temor adecuado del juicio que nos espera.

Jesús dice

“No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Teman más bien a aquel que puede arrojar el alma y el cuerpo a la Gehena (infierno)” (Mateo 10:28).

En otras palabras, debemos tener una santa reverencia y un santo temor dirigido hacia el Señor, y de esta manera, muchos de nuestros miedos se verán en una mejor perspectiva, o se irán por completo.

Pero en este asunto del temor, el diablo dice todo lo contrario: debemos temer 10,000 cosas que pueden afligirnos en esta tierra de paso y no pensar en absoluto de la única cosa más importante que nos espera, nuestro juicio.

En el corazón de toda la desviación está que el diablo nos quiere centrados en cosas menores.
.
Para evitar que nos centremos en las cosas más grandes, tales como las decisiones morales y la dirección general de nuestra vida.

Una vez más, tenemos que aprender a concentrarnos en lo más importante, y con decisión negarnos a ser desviados a cosas menores.

tentaciones

 

4 – DESALIENTO

Como seres humanos, y, desde luego, como cristianos, debemos tener altas aspiraciones.

Esto es bueno. Pero como en todas las cosas buenas, satanás menudo busca envenenar lo que es bueno.

Pero al tener altas aspiraciones, también es cierto que a veces nos falta la humildad de reconocer que hay que hacer un viaje a lo que es bueno, y lo mejor.

Demasiado fácilmente entonces, satanás nos tienta con la impaciencia hacia nosotros mismos o hacia otros.
.
Y, en nuestras aspiraciones, nos hace que esperemos un tiempo irrazonablemente rápido, y viene falta de caridad hacia nosotros mismos o hacia otros.

Algunos desarrollan desaliento con ellos mismos o los demás y se dan por vencidos en la búsqueda de la santidad.

Otros se dan por vencidos en la iglesia debido a las imperfecciones que se encuentran allí.

El diablo también nos desalienta, porque las aspiraciones son generalmente abiertas.

El hecho es que siempre hay margen de mejora, y siempre podemos hacer más.

Pero aquí el diablo entra, y como siempre podemos hacer más, también es posible que nos lleve a pensar que nunca hemos hecho lo suficiente.

Y así el diablo nos desalienta, sembrando pensamientos de demandas poco razonables dentro de nosotros, en cuanto a lo que podemos o debemos hacer en el día a día.

El diablo también nos desalienta a través de cosas simples como la fatiga, los fracasos personales que todos experimentamos, los reveses.

Y otros obstáculos que son comunes a nuestra condición humana, y comunes en un mundo caído, con recursos limitados.

En todos estos aspectos a diablo busca desalentarnos,  para hacernos, en algún nivel, renunciar.

Sólo un sentido de humildad desarrollado adecuadamente puede ayudar a salvarnos de estas obras de desaliento de satanás.

Pero el hecho es, que la humildad, que es la reverencia por la verdad acerca de nosotros mismos, nos enseña que crece y se desarrolla lentamente y por etapas.

Y lo que hacemos, de hecho, tiene los contratiempos de vivir en un mundo que es duro y está lejos de ser perfecto.

Reconocer estas cosas y ser humildes, nos ayuda a inclinarnos más hacia el Señor, y a la confianza en su ayuda providencial, que crecerá en nosotros de forma incremental.

amigos con el demonio

 

5 – FALTA DE INTERÉS EN LA LUCHA

Al igual que el VIH debilita el sistema inmunitario de la víctima para protegerse de las infecciones, el tipo espiritual de VIH disminuye el instinto de un guerrero y su capacidad de participar en las batallas espirituales.
.
Su instinto de soldado ha sido comprometido.

El soldado con VIH espiritual se vuelve desinteresado en y aburrido de la lucha espiritual.

Él no sabe que está enfermo.

Este virus crea para él una vida de desapego y de indiferencia, no sólo para la lucha, sino también para el resultado de la lucha.

Siente que no hay nada en juego para él en esta lucha o cree que lo que está en juego es demasiado pequeño para despertar su interés.

Nada mas lejos de la verdad.

Uno de los principales aspectos de la misión de Jesús fue destruir las obras del diablo (1 Juan 3: 8).

Esto incluye la eliminación de las anteojeras de la mente de las personas para que puedan responder positivamente a la llamada de Dios para amarle y servirle.

Jesús siempre estuvo ocupado en la guerra espiritual y las apuestas no han cambiado.

Es cierto que la lucha no es agradable. Sin embargo, la Escritura es clara de que estamos para pelear la buena batalla de la fe (1 Tim. 6:12).

La Biblia posiciona la guerra espiritual como una condición necesaria de la realidad que los cristianos deben adoptar con el fin de hacer retroceder a los poderes de la oscuridad.

Pero la lucha no es sólo una acción necesaria.

Es un acto de amor.

Las apuestas son demasiado altas para perder el interés.

Al participar en la lucha espiritual, te unes a Dios en las personas amantes en su reino; luchas porque amas.

Pero mientras que algunos creyentes enfermos no se interesan en la lucha, otras personas que viven con el VIH espiritual no creen en la lucha por completo.

El virus de alta indiferencia hace que sus almas comprometidas no vean o crean que hay una guerra espiritual que ocurre a su alrededor.

La ironía de este punto de vista es que muchas de estas víctimas espirituales VIH se aferran a la infalibilidad de la Biblia, que incluye enseñanzas tales como Efesios 6:13.

Para alguien que nunca ha luchado espiritualmente, este verso parece charla religiosa.

Tiene poco o ningún significado para la población civil.

Solamente los guerreros comprenden el lenguaje guerrero.

Cuando el VIH ataca a un alma espiritual, el guerrero enfermo – especialmente uno con poca o ninguna experiencia en la guerra espiritual -, a menudo llega a la conclusión, “Estoy teniendo una temporada de mala suerte.”

Él no pone juntas las dos cosas el impacto del mundo de los espíritus y el del mundo natural.

Una vista parcial de la vida, mantiene al soldado enfermo como un ser ajeno.

Jesús enseñó claramente que satanás y los espíritus malignos no son términos metafóricos que representan el mal.

Ellos son seres reales que tienen la capacidad y el poder para involucrarse directamente en los asuntos de los seres humanos.

Si se mantiene una falta de fe en la lucha, también se está diciendo, entonces, que Jesús tuvo una crisis nerviosa en el desierto durante sus 40 días de ayuno.

Más bien lo contrario. Jesús no estaba teniendo una crisis emocional, estaba tratando con el temido enemigo: Satanás.

La falta de fe en la lucha es una falta de fe en la experiencia de Jesús en el desierto.

Algunos creyentes no han aprendido que esta batalla dura toda la vida. Se inicia cuando nacemos y termina cuando morimos.

La batalla termina cuando se abren las puertas del cielo para nosotros, o por lo menos las del purgatorio.

Hasta entonces, tenemos que encontrar maneras de mantenernos vigilantes y comprometidos sin llegar a estar abrumados o fuera de servicio por el desánimo en la duración de la guerra.

Una vida equilibrada debe permitir el tiempo y la atención adecuada que ha de darse a las relaciones, carreras, a la atención mental y física de nuestros cuerpos, además de nuestro desarrollo espiritual.

Una vida espiritual equilibrada debe incluir dar atención a la Escritura, la oración, la comunión con Dios y la comunión con otros creyentes.

Pasar tiempo tanto privado como públicamente en oración y en la Palabra.

Cuando uno pasa tiempo en oración, su pasión por Cristo se profundiza mientras y adquiere respuestas para los desafíos de la vida.

Una vida espiritual saludable no puede ocurrir de forma aislada. Necesitamos comunión y pasar el rato con otros creyentes.

Estas interacciones sociales crean un agudo sentido de comunidad.

Estas prácticas son lo que hicieron que la iglesia haya sido tan exitosa evangelísticamente y en su desarrollo personal (Hechos 2:42).

Comprometerse con esta práctica te protegerá de contraer el VIH espiritual.

Pero el estado de alerta constante de un guerrero no requiere una descarga de adrenalina sostenida.

La vida cristiana no es una carrera de 100 metros; es un maratón.

Nuestro ritmo determina la forma en que terminaremos.

He aquí pues cinco tácticas comunes del diablo.

Aprendamos a reconocerlas y nombrarlas. De esta manera empezaremos a ganar autoridad sobre ellas.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: