Seguramente hay cosas en el pasado que te gustaría cambiar. Probablemente a todos les gustaría. 

Cosas que le hemos dicho a alguien que amamos que nunca deberíamos haber dicho.

Cosas que hicimos y que hasta el día de hoy nos horrorizan.

Cosas que debíamos haber hecho, pero no hicimos.

O cosas que les pasaron a otros y nos cambiaron la vida. 

O cosas que nos dijeron otros, que nos marcaron permanentemente.

Muchas veces decimos, ¡si en aquel momento hubiera pasado tal cosa, en lugar de lo que pasó, todo sería diferente hoy!

Y entonces nos cerramos y decimos ¡no hay nada que hacer, ya sucedió!

Pero no es así.

Podemos cambiar cosas del pasado.

Aquí hablaremos sobre cómo puedes cambiar el pasado en sí mismo, y te daremos tres métodos concretos.

Nuestra experiencia con el tiempo es que va del pasado al presente y de ahí al futuro, pero solo el pasado puede afectar nuestro presente y también de hecho el futuro. 

Y en la medida que el pasado nos afecta, siempre ha sido una ambición humana conocer lo que realmente sucedió en el pasado.

Porque muchas veces interpretamos mal lo que sucedió o tenemos una narración incorrecta de lo que pasó.

Y hay una historia, que nadie sabe si es cierta o no, que el Padre Pellegrino Ernetti, un monje benedictino, ayudó a crear una máquina del tiempo llamada Cronovisor, que sería un dispositivo que le da al usuario la capacidad de ver a través del tiempo. 

Y que utilizó para observar pasajes bíblicos.

Dijo que 12 científicos, incluido el famoso físico Enrico Fermi y el padre de la bomba atómica Wernher von Braun, lo ayudaron a construir.

Ernetti dijo que funcionaba como una televisión, captando ecos de días pasados que habían estado flotando en el espacio.

Alegó que había visto la fundación del Imperio Romano, la destrucción de Sodoma y Gomorra, la crucifixión de Jesucristo.

Y mantuvo hasta su muerte en 1994, que la máquina había sido escondida por el Vaticano, para evitar que cayera en las manos equivocadas. 

Es difícil de corroborar esta historia. Quizás alguno de ustedes tenga más información.

Pero el punto importante para cada uno de nosotros es si podemos cambiar cosas del pasado que nos duelen.

Porque muchas cosas de las que nos suceden hoy vienen de nuestro pasado, y nos están afectando negativamente.

Como cosas que sucedieron en nuestra familia.

Cosas que hicimos o dijimos nosotros de las que nos arrepentimos, o también que no hicimos o no dijimos, y deseamos poder volver atrás y cambiarlas.

¿Podemos cambiar hechos de nuestro pasado cada uno de nosotros?

La respuesta es sí.

Y hay tres formas de hacerlo.  

Como vamos a mencionar varias cosas quizás no familiares para ti, por favor pon mucha atención, vuelve a ver este video y a leer su texto que puedes encontrar en un link en la descripción de este video.

La primera forma es orar por cosas que ya sucedieron para que tengan el final que deseamos.

Por ejemplo, te informan que se derrumbó un edificio en el que vivían familiares tuyos y dejó decenas de muertos y desaparecidos, y entonces pides a Dios para que tus familiares estén con vida.

El derrumbe ya ocurrió, en tiempos humanos estás pidiendo que tenga un final feliz para ti algo que ya ocurrió.

Orar por cosas del pasado que no sabemos como terminaron lo hacemos constantemente, y no es una ingenuidad.

Porque Dios vive fuera del tiempo y tiene ante su vista el presente, el pasado y el futuro en forma simultánea.

Cuando sucedió el derrumbe Él vio que en el futuro tú habías orado para que tu familiar estuviera con vida.

Y entonces tu petición puede ser tomada en cuenta por Él en el momento del derrumbe.

Es por eso que el Padre Pío decía que hoy él podía orar por la feliz muerte de su bisabuelo.

Porque para Dios el pasado no existe y el futuro no existe, todo es un presente eterno.

Entonces las oraciones del Padre Pío en el presente, podían conmover a Dios para que el bisabuelo del Padre Pío tenga una feliz muerte en el pasado.

Esto lo explicamos más en detalle en otro video. https://forosdelavirgen.org/orar-x-el-pasado/   

Una segunda forma de cambiar el pasado es lo que se llama sanación intergeneracional o sanación del árbol genealógico.

Hay situaciones en las cuales nuestras circunstancias están influenciadas por cosas del pasado.

Pero que no nos sucedieron a nosotros directamente, sino que vienen en una cadena desde nuestros antepasados.

Porque es fácilmente perceptible que familias enteras tienen problemas sistemáticos de división, depresión, alcoholismo, problemas financieros, divorcios, crímenes, enfermedades mentales, suicidios, etc.

Este método usa en parte el mismo principio de que pasado, presente y futuro están ante Dios en el mismo momento, porque Él es atemporal.

