Dos ataques jihadistas en la semana en Canadá y uno en EE.UU.
“Un error espectacular de la inteligencia canadiense”, fue el titular del británico The Guardian, señalando que los servicios los canadienses habían publicado recientemente un informe que revelaba que 90 extremistas canadienses estaban a punto de salir del país para ir a luchar por el Estado Islámico o querían planear ataques en Canadá. Y sin embargo en la misma semana se produjeron dos ataques islamistas en Canadá.

 

michale Zehaf jihadista de canada

 

No está claro si los asesinos actuaron solos para llevar a cabo sus atentados o tenían el apoyo de una red extremista más grande, como ISIS. Pero sí está claro que fueron ataques motivados por la jihad islámica. El primer ministro Stephen Harper llamó a esto un ataque terrorista, lo que no es poca cosa porque en general los políticos de occidente no reconocen los ataques de islamistas como terrorismo cuando sucede en occidente, debido al leguaje políticamente correcto.

A esto hay que agregarle lo que sucedió este jueves en Nueva York. Un hombre con ideas islamistas “extremistas” atacó este jueves con un hacha a policías en Nueva York, hiriendo a dos de ellos antes de ser abatido, indicaron la Policía y un sitio web.

El hombre, que los medios estadounidenses identificaron como Zale Thompson, publicó varias declaraciones en el portal de vídeos Youtube y en la red social Facebook que muestran “un enfoque ultrarradical en los ámbitos religiosos e históricos, y básicamente dan a entender sus inclinaciones extremistas”. SITE, el sitio web que monitorea a los grupos radicales musulmanes, subrayó que Thompson había posteado un video a favor de la agrupación Estado Islámico (EI) el 13 de septiembre, donde describió a la “Jihad como una respuesta justificada a la opresión de los ‘sionistas y Cruzados'”.

LOS DOS ATAQUES

Uno de ellos fue protagonizado por Martín Rouleau-Couture, deseoso de unirse a la jihad en Irak, el lunes mató con su coche a un soldado e hirió a otro en un suburbio de Montreal antes de ser muerto a tiros por la policía.

Rouleau, de 25 años de edad, que se convirtió al Islam y “se hacía llamar” Ahmad, estaba en la lista de observados a quienes se habían confiscado su pasaporte porque quería unirse al Estado Islámico y había planteado la exhortación del Estado Islámico de golpear por cualquier medio, a los occidentales incluso “automóviles y piedras”

No es la primera vez que suceden estas cosas. En mayo del año pasado un soldado británico fue asesinado en las calles de Londres por dos jihadistas, y en marzo de 2012, el argelino Mohamed Merah mató entre Toulouse y Montauban a tres soldados franceses hiriendo a otro seriamente, además de la muerte de tres niños y un adulto de una escuela judía.

El otro caso de la misma semana es el de Michael Zehaf -Bibeau, de 32 años de edad, atacante que fue muerto en el ataque al Parliament Hill en Ottawa después de haber matado al reservista Nathan Cirillo (que montaba guardia con la pistola descargada en el Monumento a los caídos de la capital de Canadá).

Zehaf -Bibeau fue introducido por las autoridades los canadienses en la lista de negra de los “viajeros de alto riesgo” y había tenido su pasaporte confiscado. La imagen de este artículo es de un twitter suyo.

Nacido en 1982 en Quebec, hijo del libio Bulgasem Zehaf, y Susan Bibeau, funcionaria canadiense de la oficina de inmigrantes y refugiados. La pareja se divorció hace 15 años y Michael se convirtió al Islam recientemente, después de haber acumulado una larga lista de antecedentes penales: desde el 2001 fue procesado 11 veces por delitos de robo, posesión de drogas y armas ilegales.

Había estado en Libia, probablemente con su padre en 2011, cuando fue a luchar con los rebeldes contra el régimen de Muammar Gaddafi. Según la CNN había ido por lo menos cuatro veces a los Estados Unidos, la última en 2013, y los investigadores están tratando de reconstruir estos viajes para ver si ha tenido contacto con algún extremista que vive en los Estados Unidos.

También parece cierto, por el testimonio de su amigo David Bathurst (otro converso al Islam) que Zehaf-Bibeau conocía a Hasibullah Yusufzai, acusado en el estado canadiense de Columbia Británica sobre la base de la ley antiterrorista por tratar de ir a luchar a Siria.

A Zehaf -Bibeau se le pidió que deje de asistir a las oraciones en la mezquita que asistía en Burnaby, Columbia Británica, debido a que algunos miembros consideraron que su conducta era “errática”, dijo Dave Bathurst, al Globe and Mail .

Bathurst dijo que Zehaf -Bibeau una vez le dijo que el “satán estaba detrás de él”, y que con frecuencia hablaba de Satán, la palabra islámica para el diablo.

“Creo que debe haber estado enfermo mental”, Bathurst dijo al periódico.

LA INCAPACIDAD DE OCCIDENTE PARA HACER FRENTE AL JIHADISMOS EN EUROPA

Además de los llamados “combatientes extranjeros” que van a luchar en Siria o Irak por el Califato, el frente interno en occidente está formado por jihadistas veteranos que regresan de la guerra o de campos de entrenamiento en Siria, Libia, Pakistán o incluso numerosos simpatizantes no entrenados para luchar y hacer actos terroristas, pero aun así son capaces de empuñar un arma o usar un coche para matar a alguien, privilegiando los objetivos institucionales y soldados desarmados.

La historia de Canadá no nos dice nada nuevo, sino más bien confirma que Occidente tiene una memoria corta cuando se trata de terrorismo islámico y seguridad.

El verdadero problema para Occidente es una clase política cada vez más manifiestamente inadecuada para hacer frente a la amenaza jihadista, inconscientes de las consecuencias de las decisiones tomadas en la política exterior. Los europeos y los canadienses han seguido a los Estados Unidos al unirse a la Coalición sin darse cuenta que ellos estaban en guerra. No es necesario enviar aviones para bombardear a los militantes en Irak, es suficiente con abastecer de armas a los kurdos para convertirse en objetivos “legítimos” del Califato.

Occidente es vulnerable, principalmente porque no acepta estar en guerra, ni siquiera reconoce que las comunidades musulmanas son ahora en gran parte un problema crónico para la sociedad en términos de integración de los inmigrantes, el intercambio y los valores democráticos pluralistas, el respeto a las leyes y la seguridad.

La policía y los servicios de inteligencia hacen todo lo posible para mantener un ojo en los jihadistas y terroristas potenciales que ya han sido identificados, pero hay miles.

El resto será cada vez más difícil de controlar, incluso la zona en las afueras de muchas ciudades europeas, donde las inversiones de las monarquías del Golfo (es decir, los patrocinadores del Estado Islámico) han financiado mezquitas y centros de cultura islámica.

Fuentes: Daily Mail, La Nuova Bussola Quotidiana, Signos de estos Tiempos

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: