Cómo activar ese poder real que Jesucristo nos dejó.

Hay un poder sobrenatural que habita en nosotros desde que Jesucristo visitó la Tierra.

Él mismo nos lo dejó.

Es un poder real no una metáfora, no es un mero recurso retórico, sino algo que podemos activar para hacer uso de él.

Y es más, además de activarlo, lo podemos hacer crecer. 

De esto se habla poco, porque se ha venido extendiendo la tendencia a descreer de todo lo sobrenatural y a tratar a Jesucristo sólo como un profeta.

Pero lo cierto es que Jesucristo nos vino a traer ese poderoso instrumento, que nos acompaña durante toda la vida.

Este poder sobrenatural fue el que, por ejemplo, transformó a los miedosos apóstoles, que tuvieron temor de acompañar a Jesús en la crucifixión, en hombres de valor, que desafiaron al mundo y lo evangelizaron.

Aquí hablaremos sobre cuál es ese poder sobrenatural que habita en nosotros, para que nos sirve, cómo lo podemos activar y utilizar, y cómo desarrollar.

El Dios cristiano que nos reveló Jesucristo es una trinidad, lo que llamamos la Santísima Trinidad.

Está compuesto por tres personas: el Padre, el Hijo que es Jesucristo, y el Espíritu Santo.

El Espíritu Santo es omnisciente porque es Dios mismo, y nos guía hacia la verdad, que es la cualidad que sólo Dios posee.

Él mora dentro de nosotros desde que Jesús lo envió.

Y por lo tanto nuestros cuerpos son su templo.

¿O sea que el Espíritu Santo no existía en la Tierra antes que Jesucristo lo enviara en Pentecostés?

El Espíritu Santo existía en algunas personas elegidas por Dios antes de la nueva alianza, o sea antes de la venida de Jesucristo.

El Espíritu Santo actuaba en los profetas del Antiguo Testamento.

Pero en el Antiguo Testamento ya aparecían menciones de que el Espíritu Santo sería derramado sobre muchos en un futuro.

En el libro de Joel 2 dice Yahveh «derramaré mi Espíritu sobre toda carne y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas».

Y en Ezequiel 36 dice «y pondré dentro de vosotros Mi Espíritu».

Y antes de su asunción al cielo Jesucristo, anunció a los apóstoles que les mandaría el Espíritu Santo, como ayuda divina, como consolador y espíritu de verdad.

Momentos antes de su ascensión a los cielos, Jesucristo dijo a los apóstoles «recibirán la fuerza del Espíritu Santo cuando venga sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los extremos de la tierra» Hechos de los Apóstoles 1:8. 

Esto sucedería luego que Él partiera hacia el Padre.

Por eso les pide a los apóstoles que fueran a Jerusalén y esperaran la promesa de que serían bautizados con el Espíritu Santo.

Y unos días después, cuando estaban todos juntos orando en Jerusalén, como había indicado el Señor, vino un viento que llenó el cenáculo y se posaron lenguas de fuego sobre cada uno de ellos.

Todos se llenaron del Espíritu Santo y la comprobación de eso fue que comenzaron a hablar en otras lenguas.

Y a partir de ahí el reino anunciado por Jesucristo está disponible a todos los que creen en Él, morando en cada uno de nosotros.

De modo que el Espíritu Santo nos da un poder sobrenatural que podemos activar porque habita dentro nuestro.

Es el agente de cambio en la tierra, es Dios en acción en el mundo.

Fue el que dio poder sobrenatural a los discípulos para la evangelización del mundo.

Hizo que personas miedosas, que se escondieron cuando Jesús fue crucificado, se transformaran en personas con el coraje y la decisión necesarias, para predicar y desarrollar la Iglesia.

¿Y qué cualidades sobrenaturales nos da el Espíritu Santo a nosotros si lo invocamos?

Nos da cualidades sobrenaturales que llamamos carismas, pero también se las podemos pedir, o sea que podemos desarrollar el poder sobrenatural.

Según el padre Emiliano Tardiff, tan sólo en sus epístolas, San Pablo menciona un total de veinte, pero hay consenso que existen más carismas.

Algunos son carismas de sabiduría, de ciencia, de fe, de curaciones, de milagros, de profecía, de discernimiento de espíritus, de lenguas, etc.

Sería muy largo enumerarlos aquí, pero los puedes leer en un link que te dejo, https://forosdelavirgen.org/que-son-los-carismas/ 

Pero el Espíritu Santo da mucho más que carismas, da vida y fuerza a nuestro cuerpo.

En Romanos 8 dice San Pablo, que si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos, dará la vida a nuestros cuerpos mortales porque habita en nosotros.

O sea que la vida de resurrección está ya en el interior nuestro.

Pero necesitamos aprender cómo aprovechar ese poder para construir nuestra fe.

Si oramos en el Espíritu al inicio del día, aparecerá en nosotros el espíritu a borbotones durante todo el día.

Deberíamos llegar a que la oración al Espíritu llegue a ser tan natural, que nuestra respuesta automática en momentos de necesidad, sea elevar oraciones guiadas por el Espíritu.

Pero además el Espíritu Santo nos ayuda a orar cuando no sabemos cómo hacerlo.

Como dice San Pablo, el Espíritu Santo intercede por nosotros con gemidos inefables.

Porque podemos estar orando mal, y por eso es conveniente pedir el auxilio al Espíritu Santo.

