El Santo Rostro de Jesús ha aparecido en muchos lugares y épocas distintas, pintado, estampado, fotografiado.

Una de las más famosas es la imagen obtenida a partir de la Sábana Santa de Turín.

En la tradición católica, el Santo Rostro de Jesús se usa en actos de reparación por los ultrajes del mundo a Jesucristo.

la_sindone

Cuando el Venerable Papa Pío XII concedió que la fiesta de la Santa Faz de Jesús para observarse el martes de Carnaval, el día antes del Miércoles de Ceniza, cumplió el deseo de Nuestro Señor de que Su Santo Rostro se contemplara en reparación por nuestros pecados.

La historia y la tradición de venerar a su Santo Rostro comenzaron en el día de su crucifixión.

Y continúa a través de los siglos con la ayuda de los hombres y mujeres santos escogidos por Nuestro Señor y Nuestra Madre Santísima para propagar esta devoción.

Leer también:

 

LAS PRIMERAS MANIFESTACIONES DE LA VENERACIÓN AL ROSTRO DE JESÚS

La imagen de la Santa Faz se utiliza hoy como una devoción a Cristo basada especialmente en la Sábana Santa de Turín.

Los fieles asumen es la mortaja de Jesús, la cual es diferente de la imagen de Jesús en el velo de la Verónica que fue la primera utilizada en las devociones.

La imagen del Síndone es post- crucifixión, y la del Velo de la Verónica es antes de la crucifixión.
.
Ya que ha sido impresa cuando Santa Verónica encontró a Jesús en Jerusalén a lo largo de la Vía Dolorosa en el camino hacia el Calvario.

Pero a pesar de que la Sábana Santa de Turín ha sido exhibida públicamente por los católicos al menos desde el siglo XVI (y tal vez antes) la imagen de la Santa Faz es tan débil que no se puede ver claramente a simple vista y sólo se observó con el advenimiento de la fotografía.

Fue en 1898 que el fotógrafo italiano Secondo Pia fue sorprendido por el negativo de la imagen en su cuarto oscuro cuando tomó la primera fotografía de la Sábana Santa.

Secondo Pia había recibido la aprobación del rey para intentar la primera fotografía de la Sábana Santa para una exposición.
.
Y dijo que en la tarde del 28 de mayo de 1898, casi se desmaya y rompe la placa fotográfica de la conmoción de ver la imagen del rostro de la Sábana Santa (por primera vez) en el negativo. 
.
Ver El Santo Sudario de Turin.

 

DOS MONJAS COMIENZAN LA DEVOCIÓN + SANTA TERESITA DE LISIEUX

La devoción a la Santa Faz de Jesús implica a dos monjas europeas que vivieron con casi cien años de diferencia.
.
Ambas monjas tuvieron visiones y mensajes de Jesús y María.

Pero Santa Teresita de Lisieux también tuvo una intensa devoción a la Santa Faz, que se ha destacado durante su canonización.

Su monasterio tenía una copia de la reliquia del Velo de Verónica en el Vaticano (más tarde), y ella exclamaba:

“¡Oh, cuánto bien me ha hecho la Santa Faz en mi vida!”

La mayoría de la gente olvida que su nombre religioso completo era Santa Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz.

Su hermana Céline tenía algo esencial que decir acerca de la devoción de Teresa.

Ella escribió:

“La devoción a la Santa Faz era, para Teresa, la corona y el complemento de su amor por la Sagrada Humanidad de Nuestro Señor.  

El Rostro Bendito era el espejo donde ella contemplaba el Corazón y el Alma de su Bien Amado.

La imagen de un ser querido sirve para llevar a toda la persona ante nosotros, así que en la Santa Cara de Cristo Teresa contempló toda la Humanidad de Jesús.

Y podemos decir inequívocamente que esta devoción fue la inspiración ardiente de la vida de la Santa…

Su devoción a la Santa Faz trascendía, o más exactamente, abrazaba, todas las demás atracciones de su vida espiritual”.

Por cierto, el nombre religioso de Céline era Hermana Geneviève de la Santa Faz.

“Hasta mi llegada al Carmelo”, explicó Teresa, “nunca había penetrado en la profundidad de los tesoros ocultos en la Santa Faz”.

Una de las monjas que testificó durante su proceso de canonización dijo que

“por muy tierna que fuera su devoción al Niño Jesús, no puede compararse con lo que la Hermana Teresa sentía por la Santa Faz”.

Teresa incluso compuso una oración a la Santa Faz y un Cántico e hizo una casulla para misa con una imagen de la Santa Faz.

rostro de jesus

 

LA PRIMERA MONJA FUE MARÍA DE SAN PEDRO DE TOURS

 

La primera monja se llamó la hermana María de San Pedro de Tours en Francia y vivió en la década de 1840.

La segunda monja se llamó la hermana Maria Pierina De Micheli y vivió en la década de 1930 en Milán, Italia y en Buenos Aires, Argentina.

En 1843, la primera monja, sor María de San Pedro, que era carmelita en Tours Francia, reportó una visión en la que Jesús habló con ella.

Más tarde informó de más visiones y conversaciones con Jesús y la Virgen María, en la que le instó a difundir la devoción a la Santa Faz de Jesús, en reparación por los muchos insultos que sufrió Jesús en su Pasión.

Sor María de San Pedro fue una monja carmelita en Tours, Francia que vivió de 1816 a 1848. El 24 de noviembre de 1843, Nuestro Señor le dio las siguientes palabras:

“La Tierra está repleta de crímenes. La violación de los primeros tres mandamientos de Dios ha molestado a mi Padre.
.
El Santo Nombre de Dios ha sido blasfemado, y el Santo Día del Señor profanado, saturado de cantidad de iniquidades.
.
Estos pecados se han acumulado hasta el Trono de Dios y han provocado su ira, la cual estallará pronto si su justicia no es apaciguada.
.
Jamás han llegado estos crímenes a tal punto”.

Anteriormente, Sor María de San Pedro había recibido un mensaje especial de Nuestro Señor el 24 de agosto de 1843:

“Él me abrió su corazón, y juntando allí las fuerzas de mi alma, se dirigió a mí con estas palabras: ‘Mi nombre es blasfemado en todas partes.

Hasta los niños me blasfeman’. Él me hizo entender que este espantoso pecado lastima penosamente su Divino Corazón más que cualquier otro.

Por medio de la blasfemia el pecador maldice el Rostro [de Dios], lo ataca abiertamente, anula la redención y pronuncia su propia condenación y juicio.

La blasfemia es una flecha envenenada que siempre lastima su Divino Corazón.

Él me dijo que desea darme una Flecha de Oro con la cual herir con delicias su Corazón y sanar esas heridas infligidas por la malicia de los pecadores“.

maria de san pedro

Este es el origen de la oración que conocemos, La Flecha de Oro:

“Que el más santo, más sagrado, más adorable, más incomprensible e inefable Nombre de Dios sea por siempre alabado, bendecido, amado, adorado y glorificado, en el Cielo, en la tierra y bajo la tierra, por todas las criaturas de Dios y por el Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar. Amén”.

Nuestro Señor dijo que esta oración desencadena un “torrente de gracia para los pecadores”.

En estos mensajes del Cielo, se le pidió a Sor María de San Pedro hacer una comunión de reparación por la profanación dominical (pecado contra el tercer mandamiento).

Sor María de San Pedro escribe:

“… Nuestro Señor me ordenó comulgar los domingos por estas tres intenciones particulares:

“1) En espíritu de expiación por todas las tareas prohibidas que se hacen los domingos, que como día de observancia debe ser santificado;

“2) Para apaciguar la Justicia Divina que estaba a punto de descargarse a causa de la profanación de los días de guardar;

“3) Para implorar la conversión de aquellos pecadores que profanan los domingos, y para lograr la terminación del trabajo dominical prohibido”.

Sor María de San Pedro, en 1844 tuvo una visión en la que Jesús le dijo:

”Oh, si tú supieras el gran mérito que adquieres diciendo aunque sea una sola vez, ‘admirable es el Nombre de Dios’, en espíritu de reparación por las blasfemias.”

Entre sus visiones está la faz y la oración a la devoción a la Santa Faz de Jesús que comenzó a extenderse entre los católicos de Francia a partir de 1844. 

El gran impulsor fue el Venerable Leo Dupont que era un hombre religioso de una familia noble que se había trasladado a Tours.
.
En 1849 había comenzado el movimiento nocturno de  adoración eucarística en Tours que se extendió en Francia.

