Un prolijo catálogo de enfermedades espirituales.

Los medios de comunicación católicos y seculares informaron profusamente las críticas que el Papa Francisco hizo el lunes pasado a la curia romana con motivo del saludo de Navidad. Queremos centrarnos en por qué hizo esa crítica Francisco.

papa francisco y curia romana

Porque no es usual que una persona se reúna con otras para un saludo por una fiesta y salga con una crítica aguda.

LOS HECHOS

El Papa Francisco tuvo este lunes 22 el encuentro anual con la Curia Vaticana, en la Sala Clementina del Vaticano, para intercambiar las felicitaciones de Navidad. El Papa comenzó ofreciendo “gracias sinceras y cálidas al Señor por todo lo bueno que Él ha querido generosamente lograr a través del servicio de la Santa Sede” en el curso del último año.

Pero a continuación centró su discurso en una lista de lo que él llamó un “catálogo” de 15 enfermedades de la Curia Romana para que los jefes de los dicasterios hagan un examen de conciencia para preparar sus corazones para una santa Navidad.

Su argumento a los miembros de los dicasterios, tribunales, consejos, oficinas y comisiones es que “es hermoso pensar en la Curia Romana como en un pequeño modelo de la Iglesia”, pero esta también expuesta a enfermedades que debilitan el servicio a Cristo.

francisco saluda a la curia romana

“La Curia está siempre llamada a mejorar y crecer en comunión, santidad y sabiduría para realizar plenamente su misión. Y sin embargo, como cada cuerpo, también está expuesta a las enfermedades”.

COMO PODRÍA LEERSE LO QUE HIZO EL PAPA

La primera cosa a considerar es que no fue un discurso festivo, de dar gracias, sino más bien un tirón de orejas para Navidad.

Entonces caben una serie de preguntas sobre por qué el Papa hizo esto.

La primera cosa es que aunque no sepamos en detalle la interna vaticana uno puede preguntarse si la época navideña, cuando los cristianos estamos alegres y dichosos hablando de la “paz a los hombres” es el momento de una crítica tan profunda, directa y hasta si se quiere agresiva a los presentes.

La segunda cosa si el método es el adecuado. Porque si bien le habló directamente a una platea de funcionarios de la Iglesia, no es menos cierto y quizás clave, que este discurso tuvo su mayor repercusión fuera de ahí, o sea en los medios de comunicación, llegando tanto al mundo cristiano como fuera de él.

Y la tercera cosa si eso fue un “arranque” del Papa, algo que tenía atragantado y tenía que decir y le salió del alma decirlo.

Para analizar esto debemos ser sagaces para poder ver que hay detrás de las palabras.

francisco y la curia 15 enfermedades

¿SE PUEDE PRESUMIR INGENUIDAD DEL PAPA?

Se pueden decir muchas cosas del papa Francisco, menos que es ingenuo cuando habla. Tiene conciencia de su puesto y del peso de sus palabras, lo ha dicho, y por eso se cuida de decir cosas que sean estratégicamente consistentes con lo que quiere hacer.

Es un gran comunicador, quizás sea su mayor virtud. Sabe cómo llegarle a la gente para lograr el efecto que desea.

Está acostumbrado manejar temas políticos, ya lo demostró en Argentina. Es más, parecería que es casi una obsesión suya operar temas políticos y de las internas.

Sabe usar el impacto de las palabras, como sucedió con su famosa frase “quien soy yo para juzgar” refiriéndose a los homosexuales, que inició una discusión dentro de la Iglesia y despertó expectativas en el mundo homosexual.

Tiene conciencia de sus limitaciones dentro de la iglesia, por un lado por su edad, ya que ha dicho que le quedan 2 o 3 años de pontificado, y de la inercia de las estructuras de la iglesia, por lo que su lógica es “abrir procesos” que sigan marchando, lo ha dicho, y no tiene la expectativa de cambiar rápidamente las cosas.

Y ahora vayamos a contestar las preguntas.

¿ES ESTA ÉPOCA NAVIDEÑA APROPIADA PARA UN DISCURSO DE ESA DUREZA?

No deberíamos pensar en el tiempo litúrgico sino en el momento político en que se encuentra el Papa Francisco.

Y para ello hay que pensar en el resultado del Sínodo de la Familia, en el que quedó claro que apoya ciertas aperturas, no sabemos hasta cuanto las aperturas, pero encontró una revolución de sectores conservadores que le dijeron “ni un tranco de pollo para atrás”.

Esto lo distanció aún más de los sectores conservadores de la Iglesia, y empezaron a tener más protagonismo en los medios figuras que lideraron el movimiento de protesta, como el cardenal Burke.

Estamos quizás en el momento de mayores críticas internas al pontificado de Francisco, esto cualquier persona con los ojos abiertos lo puede ver, no es nuestro deseo que suceda pero es lo que está pasando.

Entonces debe recomponer su imagen y buscar apoyos. Y su apoyo siempre ha sido la opinión pública, utilizando recursos que usan inteligentemente los populistas.

Un recurso típico es enfocarse en los temas en que hay consenso en la opinión pública, y la opinión pública cree que la curia roma es el “malo de la película”, de modo que una crítica a ella será bien recibida, y puede recomponer su imagen de que llegó al papado para “hacer limpieza” moral.

Véalo también de esta forma. Suponga que un marido reta fuertemente a su esposa en público. En este caso lo puede haber hecho por cuatro motivos:

Por un arranque emocional. Cosa que en el símil con Francisco lo descartamos.

Porque divulga defectos de su esposa para que otros no hagan lo mismo. En el caso de Francisco se puede decir que nos habla de nuestros defectos poniendo como ejemplo que son defectos de la curia romana; puede ser un recurso, pero no es por lo menos elegante, cargar las tintas sobre alguien para ponerlo como ejemplo negativo.

Porque quiere avergonzarla. Lo que en el caso de la curia roma, como es una masa informe de mucha gente, es difícil que se logre un avergozamiento de todo el cuerpo.

vista aerea de francisco hablando a la curia romana

Porque quiere mostrar a los demás las diferencias con su esposa y lo que ella es o hace. Lo que parece más plausible que haya querido hacer Francisco, porque está fuera de toda lógica para un sagaz comunicador como él utilizar una escopeta para matar un mosquito.

O sea que si hubiera querido retar a la curia romana solamente, hubiera sido más eficaz usar métodos más discretos y personales, que incluso generaría menos reacción emocional de los criticados.

Y no usar un formato que él sabía de antemano que iba a llegar a todos los medios y a toda la opinión pública, que es lo que sucedió, porque hoy la opinión pública sabe que Francisco retó a la curia romana y “sacó sus trapitos al sol”.

Esto último es el residuo que va a quedar en el imaginario colectivo. Francisco criticó a la curia romana en Navidad por tal y tal cosa; una especie de denuncia pública.

EL CATÁLOGO DE LAS 15 CRÍTICAS DE FRANCISCO

Concretamente Francisco dijo:

“Me gustaría mencionar algunas de las más frecuentes en nuestras vidas de curia. Son enfermedades y tentaciones que debilitan nuestro servicio al Señor”.

Tratemos de sacar las cosas positivas de lo que dijo el Papa, porque nos sirven para nuestras vidas, independientemente de las razones que haya tenido de plantear este catálogo en el momento en que lo hizo y cómo lo hizo.

Y las 15 dolencias espirituales son las siguientes en un resumen de ACI Prensa:

1 – ”La enfermedad de sentirse ‘inmortal’, ‘inmune’ o incluso ‘indispensable’, dejando de lado los controles necesarios y normales. Una Curia que no es autocrítica, que no se actualiza, que no intenta mejorarse es un cuerpo enfermo… Es la enfermedad del rico insensato que pensaba vivir eternamente y también de aquellos que se convierten en amos y se sienten superiores a todos y no al servicio de todos”.

2 – “La enfermedad de ‘martalismo’ (en referencia a Marta), de la excesiva operatividad: es decir, de aquellos que están inmersos en el trabajo, dejando de lado, inevitablemente, ‘la mejor parte’: Sentarse a los pies de Jesús. Por eso, Jesús invitó a sus discípulos a ‘descansar’ porque descuidar el necesario reposo conduce al estrés y la agitación. El tiempo del reposo para aquellos que han completado su misión, es necesario, es debido y debe tomarse en serio: pasar un ‘tiempo de calidad’ con la familia y respetar las vacaciones como un tiempo para recargarse espiritual y físicamente; hay que aprender lo que enseña el Eclesiastés que ‘hay un tiempo para todo’”.

3 –  ”La enfermedad del endurecimiento mental y espiritual:.. Es la de los que, a lo largo del camino, pierden la serenidad interior, la vivacidad y la audacia y se esconden bajo los papeles convirtiéndose en ‘máquinas de trabajo’ y no en ‘hombres de Dios’… Es peligroso perder la sensibilidad humana necesaria para hacernos llorar con los que lloran y se regocijan con los que gozan. Es la enfermedad de los que pierden ‘los sentimientos de Jesús’”.

4 – ”La enfermedad de la planificación excesiva y el funcionalismo: Es cuando el apóstol planifica todo minuciosamente y cree que haciendo así, las cosas efectivamente progresan, convirtiéndose en un contador o contable…Se cae en esta enfermedad porque siempre es más fácil y cómodo quedarse en la propia posición estática e inmutable. De hecho, la Iglesia se muestra fiel al Espíritu Santo en la medida en que no pretende regularlo ni domesticarlo… Él es la frescura, la fantasía, la innovación”.