Porque el Espíritu nos ayuda a orar en la perfecta voluntad de Dios.

El Espíritu Santo siempre sabe la perfecta voluntad del Padre y siempre hace que tus oraciones sean contestadas.

Si le pedimos algo según su voluntad, nos escucha. 

Y si sabemos que nos escucha cuanto le pedimos, entonces tenemos conseguido lo que hayamos pedido.

El Espíritu Santo también nos ayuda a resistir la tentación.

De modo que si estás luchando con una tentación de cualquier tipo, pide al Espíritu Santo que te ayude.

Pero una cualidad central del Espíritu Santo es que nos guía a toda la verdad.

Jesús mismo dijo a los apóstoles que a partir de cuando viniera el Espíritu Santo, los guiaría hasta la verdad completa.

Y esto es muy importante, en la medida que el engaño está aumentando desenfrenadamente en el mundo y dentro de la Iglesia.

Por eso tenemos que quedarnos unidos al Espíritu Santo y pedirle que haga lo que Jesús prometió, revelar la verdad.

Y relacionado con esto, el Espíritu Santo nos ayudará a encontrar las palabras adecuadas para decir en situaciones difíciles.

Jesús dijo a los apóstoles que cuando los llevaran a las sinagogas, ante los magistrados y las autoridades, no se preocuparan de cómo defenderse o qué decir, porque el Espíritu Santo les enseñaría en ese mismo momento lo que conviene decir.

Hay momentos en los que tenemos que participar en conversaciones cruciales y enfrentamientos difíciles, y el Espíritu Santo nos puede dar las palabras que decir si lo invocamos.

O sea que no tienes que entrar a imaginar que decir y elucubrar como se llevará a cabo la conversación.

Sólo tienes que orar y creer que Él te dará sabiduría y consejo en el momento.

Incluso si las circunstancias no te dan el tiempo para orar, Él puede ponerte las palabras en la boca en un instante.

¿Y cómo activar la acción del Espíritu Santo que habita en nosotros?

Adquiere el hábito de orar al Espíritu Santo con mayor frecuencia.

Especialmente antes de las decisiones y acciones importantes, debemos invocar la presencia poderosa del Espíritu Santo.

La transformación radical de los Apóstoles se produjo sólo después de que ellos hicieron una poderosa invocación en unión con la Santísima Virgen.

Y el resultado producido fue el viento y el descenso del Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego. 

Una breve oración que todos nosotros podemos recitar es,

«Ven Espíritu Santo, ven por medio de la poderosa intercesión del Corazón Inmaculado de María, Tu Amadísima Esposa, ven».

En la descripción de este video te dejo el link al artículo donde te direccionamos a oraciones al Espíritu Santo para pedir sus 7 dones, que son Sabiduría, Conocimiento, Entendimiento, Consejo, Fortaleza, Piedad y Temor de Dios y además a otras oraciones,  https://forosdelavirgen.org/oraciones-al-espiritu-santo-para-pedir-sus-7-dones/ y https://forosdelavirgen.org/ven-espiritu-santo/ 

Los Padres de la Iglesia hacen la analogía de los Dones del Espíritu Santo en relación con un barco de vela.

El barco es nuestra alma y las siete velas son los siete dones del Espíritu Santo. 

El poderoso viento es el aliento de Dios o sea el Espíritu Santo. 

La costa hacia la que el velero se dirige es nuestro hogar celestial. 

Las velas deben estar bien abiertas con el fin de atrapar el viento.

O sea que nuestras almas deben estar abiertas para captar las inspiraciones suaves, pero insistentes del Espíritu Santo.

Si se hace de manera constante vamos a llegar idefectiblemente a la costa, que es la vida eterna con Dios en el cielo.

El invocar a menudo al Espíritu Santo nos asegura el éxito en las situaciones de nuestra vida.

Nos da la seguridad de recibir en el alma más inspiraciones del Espíritu Santo y la fuerza para ponerlas en práctica.

Nos atrae sobre el alma auxilios espirituales, por una más íntima unión con Dios, mayor progreso en la oración y mayores consuelos.

Y produce en nosotros un aumento notable de todas nuestras devociones, especialmente a la Sagrada Eucaristía, al Corazón de Jesús y a la Santísima Virgen.

Finalmente, San Luis Grignon de Montfort afirmó que el Espíritu Santo se abalanza sobre las almas que aman a María.

Y destacó la presencia de María en la Santísima Trinidad: María es la Hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo y la Esposa del Espíritu Santo.

Bueno, hasta aquí lo que queríamos hablar sobre cuál es el poder sobrenatural que habita dentro nuestro, cómo activarlo y cómo lo podemos usar. 

Y me gustaría preguntarte si tu oras al Espíritu Santo y si has descubierto algún carisma sobrenatural en ti o si has pedido por alguno.

MIRA ESTOS VIDEOS

LEE ESTOS ARTÍCULOS

Las Formas en que podemos hacer Uso Intenso del Espíritu Santo https://forosdelavirgen.org/espiritu-santo/

Ven Espíritu Santo https://forosdelavirgen.org/ven-espiritu-santo/

Oraciones al Espíritu Santo para pedir sus 7 Dones https://forosdelavirgen.org/oraciones-al-espiritu-santo-para-pedir-sus-7-dones/

Que son los Carismas y Dones del Espíritu Santo https://forosdelavirgen.org/que-son-los-carismas/

One Comment