.
Al enterarse de las visiones de la hermana María de San Pedro puso una lámpara de vigilia permanente ante una imagen de la Santa Faz de Jesús, primero usando la imagen del Velo de la Verónica y luego el de Santa María de San Pedro.

Marie de St-Pierre

 

LA SANTA FAZ

El 11 de octubre de 1845, Nuestro Señor le dio una revelación en relación a la importancia de hacer reparación a su Santa Faz. En ese día Nuestro Señor le dijo a Sor María de San Pedro:

“Busco Verónicas para enjugar y venerar mi Divina Faz, la cual tiene pocos adoradores”.

Le dictó entonces una oración de reparación a la Santa Faz:

“Padre Eterno, te ofrezco la adorable Faz de tu amado Hijo por el honor y la gloria de tu Nombre, para la conversión de los pecadores, para la salvación de los moribundos”.

Nuestro Señor hizo las siguientes promesas a aquellos que honran a Su Santa Faz a sor María de San Pedro:

1 – Todos aquellos que honran mi cara en un espíritu de voluntad de reparación, al hacerlo, realizan el encargo de la piadosa Verónica.
.
De acuerdo con el cuidado que tengan en la reparación a mi cara, desfigurada por los blasfemos, voy a cuidar de sus almas que han sido desfiguradas por el pecado.
.
Mi cara es el sello de la Divinidad, que tiene la virtud de reproducir en las almas la imagen de Dios.
.
2 – A los que por medio de palabras, oraciones o escritura defiendan mi causa en esta Obra de Reparación los defenderé delante de mi Padre, y les dará Mi Reino.
.
3 – Al ofrecer mi cara a Mi Padre Eterno, nada se negará, y se obtendrá la conversión de muchos pecadores.
.
4 – Por Mi Santo Rostro, van a hacer maravillas, aplacar la ira de Dios, y concitar la piedad de los pecadores.
.
5 – Al igual que en un reino pueden adquirir todo lo que se desea con una moneda estampada con la efigie del rey, en el reino de los cielos van a obtener todo lo que desean con la preciosa moneda de Mi Santo Rostro.
.
6 – Los que en la tierra contemplen las heridas de mi cara la verán en el Cielo radiante de gloria.
.
7 – Ellos recibirán en sus almas una irradiación luminosa y constante de mi Divinidad, que por su semejanza con mi cara brillarán con especial esplendor en el cielo.
.
8 – Voy a defenderlos, voy a preservarlos y yo les aseguro de la perseverancia final.

 

“LA FLECHA DE ORO”

Es un acto de alabanza y reparación dictado por Nuestro Señor a sor María de San Pedro:

Que el más santo, más sagrado, más adorable, más incomprensible e inefable Nombre de Dios sea por siempre alabado, bendecido, amado, adorado y glorificado, en el Cielo, en la tierra y bajo la tierra, por todas las criaturas de Dios y por el Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar. Amén.

ORACIÓN

OH SEÑOR Jesucristo, al presentarnos ante Tu adorable Rostro para pedirte a Ti las gracias que más necesitamos, Te rogamos, por sobre todo, nos concedas la disposición interior para nunca dejar de hacer en ningún momento lo que Tu requieres de nosotros con Tus santos mandamientos y divinas inspiraciones. Amén.

BONDADOSO Jesús, que has dicho “Pide y recibirás, busca y encontrarás, golpea y se abrirá para ti,” concédenos, Oh Señor, esa fe que lo obtiene todo o provéenos de lo que carecemos; concédenos, a través del puro efecto de Tu caridad y por Tu gloria eterna, las gracias que necesitamos y las que buscamos en Tu infinita misericordia. Amén.

SÉ MISERICORDIOSO con nosotros, Oh mi Dios y no rechaces nuestras oraciones, cuando en medio de nuestras aflicciones, rogamos a Tu Santo Nombre y buscamos con amor y confianza To adorable Rostro.  Amén.

OH TODOPODEROSO y Eterno Dios, mira el Rostro de Tu Hijo Jesús.  Te lo presentamos a Ti con confianza, para implorar Tu perdón.  El Defensor Misericordioso abree la boca para pedir por miestra causa; excucha su llanto, observa sus lágrimas, Oh Dios, y a través de sus infinitos méritos escúchalo a Él cuando intercede por nosotros pobres pecadores miserables.  Amén.

ADORABLE Rostro de mi Jesús, mi único amor, mi luz y mi vida, permiteme conocerte, amarte y servirte sólo a Ti, que yo pueda vivir Contigo, de Ti, a través de Ti y para Ti.  Amén.

ETERNO Padre, a Ti te ofrezco el adorable Rostro de Tu Amado Hijo por el honor y la gloria de Tu Nombre, por la conversión de los pecadores y por la salvación de los moribundos.

OH DIVINO Jesús, a través de Tu Rostro y Nombre, sálvanos.  ¡Nuestra esperanza está en la virtud de Tu Santo Nombre!

santo rostro de jesus

 

LA OTRA MONJA: SOR MARIA PIERINA DE MICHELI

Más de 90 años después de las primeras visiones de Jesús por la hermana María de San Pedro en Tours de Francia, otras visiones Santa Faz se registraron en Italia.

El primer viernes de Cuaresma 1936, la Hermana Maria Pierina De Micheli, quien nació cerca de Milán, Italia, informó una visión en la que Jesús le dijo:

“Deseo que mi Rostro, el cual refleja la íntimas penas de mi alma, el dolor y el amor de mi Corazón, sea más honrado.
.
Quien me contempla me consuela”

Informó además de visiones de Jesús y María, que instó a Sor María Pierina a hacer un escapulario con el Santo Rostro de Jesús.

Décadas antes, la hermana María San Pedro se había referido a una moneda de la Santa Faz, que Jesús le dijo:

“Como en un reino que se puede conseguir todo lo que se desea con una moneda sellada con la efigie del Rey, así en el Reino de los Cielos van a obtener todo lo que desean con la preciosa moneda de Mi Santo Rostro”.

En otra visión, la Hermana María Pierina informó que Jesús le dijo:

Cada vez que mi rostro es contemplado derramaré mi amor en el corazón de esas personas, y por medio de mi Santo Rostro van a obtener la salvación muchas almas”.

Informó además que Jesús quería una fiesta especial el día antes del Miércoles de Ceniza en honor de Su Santa Faz, precedida por una novena de oración.

Después de un esfuerzo Hermana Maria Pierina logró obtener el permiso para lanzar la medalla y su uso empezó a crecer en Italia.

Como la Segunda Guerra Mundial comenzó, muchos soldados y marineros recibieron la Medalla de la Santa Faz como un medio de protección. Sor María Pierina murió en 1945 en el final de la guerra.

La primera medalla de la Santa Faz fue ofrecida a Pío XII quien aprobó la devoción y la medalla.
.
En 1958, se declaró formalmente la Fiesta de la Santa Faz de Jesús como el martes de carnaval (el martes antes del Miércoles de Ceniza) para todos los católicos romanos.

Maria Pierina de Micheli

 

LA VIDA DE LA HERMANA PIERINA

La Madre María Pierina, llamada por sus padres Josefina Francisca María, nace en Milán el 11 de septiembre de 1890.

Con 23 años ingresa a la Congregación de las Hijas de la Inmaculada Concepción de Buenos Aires, que era una pequeña comunidad recientemente fundada por la Madre Eufrasia Iaconis.

Desde el día de su ingreso a la comunidad, guarda una amistad profunda y verdadero sentimiento filial hacia la Madre Estanislada, que será su maestra, superiora y siempre confidente.

Entre 1919 y 1921 la Madre Pierina visita Argentina, en un breve paréntesis antes de asumir cargos de gran responsabilidad que afronta con total dedicación a pesar de su precaria salud.

Definitivamente en Italia, es elegida Superiora de la Casa de Milán en 1928, Superiora de la Casa de Roma en 1939 y, diez años después, Superiora Regional.

En el desempeño de sus tareas demuestra que es una mujer sumamente capaz, de una personalidad avasallante, con una actividad febril, que sabe conjugar siempre con una intensa vida interior.

Finalmente, después de innumerables fatigas nunca evitadas, llega el “no puedo más”.

Cuando la Segunda Guerra Mundial apenas había terminado y Roma estaba ocupada por las tropas de los aliados, el 26 de julio de 1945 en Centonara D’Artó, a los 55 años, bendiciendo a sus Hermanas y con los ojos fijos en el Divino Rostro, muere esta Hija de la Inmaculada.

Quien según tantos testimonios fue una persona serena, dulce, afable, dueña de sí misma en todo su comportamiento, siempre sensible para percibir los problemas ajenos, y también confiada para buscar su solución.

medalla-del-santo-rostro-de-pierina

 

LA DEVOCIÓN AL DIVINO ROSTRO DE JESÚS

En una extensa carta que la Madre Pierina escribió al Papa Pío XII brota una piedad apasionada:

Humildemente confieso que siento una gran devoción por el Divino Rostro de Jesús, devoción que me parece que me la infundió el mismo Jesús. 

Tenía doce años cuando un viernes santo esperaba en mi Parroquia mi turno para besar el crucifijo, cuando una voz clara me dijo:
.
¿Nadie me da un beso de amor en el rostro para reparar el beso de Judas? 

En mi inocencia de niña, creí que todos habían escuchado la voz, y sentía pena viendo que la gente continuaba besando las llagas y ninguno pensaba besarlo en el Rostro.

Te doy yo Jesús el beso de amor, ten paciencia, y llegado el momento le estampé un fuerte beso en la cara con el ardor de mi corazón. Era feliz pensando que Jesús, ya contento, no tendría más pena.

Desde aquel día el primer beso al crucifijo era a Su Divino Rostro y muchas veces los labios rehusaban separarse porque me sentía fuertemente retenida.

La experiencia se repite cuando tiene 25 años, pero con otros prodigios:

En la noche del jueves al viernes santo de 1915, mientras rezaba ante el crucifijo en la Capilla de mi Noviciado, sentí que me decían: “bésame”.
.
Lo hice y mis labios en vez de apoyarse sobre un rostro de yeso, sintieron el contacto con Jesús.
.
¿Qué pasó? Me es imposible decirlo.

Cuando la Superiora me llamó era ya de mañana, sentía el corazón lleno de las penas y deseos de Jesús; deseaba reparar las ofensas que recibió su Santísimo Rostro en la pasión y las que recibe en el Santísimo Sacramento.

En este mismo Colegio de Argentina sucede otra aparición cinco anos después:

En 1920, el 12 de abril me encontraba en Buenos Aires en la Casa Madre. Tenía una gran amargura en el corazón. Fui a la Iglesia y prorrumpí en llanto lamentándome con Jesús. 

Se me presentó con el Rostro ensangrentado y con una expresión de dolor tal que conmovería a cualquiera. Con una ternura que jamás olvidaré me dijo:

“Y Yo, ¿qué he hecho?”

Comprendí… y a partir de ese día el Divino Rostro se convirtió en mi libro de meditación, la puerta de entrada a Su Corazón

De tanto en tanto, en los años siguientes –continúa la carta– se me aparecía ya triste, ya ensangrentado, comunicándome Sus penas y pidiéndome reparación y sufrimientos, llamándome a inmolarme ocultamente por la salvación de las almas.

Entre 1920 y 1940, fecha en que data esta carta, el pedido de Nuestro Señor se sucede en reiteradas apariciones:

“Quiero que Mi Rostro, que refleja las penas más íntimas, el dolor y el amor de Mi Corazón, sea más honrado. Quien me contempla, me consuela”

La Madre Pierina, que es siempre la fiel confidente, se hace portavoz de este ruego.
.
Y poco a poco, la devoción al Divino Rostro se va consolidando de un modo concreto gracias a la intervención milagrosa de la Santísima Virgen.

.
Quien ordena y dispone: un escapulario, una medalla, los medios para costearla, y una fiesta después del martes de quincuagésima para honrar la Santa Faz.

Mientras tanto continúa la entrega o la inmolación oculta de la Madre Pierina. Como lo describe en su diario el día 5 de septiembre de 1942:

Anoche en la Capilla le dije a Jesús: Jesús quiero ser tu gloria y tu alegría. Y Jesús me respondió.

“Ven. Te necesito. Hoy he buscado el gozo en tantos corazones y me fue negado”.

Dime Jesús: ¿Qué debo hacer para suplir los rechazos que tuviste? Jesús, envuelto en ternura, me respondió.

“¿Quieres gozar las dulzuras de la unión conmigo o sentir la pena de mi corazón por los pecados de los hombres?”

Lo que Tú quieras, Jesús. Y mi alma instantáneamente participó del dolor de Su corazón, dolor imposible de traducir en palabras.