5 – ”La enfermedad de la mala coordinación: Sucede cuando los miembros pierden la comunión entre sí y el cuerpo pierde la funcionalidad armoniosa y la templanza convirtiéndose en una orquesta que hace ruido porque sus miembros no cooperan y no viven el espíritu de comunión y equipo”.

6 – ”La enfermedad de Alzheimer espiritual: Es decir, la de olvidar la ‘historia de la salvación’ la historia personal con el Señor, el ‘primer amor’. Es una disminución progresiva de las facultades espirituales… Lo vemos en los que han perdido el recuerdo de su encuentro con el Señor…en los que construyen muros alrededor de sí mismos y se convierten, cada vez más, en esclavos de las costumbres y de los ídolos que han esculpido con sus propias manos”.

7 – ”La enfermedad de la rivalidad y la vanagloria: Pasa cuando la apariencia, los colores de las ropas y las insignias de honor se convierten en el principal objetivo de la vida… Es la enfermedad que nos lleva a ser hombres y mujeres falsos y a vivir una ‘mística’ falsa y un falso ‘quietismo’”.

8 – ”La enfermedad de la esquizofrenia existencial: Es la enfermedad de los que viven una doble vida, fruto de la hipocresía típica de los mediocres y del progresivo vacío espiritual que ni grados ni títulos académicos pueden llenar. Se crean así su propio mundo paralelo, donde dejan a un lado todo lo que enseñan con severidad a los demás y empiezan a vivir una vida oculta y, a menudo, disoluta”.

9 – ”La enfermedad de las habladurías, de la murmuración, del cotilleo: Es una enfermedad grave que comienza con facilidad, tal vez sólo para charlar, pero que se apodera de la persona convirtiéndola en ‘sembradora de cizaña’ (como Satanás), y en muchos casos en ‘asesino a sangre fría’ de la fama de sus colegas y hermanos. Es la enfermedad de las personas cobardes que por no tener valor de hablar a la cara, hablan a las espaldas”.

10 – ”La enfermedad de divinizar a los jefes: Es la enfermedad de los que cortejan a los superiores, con la esperanza de conseguir su benevolencia. Son víctimas del arribismo y del oportunismo, honran a las personas y no a Dios. Son personas que viven el servicio pensando sólo en lo que tienen que conseguir y no en lo que tienen que dar. Personas mezquinas, infelices e inspiradas sólo por su egoísmo fatal”.

11 – ”La enfermedad de la indiferencia hacia los demás: Es cuando todo el mundo piensa sólo en sí mismo y pierde la sinceridad y la calidez de las relaciones humanas. Cuando los más expertos no ponen sus conocimientos al servicio de los colegas con menos experiencia. Cuando, por celos se siente alegría al ver que otros caen en lugar de levantarlos y animarlos”.

12 – ”La enfermedad de la cara de funeral: Es decir, la de las personas rudas y sombrías, que consideren que para ser serios hace falta pintarse la cara de melancolía, de severidad y tratar a los demás – especialmente a aquellos considerados inferiores – con rigidez, dureza y arrogancia. En realidad, la severidad teatral y el pesimismo estéril son a menudo los síntomas del miedo y la inseguridad en sí mismo”.

13 – ”La enfermedad de la acumulación: Cuando el apóstol busca llenar un vacío existencial en su corazón acumulando bienes materiales, no por necesidad, sino simplemente para sentirse seguro… La acumulación solamente pesa y ralentiza el camino inexorablemente”.

14 – ”La enfermedad de los círculos cerrados: Donde la pertenencia al grupo se vuelve más fuerte que la del Cuerpo y, en algunas situaciones que la de a Cristo mismo. También esta enfermedad comienza siempre con buenas intenciones, pero con el paso del tiempo esclaviza a los miembros convirtiéndose en ‘un cáncer’ que amenaza la armonía del cuerpo y puede causar tanto daño – escándalos – especialmente a nuestros hermanos más pequeños”.

15 – ”La enfermedad de la ganancia mundana, del lucimiento: Cuando el apóstol transforma su servicio en poder, y su poder en mercancía para conseguir beneficios mundanos o más poderes. Es la enfermedad de la gente que busca insaciablemente multiplicar su poder y para ello son capaces de calumniar, difamar y desacreditar a los demás, incluso en periódicos y revistas. Naturalmente para lucirse y demostrarse más capaces que los otros”.

Fuentes:

 

Haga click para ver las otras noticias
¿Le gusto este artículo? Entre su email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

3 Comments