Y además esta sanación utiliza el criterio de los exorcistas de que demonios específicos están actuando en las familias. 

Entonces lo que se debe hacer son oraciones de liberación para sanar el linaje, y cortar esa cadena que viene de tus antepasados, para ti y para tu descendencia.

El exorcista Padre Chad Ripperger sostiene que los miembros de una familia se pasan entre sí espíritus familiares malignos.

Dice que satanás puede asignar un demonio a toda una familia, con demonios menores tentando a las diversas generaciones dentro de la familia.

Según sus investigaciones la duración normal de estas infecciones son cuatro o cinco generaciones, hasta que comienzan a diluirse, porque Dios envió una persona de esa familia para operar la limpieza.

También sostiene que hay demonios que atacan a una generación entera, como da el ejemplo del movimiento hippie en la década de 1960.

Habla de demonios que atacan a determinadas culturas, como por ejemplo a los aztecas, a quienes sedujo con el ocultismo y los sacrificios.

Demonios regionales, que atacan a una región entera con una determinada enfermedad de generación en generación.

Y sostiene que las corporaciones también tienen este tipo de demonios, lo mismo que las órdenes religiosas o diócesis, produciendo ciertos pecados sistemáticamente.

Sobre esto hemos realizado algunos videos.

Y una tercera forma de cambiar el pasado es cambiar su significado para nosotros y el impacto sobre nuestro futuro.

Por ejemplo, digamos que sientes que has herido los sentimientos de alguien. 

Puedes pensar en esto día y noche hasta que no puedas soportarlo más y tengas que buscar a esta persona para disculparte. 

Y cuando lo haces de repente descubres que la persona ni siquiera recuerda lo que sucedió.

Esto ya cambió tu pasado.

Y si te disculpamos y ellos se niegan a perdonarte, entonces la responsabilidad pasa de ti a ellos, porque has hecho todo lo posible.

Entonces esto también cambió tu pasado.

Por otro lado, no es fácil perdonarnos nuestros fracasos.

Si cometiste un error o sufriste una tragedia en el pasado, no puedes permitirte que la tragedia se repita en tu cabeza una y otra vez.

En su lugar, puedes hacer una o dos cosas, preferiblemente ambas.

Puedes trabajar activamente para corregir tu error en el futuro o puedes cambiar cómo te sientes acerca de lo que sucedió.

Y hay una fórmula que da muchos frutos.

Puedes invitar a Jesús a tu pasado. 

Puedes invitarlo a que te acompañe a esos lugares donde estás estancado, donde necesitas sanación, donde necesitas liberarte de tus dolores. 

Puedes invitarlo a repasar tus recuerdos, tus hábitos, tus antecedentes, tu genética, la basura familiar, las malas decisiones y todas las demás piezas de tu historia.

Y cuando Jesús está ahí en tu pasado, lo cambia. Él te cambia.

Esta no es una experiencia mística.

Es Dios recreándote, reconfigurándote, rehaciendo el impacto de tu pasado en tu presente y tu futuro. 

Puedes hacerlo yendo físicamente al lugar donde pasaron cosas dolorosas para ti o llevarlo mentalmente en tu memoria. 

Cualquiera que sea la parte de tu alma que necesite ayuda, ve allí con Jesús. 

Invita intencionalmente Su presencia a ese mismo lugar. 

Pídele, en voz alta, que vaya allí contigo. 

Dale algo de tiempo, no te apresures. Quédate un rato.

Y de repente tendrás que ir más de una vez hasta que la herida vaya cicatrizando.

Los hechos de un abandono, una muerte de un ser querido, una infancia disfuncional o cualquier otra cosa seguirán siendo los hechos, pero lo que esos hechos hacen y significan para ti cambiará. 

Jesús reelabora lo que sucedió en tu corazón y eso lo sentirás como un cambio en los hechos del pasado. 

Bueno, hasta aquí lo que te queríamos contar sobre las formas de cambiar el pasado que tenemos a nuestra disposición: orar por el suceso si no sabes su resultado aún, orar por sanación de tu árbol genealógico y pedirle a Jesús que te acompañe a caminar por tu pasado para que lo re signifique.

Son tres formas muy poderosas.

Y me gustaría preguntarte si piensas que hay partes de tu vida pasada que querrías cambiar.

MIRA ESTOS VIDEOS

LEE ESTOS ARTÍCULOS

https://forosdelavirgen.org/sanacion/

https://forosdelavirgen.org/los-problemas-que-causan-los-muertos-sin-duelo-y-las-culpas-generacionales-2013-02-13/

https://forosdelavirgen.org/como-contrarrestar-las-maldiciones-que-nos-hacen-14-10-24/

https://forosdelavirgen.org/orar-x-el-pasado/

https://forosdelavirgen.org/el-ministerio-de-sanacion/

One Comment

  • Al parecer las oraciones de sanación intergeneracional, aún rezadas con mucha fe y cumpliendo los «requisitos» que algunas tienen, no han sido efectivas para personas que las hacen, ¿cuál es la razón?