Jamás, como en ese instante, comprendí qué cosa era el pecado… ¡Oh, Jesús! Que no te ofenda yo jamás… repara por mí, por los otros, como quieras… ¡Tómamelo todo!

Cuando volví en mí, se había cumplido el tiempo y me dispuse a retirarme. Entonces Jesús me dijo:

“¡Quédate un poco más conmigo! ¡Ya me dejas solo…!”

Al responderle yo que había pasado el tiempo que me indicara mi director espiritual, Su Rostro se iluminó.

“¡He aquí mi gloria! ¡La obediencia!, me dijo.

“Deseo que mi Rostro, el cual refleja la íntimas penas de mi alma, el dolor y el amor de mi Corazón, sea más honrado. Quien me contempla me consuela” (primer viernes de Cuaresma de 1936).

En 1937, mientras oraba y “después de haberme instruido en la devoción de su Divino Rostro”, le dijo:

“Podría ser que algunas almas teman que la devoción a mi Divino Rostro, disminuya aquella de mi Corazón. Diles que al contrario, será completada y aumentada.

Contemplando mi Rostro las almas participarán de mis penas y sentirán el deseo de amar y reparar.

¿No es ésta, tal vez, la verdadera devoción a mi corazón?”

Dos copias medievales tardías de la Imagen de Edesa. La imagen de la izquierda es el Santo Rostro de Génova desde finales del siglo 14, el derecho es el Santo Rostro de San Silvestro

Estas manifestaciones de parte de Jesús se hacían siempre más insistentes.

En mayo de 1938, mientras reza, se presenta sobre la tarima del altar, en un haz de luz, una bella Señora:
.
tenía en sus manos un escapulario, formado por dos franelas blancas unidas por un cordón.
.
Una franela llevaba la imagen del Divino Rostro de Jesús y escrito alrededor: Ilumina Domine Vultum Tuum super nos (Ilumina, Señor, Tu rostro sobre nosotros);
.
La otra, una Hostia circundada por unos rayos y con la inscripción: Mane nobiscum Domine (Quédate con nosotros Señor).

Lentamente se acerca y le dice:

“Escucha bien y refiere al Padre Confesor. Este escapulario es un arma de defensa, un escudo de fortaleza, una prueba de misericordia que Jesús quiere dar al mundo en estos tiempos de sensualidad y de odio contra Dios y la Iglesia.

Los verdaderos apóstoles son pocos. Es necesario un remedio divino y este remedio es el Divino Rostro de Jesús.
.
Todos aquellos que lleven un escapulario como éste y hagan, si es posible, una visita cada martes al Santísimo Sacramento, para reparar los ultrajes que recibió el Divino Rostro de Jesús durante su Pasión.
.
Y que recibe cada día en la Eucaristía, serán fortificados en la fe, prontos a defenderla y a superar todas las dificultades internas y externas.
.
Además, tendrán una muerte serena bajo la mirada amable de mi Divino Hijo”

En el mismo año, Jesús vuelve a presentase todavía chorreando sangre y con tristeza:

“¿Ves cómo sufro? Y sin embargo, de poquísimos soy comprendido. ¡Cuántas ingratitudes de parte de aquellos que dicen amarme!

He dado mi corazón como objeto sensibilísimo de mi gran amor por los hombres y doy mi Rostro como objeto sensible de mi dolor por los pecados de los hombres:

quiero que sea honrado con una fiesta particular el martes de Quincuagésima, fiesta precedida de una novena en que todos los fieles reparen conmigo, uniéndose a la participación de mi dolor.”

En 1939, Jesús de nuevo le dice:

“Quiero que mi Rostro sea honrado de un modo particular el martes.”

La Madre Maria Pierina de Micheli sentía el deseo de Nuestra Señora más y más fervientemente de cumplir con el pedido.

Ella obtuvo el permiso de su director espiritual y aunque no tenía ningún medio financiero, se puso a la tarea a petición de Jesús y María.

Obtuvo el permiso del fotógrafo Bruner para hacer copias de la Sábana Santa, reproducida por él, y recibió el permiso para hacerlo por la Arquidiócesis de Milán el 9 de Agosto de 1940.

Pero sigue esperando más medios financieros, pero la fe de la reverenda Madre lo pudo.
.
Una mañana vio sobre una pequeña mesa un sobre: lo abrió y encontró 11.200 liras italianas.
.
El diablo, enfurecido por esto, cayó sobre su alma para asustarla y prevenir la distribución de las medallas: la tiró al suelo en el pasillo y escaleras abajo, rasgó las imágenes y fotos de la Santa Faz, pero ella dio a luz a todo.

