El Mensaje que están dando las almas que se manifiestan en el Campo de Concentración de Auschwitz.

Hoy queremos hablar de un hecho impresionante que contó un cardenal, que le sucedió en una visita al Campo de Concentración de Auschwitz.

Que como se sabe fue un campo de prisioneros en Polonia, manejado por los nazis, que albergó a judíos, otras nacionalidades, disidentes y también a ordenados católicos.

Pero la absoluta mayoría de los internados en Auschwitz fueron judíos.

Esta impresionante experiencia sobrenatural que vivió el Cardenal James Hickey, fallecido en el 2004, la compartió con Juan Pablo II, quien le dio una explicación tan conmovedora como la experiencia del propio cardenal.

Aquí te contaremos la experiencia que vivió el Cardenal James Hickey en el Campo de concentración de Auschwitz, la audiencia que tuvo con Juan Pablo II para contársela, y la asombrosa interpretación sobrenatural que le dio el pontífice.

Bajo el nombre de Auschwitz funcionaron 3 campos entre 1940 y 1945, en la 2da Guerra Mundial, conocidos respectivamente como campo de concentración original, campo de exterminio y campo de trabajo esclavo.

El complejo está a unos 43 km al oeste de Cracovia.

Y fue el mayor centro de exterminio del nazismo.

Donde fueron internadas cerca de un millón trescientas mil personas, de las cuales murieron un millón cien mil.

La gran mayoría era judía, el 90 %, aunque también deben contarse a polacos, gitanos, prisioneros de guerra, comunistas, disidentes del régimen, etc. 

El campo fue creado por Heinrich Himmler y estuvo dirigido por el oficial de las SS Rudolf Höss.

En la entrada a Auschwitz I colgaba un cartel con el lema “El trabajo libera”.

En 1947 allí fue fundado el Museo estatal Auschwitz-Birkenau.

Y la Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad en 1979, como uno de los lugares de mayor simbolismo del Holocausto o Shoah. 

Hubo 5 santos y beatos que pasaron por Auschwitz.

El más conocido fue San Maximiliano Kolbe, quien fue apresado en Polonia.

Y cierto día se escapó del campo un prisionero y los alemanes, para dar muestra de severidad, escogieron a 10 prisioneros para ser condenados a morir de hambre. 

El décimo número le tocó al sargento Franciszek Gajowniczek, polaco también, quien exclamó: “Dios mío, yo tengo esposa e hijos”.

Y ante esto, el Padre Maximiliano ofreció intercambiarse por el condenado, y murió el 14 de agosto de 1941.

Otra fue Edith Stein, una judía conversa y brillante filósofa.

Fue bautizada cristiana en 1922 y en 1934 tomó el hábito carmelitano, cambiando su nombre a Sor Teresa Benedicta de la Cruz.

Un cuerpo militar nazi ingresó al convento carmelita y se llevó a Edith con su hermana Rosa, al campo de concentración de Auschwitz.

Y fue muerta el 9 de agosto de 1942.

Los otros 3 fueron el beato Padre José Kowalski, que falleció el 4 de julio de 1942

Otra fue la religiosa María Cecilia Autsch, bautizada bajo el nombre de Ángela del Sagrado Corazón, que murió en 1944, tras ser alcanzada por un proyectil durante un bombardeo al campo de concentración

Y la otra fue la Sierva de Dios Stanislawa Leszczynska, una mística que fue liberada por las fuerzas soviéticas en enero de 1945.

Y aquí llegamos al relato muy impresionante que realizó el Cardenal James Hickey, que fue Arzobispo de Washington DC, en los años 80 y 90.

Le relató su experiencia personal en una peregrinación al campo de Auschwitz al exorcista padre Dennis McManus, quien había servido con él en Washington DC mientras era arzobispo.

Le contó que había estado en la cámara de gas y había sido reacio a entrar en el recorrido VIP al que lo llevaron. 

Le dijo: «Padre Dennis, la peregrinación parecía todo lo que no quería hacer, pero por respeto a los que murieron allí y al grupo con el que estaba, entré». 

Y le dijo: «Debo hablar contigo, ¿puedo hablar contigo?» 

Y Dennis dijo: «Por supuesto, ven». 

Y le contó: «Esto es lo que me pasó en el crematorio de Auschwitz. 

Había pasado por la cámara de gas en sí y entré en el crematorio de Auschwitz, no hay divisoria entre el crematorio y la cámara de gas en sí, era un espacio abierto». 

«Entramos y fue horrible para nuestra conciencia de lo que había sucedido allí. 

Todavía había una camilla presente que tenía fragmentos de huesos y cenizas de los fallecidos”. 

Ahora ya no tienen eso, pero cuando él estuvo allí, eso estaba exhibido para que la gente pudiera ver la evidencia. Para que no pudiera haber negación.

Prosiguió: «Fue abrumador para la mayoría de nosotros, pero dije: ‘Soy sacerdote primero y último’.

Y mientras estaba allí, dije: ‘Debo rezar por los que murieron aquí'». 

Y puso su mano, como cualquier sacerdote lo haría para bendecir un objeto, una persona, una cosa, y la colocó sobre los fragmentos de hueso y las cenizas en la camilla. 

Contó que cerró sus ojos: «Recé profundamente y con gran pasión para que Dios tuviera misericordia de todos los que murieron aquí de esta manera». 

«Y cuando estuve rezando de esta forma durante algún tiempo, escuché a otro grupo entrar detrás de mí y dije: ‘Wow, es otro grupo de turistas, tengo que salir de su camino'». 

Pero antes de poder hacerlo: «‘Me di cuenta de que ellos estaban parados a mi alrededor en el crematorio.

Levanté la vista y vi que era un grupo de sobrevivientes, judíos que habían estado en ese campo y estaban vistiendo esos uniformes de prisión, a rayas que los nazis diseñaron'». 

Y explicó: «Eran extremadamente amigables, muy amables, pero todos hablaban en diferentes idiomas». 

«Pero no conocía el checo ni el polaco ni el yidis. No conocía el ruso. Y todos estos judíos estaban como si intentaran decirme algo». 

“Me disculpé, y dije: «Lo siento mucho, he interrumpido su grupo. Soy solo un sacerdote, me voy ahora, por favor, discúlpenme, no quise ofender». 

«Y mientras me disculpaba con ellos, aparté mi mano de la camilla, y en cuanto lo hice, todos los judíos frente a mí desaparecieron». 

«Padre Dennis, estoy parado allí y les estoy hablando como te estoy hablando a ti y cuando me disculpé y aparté mi mano del contacto con las cenizas, desaparecieron». 

«Entonces me quedé allí y lloré, estaba tan asustado y tan sorprendido, que no tenía forma de ordenar mis sentimientos». 

«Regresé al hotel y no pude dormir, no sabía qué hacer con esto. Nunca había tenido una experiencia de ver a los muertos de esta manera». 

Y pensó: «Sé lo que haré, no volaré a casa a Washington DC, iré a Roma a ver a Juan Pablo II. 

Confío absolutamente en Juan Pablo II, entiende estas cosas del espíritu. 

Lo he visto decir misa, y era muy interesante cuando Juan Pablo II decía misa, había puntos en el Canon romano, la oración eucarística, donde simplemente se iba al paraíso, se iba en su oración». 

Entonces el cardenal llegó a Roma, pidió ver al Papa y le contó lo que le había pasado.

Y una vez que Juan Pablo II escuchó, le dijo esto: «Eminencia, no eres el primer sacerdote en contarme esta experiencia en los Campos de Concentración. 

Muchos sacerdotes han encontrado esto, que las almas de los muertos se acercan muy tiernamente a aquellos que rezan por ellos y se hacen visibles». 

Y entonces el cardenal preguntó: «¿Qué es lo que querían que supiera?». 

Y él dijo: «Algo que quieren que hagas por ellos y por los judíos que aún están vivos». 

«¿Qué santidad?»: «Algo que asegure que esto nunca vuelva a suceder». 

Es una especie de reparación por los pecados de aquellos que les hicieron esto».

Bueeeno, hasta aquí la experiencia sobrenatural que tuvo el cardenal Hickey en una visita al Campo de Concentración de Auschwitz y la interpretación que le dio Juan Pablo II.

Y me gustaría preguntarte quienes crees que eran esas almas: ¿almas errantes que estaban aferradas al lugar donde habían muerto, almas del purgatorio cumpliendo una misión para Dios, u otra cosa?

MIRA ESTOS VIDEOS

LEE ESTOS ARTÍCULOS

Cómo Diferenciar un Alma del Purgatorio de un Demonio [cuando aparecen] https://forosdelavirgen.org/purgatorio-demonio/

Los Asombrosos Encuentros Sobrenaturales de Juan Pablo II con la Virgen María [y sus Profecías] https://forosdelavirgen.org/encuentros-jpii-virgen-maria/

Las últimas horas de Juan Pablo II https://forosdelavirgen.org/las-ultimas-horas-de-juan-pablo-ii-14-04-09/

Hechos curiosos en la vida de Juan Pablo II https://forosdelavirgen.org/hechos-curiosos-en-la-vida-de-juan-pablo-ii-13-10-22/