.
Toleró y se sacrificó en todo para que la Santa Faz pudiera ser honrada.

Maria Pierina logra hacer acuñar una medalla en lugar del escapulario. El 7 de abril de 1943, La Virgen se le presenta y le dice:

Hija mía, tranquilízate porque el escapulario queda suplido por la medalla con las mismas promesas y favores: falta solo difundirla más.

Ahora anhelo la fiesta del Santo Rostro de mi Divino Hijo: díselo al Papa pues tanto me apremia. La bendijo y se fue.”

La medalla se difunde con entusiasmo. ¡Cuántas gracias se han obtenido! Peligros evitados, curaciones, conversiones, liberación de condenas…

Invitamos a todos a llevar la medalla y rezar, diariamente, 5 Glorias al Santo Rostro de Nuestro Señor.

santa faz reliquia

 

ORACIÓN (con aprobación eclesiástica)

Dios Uno y Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, que hiciste brillar los dones de tu gracia en el alma de la humilde Sor Maria Pierina De Micheli, y quisiste que en el silencio y en la obediencia fuera la consoladora del Divino Crucificado y la misionera de la Santa Faz de Jesús, haz que también nosotras sigamos con gozo el camino de la caridad, para gloria tuya y bien del prójimo.

Por los méritos de tu sierva, concédenos la gracia que te pedimos, a fin de que por su eficaz intercesión, se manifiesten para nuestro ejemplo y consuelo, las heroicas virtudes que ella practicó generosamente en esta vida y podamos venerarla un día sobre los altares. Así sea.

+Gilla Vicente Gremigni- Arzobispo – Obispo de Novara

 

NOVENA AL SANTO ROSTRO DE JESÚS

Mi alma tiene sed del Dios vivo ¿cuándo veré Su Rostro?

…Quisiera que mis hijas -y los devotos- se distinguieran en ardor práctico, amoroso, generoso en honrar el SANTO ROSTRO de nuestro JESÚS, dolorido por los pecados de los hombres… de todos… de los nuestros…

pero especialmente de aquellos que tendrían que ser sus imitadores…

¿Qué haremos? Si miramos profundamente aquel divino Rostro, nos hablará al corazón, nos hará partícipes de las amargas penas.., y nos dirá: consuélame al menos tú, que dices que me amas, que eres toda mía…
– pausa –
…entremos con Jesús en el huerto de los olivos y contemplemos con amor y contrición los dolores de su Corazón, en Su Santo Rostro.

…unámonos a la divina Víctima, ofreciéndonos por todas las personas del mundo para ser con EL auténticas almas reparadoras, en unión con la Virgen Inmaculada, primera Reparadora.

Canto

Oh Santo Rostro ultrajado por nosotros,
no te acuerdes más de los fallos de la tierra,
no te acuerdes más,
de tu último grito un día en el Calvario
acuérdate, acuérdate Jesús,
acuérdate, acuérdate, oh Rostro de Jesús.

Oración

¡Oh! amabilísimo Jesús, que quisiste sufrir tanto en Tu Santo Rostro, por nuestro amor, vuélvenos a mirar benignamente e imprime en nuestros corazones Tu divina semblanza, para que nuestra alegría sea sufrir por Ti.
Gloria al Padre…
¡Oh! dulcísimo Jesús, que en Tu Rostro divino has sido golpeado,
maltratado, humillado por nuestro amor, haz que el desprecio y la humillación sean nuestra porción predilecta.
Gloria al Padre…
¡Oh! manso Jesús, que en Tu Divino Rostro sudaste sangre por nuestro amor, concédenos la gracia de sufrir por tu amor y así volver a ser mirados por Ti.
Gloria al Padre…
¡Oh! Santo Rostro de Jesús, mientras esperamos el feliz día de poderte contemplar en la gloria del Paraíso, queremos procurarte tanta gloria y deleitar Tu mirada divina.
Tu mirada velada sea nuestro paraíso aquí en la tierra, las lágrimas que lo velan las recogeremos para salvar tantas almas e inflamar los corazones con Tu amor. Amén.

Santo Rostro de Jesús míranos con Tu Misericordia.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: